Facebook Twitter Google +1     Admin

UN DIÁLOGO CON CARLOS LÓPEZ OTÍN

Carlos Lopez Otín (Sabiñánigo, Huesca, 1958), catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad de Oviedo, visitaba a finales de año Zaragoza. Recientemente publicaba un nuevo libro: ‘El sueño del tiempo’ (Paidós, 2021), en colaboración con Guido Kroemer, que forma una trilogía con ‘La vida en cuatro letras’ y otro tomo sobre ‘Los límites’, ya redactado pero aún inédito. Aquí habla de sus lecturas, de su pasión por la literatura y la ciencia, y de su experiencia vital, marcada por la pasión de vivir, de investigar, de formar equipos y de contarse y de contarnos.

¿Cuál es el primer libro, o los primeros libros, que le cambiaron la vida?

Uno por encima de todos, ‘Cien años de soledad’, de Gabriel García Márquez. Me enseñó que era posible una mirada diferente a un mundo en el que la realidad y la magia podían convivir, e incluso llegar a ser indistinguibles.

¿Y el que le reveló los poderes de la literatura?

Los primeros libros de viajes que leí, desde los que narraban las aventuras de Ulises o Marco Polo en edición infantil, hasta las maravillosas e inolvidables obras de Julio Verne. Su imaginación alimentó la nuestra y sin salir de casa nos llevó a visitar insólitos lugares viajando en globo por el mundo, o navegando en ese magnífico Nautilus cuyo diseño fue una invitación a la aventura y su biblioteca una invitación a la lectura.

¿Quiénes son los autores de su vida?

Los clásicos, porque invitan a la relectura, y los poetas porque, de pronto, un buen verso te abre en dos, más allá del tiempo y del contexto. Las lecturas de juventud, fundamentalmente novelas, dejaron en mi un poso que me ha acompañado toda la vida. Ahora mis lecturas cotidianas son esencialmente ensayos de todo tipo, especialmente de filosofía, literatura, arte y ciencia.

¿Qué científicos o humanistas le acompañan siempre, o casi siempre?

Por citar nombres concretos escogería a Charles Darwin y Leonardo da Vinci porque conjugan aspectos científicos y humanistas. De ambos tengo libros muy bellos que recogen sus trabajos y sus pensamientos. Revisitarlos, produce un curioso placer.

¿Qué busca en la literatura y en la divulgación científica, en la que escribe y en la que lee?

Disfrutar de escuchar historias o de contarlas, compartir el mundo mediante el lenguaje, que es un hecho distintivo de nuestra especie, para mí el más importante de todos los conocidos. He tenido la suerte de contribuir al desciframiento y anotación de muchos genomas, incluyendo los de los primates que ocupan los lugares más próximos a nosotros en el árbol de la vida. No hay que dejar pasar ni una sola oportunidad de hacer pedagogía.

¿El inicio que más le conmovió o le conmueve?

«Quien busque el infinito que cierre los ojos», así comienza ‘La insoportable levedad del ser’ de Milan Kundera.

¿Y el final?

«El resto es silencio», las últimas palabras del ‘Hamlet’ de William Shakespeare.

¿Quiénes son los poetas que más le emocionan?

Una lista interminable, sin pensarlo me vienen de inmediato a la mente Luis Cernuda, García Lorca, Ángel González, Wislawa Szymborska, Miquel Martí i Pol, Francisco Brines, Joan Margarit...

¿Qué le da la poesía?

Armonía molecular.

¿Los tres últimos libros, más o menos recientes que lo hayan conmovido?

Uno por encima de todos los demás, ‘El infinito en un junco’, de Irene Vallejo. Es uno de los libros más bellos e importantes entre los muchos miles que he leído.

¿Colecciona algún autor, es fetichista?

Solo a Borges. Recorrer sus obras completas es disfrutar de la magia de la palabra, del pensamiento y del conocimiento.

Cita continuamente a los clásicos en sus libros. A Plauto, Aristóteles, a los presocráticos. ¿Cómo dialoga con ellos?

Con la humildad que supone el hecho de ser muy consciente de que los clásicos, sobre todo los que vivieron a orillas del mar Egeo, establecieron las bases de cómo debemos preguntarnos por el mundo y la vida.

¿Cuál es el libro, o los libros, de su biblioteca que tiene para usted una historia especial, singular o emotiva?

Tengo varias joyas personales que representan momentos especiales de mi vida asociados a los libros: un ejemplar de ‘Cien años de soledad’ dedicado por Gabriel Garcia Márquez, una primera edición de un libro de Julio Verne que me regalaron mis compañeros del laboratorio de París a la par que me ayudaban a recuperar mi ‘ikigai’ científico, ‘El otoño de las rosas’ dedicado por Francisco Brines (Premio Cervantes) durante un verano en el que coincidimos en la Universidad Menéndez Pelayo, y sobre todo varios libros que me acompañaron en mis primeros viajes lejanos y que conservan entre sus páginas las emociones y hasta las heridas físicas de esos viajes: ‘El cuarteto de Alejandría’, ‘La consagración de la primavera’, ‘El unicornio’, ‘El amor en los tiempos del cólera’, ‘El Aleph’, ‘El nombre de la rosa’, ‘Memorias de Adriano’.

¿Cómo son sus originales? ¿A mano, a ordenador, con enmiendas? ¿Es rápido? ¿Escribe antes de escribir?

De todo un poco, antes siempre a mano, ahora, salvo notas puntuales, siempre con el ordenador. No corrijo mucho, pienso mucho antes de escribir algo, escribo los libros con tinta neurológica antes de pasarlos a limpio con tinta electrónica. Cuando llega ese momento, la escritura en mi caso es un proceso que fluye muy rápido y con naturalidad.

¿En qué consiste leer?

Leer es vivir, aprender, escuchar otras voces, viajar a otros mundos. Desde que aprendí a leer en una pequeña escuela de mi pueblo, no recuerdo un solo día de mi vida sin haber leído.

¿Qué es ser científico, para quién trabaja o sueña?

Ser científico es preguntarse el porqué de las cosas, asombrarse ante lo desconocido, explorar las curiosidades más profundas y perseguir la gran emoción de descubrir. Para mí, la ciencia solo tiene sentido si posee un fin social. Trabajo para aliviar la ignorancia, la propia y la ajena, para tratar de mejorar las vidas con futuros imperfectos, para evitar la muerte a destiempo, y sueño con la vieja idea de que el conocimiento es el mejor instrumento para construir un mundo más justo.

¿Cómo nos explicaría de modo sencillo el libro ‘La vida en cuatro letras’ (Paidós, 2019)?

El libro surge de la necesidad personal de tratar de entender la vulnerabilidad derivada de las emociones humanas. Para ello, el libro describe los distintos lenguajes moleculares que hacen posible la vida y se presentan los daños que sufren durante nuestra transición de la salud a la pérdida del equilibrio emocional. El conocimiento de estos lenguajes nos lleva a plantear distintas estrategias que pueden ayudarnos a recuperar el bienestar emocional.

¿Quería hacer un libro catártico sobre la huella del padre, sobre la infamia, sobre la tristeza?

Efectivamente, la escritura de este libro fue un proceso catártico y contiene todos esos elementos que citas, pero su objetivo final era otro: recordar en voz alta nuestra asombrosa fragilidad y demostrarme a mí mismo que es posible enfrentarse a ella. Después, muchos lectores ampliaron y enriquecieron este libro con sus propios comentarios y experiencias, por ello les debo eterna gratitud.

¿Qué quiere ser ‘El sueño del tiempo’ (Paidós, 2020), su última publicación en colaboración con Guido Kroemer?

Un elogio de la vida y del tiempo, una entidad que nos dicen que no tiene realidad física, pero que es la fantasía más verdadera que puede experimentar el ser humano. ‘El sueño del tiempo’ es también una invitación a reconsiderar nuestra relación con el tiempo a través de un viaje de conocimiento que ayudará a los lectores a interpretar, entender y ordenar el concepto del tiempo, pero también a sentirlo, disfrutarlo y soñarlo. Finalmente, el libro da respuestas -derivadas de nuestro propio trabajo- a la pregunta de si ya es posible dominar el tiempo y alcanzar la eterna juventud o la inmortalidad, ese presunto don que algunos anuncian.

Dice que los tres grandes héroes del estudio del tiempo son Aristóteles, Newton y Einstein. ¿Cómo alimentaría nuestra inquietud para que quisiéramos saber más de ellos? ¿Por qué son tan importantes?

Muchos pensadores en múltiples campos del conocimiento han reflexionado acerca de algo tan abstracto como el tiempo, pero a la vez tan concreto que a todos nos afecta y a todos nos iguala. Es maravilloso considerar que las ideas complementarias de tres grandes sabios de distintas épocas son suficientes para navegar con una mínima soltura en aguas tan complejas. Aristóteles puso las primeras ideas, Newton las llevó al absoluto de los números y las ecuaciones, y Einstein las relativizó al introducir el concepto de espacio-tiempo y la importancia crucial del observador cuando se habla de estos temas. Aristóteles fue un pionero en muchas cosas, pero le faltaron datos; Newton, el último de los sumerios y de los babilonios pues tras él todo fue nuevo, fue un genio y nos enseñó las claves del funcionamiento del mundo, aunque para mi sorpresa no sintió la curiosidad de contemplar el mar; por último, en mi opinión Einstein tuvo la mente más profunda de todos los humanos que hemos vivido hasta ahora. Estos tres pensadores tuvieron luces y sombras en sus vidas personales, pero más allá de lo que hicieron con sus propias vidas, no debemos olvidar nunca el impacto de sus trabajos en las de todos nosotros.

¿Por qué incorpora tantas historias, tantos personajes? ¿Es por pedagogía, por erudición que ayuda a vivir y que ha interiorizado o, tal vez, porque en Carlos López Otín hay un narrador nada oculto, un cuentista?

No hay que dejar pasar ni una sola oportunidad de hacer pedagogía, que para mí consiste en transmitir de la forma más clara posible lo que he aprendido por mí mismo o lo que otros me han enseñado. Mis alumnos certificarán que siempre les digo en clase que uno no sabe algo si no es capaz de explicarlo. Pretender iluminar cuestiones muy complejas y aparentemente abstractas no es fácil, por eso hay que utilizar todos los medios a tu alcance. En el caso de la divulgación de las claves de la vida y de las enfermedades, lo que he aprendido es que las aproximaciones reduccionistas ya son insuficientes; nos han ayudado a progresar de manera extraordinaria, pero la vida es una propiedad llamada emergente, de forma que el todo es más que la suma de las partes constituyentes. Esto es lo mismo que pensar que un verso es más que la suma de las palabras que lo componen. Por ello, ha llegado el momento de integrar conceptos de distintos campos, superar las barreras de las disciplinas y las especialidades, algo que solo se puede lograr después de muchos años de practicar el estudio y la curiosidad.

 

Tan terrible, tan aniquiladora, tan literaria en su crudeza, ¿cómo define y percibe la enfermedad del alzhéimer?

Es una enfermedad del tiempo en muchas dimensiones: borra el pasado, anestesia el presente y nos roba el futuro. Percibo el alzhéimer y otras enfermedades neurodegenerativas como uno de los principales eslabones de la cadena de vulnerabilidades humanas. Hoy, nadie se cura de estas enfermedades y el aumento de la esperanza de vida de la gran mayoría de las sociedades actuales hace que cada vez sean más las mujeres y los hombres que encuentran en su camino estos males. De ahí nuestro muy reciente artículo ‘Hallmarks of Health’ (Las claves de la salud) con Guido Kroemer, en el que proponemos avanzar hacia una medicina de la salud que complemente a la medicina de la enfermedad y nos ayude a afrontar enfermedades incurables que hoy nos abruman, en lugar de empeñarnos en imposibles e innecesarios sueños de inmortalidad.

¿Qué es más poderosa en el ser humano: la felicidad o la enfermedad?

Son dos términos tan unidos entre sí como el entrelazamiento cuántico de Einstein-Podolsky-Rosen o las hebras de la deliciosa trenza de Almudévar. La felicidad y la enfermedad son consustanciales a nuestro diseño evolutivo, hay variantes en nuestro genoma que nos predisponen al bienestar emocional y a la longevidad, mientras otras favorecen la depresión o ciertas enfermedades. Afortunadamente, el lenguaje genómico no es tan determinista como muchos piensan y son otros lenguajes biológicos, como el epigenoma o el metagenoma, los que influyen decisivamente en trasladar al interior celular el diálogo del organismo con el ambiente. Esta conversación global es la que determina si, en este caso concreto, el balance se inclina hacia la felicidad o hacia la enfermedad, ya sea del soma o del alma.

¿Qué respuestas sobre la vejez no acaba de encontrar?

Lo que más me admira en este sentido no es por qué envejecemos, sino por qué vivimos tanto. Considero el envejecimiento como un proceso biológico natural y por tanto lo acepto como una parte más de nuestra vida. Por eso, mis preguntas científicas sobre el envejecimiento nunca han sido para buscar ningún elixir de juventud, sino para tratar de encontrar las claves de las enfermedades que acortan nuestro particular sueño del tiempo.

¿Qué nos dice la ciencia y un científico tan emotivo como usted del amor?

Muchas veces digo que la vida es una conversación entre los relojes biológicos que sincronizan la actividad de nuestras células. Hay múltiples relojes moleculares dentro de nosotros incluyendo los circadianos, los epigenéticos o los teloméricos, que regulan nuestros ritmos biológicos. Sin embargo, ninguno tan importante como los relojes emocionales, que adelantan o atrasan según las señales químicas que reciben, y marcan en gran medida el compás sentimental de nuestra vida. Borges, pese a que no sabía nada de biología molecular lo explicó con conmovedora precisión cuando escribió: “estar o no estar contigo, esa es la medida de mi tiempo”.

 

¿Cómo podría retratar el genoma? ¿Es algo así, diminuto e invisible, como el libro de los cuerpos y las almas, del pasado, del presente y del futuro, el registro de la complejidad y lo insondable?

Todas las biografías de los seres vivos del planeta están escritas en el mismo código de cuatro componentes químicos abreviados en cuatro letras: una vocal la A (de adenina) y tres consonantes C, G y T (de citosina, guanina y timina). He tenido el privilegio de poder leer muchos cientos de genomas humanos y de otros organismos, y cada uno de ellos cuenta una historia de vida. Y aunque parezca sorprendente, debo recordar que el genoma de cada una de nuestras células (y tenemos varias decenas de billones de células en nuestro organismo) si se despliega mide cerca de dos metros, por lo que ni diminuto ni invisible, sino un largo verso interminable, tomando la definición de Gerardo Diego sobre la vida. Un verso pleno de significado y de posibilidades, de cuyo funcionamiento adecuado somos responsables en buena medida.

 

Siempre dice que le gusta mirar el mar. ¿Qué halla en él, qué le ofrece, se encuentras a usted mismo?

El mar, siempre distinto, siempre irrepetible, y tal como aprendí de Paul Valéry “el mar siempre recomienza… se levanta el viento, hay que intentar vivir / abre y cierra mi libro el aire inmenso”. En suma, mirar el mar es una forma de inspiración, de sentir la presencia de la naturaleza, y de ganar serenidad y armonía.

 

 

 

 

15/01/2021 23:50 Antón Castro Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

ALGUNOS LIBROS DE AUTORES ARAGONESES PARA EL 2021

https://www.heraldo.es/noticias/ocio-y-cultura/2020/12/31/se-avecina-un-intenso-2021-de-letras-aragonesas-con-alcolea-del-molino-lasala-conget-y-vilas-1412795.html

31/12/2020 10:57 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

JOSÉ-CARLOS MAINER, DEL XX Y EL XXI

https://www.heraldo.es/noticias/ocio-y-cultura/2020/12/27/jose-carlos-mainer-la-situacion-se-remontara-porque-los-medios-materiales-para-hacerlo-existen-1412157.html?utm_source=facebook.com&utm_medium=socialshare&utm_campaign=desktop&fbclid=IwAR1TK3ryL-d-ndCWBWt_x8T1Emk6Au3ji7Z7g5JFRuNcxV0MQBAOB7hzZ48

 

José-Carlos Mainer: «La situación se remontará porque los medios materiales para hacerlo existen»

El catedrático de Literatura y director de varias colecciones es un estudioso de España y sus paradojas. Medita sobre el 2020 y el futuro que viene

 

 

¿Cuál es su primer balance del 2020?

A bote pronto se me presentan una serie de sentimientos a veces contradictorios: impotencia, inseguridad, temor, enojo…

¿Ha sido el año de la máxima fragilidad o ha sido otra confirmación de que la vida está siempre pendiente de un hilo?

Hablar de fatalidad tiene siempre algo de resignación y yo prefiero pensar en una fragilidad que tenga responsables: algo va mal en el progreso de la humanidad –al lado de otras cosas que están muy bien– al no prever un desastre y algo falla en la educación de los seres humanos cuando reaccionan con flaqueza, credulidad o egoísmo.

Se ha dicho mucho que de esta saldremos mejores. ¿Qué piensa?

Me remito a lo dicho: me parece que, en líneas generales, no saldremos mejores.

¿En casos como estos para que sirven la literatura y la historia? ¿Y la cultura?

La imagen que las artes y la cultura han tenido de las catástrofes colectivas ha sido en general pesimista: pienso en Daniel Defoe, H. G. Wells, Albert Camus o José Saramago… Pero también recuerdo que ese pesimismo suele salvar a alguien más lúcido o más abnegado. Por supuesto, la frecuentación de la historia del pasado o del presente, como el disfrute de las obras artísticas, nos reafirman siempre en nuestra dignidad de seres humanos.

Se paralizó prácticamente todo. ¿Había habido situaciones parecidas o eran más bien del campo de la ciencia ficción?

Es cierto que nunca ha habido una situación parecida tan rodeada de altavoces y cámaras. Seguramente, la llamada gripe española de 1918 dejó más muertos que los que dejará la pandemia actual y fue tan universal casi como esta. Pero aquella no paralizó la vida social ni engendró tanto miedo y tanta superchería… En aquel entonces la humanidad contaba con la existencia del sufrimiento, la enfermedad y la muerte. Le eran experiencias más familiares que lo son ahora.

En una esfera cultural y literaria ha habido cosas que se han detenido: las ilusiones puestas en los centenarios de Galdós y Delibes, por ejemplo. ¿Ha servido de algo su celebración amortiguada?

Es una pena porque Galdós y Delibes, cada uno a su modo, son espléndidas experiencias de humanidad, con lecciones muy vivas para este país que amaron tanto. Pero yo creo que han estado presentes: en las exposiciones que les dedicó la Biblioteca Nacional, por ejemplo, o en el caso de Galdós en el reciente homenaje del Instituto Cervantes. Ha sido triste, sin embargo, el caso del Premio Cervantes de 2019, el poeta catalán Joan Margarit, al no celebrarse el acto oficial de Alcalá de Henares, la exposición que le acompañaba y una presencia más constante en la prensa. Margarit ha escrito con sabiduría y coraje sobre la experiencia de envejecer, sobre la muerte de un ser querido (su libro Joana, dedicado a su hija, es estremecedor) o sus memorias sobre la miseria colectiva de una guerra civil y la primera posguerra (‘Para tener casa hay que ganar la guerra’).

¿Qué hechos, premios, publicaciones le han emocionado o gustado?

Afortunadamente han sido bastantes… La circulación de los libros sigue dando sorpresas: son los vehículos mejores de la buena literatura (la red se va conformando con la literatura de recetario y nula exigencia) y en plena pandemia, se han vendido bien los libros y han salido novedades. Aquí mismo, tres paisanos nuestros –José María Conget, Ignacio Martínez de Pisón y Agustín Sánchez Vidal– han publicado estupendos relatos. Y Olvido García Valdés y Eloy Sánchez Rosillo han sido fieles a sus temas poéticos en otros dos libros magníficos. Y Jorge Carrión ha publicado un buen ensayo sobre lo que está pasando: ‘Lo viral’.

La política, ¿ha salido bien parada o ha mostrado más que nunca su egoísmo y su sectarismo? Parece que la España de Gil de Biedma antepuso su propio sálvese quien pueda y el azote al rival al hecho de hacer piña ante una adversidad común.

Así ha sido. En pleno apogeo del nacional-populismo (en sus variantes presuntamente izquierdista y manifiestamente fascista) la política ha demostrado su bajísimo nivel: peleas tabernarias en el parlamento, exhibiciones de presunta madurez a través de declaraciones larguísimas, cambios de opinión inmotivados y generalizada satisfacción por haberse conocido… Hablo de España, por supuesto, pero lo mismo podría decirse de Estados Unidos, del Reino Unido, un poco de Italia y de Bélgica…

¿Qué le ha emocionado especialmente de la sanidad pública?

He tenido ocasión directa de apreciar –precisamente en estos días– la calidad humana, la abnegación y la entrega del personal (médicos y auxiliares) del Hospital Miguel Servet. Y me complace poder decirlo aquí: tenemos una sanidad pública que merece, además del reconocimiento de todos, los medios que se le escatiman desde los recortes de 2010. Los que aplaudían a nuestros sanitarios desde los balcones, cuando el primer confinamiento, sabían lo que hacían.

¿Cuál ha sido el comportamiento de Aragón en el panorama nacional?

No creo que haya sido nada especial; en general el carácter regional suele tender a la ponderación y tiene cierta alergia a los altibajos de ánimo. Eso es bueno en tiempos de tanta incertidumbre y tanta propensión al alarmismo.

¿Qué porvenir nos espera, cómo remontaremos la crisis, el miedo? Ahora llegamos a la Navidad, al Fin de Año. ¿Cómo ve estas celebraciones, hoy tan anómalas?

Es indudable que la situación se remontará porque los medios materiales para hacerlo existen. Lo que quede del miedo de estas jornadas, de la sospecha de todo y de la docilidad ante los bulos, ya es harina de otro costal. El baile de decisiones políticas en torno a las fiestas navideñas y las demasías de las gentes –compras, viajes, celebraciones…– han sido un espectáculo penoso de inmadurez colectiva.

¿Qué reflexiones le anima que el país más rico del mundo sea uno de los de mayor contagio también?

El país más rico del mundo es una admirable sociedad que se ha constituido a base de un individualismo feroz, de una elevada autoestima colectiva y de una competitividad tan cruel como eficaz. Donald Trump no cayó del cielo… Y aquí al lado de nosotros, Boris Johnson ha confiado durante mucho tiempo en la eficacia de la «inmunidad de rebaño» (hasta que las cifras de muertos fueron insoportables) y sueña con un acuerdo general de comercio con Estados Unidos que le libre de tener que tratar con Macron y Merkel…

¿En qué cree que ya nos ha cambiado la vida para siempre?

No lo sé. Pienso más en lo que saldrá gravemente dañado de los días vividos: la restauración y los bares, el turismo, las empresas de viajes, el cine en pantalla, la música en directo. Antes decía que los libros y los libreros han sobrevivido más o menos bien; ojalá pudiera decir lo mismo del teatro (una víctima de la que se habla demasiado poco), o de las salas de exposiciones más creativas y arriesgadas.

La opinión pública se enfrenta con recelos a la vacuna. ¿Hay motivo?

Creo que aquellos recelos fueron provocados por lo prematuro de las encuestas… y por el catastrofismo de los medios que ‘contagiaron’ a sus encuestados. Otra cosa es que toda esta carrera de las grandes compañías farmacéuticas haya tenido más de lucha por el lucro (y por orgullo patriótico también) que de competición científica, como en los tiempos de Louis Pasteur y Hedwig Koch.

 

27/12/2020 19:55 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

2020: EL AÑO DE LA CAUTIVIDAD

cuentos de domingo

El año de la cautividad

El 2020 que se va ha sido el año de la pandemia, de la cautividad, de la perplejidad y de las peores despedidas: se han ido amigos, familiares y muchos ciudadanos en silencio, en soledad, con ese dolor que no soporta bien ninguna metáfora. Ha sido el año donde casi todo saltó por los aires, el año de la anomalía, el año en que el abrazo se convirtió en una fantasía de otro tiempo y los besos desaparecieron incluso del amor fraterno. El año en que las mascarillas pasaron de no ser necesarias a ser imprescindibles y objeto de multa si no se llevan. El año en que vivimos peligrosamente porque la muerte viaja por sorpresa con el virus. El año donde las decisiones sanitarias desde el Gobierno las dirimía un comité de expertos hasta que alguien reveló que no existía: era un colectivo espectral –digno del teatro del absurdo– inventado por Sánchez e Illa a modo de trampantojo científico. Fue el año de Delibes y de Galdós, el año de Bécquer, el hombre que puso las primeras alas a la poesía contemporánea y vivió un dulce amor, Alejandra, en los últimos meses de su vida.

En las listas de final de año aparecen varios aragoneses: ‘El infinito en un junco’, ensayo de septiembre de 2019, fue para los críticos de ‘ABC Cultural’ el mejor libro de 2020, quince meses de actualidad palpitante, todo un prodigio; también han sido elogiados Martínez de Pisón por su novela familiar ‘Fin de temporada’ y Julián Casanova, con su ‘Una violencia indómita’, un gran ensayo sobre las guerras del siglo XX. Otros libros han sido referenciados en varios suplementos: ‘Os contaré la verdad’ de Fernando Sanmartín, primor de prosista poeta; ‘Juego de niñas’, un excepcional libro de relatos de José María Conget, ‘El sueño del tiempo’ de López Otín y Guido Kroemer, ‘La piel’ de Sergio del Molino, los ‘Cuentos’ de Carlos Castán, dos autores muy leídos, y ‘Los deslumbramientos’ de Ángel Guinda, los versos más intensos y sabios del año. En teatro, para varios medios, ‘Con lo bien que estábamos. Ferretería Esteban’ con Jorge Usón y Carmen Barrantes, que inició su andadura en el Principal, lideró la escena. Entre las películas, destaca ‘Las niñas’ de Pilar Palomero, la mirada poética al paradójico año 1992 en el despertar de la adolescencia. Este también ha sido un año de contradicciones: el miedo y la búsqueda de la normalidad siguen luchando a brazo partido.

 

 

27/12/2020 19:54 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

VI EDICIÓN DE LOS PREMIOS 'ARTES & LETRAS'

https://www.heraldo.es/noticias/ocio-y-cultura/2020/12/07/pison-conget-armisen-y-palomero-ganan-la-vi-edicion-de-los-premios-artes-letras-1409021.html

07/12/2020 08:26 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

EL RETRATO DE PILAR BAYONA QUE PINTÓ ALFONSO BUÑUEL EN 1935

20201207081536-pilar-bayona-por-alfonso-bunuel.-1935.jpg

https://www.heraldo.es/noticias/ocio-y-cultura/2020/12/06/cultura-compra-un-retrato-desconocido-de-pilar-bayona-de-alfonso-bunuel-de-1935-1408905.html

 

El Ministerio de Cultura compra un ‘Retrato de

Pilar Bayona’ de Alfonso Buñuel, datado en 1935



El cuadro, de 28.5 x 25.5, era desconocido hasta para la familia de la gran pianista y se vendió en subasta por 1.900 euros



El Ministerio de Cultura adquiría el pasado 24 de noviembre en Subastas Segre el óleo sobre cartón ‘Retrato de Pilar Bayona’ de Alfonso Buñuel, fechado en 1935, para instalarlo en la Residencia de Estudiantes de Madrid. Se trata de uno de los escasos cuadros pictóricos del hermano menor de Luis Buñuel, arquitecto y artista, que destacó especialmente en la técnica del collage. Alfonso Buñuel fue, igual que el poeta, profesor y pintor Luis García-Abrines, uno de los grandes amigos de la pianista zaragozana, nacida en 1897 y fallecida en 1979, tras ser arrollada por un coche en el paseo de la Constitución. Los tres hicieron en los años 40 un viaje a Sevilla, tal como han recordado los biógrafos de la intérprete, Antonio Bayona y Julián Gómez.

Este cuadro ha sido una sorpresa para ambos. Antonio Bayona y Julián Gómez estaban muy sorprendidos con la aparición de esta pieza de 28.5 por 25.5 centímetros. Antonio es sobrino de la artista y durante años conservó en su casa el Archivo de Pilar Bayona con fotografías, dibujos, pinturas, libros dedicados, pentagramas, discos, cartas, etc. A ese proyecto de ordenar y catalogar esos fondos se sumó Julián Gómez, y los presentarían en una exposición en la capilla de San Martín, en la Aljafería, que coordinó la comisaria e historiadora del arte Dolores Durán. Hace alrededor de tres años, donaron todo el Archivo al museo Pablo Serrano.

Julián Gómez explica: “Yo había visto el cuadro anunciado en Todocolección.net y me llamó la atención porque no sabía nada de él. Ni yo ni Antonio. Me pareció que tenía un precio de 300 euros. Poco después apareció en los catálogos de octubre de subastas Segre, y finalmente nos hemos enterado de que había sido adquirido por 1.900 euros por el Ministerio de Cultura”. Antonio Bayona, por su parte, dice: “Nos sorprendió a los dos porque no sabíamos nada de la pieza. Lleva la firma de Alfonso y alguien ha debido estudiarlo y verificar que es un retrato de la tía Pilar”.

El cuadro está pintado al óleo sobre cartón, con abundante materia. Se perciben muy bien los relieves del trazo, ese rostro pensativo y en escorzo, tocado de sombrero, que hace pensar en otras piezas de la pintura de vanguardia española.

Que el cuadro acabe en la Residencia de Estudiantes tiene su sentido: Pilar Bayona, que bien podía pertenecer al grupo de las llamadas ‘sinsombrero’, las mujeres de la generación del 27, frecuentó en varias ocasiones la Residencia, en la calle Pinar, donde estudió y residió Luis Buñuel (quien confesó en sus memorias que había estado enamorado de ella y estuvo a punto de declarársele en un balcón), y donde ella iba con cierta frecuencia y tocaba con sus amigos Gerardo Diego y Federico García Lorca, que también dominaban el piano. Pilar Bayona, como es sabido, también está en la foto mítica del 13 de mayo de 1936, en la Hostería Cervantes, en el homenaje al pintor Hernando Viñes.

Años después, Max Aub, cuando preparaba su ‘novela’ sobre Luis Buñuel, vino a España desde su exilio mexicano y conversó con Margarita Buñuel; esta le dijo:“Luis se enamoró de ella (Pilar Bayona) de un modo muy platónico, por su música. Y lo curioso es que, luego, mi hermano Alfonso, que tenía dieciséis años menos que Luis, también fue profesor de matemáticas y también se enamoró de Pilar Bayona. Yo creo que con más fuerza que Luis”. Alfonso fue un gran admirador de Pilar Bayona, se autodenominaba “su lugarteniente”. 

Antonio y Julián han recordado que “uno de los muebles diseñados por Alfonso, un diván, presidió siempre la zona de estar de las sucesivas viviendas de Pilar Bayona”. Si tenemos en cuenta que Alfonso Buñuel nació en 1915 (moriría en 1961), y que el cuadro está firmado en 1935, es fácil deducir que lo pintó con 20 años o menos. Seguro que algún día se sabrá toda la historia del lienzo. ¿Dónde habrá estado todos estos años?




 

07/12/2020 08:15 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

FERIA DEL LIBRO DE ZARAGOZA, 2020

20201203153410-felix-teira-cubel.jpg

ZARAGOZA. «Después de este año tan complicado, con tantas suspensiones, surgió esta posibilidad, gracias a David Lozano, responsable de Zaragoza Cultural, para aprovechar estos días festivos y hemos organizado la Feria del Libro de Zaragoza en la sala Multiusos. Además, hemos contado con la solidaridad de la Feria de Monzón, que se ha portado de maravilla, porque sabemos que no es fácil mover una tradición de 25 años y trasladarla al siguiente fin de semana», dice Marina Heredia, presidenta del gremio de editores de Aragón, con evidente satisfacción.

Añade: «Cumpliremos todos los protocolos de seguridad, habrá control de entrada y salida, y habrá cabida para 256 personas a la vez. Contaremos con alrededor de 100 autores firmando en las 39 casetas, alguna de ellas dobles. Y ahí estarán casi todas las novedades del año, por eso esta cita también es importante. Será como un recuento de la actividad editorial de la Comunidad de un año tan extraño y complicado».

El fulgor literario de Aragón

La Feria del Libro de Zaragoza se iniciará este sábado 5, a las 11 de la mañana y se prolongará hasta el martes 8. Tendrá un horario de 11.00 a 14.00, y de 17.00 a 20.00, y en ella participarán editoriales aragonesas, la Asociación Aragonesa de Escritores, dos librerías de viejo: Luces de Bohemia y Prólogo, y la de tebeos Cómics El Coleccionista. «Estamos ilusionados y esperamos que el público, que se quedó sin Día del Libro en la calle y sin la Feria en su emplamiento habitual, responda», agrega Marina Heredia.

A las 11.30 del sábado, el escritor Félix Teira Cubel (Belchite, 1954) pronunciará el tradicional pregón. «En los puntos que trataré en el pregón hablaré del libro como creación única de la especie humana, de la aparición de la ficción, de las obras de la primera juventud que configuran el carácter, de la potencialidad de la literatura para la crítica, la utopía y la anticipación del futuro», explica el autor de ‘La violencia de las violetas’, ‘Una luz al atardecer’ y ‘El último sol’.

Todo ello lo abordará Félix Teira en la primera parte de su discurso, y en la segunda analizará «la situación excepcional de la literatura aragonesa actual y los deseos de futuro para los cuatro pilares de la literatura: escritores, editores, libreros y lectores». Añadirá, entre otros detalles: «Ocupamos una posición cimera en novela histórica. Lo mismo ocurre en novela infantil y juvenil. Premios como Gran Angular, Anaya, El Barco de Vapor, Edebé o el Cervantes Chico han recaído repetidas veces en los últimos años en autores aragoneses. La novela, sea de autoficción, generacional, negra, de conflicto familiar, goza de excelente salud». Su diagnóstico del buen momento de las letras aragonesas va más allá: «En ensayo existe una frescura estimulante: se acuñan conceptos como ‘la España vacía’, se reescribe el siglo veinte con ‘una violencia indómita’ o, enlazando con la pregonera anterior, Irene Vallejo, sabemos que ‘El infinito está en un junco’», avanza.

Teatro, cuentos y lecturas

Además de las firmas de libros que se han previsto en todos los ‘stands’, cada día hay una programación para distintos públicos. El teatro será el protagonista de las mañanas. La compañía La Clac escenificará y narrará aspectos de personajes ilustres de la literatura como Agatha Christie, Benito Pérez Galdós o la filóloga aragonesa María Moliner, a razón de tres pases diarios.

La programación familiar ocupará las tardes, a partir de las 18.00, y cada día se citarán en un escenario habilitado autores, editores e ilustradores como Vera Galindo, Mariela Cisneros e Israel Gómez, Sandra Araguás, Asun Sarrado y Roberto Malo. A partir de alguno de sus libros, harán actividades y cuentacuentos.

Todos los días se cerrará la Feria con la lectura de textos de Margarita Barbáchano, Elena Laseca, Ana Rioja y Bárbara Armstrong, una de ellas cada tarde. En este menú de actividades, así como en todo el recorrido de Feria, «se cumplirán todas las medidas de higiene, distancia social y control de aforo que exigen los protocolos sanitarios», anuncian los promotores:Copeli. Colaboran el Ayuntamiento de Zaragoza, la Diputación de Zaragoza y el Gobierno de Aragón

LA CIFRA

28

Son los expositores distribuidos en las 39 casetas, a las que no se han sumado en esta ocasión las librerías, salvo tres (Luces de Bohemia, Prólogo y Cómics el Coleccionista). Podrán verse las novedades y parte del fondo de:Hola Monstruo, Gp Ediciones, Onagro, La Fragua del Trovador, Pintacoda Ediciones, Malavida, Ediciones de la Universidad San Jorge, Libros de Ida y Vuelta, Editorial Sin Cabeza, Los Libros del Gato Negro, Editorial Delsan, Gara d’Edizions, Prames, Taula Ediciones, Apila, Libros del Innombrable, Olifante, Pregunta, Rasmia Ediciones, Rolde de Estudios Aragoneses, Xordica, Punto Edelvives, Editorial Cosquillas y El Periódico de Aragón. Como es habitual, la Asociación Aragonesa de Escritores tiene caseta propia.

 

La foto es de Raquel Labodía. 

03/12/2020 15:34 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

ONCE ESCRITORES HABLAN DE MARADONA

20201130074919-maradona.-still-sombrero-getty.jpg

https://www.heraldo.es/noticias/deportes/2020/11/29/once-escritores-aragoneses-retratan-a-maradona-ese-dios-que-se-autodestruyo-1407655.html

30/11/2020 07:49 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

PREMIOS LABORDETA. 2020

Marianico el Corto, Irene Vallejo, Julia
Dorado, Antón Castro, Casa Pascualillo
y las UCIS de los hospitales aragoneses:

VI Premios José Antonio Labordeta
La gala se cerrará con un homenaje a Joaquín Carbonell

El acto de entrega de la sexta edición de estos galardones se celebrará el lunes,
30 de noviembre, en el Teatro Principal de Zaragoza (19 horas). Entrada con invitación.

La gala se retransmitirá en directo por streaming en la página web de la Fundación, en sus redes sociales: facebook y Youtube, y en el siguiente enlace:https://www.mkstreaming.com/ https://www.mkstreaming.com/

El actor Miguel Ángel Tirado (Marianico el Corto), la filóloga y escritora Irene Vallejo, la pintora Julia Dorado, el periodista y escritor Antón Castro, Casa Pascualillo y las UCIS de los hospitales aragoneses han sido galardonados con los VI Premios José Antonio Labordeta. El acto de entrega de estos reconocimientos se celebrará el lunes 30 de noviembre, a las 19 horas, en el Teatro Principal de Zaragoza. La gala se cerrará con un homenaje a Joaquín Carbonell, reconocido cantautor aragonés íntimamente ligado a la vida y a la música de José Antonio Labordeta, que falleció el pasado mes de septiembre a consecuencia de la COVID-19. Aforo reducido al 25% y entrada al acto con invitación. La gala se retransmitirá en directo por streaming en la página web de la Fundación, en sus redes sociales: facebook y Youtube, y en el siguiente enlace: https://www.mkstreaming.com/ https://www.mkstreaming.com/

Este no ha sido un buen año para la sociedad española, como no lo ha sido para la mundial. Hay mucho sufrimiento detrás de una pandemia que no esperábamos y que ha dejado miles de muertos en nuestro país, vidas truncadas y proyectos interrumpidos. Por ello esta gala va a ser muy especial, porque lo que no ha matado este virus son las ganas de la Fundación José Antonio Labordeta de premiar y reconocer a las personas que han enriquecido nuestras vidas y las han hecho más llevaderas con sus creaciones, no solo en estos duros meses sino durante toda su trayectoria; personas e instituciones comprometidas con su tiempo a través del arte y de su trabajo.

Por ello, estos premios de ámbito nacional que organiza y otorga la Fundación José Antonio Labordeta llegan con más fuerza e ilusión que nunca para quedarse este año en Aragón, y reconocer y distinguir a personas, organizaciones e instituciones que han destacado por su labor profesional, esfuerzo y perseverancia en cada uno de sus ámbitos; pero también por su humanidad y su compromiso social. Este año los VI Premios José Antonio Labordeta han recaído en:

El actor Miguel Ángel Tirado (Marianico el Corto), que recibirá el premio a Toda una Carrera, por la calidad humana y el compromiso que ha mantenido desde hace 40 años con el oficio de cómico para hacer reír a varias generaciones. Como su personaje y alter ego en la exitosa serie “El último show”, este hombre de apariencia afable, testarudo, socarrón e inteligente, no ha dejado de perseguir sus sueños ni un solo día de su vida.









El Premio Aragón José Antonio Labordeta se entregará a Casa Pascualillo, un restaurante que durante ocho décadas ha sido un referente en El Tubo zaragozano. Ha sido un lugar de reunión, al calor de su cocina, de trabajadores, artistas, políticos, deportistas y gentes de todas las profesiones. Este mismo mes ha cerrado sus puertas por la pandemia. Sirva este premio como reconocimiento a él y a todos los negocios de hostelería y restauración que se han arruinado y han tenido que cerrar por esta misma causa.

La filóloga y escritora Irene Vallejo, que acaba de ser galardonada con el Premio Nacional de Ensayo, entre otros reconocimientos, por su obra “El infinito en un junco” (Siruela), recogerá el Premio de Literatura José Antonio Labordeta. Este libro genial y universal, que ya ha alcanzado una veintena de ediciones y se ha traducido a varios idiomas, ofrece un viaje personal, erudito e instructivo por la historia del libro y de la cultura en el mundo antiguo. Pero transmite mucho más: un sentimiento de colectividad en el que tanto la propia autora como quien la lee se reconocen. Es el amor al libro y el placer de la lectura contado como una hermosa fábula.

El Premio de las Artes se entregará a Julia Dorado y simboliza la lucha y la decidida entrega de esta mujer al arte. Premio Aragón-Goya por su trayectoria. Esta artista fue miembro del Grupo Zaragoza, vivió en Francia, Italia y Bélgica, y siempre ha estado en continúa investigación y búsqueda en las disciplinas de las artes plásticas que ha trabajado (pintura y grabado), apostando por la abstracción informalista, pero sin renegar de la figuración. Ha realizado más de cincuenta exposiciones individuales. Desde 2012 reside en Zaragoza.

El premio de Comunicación lo recibirá el periodista y escritor Antón Castro, por fomentar y difundir las actividades culturales, por dar voz a todas las artes, contribuyendo con ello al enriquecimiento del patrimonio cultural, bien desde la prensa, con su obra literaria o a través de su participación activa en diversos ámbitos de la creación artística y literaria. Por ello también se le concedió el Premio Nacional de Periodismo Cultural en 2013, entre otros galardones. Nacido en Galicia pero residente desde finales de los años 70 en Aragón ha ejercido su profesión de periodista en diversos medios de comunicación (hoy en Heraldo de Aragón y Aragón TV).

El premio a los Valores Humanos es para las UCIS (Unidades de Cuidados Intensivos) de los hospitales aragoneses. Sirva este galardón como reconocimiento a la gran labor de todo el personal sanitario que ha luchado y lucha contra esta pandemia con la medicina, pero también con su humanidad, cercanía y compañía a los enfermos.

Los premios se entregarán en una ceremonia presentada el actor y humorista Jorge Asín. Como ya es habitual, Luis Grañena realizará un dibujo-caricatura para la presentación de cada uno de los galardonados. A los premiados se les entregará un busto de José Antonio Labordeta, realizado en acero corten e inspirado en las esculturas de Pablo Gargallo.

El acto contará con música en directo a cargo de la cantante turolense Isabel Marco, junto a Alfredo González al piano y coros, quienes que acompañará la gala con la interpretación de temas de José Antonio Labordeta y el hermoso tema de Joaquín Carbonell “Quisiera darte el mar”, en la parte de su homenaje.

Estos premios cuentan con la colaboración de: Ayuntamiento de Zaragoza, Gobierno de Aragón e Ibercaja.

SEMBLANZA DE LOS PREMIADOS

Miguel Ángel Tirado (Marianico El Corto) nació en el barrio de Torrero de Zaragoza en 1949. En 1982 comienza su carrera artística como actor cómico participando en programas de Radio Zaragoza y en locales de su ciudad. Desde 1986 hasta 1989 actúa en el teatro Lido y ese mismo año participa en programas de TVE como "Directo en la Noche" o "Si lo sé no vengo”. En 1990 se hace muy popular por su participación en el concurso de humor "No te rías que es peor" en el que estaría hasta 1993.











Desde entonces hasta el 2000, participa en los elencos de diversos programas y cadenas, desde "Sonría, por favor" a "Gran prix del verano" y "¿Qué apostamos?". También compagina estas intervenciones con revistas musicales, muchas de ellas con el grupo baluarte Aragonés. En 2013 llega un nuevo éxito al copresentar el programa de Aragón TV “Me gusta Aragón” junto a Adriana Abenia. El programa arrasa en audiencia y se convierte en historia del canal autonómico. Para esta misma cadena, en 2020 produce y estrena la serie “El último show”, una comedia dramática en la que Tirado interpreta una versión ficticia de sí mismo.

El personaje de "Marianico El corto" le ha dado a Miguel Ángel Tirado una vida de actor, de reconocimiento y el cariño del público. Nace de la identificación de Tirado con el hombre de campo de su tierra. El nombre de "Marianico” tiene su origen en el nombre de su abuelo y en la escasa estatura del actor, 160 centímetros. Ataviado a la típica usanza de campo: camisa blanca, chaleco, faja roja y boina. La forma de hablar, con acento de Aragón, complementa el personaje humorístico arraigado en el sentir del pueblo aragonés y su forma de percibir el mundo.

Casa Pascualillo. Desde don Pascual a Guillermo Vela Álvarez han pasado tres generaciones de restauradores (81 años en manos de la misma familia), que hicieron de Casa Pascualillo en la popular zona zaragozana de El Tubo un lugar de encuentro entre la cultura y el buen comer, un lugar de reunión de trabajadores, artistas, políticos, deportistas y gentes de todas profesiones en torno a la mesa. Premio a la mejor cocina familiar 2008 de Aragón, otorgado por la Academia Aragonesa de Gastronomía, El Tubo se ha quedado este martes sin uno de sus bares más antiguos, porque ha tenido que echar el cierre debido a la crisis económica que ha provocado la actual pandemia.

No es la primera vez que Casa Pascualillo tenía problemas económicos, a mediados de los años 80 también pasaron algún bache, sin embargo, supieron sobrellevarlo, pero esta crisis ha sido aún mayor y no han podido hacerle frente. Se pone fin así a un santo y seña de la zona de bares más famosa de Zaragoza, un bar en el que triunfaron sus menús asequibles, sus cocidos de los jueves y, sobre todo, las ’cigalas de la huerta’, esos ajicos tiernos fritos con sal gorda, que se convirtieron en su tarjeta de presentación.

Irene Vallejo (Zaragoza, 1979). Doctora en Filología Clásica por las universidades de Zaragoza y Florencia, su labor se centra en la investigación y divulgación de los autores clásicos. Compagina esa labor con su actividad literaria. Fruto de ella es el libro “El infinito en un junco” (Siruela), todo un best seller con el que ha obtenido el Premio Nacional de Ensayo de 2020, entre otros galardones, y en el que narra la historia del libro y de la cultura en el mundo antiguo “desde una magnífica capacidad narrativa, la autora conjuga rigor y sentido histórico en el contenido con un extraordinario gusto por la escritura, y proyecta una mirada fresca que va más allá del ensayo e incorpora elementos de otros géneros, sumando nuevos lectores a un tipo de literatura cuyo público crece día a día”.

En 2011 publicó su primera novela, “La luz sepultada”, una historia de suspense. Su segunda novela fue “El silbido del arquero” (Contraseña), en la que plantea una historia de aventuras y amor, ambientada en tiempos legendarios, recordando a los conflictos contemporáneos. También ha cultivado la literatura infantil y juvenil con las obras “El inventor de viajes”, ilustrada por José Luis Cano, y “La leyenda de las mareas mansas”, en colaboración con la pintora Lina Vila. Colabora en los periódicos Heraldo de Aragón y El País, con artículos en los que mezcla temas de actualidad con enseñanzas del mundo antiguo.

Julia Dorado (Zaragoza, 1941). Pintora y grabadora. En 1955 comienza sus estudios en la Escuela de Artes y Oficios de Zaragoza y en 1965 se titula por la Escuela Superior de Bellas Artes de Barcelona, obteniendo el título de profesora de Dibujo. Antes, en 1963, se integra al Grupo Zaragoza. Tras disolverse el grupo, en 1966, marcha a París para trabajar en nuevas experiencias pictóricas. Vive en Barcelona t cursa estudios de litografía y grabado en metal en sus diferentes técnicas. Ilustra diversas publicaciones, viaja por diferentes países y en 1981 abandona la docencia para dedicarse a pintar. Vive en Italia desde 1982 a 1985. En 1988 fija su residencia en Bruselas. Regresa definitivamente a su ciudad en 2012, año en el que recibe el Premio Aragón-Goya.











Ha realizado más de 50 exposiciones individuales, entre ellas las muestras protagonizadas en el Palacio de Sástago y en La Lonja de Zaragoza. Julia Dorado ha procurado no encasillarse nunca y siempre ha estado en continúa investigación y búsqueda. Es una pintora que se mueve en la abstracción informalista, pero sin renunciar a la figuración, especialmente en su obra gráfica, También ha practicado el collage y el texto como fondo de las pinturas.

Hay que destacar que donó al Museo del Grabado de Fuendetodos una parte de su obra gráfica en la que se destacan dos periodos: el de 1965 a 1969 realizada entre Zaragoza y Barcelona, y el que se desarrolla en Bruselas entre 1993 y 1998.

Antón Castro. Antón Castro es escritor y periodista. Nació en Lañas-Arteixo y reside en Zaragoza desde 1978. En el verano de 1987 ingresó en ‘El día de Aragón’, y ahí empezó su carrera en la sección de cultura, y dirigió la segunda época del suplemento literario ‘Imán’. Pasó a ‘El Periódico de Aragón’, y coordinó la sección y los suplementos ‘Rayuela’ y ‘La Cultura’. En 2001 ingresó en ‘Heraldo’, donde asume el suplemento ‘Artes & Letras’ desde entonces, casi 700 números. Ha trabajado en radio y televisión. En Aragón Televisión dirigió 280 emisiones de ‘Borradores’, colaboró cuatro temporadas en ‘Por amor al arte’ y ha conducido tres temporadas de ‘Sin cobertura’, el programa de Javier Calvo Torrecilla sobre la despoblación y la memoria del mundo rural. En 2013 fue galardonado con el Premio Nacional de Periodismo Cultural por su difusión de la cultura en la prensa y la televisión, así como en su blog y en sus perfiles de redes sociales.

Ha firmado más de una treintena de libros: poesía, relato, novela, historia, periodismo, cine, fotografía, deporte y arte. Se considera, ante todo, un contador de historias. Y reconoce a José Antonio Labordeta como un amigo, un modelo de ser humano y un maestro necesario.

HOMENAJE

Joaquín Carbonell. El músico turolense, periodista y escritor Joaquín Carbonell (Alloza, Teruel, 1947) es, sobre todo, una figura clave en la música popular aragonesa. Falleció este mes de septiembre, víctima de la COVID-19, a los 73 años de edad. El año pasado, el 2 de diciembre de 2019, celebró en el Teatro Principal de Zaragoza sus 50 años en la música, en un emocionante acto que dio lugar a un libro-cedé con sus canciones y sus evocadores textos Recibió la Medalla al Mérito Cultural de Aragón en 2019, entre otros galardones. El cantautor había comenzado antes del confinamiento una gira de actuaciones para celebrar sus 50 años sobre los escenarios.

Como cantante es un referente de la música de autor en Aragón y en España junto con otros artistas como José Antonio Labordeta, que le influyó notablemente desde su adolescencia y con el que mantuvo una gran amistad y fue compañero de escenario. “Pero Joaquín, no solo llegó a la canción popular empujado por el autor del Canto a la libertad sino que creció a su lado, formando parte del trío de oro de la canción popular aragonesa de los setenta, junto a La Bullonera, removiendo conciencias y lucha social junto a él y siendo parte de su club de amigos selectos.

Carbonelll se consideraba un "intruso en este oficio tan disparatado" del arte, pero recorrió todas las capitales de España y llegó a grabar más de 150 canciones en 15 discos, entre ellas la extraordinaria ”Me gustaría darte el mar” con la que siempre se emocionaba, además de publicar varias novelas, poemas, tres biografías y algún ensayo.

Entre sus obras literarias destacan títulos como “Un tango para Federico”, “El artista” o “Querido Labordeta”’, en la que retrata a José Antonio Labordeta, quien fuera su profesor y compañero de escenario en los últimos años junto a Eduardo Paz, del grupo La Bullonera, con los que grabó el disco “Vayatrés”. Asimismo, en los últimos años también formó parte del grupo Los Tres Norteamericanos, con Gran Bob y David Giménez. La muerte interrumpió varios proyectos como la redacción de sus memorias y la realización de un documental sobre el colegio San Pablo de Teruel, en el que conoció a José Antonio Labordeta.

La Fundación José Antonio Labordeta es una organización sin ánimo de lucro que tiene como objetivo principal recordar, estudiar, preservar y difundir la obra, el pensamiento y la memoria del escritor, músico y político aragonés. Horario para visitar su sede (C/ Mariano Barbasán, 5, entrada por C/ Latassa): de lunes a viernes de 10.30 a 13.30 horas. Entrada: 1€.

27/11/2020 15:53 Antón Castro Enlace permanente. Temas aragoneses No hay comentarios. Comentar.

MANUEL VILAS HABLA DE SU POEMARIO 'R0MA'

20201125064745-vilas.-toni-galan.-gran-hotel..jpg

 

https://www.heraldo.es/noticias/ocio-y-cultura/2020/11/25/manuel-vilas-en-roma-te-interrogas-por-tu-identidad-y-el-significado-de-la-vida-1406970.html

 

*La foto es de Toni Galán. Fotógrafo de Heraldo.

25/11/2020 06:47 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

DANI ROVIRA RECIBIRÁ UN AUGUSTO EN ZARAGOZA

EL FESTIVAL DE CINE DE ZARAGOZA LLEGA AL ECUADOR DE SU PROGRAMACIÓN CON UNA GRAN ACOGIDA INTERNACIONAL

 

 

Este año, el FCZ cuenta con siete Certámenes Internacionales que agrupan a más de cien producciones y a ocho candidatos al Premio aragonés

 

Este viernes, 27 de noviembre, tiene lugar la última proyección “presencial” en el Auditorio de Zaragoza donde habrá un estreno especial gracias a la colaboración entre el Festival Cine Málaga y ANCINE - Asociación Andaluza de Productoras de Cine y del FCZ

 

El sábado durante la clausura del FCZ se concluirá la entrega de los Premios Augusto, en el que se realizará un reconocimiento especial al actor Dani Rovira con un Augusto Ciudad de Zaragoza

 

 

Zaragoza, 24 de noviembre de 2020.- El Festival de Cine de Zaragoza continúa con su programación, alcanzando el ecuador de su 25ª edición. El pasado viernes levantó el telón un acto presencial en el que se estrenó “Vampus Horror Tales”. Tras un año atípico en el que el mundo se ha tenido que adaptar a una nueva forma de vida marcada por la aparición de la Covid-19, el FCZ también ha sabido reinventarse para ofrecer toda su programación de forma online a través de su página de YouTube y de la web de FESTHOME en las que ha tenido una gran acogida por parte del público internacional.

 

Este año las sesiones online se han dividido en siete certámenes internacionales que agrupan a más de cien producciones: el Certamen Internacional “Otras Miradas”, “Visiones de la Historia, largometrajes, documentales, cortometrajes y centros de formación profesional. En esta edición, el Festival de Cine de Zaragoza ha buscado fomentar el pensamiento crítico de los espectadores en un momento en el que las desigualdades sociales se han magnificado. Por ello, en la sección “Otras Miradas” se les ha ofrecido filmes con temáticas sociales como el acoso escolar, la discapacidad, las enfermedades mentales, la inmigración, la indigencia, la violencia de género, el suicidio, etc. Y en “Visiones de la Historia” se presentará contenido sobre la Guerra Civil española, la Dictadura argentina o la carrera espacial.

 

A lo largo de esta semana, la agenda de festival contará con la reproducción de ocho candidatos a Premio aragonés que se encontrarán repartidos en la programación. El primero de ellos se estrenó ayer lunes en la plataforma FESTHOME, se trata de “Gusi. Pídele Perdón” una idea original de Jesús Salvo Rodríguez. Por otro lado, a partir de este martes, estará disponible un cortometraje de animación grabado en stop-motion, producido por Cristina Vilches y Paloma Canónica, titulado “Souvenir”. A este le seguirá otro cortometraje de 17 minutos de género dramático titulado “En Racha”, y producido por Ignacio Estaregui. El jueves será el broche de oro con el que sonarán la campadas de “Sí Quiero”, un corto de María Isabel Lahuerta Bellido que transcurre en aquellos años 60 en los que las mujeres debían guardar las apariencias; seguido de “Solo” una proye

24/11/2020 13:14 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

DIÁLOGO CON AGUSTÍN SÁNCHEZ VIDAL SOBRE 'GENEALOGÍAS DE LA MIRADA'

¿Qué quiere ser, cómo surgió ‘Genealogías de la mirada’ (Catedra)?

--Son ensayos sobre la construcción de la mirada moderna desde la perspectiva renacentista hasta la teoría de la relatividad, la mecánica cuántica y las imágenes digitales. A lo que se añaden consideraciones sobre las peculiaridades del caso español. Su núcleo original procede de los encargos que me ha venido haciendo el Museo del Prado desde 1999, ampliados con otros del Reina Sofía y el Thyssen o distintas Universidades, desde la de Zaragoza hasta la de Oxford. Casi siempre han sido conferencias divulgativas para el gran público. Y el impulso para convertirlas en libro me vino de dos amigos muy queridos, Francisco Calvo Serraller (a cuya memoria está dedicado) y mi colega Amparo Martínez Herranz, en uno de cuyos ciclos de ‘Vida en Ficciones’ utilizamos ya el título de ‘Genealogías de la mirada’

 

Me ha parecido que hay en el libro algo parecido a una síntesis de la visión del detective de imágenes que tú eres…

--Seguramente hay mucho de mi fascinación por las imágenes como un ecosistema complejo, que termina generando una jungla enmarañada en la que hay que abrirse paso. Pero no a machetazos, sino con respeto, tanteando cada huella pacientemente.

 

¿De cuántas formas se puede ver la realidad o el mundo?

--La mirada está tan diversificada como las lenguas, hay una babel de imágenes. Sólo que con las palabras somos conscientes de ello por la barrera del idioma, mientras que las imágenes parecen transparentes, cuando en realidad están igual de codificadas.

 

¿Por qué han obsesionado tanto al hombre las máquinas del tiempo?

--Supongo que porque estamos hechos de esa sustancia temporal. Nuestra verdadera máquina del tiempo es el reloj mecánico, el eje en torno al cual pivota toda la cultura occidental, como lo demostró aquel famoso “Efecto 2000” de los ordenadores que nos tuvo en suspenso en el cambio de milenio. La medición precisa del tiempo fue tan importante para su ordenación como la perspectiva renacentista para la del espacio.

 

¿Cómo mira, interpreta y qué le debemos a la perspectiva renacentista?

--A ella le debemos no sólo otra forma de pintar o edificar, sino también todos los derivados de la cámara oscura, desde la fotografía al cine. A lo que hay que añadir la cartografía moderna y una nueva concepción del espacio.

 

Uno de los capítulos más complejos y atractivos es el de la anamorfosis. ¿Por qué es tan importante esa idea de la deformación óptica o matemática?

--Porque nos pone ante una evidencia que de otro modo pasaría más desapercibida: no vemos lo que hay, sino aquello que estamos entrenados para percibir. Y eso sucede incluso hoy, cuando un artista callejero recurre a las anamorfosis en sus grafitis o dibujos con tiza sobre las aceras.

 

O sea que la deformación es anterior al expresionismo…

--Claro. Otra cuestión es que el expresionismo “a la alemana” le añada una subjetividad en tensión o un cuestionamiento del realismo entendido como conformismo con lo aceptado socialmente.

 

Me ha gustado mucho esa lectura de Góngora y Quevedo, maestros de la compleja mirada. ¿Cómo se puede resumir su percepción de las cosas y del lenguaje?

--Los dos manipulan el lenguaje para hacerle perder transparencia y obligarle a reconsiderar el mundo a través de la metáfora o de retruécanos que vienen a ser una suerte de anamorfosis verbal. El idioma se desestabiliza, irisa en direcciones no previstas, las palabras se enlazan de modos inéditos y ya no puedes volver a ver las cosas de la misma manera ni a nombrarlas con impunidad.

 

Siempre te han fascinado los instrumentos precinematográficos: el mondo nuovo, el cajón, la linterna mágica. ¿Por qué fueron tan importantes?

--Porque no sólo fueron los Bautistas del cine, preparando el camino y allanándoselo, sino se incrustaron en los dispositivos fílmicos cuando fueron fagocitados por él, y determinaron su ADN.

 

La pintura es capital en el libro, desde las primeras páginas. Hablas mucho de Arcimboldo, Tiépolo, Goya, pero no menos de los ‘cuadros animados’. ¿Serían también un antecedente del cine?

--Las primeras películas se llamaban, literalmente, “cuadros animados” (o tableaux vivants en francés y moving pictures en inglés). Y eso es lo que eran. El modo de encuadrar, angular, componer e iluminar de los pintores sigue siendo una fuente inagotable de inspiración para el cine.

 

¿Por qué al cine le ha interesado tanto la pintura de retratos?

--Por sus dificultades. A la fotografía le costó mucho “decir” el rostro y al cine conquistar el primer plano. Y luego está el misterio de la fotogenia, por qué personas de aspecto anodino dan tan bien a través de una cámara, o viceversa.

 

¿Qué es la ‘España negra’ y por qué ha generado tantos siglos de tradición y de mitología?

--Es una modulación de la imagen de nuestro país que procede de pintores como Regoyos o Gutiérrez Solana y termina engranando con la famosa Leyenda Negra. Además, se opone a una “España blanca”, la españolada de charanga y pandereta. Y esos estereotipos generan algo así como un Síndrome de Estocolmo cultural, en el que nos debatimos en rehenes debido a una cierta incapacidad para gestionar nuestra propia imagen y la propaganda antiespañola.

 

Asombra una frase de Costa, en ‘Oligarquía y caciquismo’: “En el día de las elecciones en todos los pueblos de España hay una atmósfera de matonismo”. ¿Ha desaparecido ese clima tremendista y sombrío, por adjetivar como adjetivas a Gutiérrez Solana?

--Hombre, ahora ya no es así de crudo, se supone que las manipulaciones han de hacerse de forma más sutil. No es como en la época de Costa, cuando los sicarios del cacique iban con la escopeta a hacer votar a la gente por su jefe o cogían el puchero que se utilizaba como urna para dar el pucherazo y cambiar los votos.

 

¿Cómo se puede definir ahora, más de medio siglo después de sus primeras teorizaciones, la cultura de masas, por qué aspiramos a ella y a la vez suscita un cierto recelo siempre?

--La cultura de masas es muy compleja y hasta el Arte Pop la intelectualidad de ceja alta la despreciaba, fuera de excepciones tan notables como Walter Benjamin. Ahora se está produciendo una mutación a través de dispositivos en apariencia personalizados, aunque no sean sino una variante de la vigilancia orwelliana. Las masas ya no tienen que coincidir en el mismo espacio físico, pueden estar confinadas individualmente en un redil virtual que pastorean los grandes monopolios de Internet.

 

¿Hablar de cultura digital y vértigo constante es lo mismo

--Sí, lo que sucede es que nuestra civilización no se ha “digitalizado” de golpe y porrazo con las computadoras. Detrás hay todo un largo proceso de cuantificación de la realidad que empezó con el reloj mecánico, se asentó con la perspectiva renacentista o los mapas portulanos y continuó con el dinero en papel moneda. Me temo que la actual cultura digital será como una arcadia feliz cuando empiecen a ser realmente operativos los ordenadores cuánticos.

 

Si te pidiera un aforismo, un frase de pensador o un verso de poeta, ¿en qué consiste mirar?

--Mirar no es sólo ver, ni un simple proceso óptico, sino algo cultural, una lectura del mundo.

 

 

 

19/11/2020 19:49 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

XESÚS FRAGA: UNA ENTREVISTA SOBRE 'VIRTUDES (Y MISTERIOS)'

https://www.heraldo.es/noticias/ocio-y-cultura/2020/11/15/xesus-fraga-de-las-historias-de-los-mayores-me-fascinaba-la-desaparicion-de-mi-abuelo-materno-1405298.html?utm_source=facebook.com&utm_medium=socialshare&utm_campaign=desktop&fbclid=IwAR1K_kNerKUYDhviMmJ9P4DZPbwTZ5Q63RBGDMMegdHlFuYo5x5w6OKF560

15/11/2020 16:58 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

UN DIÁLOGO DE PEPE MELERO E IGNACIO MARTÍNEZ DE PISÓN

IGNACIO MARTÍNEZ DE PISÓN: “AL LECTOR TIENES QUE ENTREGARLE LO MEJOR DE LO QUE ERES CAPAZ”

 

  • El escritor Ignacio Martínez de Pisón ofreció ayer la videoconferencia del ciclo Martes de librosorganizado y emitido por Fundación Ibercaja en su canal YouTube

 

  • El encuentro fue presentado por la jefe del Area de Cultura de Fundación Ibercaja, Mayte Ciriza

 

  • Ignacio Martínez de Pisón dialogó con el escritor y bibliófilo José Luis Melero

 

ZARAGOZA.- Ignacio Martínez de Pisón ofreció ayer la videoconferencia del ciclo “Martes de libros” que presentó la jefe del Área de Cultura de Fundación Ibercaja, Mayte Ciriza, quien describió al escritor como “una de las referencias de nuestra literatura en español”. Martínez de Pisón conversó con el también escritor y bibliófilo José Luis Melero. La conferencia puede verse en el canal YouTube de Fundación Ibercaja en el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=Qirb29Us4p0&feature=youtu.be .

 

Martínez de Pisón habló de la responsabilidad de un escritor ante el lector. “Al lector tienes que entregarle lo mejor de lo que eres capaz”, dijo, “y tienes que hacer cada libro mejor que el anterior”, añadió. Su trabajo como escritor le exige ser metódico y disciplinado, “pensar mucho, escribir mucho, descartarlo… Aunque sea por ir descartando párrafos, ponerte a escribir vale la pena. Las ideas buenas o malas que tengas van a valer para algo. Si no te impones unos horarios y una disciplina es imposible ser un escritor”.

 

Cuando tenía 12 años, más que la literatura le interesaba el cine, “de niño jugaba a ser guionista de escenas surrealistas”, contó, y afirmó que “si en aquella época hubiera sido fácil rodar, lo habría intentado; sin embargo, vi que con una Olivetti podía escribir como los escritores de verdad y decidí contar las historias con palabras y no con imágenes”.

 

Sus primeros escritos no compartían el realismo de sus novelas más recientes. “Al realismo llegué por el realismo sucio americano, que los años 80 tuvo un gran prestigio y los jóvenes caímos rendidos a ese tipo de literatura”. Fue con su novela “Carreteras secundarias” (1996) con la que se introdujo en esta corriente literaria. “En ‘Carreteras secundarias’ me di cuenta de que podía contar cosas que ocurren en una época y en un lugar, y que me sentía muy cómodo contando historias en las que, además de hablar de los personajes, hablas de lo de alrededor de los personajes, que es justo lo que había querido esquivar, la literatura realista”, dijo.

 

 

 

Además de ficción, Ignacio Martínez de Pisón ha escrito libros que han sido el resultado de un trabajo de investigación, como “Filek: El estafador que engañó a Franco (2017), y expresó la satisfacción que le proporciona escribir este tipo de obras: “En las novelas, creas personajes, les das vida; en los libros de investigación sigues unos hilos que están en la realidad y eso da satisfacciones constantes y es casi como una adicción”.

 

El escritor nació en Zaragoza en 1960, es autor de más de 20 novelas como “Carreteras Secundarias”, “Foto de Familia”, “El día de mañana, “La buena reputación” o “Derecho Natural”, también ha escrito colecciones de cuentos. Ignacio Martínez de Pisón obtuvo en 2012 el Premio de la Crítica por su novela El día de mañana” y en 2015, el Premio Nacional de Narrativa por "La buena reputación".

 

El objetivo de “Martes de libros” es fomentar la lectura, la reflexión y el espíritu crítico a partir de escritores de referencia. Rosa Montero y Javier Sierra participarán en las próximas videoconferencias del ciclo.

 

 

ACCESO A VIDEOCONFERENCIAS EL CICLO:

 

  • Martes de libros con Irene Vallejo, Nuccio Ordine y Emilio del Río”:

https://www.youtube.com/watch?v=lO6WHqI053A&feature=youtu.be

 

  • Martes de libros con Manuel Vilas”:

https://www.youtube.com/watch?v=sBrekvm9UXk&feature=youtu.be

 

  • Martes de libros con Javier Cercas”:

https://www.youtube.com/watch?v=nRsdKhVYNpU&feature=youtu.be

 

  • Martes de libros con Julia Navarro”:

https://www.youtube.com/watch?v=K0W6ykXUHaQ&feature=youtu.be

 

  • Martes de libros con Daniel Gascón”:

https://www.youtube.com/watch?v=7zd1lc70wDg&feature=youtu.be

  • Martes de libros con Ignacio Martínez de Pisón”:

https://www.youtube.com/watch?v=Qirb29Us4p0&feature=youtu.be

 

 

11/11/2020 08:16 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris