Facebook Twitter Google +1     Admin

ÁNGEL SOBREVIELA: POEMAS Y PROYECTOS

20080906031243-frank-horvart.jpg

[El joven poeta Ángel Sobreviela es un trabajador incansable. En poco tiempo, ha publicado Epístola desde Cimeria (Huerga & Fierro) y Roma (Olifante). Me envía un fragmento de su primer libro y de nuevos proyectos. Sobreviela es experto en la poesía del cineasta Andrei Tarkovski.]

 

De EPÍSTOLA DESDE CIMERIA (Huerga & Fierro, 2008)

 

(Del canto XIII):

 

(…)

 

Una multitud acompaña a cada hombre.

Llegamos a la plaza: nuestros muertos abuelos ven ángeles donde nosotros palomas. De noche, ven abrirse la flor de nuestro dolor; y con ojos que ya nunca se cierran, contemplan la sangre que no pueden restañar.

 

 

Desde las profundidades clamamos, donde permanecemos abandonados a nuestras palabras y discursos, a su veneno clavado en nuestras venas y del que no podemos huir. Palabras que discurren por tuberías y alcantarillas, que suben y bajan y siempre vuelven, y se nos enroscan como serpientes a cada paso incierto.

Pero en algún lugar, bajo el asfalto, está el manantial.

Un invierno llega a un paisaje y todo puede cambiar. Y la esfera se cierra, como una onda de agua fría, deslumbrante, que se curva sobre sí misma y se mantiene así, aferrando sus átomos.

Que se eleven las aguas en el aire inmóvil. Que suceda lo que ha sido deseado una y otra vez, pagado con sangre prematura en el confín del mundo... con la entrega del cuerpo sobre la palma abierta de la vasta mano del mar... con el tiempo pacientemente escrito sobre la carne, en la inmovilidad y la ignorancia de una celda que era amada.

 

(…)

 

(Dos fragmentos inéditos de la continuación de EPÍSTOLA DESDE CIMERIA, en proyecto.

 Están compuestos a base de pares de imágenes, donde una empuja a la otra. Se imprime así un movimiento al ánimo del lector, una sensación de tránsito que me sirve para expresar ese acceso a dimensiones invisibles, no sólo subjetivas y no sólo individuales, del que me interesa hablar):

 

****************************

 

Hay un fruto madurado para nuestro mediodía, y una rama que se inclinará hacia nuestras manos. Aún hay un eco que en algún lugar reconocerá nuestro saludo, y unas voces todavía que aprenderán nuestro nombre. Una arboleda pervive esperándonos, en torno a una casa construida para nosotros. Existen palabras que se ordenarán en juramento solemne, y una memoria en la que perdurar. Hay un manto, tejido antes de nuestro nacimiento, que nos envolverá como un abrazo, junto a un frío hogar donde aún late un rescoldo.

            Pero aún desearía, más que nada, el vestigio que me obligara realmente a recordar. Y, para investirme de la dignidad de tornarme recuerdo, la labor que abarcara el tiempo y en la que viviera el tiempo, circulando en sus venas recién ramificadas.

            Quisiera que aún hubiera palabras para expresar lo que debemos sentir.

Hay canciones que volarán hasta nuestros labios, que han fluido entre las generaciones como aguas, y hay aguas de arroyo que acudirán redondeándose en el hueco de nuestra mano.

 

 

 

***********************************

 

Los cuerpos se proyectan, la tierra se hace carne bajo el frío rigor de los pinceles. Brotan cuerpos y se tornan conscientes. La flor emprende el  vuelo y la cumbre es pedestal. La consciencia sueña con unas alas abiertas y el alma aletea en el pálpito de la sangre que aún duda. El latido se armoniza con el parpadeo de viejo astro. Se desmaterializa la carne y redime a la tierra y al surco. La tierra es puerta de la luz, recipiente elevado que acumula la mirada de astros. Y en ésta se sumerge la estirpe y la carne de cristal, y renace brotando para la nueva cosecha en la nueva tierra.

*La foto es de Frank Horvat.

 

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Niggerman

Estupenda foto. De evocación antigua, muy sugerente. Trae abundantes ecos consigo.

Y mira por donde, esta vez me gustan mucho también las palabras del escritor, lo que supongo puede llamarse "poema en prosa", o mejor dicho, fragmentos de un largo ídem. Sensible, trabajado, potente el texto (sí, ya sé que cabría aplicar tales términos igualmente a textos de muy varia temática, de muy otro sentido, de arquitectura verbal muy diferente...: qué le vamos a hacer).

En cuanto a los pasajes inéditos, muy interesantes. Ahora, esa duplicidad, ese balanceamiento entre dos ideas (y sus respectivos términos de signo opuesto) ya se aprecia al leer, a mi juicio no hacían falta las palabras del poeta explicándolo.

Bien por este Sobreviela.

Fecha: 06/09/2008 21:12.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris