Facebook Twitter Google +1     Admin

GISTAÍN & CLAU PRESENTAN SU NOVELA 'ZARAGOZA, TÚ Y YO' EN EL TRANVÍA

Menciones al TRANVÍA en la novela ‘Zaragoza, tú y yo’

De María Pilar Clau y Mariano Gistaín (Ayuntamiento de Zaragoza)

 

María Pilar Clau y Mariano Gistaín. Foto: Oliver Duch.

[El libro se presenta mañana martes en el tranvía, que arranca a las 11.30 desde la parada de Gran Vía, con la presencia de los autores. Mariano define así la novela: "Es una historia de amor e intriga en la Zaragoza de 2021. Una ciudad de un millón de habitantes en plena era global]

FRAGMENTOS DE ’ZARAGOZA, TÚ Y YO’

Por Mariano GISTAÍN y María Pilar CLAU 

Melissa desayuna con Villar para evaluar la situación. Independencia recobra los colores, la luz primordial de la ciudad, el susurro de los tranvías, que parecen no rozar los rieles. 

P 33

                                                                                                                             -Acepte un coche blindado –insiste Murli.

                                                                                                                            -Gracias, tomaré el tranvía...

 

P 35

 

Los viajeros que esperan el tranvía reconocen al profesor Elías B. Lonroy y lo saludan con afecto y cariño. Telefonean a sus familiares y amigos para darles la noticia. La ciudad sobrecogida se esponja y un inmenso alivio se extiende en ondas concéntricas. El conductor del tranvía enciende todas las luces, dos motoristas de la policía escoltan al convoy. Suenan las bocinas de los autos como si el Zaragoza hubiera ganado otra final. Las aerovías encienden y apagan sus señales luminosas igual que hacen en las fiestas. Un enjambre de aerotaxis sobrevuela el itinerario del tranvía y los comerciantes, tenderos y oficinistas se asoman a su paso.

Henri se ha sentado dos filas detrás de Lonroy, al otro lado del pasillo. Su ética de asesino le aguijonea: hazlo y piérdete en el tumulto o quédate como un enojado ciudadano más, en la confusión y el caos... ¡Hazlo!

Henri roza mecánicamente la pistola en el bolsillo.

Entonces lo llama Sophie. Él le cuenta que van en el tranvía con el profesor, aunque no sabe dónde piensa apearse.

                                                                                                                        -Pregúntaselo –dice ella–, pregúntale, amor.

Pero el profesor está ocupado hablando con su mujer.

Lonroy va saludando desde el vagón atestado de viajeros que se saltan sus paradas porque todos quieren seguir con él.

                                                                                                                            -¡Su mujer viene en el primer avión! –exclaman los que están más cerca y escuchan sus conversaciones.

En un mundo en el que los poderes se espían unos a otros a todas horas, en el que cualquiera se siente incesantemente vigilado y espiado, en el que los datos se revenden una y otra vez, a Elías le resulta maravilloso poder hablar a gritos por teléfono con su mujer y que todo el mundo difunda su conversación:

                                                                                                                           -¡Le ha dicho que la quiere!

Cuando el tranvía cruza el puente ya se ha congregado una multitud que aplaude y da la bienvenida al profesor. Ya están los medios tratando de encaramarse al vagón. Todos se dirigen al Palacio de Congresos donde los asistentes al debate sobre el amor se disponían a guardar el minuto indefinido de silencio, como han bautizado la iniciativa que ahora se convierte en una fiesta.

La gente protege y acompaña al profesor. La ciudad entera inmuniza y blinda a este hombre que ha recobrado la libertad. Elías se funde en un abrazo con Sophie que ha ido a esperarlo a la entrada del Palacio de Congresos.

 …

 Elías ha ido a su hotel y ahí sigue concediendo entrevistas y atendiendo a los medios de comunicación. Samuel Lac ha sido uno de los primeros en abordar el tranvía de la paz, como se conoce ya a la Línea 1 –Goya-Valdespartera.

 (…)

 

                                                                                                                         -Usted venía en el tranvía –dice Elías.

-Sí.

                                                                                                                      -¿No iba detrás de mí por la calle Luciano Gracia?

                                                                                                                            -Puede ser –dice Henri.

El profesor lo abraza. Su intuición no le falla nunca.

                                                                                                                            -Usted es mi ángel de la guarda.

 

P 39

Comentarios » Ir a formulario

antoncastro

gravatar.comAutor: gonzalo villar

hoy, todos meditando en los tranvías.

Fecha: 28/03/2011 13:20.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris