Facebook Twitter Google +1     Admin

TED, SYLVIA Y EL ODIO A ESPAÑA

Hace pocos días, Xoán Abeleira traducía para Bartleby una antología de poemas de Ted Hughes, ‘El azor en el páramo’. Este uno de los poemas que más me ha llamado la atención. El libro ya está en las librerías y ya ha sido objeto de varios reportajes.

 

 

YOU HATED SPAIN

Spain frightened you. Spain

Where I felt at borne. The blood-raw light,

The oiled anchovy faces, the African

Black edges to everything, frightened you.

Your schooling had somehow neglected Spain.

The wrought-iron grille, death and the Arab drum.

You did not know the language, your soul was empty

Of the signs, and the welding light

Made your blood shrivel. Bosch

Held out a spidery hand and you took it

Timidly, a bobby-sox American.

You saw right down to the Goya funeral grin

And recognised it, and recoiled

As your poems winced into chill, as your panic

Clutched back towards college America.

So we sat as tourists at the bullfight

Watching bewildered bulls awkwardly butchered,

Seeing the grey-faced matador, at the barrier

Just below us, straightening his bent sword

And vomiting with fear. And the horn

That bid itself inside the blowfly belly

Of the toppled picador punctured

What was waiting for you. Spain

Was the land of your dreams: the dust-red cadaver

You dared not wake with, the puckering amputations

No literature course had glamorised.

The juju land behind your African lips.

Spain was what you tried to wake up from

And could not. I see you, in moonlight,

Walking the empty wharf at Alicante

Like a soul waiting for the ferry,

A new soul, still not understanding,

Thinking it is still your honeymoon

In the happy world, with your whole life waiting,

Happy, and all your poems still to be found.

 

TÚ ODIABAS ESPAÑA

TÚ ODIABAS ESPAÑA

España te atemorizaba. España

Donde yo me sentía como en casa. La luz cruda,

[sanguinolenta,

Los rostros color anchoa, los perfiles negroafricanos

De todas las cosas te atemorizaban. En cierta manera,

Tu educación escolar había obviado España.

La reja de hierro forjado, la muerte y el tambor árabe.

Desconocías el idioma, tu alma estaba vacía

De signos, y la luz fundidora

Te agostaba la sangre. El Bosco

Te tendió su pata de araña y tú la asiste

Tímida como una colegiala estadounidense.

Observaste detenidamente la mueca fúnebre de Goya

Y la reconociste, y luego retrocediste estremeciéndote

Igual que tus poemas en su escalofrío, igual que tu

[pánico

Volvía a aferrarse al college, a Estados Unidos.

Como buenos turistas asistimos a una corrida,

Toros aturdidos, sacrificados en una torpe carnicería,

El matador de cara gris, en la barrera

Justo debajo de nosotros, enderezando el estoque

Y vomitando su miedo. Y el cuerno

Que fue a ocultarse en el vientre de moscardón

Del picador caído ya perforó entonces

Lo que aguardaba por ti. España

Era la tierra de tus sueños: el cadáver rojo-polvo

 Con el que temías despertar, los costurones de las

[amputaciones

Que ningún curso de literatura había podido

[embellecer.

La tierra del yuyu tras tus labios africanos.

España era aquello de lo que intentabas despertar

Y no podías. Aún puedo verte, bajo la luz de la luna,

Paseando por el muelle vacío de Alicante

Igual que un alma esperando el ferry,

Una nueva alma que aún no comprende lo que le pasa,

Pensando que sigues en tu luna de miel

En el mundo feliz, y que tienes toda la vida por

[delante,

Feliz, y todos tus poemas por hallar.

 

COMENTARIOS AL POEMA:

 

TÚ ODIABAS ESPAÑA

Verso 17º, corrida: durante su –secreta– luna de miel (puesto que ni siquiera su familia sabía que, en realidad, ya se había casado con Plath), tras su breve estancia en Madrid y Alicante, e instalada ya la pareja en Benidorm, Hughes escribió una larguísima carta a sus padres contándoles detalladamente la «desilusionadora » corrida a la que él y Silvia habían asistido (Hughes, 2007, pp. 40-45). A destacar esta frase: «Es sorprendente lo mucho que un toro aprende durante una corrida [una “lucha”], pero, para cuando ya ha aprendido, es demasiado tarde. Está acribillado y exangüe».

Verso 27º, embellecer: o “dar encanto”, “volver atractivas”.

 

Lit., “dar glamour”.

 

Verso 32º: otra alusión al mito de Caronte. Ver poema “El oso”.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris