Facebook Twitter Google +1     Admin

GARCÍA MONTERO: 'LA INMORTALIDAD'

20120706081350-john-collier-terminal-del-gran-central-de-nueva-yorj-1941.jpg

‘LA INMORTALIDAD’ DE GARCÍA MONTERO EN CÁDIZ

[El seminario sobre la Lectura que organizó la Universidad de Cádiz y coordinó José María Pérez Collados se clausuró el pasado miércoles. Lo hizo Luis García Montero, recién llegado a Rota con su familia, con este poema. Poco antes yo había pasado por la librería Manuel de Falla y había comprado su antología poética de Cátedra, de 2011. Luis eligió de ella este texto. Fueron tres días muy bonitos en la ciudad, entre amigos. La foto de arriba es de John Collier, 1941. ]

 

LA INMORTALIDAD



Nunca he tenido dioses

y tampoco sentí la despiadada

voluntad de los héroes.

Durante mucho tiempo estuvo libre

la silla de mi juez

y no esperé juicio

en el que rendir cuentas de mis días.

 

Decidido a vivir, busqué la sombra

capaz de recogerme los veranos

y la hoguera dispuesta

a llevarse el invierno por delante.

Pasé noches de guardia y de silencio,

no tuve prisa,

dejé cruzar la rueda de los años.

Estaba convencido

de que existir no tiene trascendencia

porque la luz es siempre fugitiva

sobre la oscuridad

un resplandor en medio del vacío.

 

Y de pronto en el bosque se encendieron los árboles

de las miradas insistentes,

el mar tuvo labios de arena

igual que las palabras dichas en un rincón,

el viento abrió sus manos

y los hoteles sus habitaciones.

 

Parecía la tierra más desnuda

porque la noche fue

como el vacío

un resplandor oscuro en medio de la luz.

 

Entonces comprendí que la inmortalidad

puede cobrarse por adelantado.

Una inmortalidad que no reside

en plazas con estatua

en nubes religiosas

o en la plastificada vanidad literaria,

llena de halagos homicidas

y murmullos de cóctel.

 

Es otra mi razón. Que no me lea

quien no haya nunca visto conmoverse la tierra

en medio de un abrazo.

La copa de cristal

que pusiste al revés sobre la mesa

guarda un tiempo de oro detenido.

Me basta con la vida para justificarme.

Y cuando me convoquen a declarar mis actos

aunque sólo me escuche una silla vacía

será firme mi voz.

 

No por lo que la muerte me prometa

sino por todo aquello que no podrá quitarme.

.

.

(Luis García Montero)

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Andri

Qué bello poema!

Fecha: 29/07/2012 11:49.


gravatar.comAutor: andres

poema caotico y lleno de desesperanza mas que de otra casa que no dice nada

Fecha: 02/04/2017 20:01.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris