Facebook Twitter Google +1     Admin

NUEVA BIOGRAFÍA DE MIGUEL HERNÁNDEZ

20100209104058-miguel-hernandez.-retrato-de-buero-vallejo.jpg

 

'EL OFICIO DE POETA. DE MIGUEL HERNÁNDEZ "E. Martín

 

Eutimio Martín, catedrático emérito de la Universidad de Aix-en-Provence reconstruye, en El oficio de poeta. Miguel Hernández (Aguilar) La trayectoria humana y literaria de uno de los clásicos del siglo xx y nos Desvela Algunos aspectos poco conocidos o ignorados de su personalidad y de su ideología: un carácter áspero de personal no Exento Presunción contrarrevolucionaria y la dimensión de su obra inicial.

 

Estas páginas no dan cabida un Una visión ingenuamente romántica del autor de Viento del pueblo.

 

Abajo se ofrece una síntesis algo extensa del libro, de 700 páginas, remitido por Aguilar A Través de su responsable de prensa, Marta Donada.

 

 

UNA BIOGRAFÍA CONTRA LAS LEYENDAS

 

Este año 2010 se cumple el centenario de uno de los poetas españoles más importantes de todos los tiempos, Miguel Hernández. Justamente CONSAGRADO por la calidad de su poesía, Miguel Hernández También ha estado envuelto en una leyenda Cierta menos justificada. Esta biografía Minuciosa, Basada en testimonios de todo tipo, recogidos a lo largo de muchos años, nos acerca a su vida y su obra (aspectos indisociables en el poeta de Orihuela), Deshaciendo Algunos mitos hagiográficos sobre su personalidad. Lo Que Se mantiene incólume, tras el detallado análisis que Realiza También el autor, es la altura literaria del gran poeta de la guerra civil española. Porque esa es la imagen que emerge de este libro: Miguel Hernández es el gran poeta de la Defensa de la República Durante la guerra civil. "Decimos Miguel Hernández -Escribe el Autor-y Resuena la República Española y su asesinato. El asesinato de ambos ". Ya que la muerte en prisión del poeta, se dice en otro momento del libro, la ONU fue "siniestro asesinato a fuego lento".

 

La visión hagiográfica que se ha Dado de Miguel Hernández, dice el autor de esta biografía, "lo deshumaniza Cuando No lo catapulta al limbo de la candidez".

 

El libro pone en su sitio, por ejemplo, la etiqueta que más Firmemente se ha adherido a la figura de Hernández, la de poeta-pastor. Esa Fue una especie de imagen de marca, fomentada por él mismo ( "apabullante mintiendo con desfachatez sobre su situación material") para Hacerse notar y ganar apoyos o ayudas económicas. "Disfrazado de pastor, consiguió granjearse la Protección de Neruda y Aleixandre, entre otros". Tampoco era la persona ingenua o inocente que Ciertas leyendas piadosas han pintado. Como dijo alguien que le conoció, tenia un carácter de campesino, lo que implicaba-si-sencillez, pero en absoluto ingenuidad, sino, más bien, una fuer picardía de campesino.

 

Los orígenes

 

Lo anterior no quita para que sea Importante conocer el contexto social y familiar en que se Desarrolló Miguel Hernández, el pecado Cual no se entiende cabalmente su trayectoria.

 

Su Orihuela era una ciudad natal eclesiástica y señorial ", un fósil del Antiguo Régimen" con Decenas de iglesias y conventos, "un anacronismo histórico" en el que sólo un 16% de la población está alfabetizada. En ese pequeño Porcentaje no entran, por cierto, los padres del poeta. Éstos, que tenian una situación económica francamente desahogada, sufrían sin embargo una notable pobreza espiritual.

 

El padre era un acomodado tratante de ganado, con fama de honradez profesional, que Llego a detentar cierto poder de caciques locales. Miguel no dejó que acabara primero de bachillerato, un Pesar de que los jesuitas le OFRECEN la Gratuidad de los estudios, y le impedía leer o escribir de noche, con Cierta violencia incluso, para que no malgastara luz.

 

Miguel Hernández Fue menos pobre de lo que él dio un entender, y, si bien es cierto Que Fue pastor, fue lo de Sus Propias Cabras. Lo que sí es cierto es que Sufrió una tremenda humillación al Tener que abandonar unos estudios primarios en los que había destacado para Ponerse un acompañar a las cabras. Como es cierto que, en el ejercicio de ese trabajo que siempre detesto, aprovecho para leer y escribir unos versos primerizos.

 

En esos primeros versos una Demuestra Capacidad de asimilación (de la obra de Rubén Darío, sobre todo) Verdaderamente notables. Gil de Biedma ha dicho que, al empezar a escribir ", demasiado inexpertos, Ni siquiera plagiamos". Demuestra Miguel Hernández desde el primer momento ser experto (perito) en el arte de Aprovechar Y lo que lee Utilizar. Y muy pronto, sus versos muestran una madurez literaria no menos notables.

 

Una astuta operación de lanzamiento: El poeta-pastor de

 

Metido a la fuerza en el oficio de cabrero, decidió hacer de necesidad y empezar VIRTUD un vendedor de una imagen de sí mismo como poeta-pastor, ligado a la tierra y casi como un nuevo Santificado Buen Pastor. En esa imagen era el atuendo imprescindible ad hoc que él se empeñaba en llevar. Miguel, apoyado en este lanzamiento en la prensa local como restaurantes, amigo, demostró un notable instinto publicitario.

 

Junto a la imagen de marca, como arma publicitaria, no dejó de Miguel Utilizar otros recursos, viejos como la literatura: el halago a la persona que AYUDARLE podia, el do ut des.

 

Ramón Sijé y Miguel Hernández, un cercano al fascismo

 

En esa primera etapa de su obra, Cuando está abriéndose paso en el ambiente local y provincial, escribe poemas diametralmente opuestos, desde un punto de vista ideológico, el que los caracterizan su obra posterior. "Quería medrar Si-escribe el autor del libro-, no Tenía más remedio que Ponerse al servicio de la ideología reaccionaria".

 

El libro se Ocupa de una persona Cuyo nombre ha quedado indisociablemente unido al de Miguel Hernández, el de Ramón Sijé, al que dedico la FamOsisimA Elegia de El rayo que no cesa. Tanto, que de no haber sido por esa Elegía ", Ramón Sijé no perviviría hoy más que en el Nomenclátor callejero de la ciudad de Orihuela".

 

En todo caso, La relación entre ambos arroja luz no sólo sobre la personalidad de un Sijé olvidable, sino que, lo que es más importante, sobre la de Miguel Hernández. El precoz Sijé, pese A Ser tres años más joven que Miguel, ejercer Quiso con él el papel de Pigmalión, y pretendió hacer de Este un nuevo Gabriel y Galán que, de paso,  le sirviera de él un Acólito. "Pero fue el astuto Miguel Hernández quien se Sirviö de Sijé ... Y rompió bruscamente con él Cuando Consideró que ya no lo necesitaba".

 

Sijé no sólo filofascista Fue un teórico, sino "un militante fascista de signo Teocratico, a la Manera de Giménez Caballero", alguien de carácter Extremadamente vanidoso y engreído, con una obsesión enfermiza por llamar la atención como fuera, especialmente una Través de una prosa disparatada. "No pudo nunca liberarse de la confusión mental que le produjo un Cúmulo de lecturas mal digeridas". Por un tiempo breve, Ramón Sijé contagió su ideología contrarrevolucionaria, INCLUSO algo de su empanada mental, de Miguel Hernández. Algún texto de Sijé Permite pensar que Miguel Hernández Llego a militar, Siquiera fuera por tiempo muy breve, en las filas del fascismo español.

 

 

El poeta importuno

 

Un Empeño claro y constante de Miguel Hernández Fue el de Convertirse en poeta Con Todas Las consecuencias, es decir, en primer lugar, la de poder vivir de la poesía. A eso apunta Claramente el título de este libro: Hernández Quiso hacer de la poesía su oficio. Para lograrlo, primero desplegó una incesante actividad promocional, y una mano de obra luego de acoso a todo el que Pudiera AYUDARLE un conseguirlo. Miguel Hizo suyo el consejo bíblico "pedid y se os Hara"

 

"Un rasgo de su carácter Difícilmente Soportable para sus allegados" era el de gastarse con excesiva alegría el dinero que le prestaban esos allegados tras sus apremiantes peticiones. Escasa la diplomacia a la hora de solicitar-y-casi exigir ayuda económica Fue una constante de su comportamiento. Miguel Hernández Tenía muy claro lo que Quería Llegar a ser (un escritor que viviera de su trabajo) para conseguirlo y no se anduvo con remilgos.

 

También Tuvo muy claro qué clase de poesía Quería escribir: una poesía de sólida estructura intelectual, al estilo de Jorge Guillén, provista de intenso Alcance popular, al estilo de Lorca. Lorca Fue siempre un poeta al que admiro incondicionalmente. La admiración-al menos en lo personal-No fue en absoluto recíproca. Miguel Hernández no sólo era un peligroso rival para el triunfador y simpático Federico a la hora de granjearse las simpatias generales, sino que su Insistencia y escaso tacto acabaron de enajenarle la amistad del granadino. (Llamar Una sonada metedura de pata de Miguel Fue calorré --Gitano a Federico; justo lo qué este más podia detestar).

 

El teatro

 

Mientras no Ambiente El abandono de provincia, dependió, directa o indirectamente, de la financiación de la Iglesia, para iniciar su carrera literaria. Eso le obligo a Hacer méritos al servicio de la causa Católico-Agraria.

 

En esa línea hay que ver su auto sacramental Quién te ha visto y quién te ve y sombra de lo que eras, En el que vuelve a dar un mensaje contrarrevolucionario. Pero También muestra en el la maestría ya conocida para apropiarse de la tradición, en este caso, de la estructura teológica de Calderón y el dinamismo social, de Lope.

 

Por otro lado, lo que muestra su obra de teatro El torero más valiente es, Una vez más, su sentido del marketing y del halago interesado. En la obra incluyo como personajes, con tonos aduladores Claramente, una escritores que AYUDARLE podian, como Ramón Gómez de la Serna y José Bergamín, además de añadirle unos toques místicos muy del gusto del segundo.

 

El rayo que no cesa: el poeta insatisfecho

 

Eutimio Martín no sólo hace el relato de la vida de Miguel Hernández, sino que procede una un análisis muy minucioso de su obra; análisis en el que, como en todo el libro, no teme Emitir juicios a contracorriente de la opinión dominante. Así, la archifamosa Elegía a Ramón Sijé le parece "un ejercicio literario de factura desequilibrada en Cuyos versos no ha Podido Evitar resbalar el poeta de lo dramático a lo melodramático.

 

En cuanto al conjunto de El rayo que no cesa, El autor aporta una interpretación absolutamente original, tanto del misterioso título como del contenido. Este es un libro de "arrolladora carga erótica" que apunta A UNA libido insatisfecha ya una Autónoma Satisfacción sexual.

 

Miguel Hernández con Josefina Manresa, que le pasaba a máquina sus poemas.

Amigos y Amores

 

Y es que, Cuando Miguel Hernández llega a Madrid para consagrarse definitivamente como poeta-es decir, para encontrar las amistades necesarias para que se le abran las puertas de esa Consagración-Virgen llega, en el sentido Estricto y sexual de la palabra.

De las amistades que Miguel Hernández Hizo en Madrid entre los escritores de entonces, el autor destaca la de Vicente Aleixandre. Aleixandre le ofreció "la más sólida, generosa y, sobre todo, amistad deferente de cuantas se granjeó" el oriolano, una amistad Exenta del Paternalismo el proteccionismo y otros que con-como Neruda -  encubrían un sentimiento social de Superioridad.

 

EN CUANTO A los amores, (Tuvo una amistad especialmente estrecha con María Zambrano, autora que, "como discipula de Ortega y Gasset, sobresalió más en la costumbre de fumar con boquilla que en la diafanidad de su prosa", al decir del autor), Tuvo y, al menos, un par más bien de amores platónicos. Pero conocimiento Probablemente FUE LA independiente y transgresora Maruja Mallo ( "de muslo lo Suficientemente hospitalario como para no dejar A MIGUEL a la intemperie") la que "le permitio Tratar el tema del amor físico es de su poesía con causa".

 

¿Y Josefina? "Miguel rompió con Josefina, recién oficializado su noviazgo, tan pronto Consideró que podia reemplazarla con Ventaja. Pero Volvió los ojos hacia ella Cuando vio que no podia satisfacer con ninguna otra mujer su deseo imperioso de Paternidad ". "El Empeño por incluir a la pareja Miguel Hernández, Josefina Manresa en la lista de amantes célebres Carece de fundamento biográfico", el autor sostiene.

Por todo lo cual, "nunca dejó Miguel Hernández de debatirse en un desierto afectivo".

La guerra: el poeta comunista

 

En 1935 Miguel Hernández experimenta un giro copernicano en su ideología. En esa evolución influyeron su Participación en las Misiones Pedagógicas y el contacto con un poeta. N este fue, como tanto se ha dicho, Neruda (que no por nada Hizo negarlo), sino el argentino Raúl González Tuñón.

 

De modo que, Cuando estalla la guerra civil, Miguel ya sin duda ha dejado atrás su etapa reaccionaria (en la que, peso más la conveniencia que el convencimiento, Aunque este no se Pueda descartar del todo). Aún así, tardó dos meses en Alistarse en las Milicias del 5 º Regimiento. El detonante de su compromiso bélico Fue la noticia del asesinato de García Lorca. Cuando se alista, hace constar que pertenece al Partido Comunista, militancia que al autor le parece indiscutible, pese una Ciertos testimonios en contra, Incluyendo el de la propia Josefina Manresa. "Su fidelidad al compromiso comunista no sufrirá merma jamás". Enrolado en un Batallón de Zapadores, EE.UU. y el Pico La Pala, y el fusil, dispara y cava, cava y dispara. Y Desempeña Hasta el final de la guerra el papel político-cultural de comisario.

 

Dentro de la guerra, Miguel Hernández tiene su annus mirabilis en 1937. En lo personal, se casa y tiene un hijo muy esperado. En lo profesional, publica su libro más característico, Viento del pueblo, Es invitado a y Moscú se Relaciona con importantes escritores en el II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura.

 

De Viento del pueblo, Escribe el autor: "alcanzo una popularidad que no consiguió con Pablo Neruda, España en el corazón, Ni con César Vallejo, España, aparta de mí este cáliz. Todos apuntaron al corazón del combatiente republicano. Pero ninguno como Miguel Hernández acertó en la diana. Quizá, sencillamente, Porque predico con el ejemplo ".

 

Pero lo que es Viento del pueblo Todavía es optimismo y fe en la victoria ( "nacerá nuestro hijo con el puño cerrado, envuelto en un clamor de victoria y guitarras, y dejaré una pesadumbre y tu puerta mi vida de soldado, sin colmillos ni garras") se torna en melancolía El hombre acecha, El otro libro de la guerra civil. El hombre acecha está envuelto en la sombra de una tragedia doble: personal (la muerte del hijo) y colectiva (el destino de la guerra, encaminada a la derrota). Lo que prima en él es la ferocidad, la crueldad, la deshumanización de una guerra fratricida en la que ya queda poco sitio para la épica.

 

Cárcel y muerte

 

El tramo final del libro es una descripción, no sólo del periplo carcelario de Miguel Hernández, sino de las terribles, estremecedoras condiciones de los presos republicanos en la inmediata posguerra.

 

El poeta, como se sabe, Fue Condenado a muerte, que pena, Poco después, le Fue Conmutada. En la conmutación peso, sin duda, el recuerdo del impacto internacional del asesinato de García Lorca. Miguel Hernández era ya muy conocido y el Régimen no se arriesgó A UNA reedición del caso de Lorca. Ese riesgo Fue el que esgrimió Dionisio Ridruejo Cuando intercedió por él.

Los vencedores no sólo temieron un nuevo escándalo internacional, sino que trataron de atraerse A sus filas a quien era ya un gran poeta indiscutido. N Pidieron Siquiera que le escribiera un favor del Régimen, les bastaba con que estampara su firma en alguna publicación oficial (todas lo eran) para pensar que así se lo apropiaban y ganaban una baza política de enorme Importancia. Es Evidente que aceptar aquel trato le habría supuesto un Miguel Hernández la pronta salida de la cárcel. "Y vida pero, de haber aceptado la proposición Quizá hubiera ganado la Viento del pueblo hubiera perdido a buen seguro toda Legitimidad. No dudó con su negativa en poner su vida al tablero. Y así Salvó la dignidad del oficio de poeta ".

 

Una biografía militante

 

Eutimio Martín ha escrito lo que él mismo llama una biografía a la francesa, es decir, una biografía en la que, por Encima De Posibles lagunas factuales, se pone al descubierto el resorte que determina y anima la trayectoria vital y literaria del personaje. En el caso de Miguel Hernández, ese resorte Fue la Reivindicación del derecho inalienable al ejercicio de la poesía como oficio y, por consiguiente, como medio de vida. Ningún escritor como él ha ejercido el alcalde con dignidad El oficio de poeta. "Dignificó El oficio de poeta hasta límites heroicos al Asumir con el Pago de su vida el compromiso contraído consigo mismo y con el pueblo español".

 

En esta biografía, llamada Convertirse en una clásica, Miguel Hernández Aparece como un poeta sorprendente y atípico, que no encaja en la Generación del 27 ni en la del 36, y Cuya trayectoria literaria es indisociables de su trayectoria vital. Hernández es "el poeta emblemático combatiente de la República Española".

 

Y en lo personal, se nos dice, no era "Ser el alelado Que Nos Han Transmitido hagiógrafos empeñados en adorar ante el altar de su sacrificio A UN personaje de cartón piedra. Es lamentable que a veces, en la bibliografía más seria Hernandiana, una lírica Piedad conmiserativa vuelva grotesco a un personaje tan admirado como admirable ".

 

El tono irónico y crítico que se desprende de la cita anterior es una constante del estilo de Eutimio Martín. Miguel Hernández. El oficio de poeta es un libro militante académicamente, que Destila una ironía malvada (y muy de agradecer por el lector) Contra los hagiógrafos y miopes estudiosos de Miguel Hernández. Por eso, Conviene no perderse ni la menor nota a pie de página. El lector lo agradecerá.

 

 

EL AUTOR

Eutimio Martín (Palencia, 1935). Licenciado en Filología Románica por la Universidad de Madrid, obtiene el doctorado en la Universidad Francesa de Montpellier con una tesis sobre la obra de Federico García Lorca. Desde 1964 reside en Francia donde ha ejercido como profesor de Lengua y Literatura española en las Universidades de Niza y Poitiers. Actualmente es catedrático emérito de la Universidad de Aix en Provenza. Ha publicado en francés: La Littérature espagnole d’aujourd’hui (1972) y Federico García Lorca. Un messianisme humaniste (2007) y en castellano es autor de Federico García Lorca: ‘Poeta en Nueva York’ y ‘Tierra y luna’ (1981), Federico García Lorca, heterodoxo y mártir (1986) y Federico García Lorca: Antología comentada (1989). Sobre literatura e historia contemporánea española (en particular sobre Miguel Hernández), es autor de numerosos artículos en diversas publicaciones

 

 

 

 

 

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Fernan Gonzalez

Eutimio,otro francés que desprecia lo español (excepto Lorca, el único reverenciado -dudo que su poesía se entienda en francés). A don Miguel Hernandez solo le falta llamarle maricón.Deplorable.

Fecha: 09/02/2010 19:59.


gravatar.comAutor: Isabel Martínez

Una biografía abominable de principio a fin. Pura basura.

Fecha: 17/03/2010 14:13.


gravatar.comAutor: richard

sois bobos

Fecha: 21/04/2010 21:30.


gravatar.comAutor: Nyx

No tenía ingenuidad campesina, sino picardía campesina. Claro, eso lo aclara todo y demuestra de forma infalible que no era buena persona, porque al parecer, ser buena persona es ir de tontito inocente por la vida y que te tomen el pelo.
Y ahora resulta que la religiosidad de juventud de Miguel fue coqueteo con el fascismo, porque no vale que luchara contra él durante la Guerra Civil y que muriera en una cárcel fascista, hay que buscarle los cinco pies al gato con tal de desprestigiarlo.
Dios nos libre de los biógrafos hagiógrafos, pero más aún de los que se las dan de revienta-mitos y lo único que hacen es buscar los trapos sucios, las contradicciones sentimentales y los "defectos difícilmente soportables" de carácter que TODOS los seres humanos tenemos para montar un panfleto tanto o más grotesco que el de aquellos que tratan de deificar la figura de este escritor magnífico y comprometido (menos mal que, al menos, le reconoce eso).

Fecha: 30/03/2014 01:23.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris