Facebook Twitter Google +1     Admin

MAÑANA DE LIBROS Y AMIGOS

Chopin, visto por Delacroix en 1839.

José Luis Rodríguez García trae el sol del mediodía. En el interior de un sobre lleva dos objetos: su último libro, ‘El tercer concierto’ (Eclipsados), sobre el pianista romántico Federico Chopin, y un cuaderno que contiene los borradores de la primera parte de su novela, redactados con una apurada tinta negra, que llena aquí y allá de matices, de tachaduras y de pájaros. Agustín Sánchez Vidal firma ‘Esclava de nadie’ (Espasa), y mientras espera hojea una novela gráfica y echa en falta a Antonio Altarriba y a Kim, que han firmado el cómic del año: ‘El placer de volar’ (Ponent), que transcurre en Peñafiel, en Zaragoza, y también en los enclaves básicos de la historia de España: la batalla de Teruel, la batalla del Ebro, el exilio. León Vela, el librero y coeditor de Los Libros del Señor James, se acerca a la caseta de Eclipsados para ver sus dos últimos títulos: ‘Gimferrerías’ de Túa Blesa y ‘Cuaderno de sal’ de Carmen Beltrán. Sonríe con absoluta felicidad: “Son preciosos”, le comenta a Ignacio Escuín. El escritor soriano Raimundo Lozano publica ‘Cuentos varios’ (Eclipsados),  y constata que tiene un auténtico e inesperado club de fans: en menos de dos horas firma más de veinte ejemplares. Chusé Raúl Usón está deslumbrado con el ingenio de Elena Gusano, que escribe en aragonés ansotano, y con ‘Yésica, un abrío d’agora’ (Xordica), “una obra teatral desternillante’. Elena y Quino Villa rivalizan cariñosamente en torno al aragonés: ella escribe en ansotano, él ha firmado ‘Una tremenera de cuentez’ (Xordica) en chistabín. Aparece ‘el hombre de pelo rojo’ Lorenzo Mediano, traducido en Francia y publicado por Grijalbo, que dice que se marcha a una comunión porque “hoy no hay movimiento”. Ángel Guinda está de maravilloso humor y firma sus ‘Poemas para los demás’ (Olifante); a su lado también andan Agustín Porras y Dolan Mor. Ángel se reencuentra con Sánchez Vidal y le un gran abrazo. Le dice: “Te he seguido todos estos años, pero cuánto, cuánto, llevábamos sin vernos”. La Feria del Libro siempre es un lugar de encuentros y de reencuentros en la palabra, en la creación y en la amistad.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris