Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2011.

ADIÓS A ANNIE GIRARDOT

Con Renato Salvadori, su marido de 1962 a 1965 y padre de su hija Giulia.

Casi a la vez que Amparo Muñoz, moría en Francia una gran actriz: Annie Girardot, una mujer que deslumbró al mundo en ‘Rocco y sus hermanos’ de Luchino Visconti, donde encarnaba a Nadia y compartía papel con un apuesto Alain Delon. Ha trabajado con Mario Monicelli, con Claude Lelouch, Marcel Carné, Luigi Comencini o, entre otros muchos, con André Cayatte, que la hizo protagonista de uno de los grandes éxitos de principios de los años 70 en ‘Morir de amor’. En 1994 encarnó ‘Los miserables’, película que le dio una segunda vida. Tuvo también sus períodos oscuros, de desaparición y de rumores (se dijo que había estado prisionera de las drogas, en particular de la cocaína), y se recuperó su figura en los últimos años con mucha fuerza, como pudo verse en ‘La profesora de piano’ (2001), junto a Juliette Binoche, en la película de Haneke, y en 2005 en ‘Caché’, también de Haneke, con Daniel Auteil y la citada Binoche. En los últimos tiempos, contrajo la enfermedad de Alzheimer y fue objeto de un documental sobre esa misteriosa y devastadora dolencia. Es una de las grandes actrices franceses de posguerra, un mujer de inmenso carácter, exigente en los rodajes, con personalidad, y también fue uno de los rostros, maduros, fundamentales de fines del siglo XX y principios del siglo XXI. De la estirpe, con todos los matices debidos, de María Casares, Simone Signoret o Jeanne Moreau, por citar algunos nombres imprescindibles. Uno de sus compañeros dijo que sus grandes pasiones fueron tres: las drogas, el dinero, y el amor y el sexo.

 

JAVIER SIERRA: EL DON SECRETO

Javier Sierra era, para un sector editorial, el esperado. En su sello anterior recibió presiones para que se aprovechase de la onda expansiva del éxito de ‘La cena secreta’, donde revelaba algunos secretos del enigmático Leonardo da Vinci. A Javier le costó hallar el tono, el argumento y la acción de ‘El ángel perdido’ (Planeta), donde mezcla dos personajes distintos, dos piedras preciosas (dos adamantas, que servirían para comunicarse con los ángeles), dos antagonistas un tanto apocalípticos, dentro de una ficción que integra la historia del ocultismo, los evangelios apócrifos, el poema de Gilgamesh, el Pórtico de la Gloria, el monte Ararat y una hilera de muertos. La intriga es tan pertinaz que hasta por ahí anda, obsesionado, el propio presidente de los Estados Unidos. Javier vive en la espiral del éxito: ha sido traducido en el último lustro a 43 lenguas y sus lectores se cuentan por millones. Su mundo, en el fondo, es el mismo de cuando era un adolescente apasionado por la radio y el esoterismo, los ovnis y las historias extrañas de Erich von Däniken en ‘Recuerdos del futuro’. Y su forma de comportarse es un la de comunicador nato que posee encanto, carisma y una sencillez que rara vez se resiente. Es feliz y triunfa, pero no necesita dar lecciones a nadie ni menospreciar a sus lectores. No quiere arreglar el mundo aunque se traslade en un autobús promocional. Se siente afortunado, intenta huir de la responsabilidad de pensar que lo leen algunos millones de lectores y sigue afirmándose en sus raíces: Teruel, el mudéjar, los amigos y la familia, ahora que es padre por partida doble. Teruel viaja siempre con él aunque ahora se haya trasladado a Compostela, a la Costa de la Muerte o a Noia, donde murió el cineasta Claudio Guerín. Teruel viaja tanto con él que su hijo varón se llama Martín en honor a la torre de San Martín.

01/03/2011 10:50 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

HOY BORRADORES: GUERRA CIVIL, LABORDETA, PREMIOS DE LA MÚSICA, EL SIGLO XVIII, JESÚS GIL VILDA...

Labordeta visto, al modo cubista, por Cano.

La fotógrafa Vicky Méndiz y el cineasta Víctor Forniés acuden al programa Borradores para hablar de una emocionante publicación: ‘Silencio enterrado’ (DGA: Amarga Memoria), la investigación en torno a unos 80 asesinados en la Guerra Civil en 19 pueblos de la comarca de Borja y el Moncayo cuyos restos estaban en la fosa común del cementerio de Magallón. Méndiz y Forniés, entre otros, han hablado con familiares de las víctimas y reconstruyen sus biografías. Además, Forniés, autor de ‘La voz del viento’, explica cómo se hizo ese documental sobre el cierzo, del que se proyecta un fragmento. El otro invitado al plató es el escritor, guionista de cine y químico Jesús Gil Vilda, nacido en Zaragoza y residente en Barcelona, que acaba de publicar su primer libro: ‘Crisis de gran mal’ (El Aleph), donde cuenta la historia de un hombre que debe cerrar una empresa, trasladarse a Nueva York para empezar de nuevo y a la vez arreglar sus problemas personales y aliviar la enfermedad que le azota: la epilepsia.

Sergio Vinadé.

Esta también es la noche de José Antonio Labordeta: el cantautor y su tema ‘El canto a la libertad’ son objeto de un gran homenaje en el Paraninfo, 94 artistas aragoneses han pintado diversas letras de la canción como forma de apoyo para que se convierta en el himno de Aragón. Y Labordeta también fue un premiado, con carácter póstumo, de la noche de los Premios de la Música Aragonesa: distintos protagonistas –Antílope de Volador, Chelis, David Chapin o Servio Vinadé, de Tachenko, entre otros, o la presentadora Virginia Martínez- hablan de los galardones. Además Borradores ofrece un reportaje Aurora Egido y José Enrique Laplana, que son los coordinadores del libro ‘La luz de la razón. Literatura y cultura del Siglo XVIII. En la memoria de Ernest Lluch’, que ha publicado la Institución Fernando el Católico, un volumen que analiza las claves de la Ilustración española y aragonesa, y que ofrece, entre otros textos y estudios, la recuperación de poemas de Luzán o de la biografía de Josefa Amar y Borbón. Borradores se completa con un reportaje sobre la exposición itinerante ‘Entre los sueños y los recuerdos’ de la pintora Ana Maorad, que se trasladará del Patio de Infanta, en Ibercaja, a Logroño.

Aurora Egido, retratada por Víctor Lax.

La actuación musical corre a cargo del grupo Inaceptable, una formación jovencísima de rock clásico, fundada en el verano de 2009, que toca dos temas: ‘De vuelta a la ciudad’ y ‘Mi chica favorita’.

Borradores. Aragón Televisión. A las 0.30 de la noche. Equipo: Realización: Yolanda Liesa y Mar Marqueta (Teresa Lázaro está al frente estos días de 'Unidad móvil'). Redacción: Ana Catalá. Producción: Arantxa Melero. Dirección y presentación: Antón Castro. Productora: CHIP.

01/03/2011 11:10 Antón Castro Enlace permanente. Temas aragoneses No hay comentarios. Comentar.

FALLECE ANTONIO RUIZ ASENSIO

Retrato de septiembre de 2010 de Antonio Ruiz Asensio, por Esther Casas.

 

[El pasado mes de septiembre, gracias a la iniciativa del pintor y escritor Eduardo Laborda y la colaboración de Rafael Ordóñez Fernández, se recuperaba la obra de Antonio Ruiz Asensio y sus compañeros de la empresa de diseño industrial e interiorismo Maruvik. Hace un instante, entrecortado por las lágrimas y la pena, me ha llamado Eduardo para decirme que Antonio acababa de fallecer a los 89 años. Felizmente disfrutó de una recuperación de su obra. Cuelgo aquí el artículo que le dediqué: conversé con él en su casa la víspera de la inauguración en el palacio de Montemuzo]

 

ADIÓS A UN PIONERO DEL INTERIORISMO

 

Antonio Ruiz Asensio (Zaragoza, 1922) está viviendo un auténtico sueño: el palacio de Montemuzo acoge desde esta tarde una exposición de sus trabajos de decoración integral que realizó desde los años 40-50 hasta que se retiró. "En esta exposición, que se la debo a la generosidad del pintor y escritor Eduardo Laborda y del Ayuntamiento de Zaragoza, solo recoge una parte mínima de mi trabajo: he trabajado mucho en esta vida, primero como mecánico y luego como dibujante". La trayectoria de Ruiz Asensio está ligada a su gran amigo y socio Julio Martínez Palacín: juntos coincidieron en varias empresas; durante quince años como dibujantes de muebles y de interiorismo para Loscertales y, a partir de los años 60, en Maruvik, proyecto al que se sumaron otros dos socios: Victoriano Poblador Lozano y Carlos Martínez.

La exposición ’Zaragoza años sesenta’, sin embargo, solo recoge obras suyas, las que su esposa Carmen Garrido guardó como oro en paño en un armario de su casa. Ruiz Asensio se define como "dibujante e inventor" porque el dibujo ha sido la razón de su vida y la invención una constante: con Julio Martínez, inventó en 1957 y 1958 dos coches a partir de una vespa y de una lambretta. Su hija Celia conserva, enmarcado, el reportaje que les hizo en HERALDO el periodista Marcial Buj.

La cartulina negra

"En Zaragoza había muchos decoradores, y yo sentí que no podía ser menos. El dibujo era mi mundo. Me había gustado desde pequeño. Tras trabajar en Talleres Garín y Talleres Alonso, vi que había plazas en Loscertales y entré en la fábrica de muebles. Allí, con Julio, hicimos proyectos muy interesantes, entre ellos, la decoración integral de la Cafetería Las Vegas, en Independencia. Yo diseñé los mostradores de la cafetería y de la marisquería".

Antonio Ruiz Asensio se siente orgulloso de una intuición que iba a marcar su carrera: la utilización de la cartulina negra. "En eso fuimos pioneros. Había muy buenos dibujantes sobre papel blanco, pero se nos ocurrió usar el papel negro y eso asombró. Fue determinante en nuestro éxito y en nuestra independencia posterior -señala-. Julio trabajaba los espacios interiores y yo las fachadas y los diseños de muebles. El secreto de una fachada es la elección de una buena perspectiva y un buen contraste de luz".

Con todo este bagaje, el equipo de Maruvik realizó el ’zócalo urbano’ (como dice la historiadora del arte María Luisa Grau) de establecimientos como el Banco Agrícola de Aragón, la tienda Escolá, Sastrería Gazo, Bombonera Loto, Tintorería Los Alemanes o un proyecto tan fascinante, en su límpido acabado, como el Restaurante el Parador de Ágreda (Soria), por citar obras cuyos dibujos se exponen en la muestra.

Una de las características de las acuarelas y los gouaches sobre cartulina negra es la minuciosidad de detalles, la sutileza del trazo y de la tipografía, la elegancia, el sentido de modernidad, cierta atmósfera norteamericana y una leve inspiración racionalista e incluso art decó. Maruvik "determinaba desde la organización espacial, hasta la colocación de los puntos de luz, el diseño de las escayolas decorativas, el color de las pinturas, el cortinaje y tapicería, los elementos decorativos y la distribución del mobiliario, diseñado por ellos mismos", señala María Luisa Grau en el catálogo.

"A mí me encanta Velázquez y el Goya retratista, pero nosotros fuimos autodidactas. Julio y yo hablábamos mucho: éramos socios, buenos amigos y nos compenetrábamos", dice Antonio, con un leve hilo de voz. Eduardo Laborda -que ha recuperado su obra, como antes recuperó la de Luis Germán, Manuel Bayo Marín o Pedro García Aznar- afirma: "El trabajo de Antonio Ruiz Asensio por su carácter anónimo o marginal tiene las características del arte de vanguardia. Había pasado inadvertido y ahora está de moda el diseño de los 60-70 de nuevo por su carácter ultramoderno, en muchos aspectos. Antonio Ruiz Asensio es un pionero de la decoración moderna, y esta muestra es una prueba de ello".

01/03/2011 11:27 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

MATURÉN: UN PINTOR PARA SIEMPRE

MATURÉN: UN PINTOR PARA SIEMPRE

 

Ángel Esteban Maturén (Zaragoza, 1949- Tarazona, 2005) fue un artista irreductible. Conoció el panorama de las antigüedades y del arte en su propia casa, por influjo de su padre, y luego dio todos los pasos precisos para aplicar un talento innato, un don: dibujaba muy bien, tenía imaginación, capacidad de encerrar en trazos y colores su percepción del mundo. Esos pasos lo llevarían, tras haber debutado con Bilbao con la energía de un niño prodigio, al Estudio Goya, a la Escuela de Artes, a la Escuela Superior de San Fernando y a la realización de trabajos de restauración.

Si se repasa su biografía, se observa de inmediato cuántas cosas ha hecho Maturén, cuántas huellas ha dejado, en cuántas empresas ha participado: ha sido siempre un hombre en el arte, un artista del hambre (al modo kafkiano) y de la pintura. Ángel Maturén era esencialmente un pintor: poseía un código genético de artista, de artesano del óleo y del acrílico, de soñador incansable ante el lienzo. Para él pintar era un modo de revelarse: de abrir su corazón, de soltar amarres y sombras, de vaciarse en sensibilidad y belleza. Para él pintar era una forma de rebelarse. Estaba en el mundo y contra el mundo, estaba contra los tópicos y contra la dictadura, contra los lugares comunes, y poseía una rara entereza, espíritu de aventura, capacidad de asombro y de conmoción. Y eso, la pasión por la pintura como forma de vida, lo llevaba a París y a Londres, a Madrid (intentó hacer carrera desde muy joven en la capital y allí contó con la ayuda de Millares y fortaleció la amistad con Manolo Quejido), a Logroño, a Sierra de Luna, a Zaragoza (que ha sido el lugar donde se forjó su leyenda de hombre noctámbulo, de trasnochador con una copa en la mano y toda la tertulia por delante. Colaboró en ‘El lobby contra el cordero’, la fragmentaria película del rarísimo Maenza), a Lanzarote, que se reducía para él a dos sustantivos definitivos: monte y mar. Finalmente recaló en Tarazona, esa localidad que mira el Moncayo y que había frecuentado de niño.

Ángel Maturén se retiró a la ciudad del Queiles, montó su morada en los aledaños de San Atilano, o en San Atilano mismo, y allí creó su Fundación. Vivió como lo que era: un galanteador de emociones, un diletante, un pintor que al fin había encontrado el último refugio. Allí, en su taller, en su casa, paseando arriba y abajo, Maturén era como un eremita o un falso misántropo: pintaba a cualquier hora, amontaba series, desarrollaba ejercicios, intentaba darle coherencia a sus cuadros, soñaba con divulgar la obra de los demás. Algunos han dicho que Ángel Maturén tenía algo de “bestia pictórica”: es cierto. Disfrutaba ante el lienzo, atesoraba sagacidad y osadía, conciencia del oficio, artesanía de la luz y de la indagación. Cuando se situaba ante el bastidor se transformaba por completo. Era otro y él mismo. Era el extranjero y el augur que había bajado de las montañas de nieve. Qué energía, qué voracidad, qué desinhibición, qué modo de ir quemando etapas, de encontrar temas, de entregarse a sus símbolos, a sus alegorías, a la textura pastosa del lienzo. Hay muchas referencias en Ángel Maturén: fue pintor informalista en cierto modo, mezcló abstracción y figuración, se sumó a la transvanguardia, en la línea de Enzo Cucchi quizá, y dicen que quiso conocer a un joven artista como Miquel Barceló, con quien parece tener puntos de conexión. Luego, en su estancia en Lanzarote, conectaría con César Manrique o con José Saramago, dos de los grandes creadores de la isla.

Hace muy poco tiempo, en el Palacio de Sástago pudo contemplarse la mejor retrospectiva del artista, ‘Pintura como materia de vida’, una muestra comisariada por Pablo Pérez Azpeitia y Víctor Maturén que no dejaba duda alguna a propósito de la calidad del artista. Maturén ha sido un estupendo pintor: trabajador, consciente y torrencial. Una criatura que anhelaba ser un creador en libertad. Pintor en el sentido más amplio del término. Pintor pintor por encima de todo.

Esta exposición de Carlos Gil de la Parra ahonda, desde los formatos medios, en su diáfana lección de la creatividad: aquí se compendia, temáticamente, su trayectoria. Una buena parte de los cuadros están pintados en Lanzarote y acabados, por lo regular, en la falda del Moncayo. Y pueden verse como una nueva síntesis de los distintos asuntos y tramas en los que trabajó. Una y otra vez, en los 90 o en el último lustro de su existencia reaparecían las obsesiones de los 70 o de los 80.

Aquí están sus naturalezas muertas, impregnadas de sutileza y de una cierta inclinación hacia el azul y el ocre; y las series de velas y candelabros, donde convive la claridad lechosa de oro y el barniz humoso. Y esos cuadros matéricos detrás de los cuales se adivina el mar con sus peces y sus estrépitos, con sus caracolas o con esas flores marinas que parecen nenúfares o fósiles. Aquí están esas obras que tienen algo de volcánicas y que parecen aludir al desierto. Y están sus experimentos con los plomos, o con el plomo, que le otorgaron una nueva dimensión a su faceta de investigador permanente, aunque pusiera a prueba su vida; a muchas de esas tentativas las tituló sencillamente, o desesperadamente, ‘Osadía’. Y están, sobre todo, varios cuadros de una de las series que más le gustaban: los gatos y las sillas. Gatos que parecen más de Matisse, luminosos y alegres, que del umbrío poeta Baudelaire que amaba los gatos y las mujeres en penumbra. También en eso Maturén se parecía al poeta sobre el alambre que fue el autor de ‘Las flores del mal’. Maturén amaba la vida y algunos de sus excesos, amaba el amor, a las mujeres y a los misteriosos felinos de compañía.

No voy a decir aquí que Ángel Esteban Maturén fuese un incomprendido. Quizá podría afirmar que fue un solitario rodeado de amigos. Autores como Curro Fatás, Manuel Pérez-Lizano (su biógrafo), Ángel y Pedro Pablo Azpeitia, Miguel Torrubia o Ricardo García-Prats, por citar algunos nombres, han intentado darle la dimensión adecuada. No voy a decir que fuera un artista menor: todo lo contrario. Ángel Maturén ha sido un artista mayor, de un individualismo feroz, irónico y sarcástico en ocasiones, proclive a la repetición o a la seriación, que creía que la pintura era el vehículo fundamental para situarse en el mundo. Su primer vínculo: el territorio de la afirmación y del conocimiento. La pintura era su instrumento, su bisturí, para conocerse y para darse a los demás. Y la medida de las cosas para atrapar lo que tanto amaba: la tierra y sus seres, el mar y su misterio insondable, el corazón y sus dolencias. La naturaleza y el océano: esos lugares donde vive, fértil, su mejor recuerdo entreverado con la pintura.

 

Maturén. Un pintor para siempre. Galería Carlos Gil de la Parra. Paseo de la Constitución 28. Inauguración: mañana jueves, a las 20 horas. Permanecerá hasta el 2 de abril. [Este texto mío forma parte del catálogo que se ha editado con motivo de la muestra.]

COSTA EN LA RESIDENCIA DE ESTUDIANTES

La Residencia de Estudiantes de Madrid acoge

el Congreso Nacional “Joaquín Costa y la Modernización de España”

 

-Durante tres días la Residencia de Estudiantes de Madrid celebrará este congreso enmarcado en los actos de homenaje a Joaquín Costa en el centenario de su muerte.

 -Marcelino Iglesias inaugurará esta iniciativa en un acto en el Senado el próximo lunes 7 de marzo.

-Los periodistas que acudan a esta convocatoria deben acreditarse en la dirección prensa@senado.es

 

Durante tres días, del 8 al 10 de marzo, la Residencia de Estudiantes de Madrid acogerá el Congreso Nacional ’Joaquín Costa y la Modernización de España’, organizado por el Gobierno de Aragón y la Sociedad Estatal de Acción Cultural.

El ilustre aragonés y sus múltiples facetas serán estudiadas y debatidas por grandes personalidades de diferentes áreas del pensamiento actual. Un acto que se programa entre los numerosos actos que homenajean a la figura de Joaquín Costa (1846-1911) en el centenario del su fallecimiento. 

El objetivo de este Congreso Nacional es situar a Joaquín Costa en el lugar que se merece en la historia contemporánea española, resaltando su relevancia y significación en el pensamiento español. Del mismo modo, pretende analizar las aportaciones de Costa a diferentes campos de las ciencias sociales y de la política en España, así como abrir un debate amplio sobre su figura y su obra, buscando su proyección pública. Un debate que también será el de los problemas de la modernización económica, social y política de España.

No se trata de un congreso hagiográfico de la figura de Costa, sino de abordar los temas que le ocuparon a lo largo de su vida, mostrando la evolución de estas cuestiones a lo largo del siglo XX, su importancia histórica y la actualidad de estas cuestiones, vinculándolas a problemas que interesen al ciudadano, con enunciados que captan sensibilidades diversas.

Desde esa perspectiva, el congreso se articula en torno a seis sesiones. Organizadas, cada una de ellas, en torno a tres ponencias invitadas y una mesa redonda. La que está compuesta por los tres ponentes de la sesión y moderada por un coordinador. Este último, además de plantear las cuestiones del debate en la mesa redonda, presentará la sesión y sus objetivos.

Programa de actos

El día 8 la  primera sesión se articulará bajo el título ‘La crítica de los procesos de oligarquización como clave sociohistórica de la obra de Joaquín  Costa’ y el coordinador de la sesión será Alberto Gil Novales. Ya por la tarde el tema a tratar será ‘Desarrollo, crecimiento y modernización en la España contemporánea: bases y límites del proyecto y programa de desarrollo económico nacional de J. Costa’, moderada por Eloy Fernández Clemente.

El segundo día, 9 de marzo, la jornada se iniciará bajo la coordinación de María Sierra Alonso y girará en torno al tema: ‘Proceso sociohistórico e instituciones políticas en la crisis del liberalismo español: el transparlamentarismo de Costa entre el decisionismo dictatorial y el parlamentarismo predemocrático’. A las 16.00 horas comenzará la cuarta de las sesiones: ‘Regeneracionismo y reformismo ante los problemas y conflictos de la España contemporánea: la teoría y proyecto de reforma social de Costa en su contexto ideológico’,  moderada por José Luis García Delgado.

La jornada del 10 de marzo tratará ‘El lugar de la obra de Joaquín Costa en la encrucijada fundacional de las ciencias sociales españolas’y contará como moderador con Manuel Pérez Ledesma. La última conferencia versará sobre  ‘La cuestión nacional en el marco ibérico peninsular: el proyecto de refundación nacional de Costa en el contexto de los regeneracionismos nacionalistas’ y José Álvarez Junco será el encargado de cerrar la última mesa redonda.

 

*Esta información pertenece al gabinete de prensa del Gobierno de Aragón.

[José Luis Cano acaba de publicar un libro estupendo y humorístico sobre Costa; abajo el monumento a Costa que hizo Ramón Acín, y aquí vemos una estupenda caricatura de Pablo Calahorra.]

03/03/2011 09:33 Antón Castro Enlace permanente. Temas aragoneses No hay comentarios. Comentar.

SANDRA ANDRÉS BELENGUER PRESENTA EN LA FNAC 'LA HIJA DE LOS SUEÑOS'

20110303103341-alvarez-bravo.-portrait-of-the-eternal.jpg

 

Esta tarde, a las 19.30, en la FNAC presento el libro ‘La hija de los sueños’ de Sandra Andrés Belenguer (Zaragoza, 1980), un libro de género fantástico y de terror que habla de un orfanato hacia 1810 y del joven Sebastien (que lee e interpreta los sueños ajenos), de un escritor desdichado cuya obra ha sido plagiada y robada por otro misterioso escritor, y de una pareja de jóvenes, Adrien e Iris, que conviven con la premonición y la pesadilla. Esta foto de Manuel Álvarez Bravo [se titula 'Portrait of the Eternal'] no es exactamente Iris, pero ese clima de sombra y misterio podría ajustarla a la atmósfera de miedo y enigma. El libro lo ha publicado el sello Viceversa, y Sandra Andrés es la autora de otra novela inquietante: ‘El violín negro’, que sucedía en París. El libro se encabeza con una cita de Víctor Hugo y otra de Edgar Allan Poe.

Este sugerente caserón, que podría evocar un orfananto, pertenece al fotórafo M. Lorenzo. En un sitio así arranca la novela de Sandra Andrés Belenguer.

03/03/2011 10:33 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

ROGER GUAUS, DESDE HOY, EN ZPHOTO

El colectivo Zphoto inaugura esta tarde, a las 20 horas, la exposición ARRELAT de ROGER GUAUS que tendrá lugar el jueves 3 de marzo a las 20h. en su espacio Zphoto. Aquí cuelgo algunas de las fotos del fotógrafo catalán.

03/03/2011 17:22 Antón Castro Enlace permanente. Fotógrafos No hay comentarios. Comentar.

DOS POEMAS DE JUAN MANUEL MACÍAS

Hace unos días, recibí dedicado el nuevo poemario de Juan Manuel Macías, ‘Tránsito’ (DVD), un libro muy elaborado, intenso y hermoso, un territorio libre y sugerente donde la lírica se derrama a su antojo, con libertad, ritmo y hondura de pensamiento. Nacido en Cartagena, en 1970, Juan Manuel Macías es filólogo, helenista, traductor y tipógrafo. Ha publicado la traducción y edición de las poesías de Safo (DVD Ediciones, 2007) y los poemarios ‘Azul de enero’ (2003) y ‘Tránsito’ (DVD Ediciones, 2011). He leído que es fumador en pipa, o que al menos lo era, y que adora los gatos. Ante sus ojos, esos felinos misteriosos son como  poemas que caminan. Le pido un par de poemas y me envía estos dos de ‘Tránsito’. El mundo poético de Juan Manuel Macías puede verse en su blog:

http://diosas-nubes.blogspot.com/

 

DOS POEMAS DE JUAN MANUEL MACÍAS

 

 

Retrato de Maurice Ravel mientras componía.

 

PAVANA

(Ravel)

 

Todo se queda atrás y acaba

con un tacto en la boca de oro impuro, amargo

sabor a distancia y abandono.

 

Y se derrama el final de la luz, sus fatigadas heces,

lo inútil, el miedo, la espera,

esa última miel que el sueño finge sobre la mano fría de pronto

cuando ya no puede, no sabe, no quiere sostener la danza,

trabada en otra mano

para engañar al aire,

y todo ya es silencio.

 

Y todo es frío

cuando las rodillas se abren en remordimientos

y se cierran los dedos que la noche va trenzando

sobre el turbio espesor del corazón,

que sólo busca sus confines para caer a solas.

 

La noche va poblando la nuca de ceniza y ansia,

y todo es vértigo

cuando la pavana, por un instante, duda.

 

Cuando la pavana duda de todo y de sí misma

y ya no encuentra el paso que la salve y que nos salve;

cuando los ojos se buscan en la mutua incertidumbre

y los pies ya no saben cómo recuperar la tierra

y los labios se acometen con oscuridad y rabia y todo

se queda atrás, irremediablemente, en un fondo de rosas que se apagan

sobre la piel legendaria de una infanta.

 

Pero es un instante.

Tan solo un parpadeo, y la pavana vuelve

primero a tientas, aprendiendo el vacío,

hasta encontrar, segura ya, su nuevo paso.

Y vuelve más nítida o más simple, desprendida

del ornamento que los días han ido acumulando,

del lastre innecesario de los cuerpos.

 

La gentil pavana,

adelgazada ya en su solo armazón de tiempo,

se despoja y nos despoja y sigue

sin nosotros.

 

Uno de los obras de Katarzyna Rzeszowska: acaso una sirena.

 

SIRENA

 

 

Sigue tu voz labrando piel y tarde,

erizada de lluvia, laboriosa,

tejiendo el rojo tango de la cólera,

bebiéndose la vida en mis cristales,

arrojando a mis ojos viejos mapas

donde agonizan todos los veranos,

todo el amor, gritando por sus calles.

 

Tu voz oscura, madrigal de sueño,

¿con qué cuerda sutil o enajenado órgano

arrastra el mundo, barre, vientos, almas

y los ata a tu vientre desbordado?

Oscura cera hirviendo en el invierno,

sigue tu voz inventando mi nombre,

sigue llamándome desde tus brumas,

de tu llano horizonte impredecible.

Tu voz es lejanía, sal y tiempo.

 

Y tu canción tan simple, tan perfecta

como una uña nítida arañando la tarde,

como una niña de hielo licuada en el invierno,

como un sombrío escorzo por mi espalda

escribiendo postales sin firmar,

fatigadas de años,

enmohecidas de azar,

amarillas de puro pensamiento.

 

Y tu canción exige, quiere fondo,

y desfondarme el corazón, volverme

mi propio vértigo, mi fiel naufragio,

y ahogar tan dulcemente

los hombres que no he sido,

los perdidos ausentes convocados

con las últimas naves de la tarde.

 

Sigue y sigue tu voz, conmigo a solas,

dando vueltas al frío de la fuga,

tan razonablemente

parecida al silencio, tan igual

a la tenaz razón del oleaje,

a la ley que establece sus fronteras,

a un extraño país anochecido.

 

Otra foto de Katarzyna Rzeszowska.

NÓRDICA CUMPLE CINCO AÑOS

20110304093103-wakefield.jpg

[Conocí hace algunos años, no demasiados, a Diego Moreno, el editor de Nórdica. Nos hemos visto muchas veces, por aquí y por allá: en Madrid, en Barcelona, en El Escorial, en Zaragoza. Siempre le he tenido mucho afecto y respeto. Es un editor apasionado, que conoce muy bien los mundos de internet y que posee una gran sensibilidad hacia la literatura, el arte y el diseño gráfico. Nórdica cumple cinco años, y acabo de recibir una carta con algunas novedades muy interesantes. La cuelgo aquí, sin advertencia previa al editor, porque creo que en ella está Diego de una manera muy personal y sincera.]

 

Retrato de Nathaniel Hawthorne.

 

Querido Antón :


¿Qué tal estás? Te escribo porque este mes cumplimos cinco años y quería presentarte los tres libros que me he "regalado" para este cumpleaños. Son, sin duda, tres joyas en las que hemos puesto todo nuestro empeño y que creo van a tener muy buena acogida.

La semana que viene te llegará ‘Wakefield’, de Nathaniel Hawthorne, ilustrado por Ana Juan (Premio Nacional de Ilustración 2010). Ana ha realizado uno de los trabajos más espectaculares que he visto en los últimos años. El cuento de Hawthorne es, para mí, el mejor de la literatura norteamericana del XIX, junto con ‘Bartleby, el escribiente’. No por casualidad es el relato favorito de Juan José Millás, Rosa Montero, etc.


En un par de semanas saldrá la maravillosa novela ‘Doctor Arrowsmith’, de Sinclair Lewis. Este libro recibió el Pulitzer en 196 y su autor el Nobel pocos años después. Está considerada como una de las mejores novelas del siglo XX y de verdad que es impresionante. Quienes disfrutan con series como ‘House’ tienen que conocer este libro. Es divertido, modernísimo y tiene algunas de las mejores páginas que he leído en mi vida.

Por último, en abril voy a hacer realidad uno de mis sueños. Vamos publicar una edición de ‘Caperucita Roja’ con las tres versiones más importantes del cuento, e irá ilustrada por todos (o casi todos) los ilustradores que han trabajado con nosotros en estos cinco años. Coincidirá con el estreno de la película.

 

Un abrazo. Diego Moreno.

04/03/2011 09:31 Antón Castro Enlace permanente. Editoriales No hay comentarios. Comentar.

EL LIBRERO PACO PONS EVOCA AL LIBRERO Y EDITOR MARCIAL PONS

20110304112155-marcial-pons-editor.jpg

[Hace unos años, gracias a la colaboración de Eloy Fernández Clemente, entrevisté a Marcial Pons, librero y editor. Acaba de fallecer y ayer, en ‘El País’, el librero Paco Pons, todo un librero apasionado e ilustrado (uno más, de los de antaño, de los de siempre, de los del futuro), firmaba este artículo. Lo copio aquí porque es un testimonio de primera mano, escrito con brillantez, conocimiento y cariño.

 

PACO PONS EVOCA AL LIBRERO Y EDITOR MARCIAL PONS

 

Marcial Pons, el librero que

apostó por las librerías especializadas

 

Paco Pons. El País. 

En las memorias de un veterano periodista se podía leer que la tarea más compleja en una Redacción no era la de analista de la economía, sino la de redactor de los obituarios. Han de ser escritos en ese difícil equilibrio entre el sentimiento y la objetividad y eso es una ardua tarea. En ese espíritu, redacto estas líneas en homenaje a uno de los libreros y editor de mayor prestigio europeo en la segunda mitad del siglo XX. No pretendo escribir un obituario al uso, porque quiero a mi tío Marcial, fallecido el martes en Madrid, como a un padre, ya que en eso se convirtió cuando murió el mío en 1969.

Marcial Pons Abejer, nacido en Calatayud en 1915, no ha sido solo un hombre bueno. Ha sido sobre toda consideración personal un librero innovador. Oficio, que ha basado siempre en su extraordinario amor al libro, amor quizás heredado de su hermano mayor, el librero zaragozano Paco Pons. Añádase su extraordinario afán por aprender, que le movía a leer todo lo que caía en sus manos, llevándole a poseer una cultura enciclopédica. Tuvo muy claro, ya en los sesenta, que la especialización era el futuro de la librería.

Marcial Pons fue el alma de la primera Escuela de Libreros que ha existido en España, al darse cuenta de que los libreros estábamos abocados a ser autodidactas por necesidad. Algunos privilegiados teníamos a nuestros padres como maestros, pero eso no era suficiente. Este oficio requiere mucho más que una vocación.

Marcial argumentó tanto y tantas veces con el entonces ministro de Información y Turismo que consiguió que se habilitase un espacio en la Escuela de Documentalistas (en el edificio de la Biblioteca Nacional) para acoger a la Escuela de Libreros. El maestro librero León Sánchez Cuesta le apoyó con entusiasmo e incluso aceptó ser su director. Otros libreros -Jerónimo Díaz de Santos y Pedro Hernández- le apoyaron en sus gestiones.

Fue hace 64 años, si no me equivoco, cuando Marcial Pons fundó su empresa en un pisito cerca de la madrileña plaza del Callao. Había dejado la Zaragoza de su infancia, pues no quería ser competidor de su hermano mayor, que también tenía intención de abrir su propia librería. Después se trasladaría a un local próximo, cerca de la calle del Postigo de San Martín. Recibió en todo momento el gran apoyo de su mujer, Chiri, quien nunca dudó del futuro profesional de su librería. Ella era también librera.

Años después pasaron a la calle de Bárbara de Braganza, cuyo local estaba siempre rebosante, pero nunca rebasado, de libros que esperaban a sus clientes. Buen número de esos clientes pasaron a formar parte de la nómina de amigos. En esa librería sabían de libros y sabían ofrecerlos con unas gotas de factor humano que la convertían en lugar de encuentro de juristas. Alguna vez se discutió una decisión jurídica o se decidió una plaza de cátedras en este local. Le seguirían en Madrid la librería de Humanidades, la de Economía y la editorial, y otra librería en Barcelona.

Sin caer en una visión paternalista de las relaciones laborales, Marcial ha sido un jefe que escuchaba y que atendía, a menudo de forma discreta y siempre respetuosa a sus colaboradores. Muchas horas diarias ha dedicado a su trabajo sin recibir quejas de su familia.Trabajó muchísimo, pero no le faltó tiempo para estar con sus hijos y luego con sus nietos, su tesoro. Y no digamos ya a sus bisnietos, que le han tenido comidita el alma.... Algunos de ellos han sabido tomar el relevo generacional. Ahí están los frutos de tal enseñanza. Dedicó muchas horas a los libreros, como miembro de la junta del gremio durante años. Sus colegas encontraron en él a un maestro, que no presumía de sus conocimientos y a un amigo que compartía la información sin escatimar detalles a quienes eran también sus competidores.

Muchas gracias al maestro librero Pons. Es un honor llevar ese apellido y pretender ser discípulo suyo. Hace unas semanas, en una de nuestras frecuentes charlas telefónicas, pude comprobar una vez más que su cabeza seguía en plena agilidad mental, a pesar de que había algunos achaques que le estaban molestando bastante. A sus 94 años era lo natural. Entonces me dio una lección al hacer un análisis impecable de cómo sería la coexistencia de los libros impresos con los digitales. Espero poder comprobar cómo se cumplen sus pronósticos.

Paco Pons es librero zaragozano.

El País, jueves 3 de marzo de 2011.

 

04/03/2011 11:21 Antón Castro Enlace permanente. Editoriales No hay comentarios. Comentar.

LARTIGUE EN CAIXAFORUM DE MADRID

 

Jacques Henri Lartigue llega hoy a Madrid, al Caixa Forum, con sus maravillosas y aladas fotos que proclaman la felicidad, la alegría de vivir, la sutileza. La muestra, que ya estuvo en Barcelona, se titula ‘Un mundo flotante’, consta de unas 200 fotos y es un canto constante al movimiento, a la pasión por vivir, a la pasión por la belleza, a la suavidad, casi a lo inefable que convive con las pequeñas cosas de cada día.

04/03/2011 17:43 Antón Castro Enlace permanente. Fotógrafos No hay comentarios. Comentar.

BORRADORES, HOY, A LAS DOCE

20110305092402-jose-antonio-labordeta-estacion-canfranc.-carles-ribas.jpg

‘Borradores’, hoy, a las doce de la mañana

La fotógrafa Vicky Méndiz y el cineasta Víctor Forniés acuden al programa Borradores para hablar de una emocionante publicación: ‘Silencio enterrado’ (DGA: Amarga Memoria), la investigación en torno a unos 80 asesinados en la Guerra Civil en 19 pueblos de la comarca de Borja y el Moncayo cuyos restos estaban en la fosa común del cementerio de Magallón. Méndiz y Forniés, entre otros, han hablado con familiares de las víctimas y reconstruyen sus biografías. Además, Forniés, autor de ‘La voz del viento’, explica cómo se hizo ese documental sobre el cierzo, del que se proyecta un fragmento. El otro invitado al plató es el escritor, guionista de cine y químico Jesús Gil Vilda, nacido en Zaragoza y residente en Barcelona, que acaba de publicar su primer libro: ‘Crisis de gran mal’ (El Aleph), donde cuenta la historia de un hombre que debe cerrar una empresa, trasladarse a Nueva York para empezar de nuevo y a la vez arreglar sus problemas personales y aliviar la enfermedad que le azota: la epilepsia.

Esta también es la noche de José Antonio Labordeta: el cantautor y su tema ‘El canto a la libertad’ son objeto de un gran homenaje en el Paraninfo, 94 artistas aragoneses han pintado diversas letras de la canción como forma de apoyo para que se convierta en el himno de Aragón. Y Labordeta también fue un premiado, con carácter póstumo, de la noche de los Premios de la Música Aragonesa: distintos protagonistas –Antílope de Volador, Chelis, David Chapin o Servio Vinadé, de Tachenko, entre otros, o la presentadora Virginia Martínez- hablan de los galardones. Además Borradores ofrece un reportaje Aurora Egido y José Enrique Laplana, que son los coordinadores del libro ‘La luz de la razón. Literatura y cultura del Siglo XVIII. En la memoria de Ernest Lluch’, que ha publicado la Institución Fernando el Católico, un volumen que analiza las claves de la Ilustración española y aragonesa, y que ofrece, entre otros textos y estudios, la recuperación de poemas de Luzán o de la biografía de Josefa Amar y Borbón. Borradores se completa con un reportaje sobre la exposición itinerante ‘Entre los sueños y los recuerdos’ de la pintora Ana Maorad, que se trasladará del Patio de Infanta, en Ibercaja, a Logroño.

La actuación musical corre a cargo del grupo Inaceptable, una formación jovencísima de rock clásico, fundada en el verano de 2009, que toca dos temas: ‘De vuelta a la ciudad’ y ‘Mi chica favorita’.

 *Este programa se pasó el martes a medianoche con un 5.9 de audiencia. En la foto de Carles Ribas, José Antonio Labordeta en la estación de Canfranc en 2005.

05/03/2011 09:24 Antón Castro Enlace permanente. Temas aragoneses No hay comentarios. Comentar.

PROGRAMA DEL XII CONGRESO DE PERIODISMO DIGITAL DE HUESCA

Viñeta de Antonio Fraguas, Forges, un personaje fundamental en el Congreso de Periodismo Digital.

 

XII CONGRESO DE PERIODISMO DIGITAL

Huesca, 10 y 11 de marzo de 2011

Programa

 

Día 10

10,00 INAUGURACIÓN

Con la intervención de Marcelino Iglesias, presidente del Gobierno de Aragón

Conferencia a cargo de Javier Moreno, director de El País. Presentado por Mikel Iturbe, director de Heraldo de Aragón. Entrega del Premio “José Manuel Porquet” a Mónica G. Prieto.

 

11:00. EL PAPEL DE LAS REDES SOCIALES EN LA COBERTURA PERIODÍSTICA

Moderadora: Mara Torres (TVE)

Intervendrán: Rosalía Lloret (Unidad Editorial), Francisco Sierra (Antena 3), Guillermo Culell (Grupo El Mercurio, Chile) y Jean-François Fogel (periodista y consultor de medios digitales).

 

12:30. TERTULIA. MÓNICA G. PRIETO, GANADORA DEL PREMIO PORQUET 2010, CONVERSARÁ CON RAMÓN LOBO, GANADOR DEL PREMIO PORQUET 2009

 

13:00. POLÍTICOS EN 140 CARACTERES

Moderadoras: Ana Cañil y Pilar Portero (periodistas)

Intervendrán:

Eva Almunia (Consejera de Presidencia del Gobierno de Aragón), Pedro Cerolo (Concejal del Ayuntamiento de Madrid), Jordi Sevilla (Ministro de Administraciones Públicas de 2004 a 2007), Cristina Cifuentes (Vicepresidenta de la Asamblea de Madrid) y Santiago Cervera (diputado del Congreso).

 

14:30 ALMUERZO

 

16:00. ¿ESTAMOS EXPLICANDO LA CRISIS?

Moderador: Fernando González Urbaneja (Presidente APM)

Intervendrán: Manel Pérez (La Vanguardia) y Miguel Jiménez (El País).

 

José Martín Gómez y Josep Ramoneda, en una foto de Consuelo Bautista de 'El País'.

 

16:45. “ENTREVISTAS A CUATRO MANOS”,  CONVERSACIÓN DE JOSEP RAMONEDA CON JOSÉ MARTÍ GÓMEZ”. Moderador: Antón Castro (Heraldo de Aragón y Aragón TV).

 

17,30 TECNOLOGÍA, TRASPARENCIA Y PERIODISMO. DEL SHOCK DEL 11-M AL HORIZONTE DE WIKLEAKS

Intervendrán: Víctor Sampedro (Universidad Rey Juan Carlos) y Gumersindo Lafuente (El País).

 

18:15 PAUSA CAFÉ

 

18:45. EMPRENDIMIENTOS PERIODÍSTICOS EN INTERNET

Moderador: Jaime Armengol (El Periódico de Aragón)

Intervendrán: Carlos Serrano (FNPI), Carles Capdevila (Diario Ara), Félix Bornstein (CuartoPoder.es), Alfonso Armada (FronteraD.com) y Javier Moltó (Km77.com)  

 

20:00. Final de la jornada

 

  

DÍA 11

 

09:30. ¿SALVARÁ EL IPAD A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN?

Moderador: Albert Cuesta(CanalPDA.com)

Intervendrán: Antoni María Piqué i Fernàndez (Consultor), José Corbalán (Muy Interesante) y Juan Castromil (iMag).

 

10:30. PAUSA-CAFÉ

 

Alfonso Armada. Viajero, cronista, corresponsal de guerra...

11:00. REPORTAJES DE LIBRO

Moderador: Jorge Alcalde (Revista Quo). Intervendrán: Ignacio Escolar (periodista), Alfonso Armada (FronteraD.com), Miguel Aguilar (Editorial Debate) y Diego Salazar (Etiqueta Negra).

 

12:00. LA FALTA DE CONFIANZA EN EL PERIODISMO TRADICIONAL: CUANDO LAS FUENTES NOS ABANDONAN

Moderador: José Cervera (periodista)

Intervendrán: Javier de la Cueva (abogado), Jesús Rivases (Tiempo), Juan Tomás García (informático), Pilar Velasco (Cadena SER) y Virginia P. Alonso (20Minutos.es)

 

13:30. CLAUSURA

Entrega Premio Blasillo de Huesca a cargo de Antonio Fraguas, Forges y Luis Felipe, alcalde de Huesca, a David de Jorge (Daviddejorge.com).

05/03/2011 11:41 Antón Castro Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

EN EL CENTENARIO DE CUNQUEIRO

EL EMBRUJO DE ÁLVARO CUNQUEIRO

 

Se habla tanto de Alvaro Cunqueiro (1911--1981) en Galicia que parece que desde que uno nace ya debe conocer su existencia o saber que se trata de un escritor importante. Fundamental para nosotros. Yo había oído hablar mucho de él, incluso hacia 1976 ó 1977 leí una entrevista en una revista que dirigía Víctor Freixanes y en la cual colaboraba un jovencísimo Manuel Rivas, Teima, donde le hacían una entrevista al autor de As crónicas do sochantre. Decía: "Si yo le hiciese caso a las puñeteras manías de este país, hace años que hubiera dejado de ser escritor". No entendí muy bien a qué se refería, pero sentí curiosidad por saber qué le reprochaban.

           Al día siguiente, me fui a la sección de Gallego de la Biblioteca de la Universidad Laboral donde estudiaba Electrónica, desgraciado de mí. Y curioseé en los ficheros con sus títulos en castellano y gallego: Las mocedades de Ulises, El año del cometa, Tesouros novos e vellos, Os outros feirantes y Merlín e familia, que además era de las más antiguas. La saqué e intenté leerla varias veces: siempre me perdía y volvía a empezar. Me gustaban los títulos de los capítulos, el episodio de la sirena, la complicidad del viejo Merlín y de doña Ginebra varados en una fraga de Lugo, en Miranda; me sentía revivir en la historia de amor del niño que cuenta y de la muchacha, Manoel y Helena, pero sólo intuía las cosas, no lograba descifrar muy bien nada de aquel mundo ucrónico que lo mismo fundía una historia rural de los años 50 con un pasado de leyenda salido de Las mil y una noches. Así era Cunqueiro: imprevisible, extravagante, fabulador y raro. Incluso en su forma de escribir: afirmaba negando, y redactaba un gallego que yo desconocía por completo, parecía medieval o lejano: un lenguaje inextricable matizado por rumores de lluvia y cánticos taciturnos y maliciosos de sirena sola en altamar.

            Por aquellos días andaba yo muy interesado en el teatro y en investigaciones parateatrales con Teatro Circo. Cada vez que iba por el local que estaba cerca de la playa del Orzán, encontraba al grupo ensayando bajo las órdenes de Manuel Lourenzo. Un genio. En los primeros tiempos preparaban A noite vai coma un río de Cunqueiro, con una espléndida y rubia Luisa Merelas, creo recordar. Y luego empezaron a montar O incerto señor don Hamlet del escritor de Mondoñedo. ¡Cómo disfrutaba en aquellos ensayos, qué emoción meiga de magia y añoranza cada vez que oía aquella poesía encantada, el secreto de los bosques hecho sílabas!

            Cada noche, volvía para Arteixo en el último autobús que había: el de las diez y media. Y un día me di cuenta de que en él viajaba también uno de los actores: Xan González Eirís, que iba hacia Carballo, donde vivía y trabajaba en un banco. Era y es un actor extraordinario. Jamás podré olvidar aquellos viajes: me enseñó literatura, música (él me invitó al primer concierto, y al segundo y al tercero y al cuarto, de la Sociedad Filarmónica) y un día le dije que no podía leer a Cunqueiro. Que lo había intentado con varios libros pero que me era imposible.

            --¿Conoces Merlín e familia?

            --Ese es el libro que más me ha hecho padecer.

            --No puede ser. A Cunqueiro hay que leerlo por el placer de leer. Es el escritor más feliz del mundo. Encarna el duende de la palabra.

            Volví a intentarlo y logré comprenderlo por fin, conseguí absorber su misterio, esa ardua y cristalina mezcla de vida cotidiana, tan semejante a la mía, adolescente de aldea, y de trasmundo. Luego ya me zambullí en él con desafuero y encontré el mundo clásico, el mundo medieval, personajes extraordinarios, una erudición excepcional y sospechosa cuando quería, de ingeniosos apócrifos, viajes y amores y picardía, y una prosa sabrosísima que me invitaba a soñar como un narcótico o como un filtro de enamorar.

 

 

*Recupero este artículo sobre uno de los escritores que más me han marcado. En gallego y en castellano. Su poesía, su narrativa, sus ensayos, su poesía, sus artículos de prensa, sus artículos de casi todo. Me he pasado los primeros años de mi vida buscando textos de Álvaro Cunqueiro: en Tusquets, en Galaxia, en Destino. La primera vez que publiqué en Destino me hizo muchísima ilusión –siempre me la ha hecho, en realidad: he publicado allí ‘El testamento de amor de Patricio Julve’ (aparecerá este año en Xordica en su cuarta edición), ‘Los seres imposibles’, ‘El álbum del solitario’ y ‘Golpes de mar’- porque había sido la editorial de Cunqueiro. Estos días se cumplen 20 años de su muerte y en el próximo mes de diciembre se cumple un siglo de su nacimiento. Irá apareciendo poco a poco en este blog. Como aparece ya en muchos otros, entre ellos el de Juan Manuel Macías.

MÁS ACERCA DE ÁLVARO CUNQUEIRO

Ese hombre de letras inagotable que es Elías Moro Cuéllar me recuerda que son varios los escritores amigos que recuerdan y han recordado a Álvaro Cunqueiro. En febrero de 2008, el escritor, editor, poeta y traductor Antonio Rivero Taravillo le dedicó este texto en su estupendo blog: Fuego con nieve.

http://fuegoconnieve.blogspot.com/2008/02/de-lvaro-cunqueiro.html

El texto, se dice, había aparecido en la sección ‘La mirada’ de ‘El correo de Andalucía’. Aquí traigo el artículo de Rivero Taravillo, tan delicado y lleno de sugerencias.

 

DE ÁLVARO CUNQUEIRO

 

Por Antonio RIVERO TARAVILLO

Uno, que cuando pergeña estas líneas aún está ebrio por la lectura de Cuando el viejo Simbad vuelva a las islas, tiene que hacer un verdadero esfuerzo (el de los escritores de segunda que se niegan a serlo de tercera) para no imitar el estilo prodigioso de Álvaro Cunqueiro.

De nuevo deslumbrado por su prosa, trata uno, digo, de no ir tras de sus pasos dando tumbos torpes de pavo raso que quiere ser pavo real. Y es que el autor de Mondoñedo ostenta un raro privilegio: el de poseer una de las voces más personales y reconocibles de nuestro siglo, el de haber entrado a saco en el lenguaje para, como un Robin Hood galaico, dárnoslo, liberal, a los pobres.

He llamado a Cunqueiro autor, y por tal lo tengo, más que por escritor o escribano. Fabulador, hacedor de historias, narrador, narrador sobre todo. Pero narrador de los que ya no quedan, a lo tradicional, con regusto por contar —y oír contar— una historia. “¿No tiene pena de la vida quien en la larga noche no sepa decirse un cuento?”, Cunqueiro dixit. Bien podría haber nacido en Irlanda, un país que tanto comparte con el suyo, donde aún la gente se congrega alrededor de un buen fuego y un narrador que cautiva a su audiencia hasta la madrugada.

Como la Scherezade famosa o el Simbad éste, viejo y locuaz, que nos encandila. El que Cunqueiro escribiera se debe a contingencias y a un accidente llamado Gutenberg, con su secuela de prensas y ediciones. Y a que de algo tenía que vivir. Si no, puede que hubiera sido simplemente un narrador oral, un cuentista para unos pocos afortunados. Lo que nos da idea de las muchas maravillas que sin duda nos hemos perdido de autores anónimos: novelas, cuentos, que han quedado en el aire, que al aire van y el aire se lleva en su oralidad efímera, sin duda inolvidable y ya olvidada, con palabras de Borges.

Mucho se habla de realismo mágico. A pocos cuadra tan bien como a Cunqueiro. Ahí están para demostrarlo sus artículos o esas joyas de una página que son sus retratos de personajes gallegos y en los que se dan la mano tipos populares, provincianos, ordinarios, con las hadas, los portentos y ese otro mundo para el que no siempre tenemos ojos.

Otra de las cualidades de Álvaro Cunqueiro es su inaudita capacidad de invención, ese sacarse del magín lo que nunca ha visto: la Bretaña que no había pisado nunca, tan pormenorizada en Las crónicas del sochantre, el oriente de Simbad, del que nos llega el aroma de las especias y la sal de las singladuras. El sexto sentido de los celtas es la imaginación, como la que derrocha el anónimo autor de Uilix mac Aleirtis, la versión en irlandés medieval de las aventuras de Ulises, en las que las descripciones de una Grecia ensoñada se ofrecen con todo lujo de detalles, por lo demás inverosímiles. A él le habría gustado leerla.

Me llama ahora la atención una curiosa coincidencia, la que une a Flann O’Brien con Cunqueiro. Nacidos ambos el mismo año (1911), muchos son los paralelismos —más en espiral que en línea recta— que se me ocurren. Gaélico irlandés y gallego (que dicho sea de paso tienen tanto parecido como el sueco o el francés entre sí) fueron sus lenguas maternas, en las que publicaron parte de su obra y que más o menos abandonarían en favor de las lenguas dominantes inglés y castellano. También está el uso que ambos hacen de la tradición, a la que malean a placer y hacen contemporánea; su conocer y mostrar —no sin ironía— las almas de sus respectivos pueblos, tan suyos; el humor; la colaboración en prensa como medio de vida; el hacer, toda sabor, que su lengua nos acaricie el paladar. Los dos son para releer, el máximo don que puede recibir un escritor.

Dejando a O’Brien y cogiendo de nuevo el hilo de Cunqueiro, también recuerdo ahora que se ha dicho de su poesía que anda cerca del surrealismo. Puede ser. Pero en el gallego, el surrealismo es su realismo, tan suyo. Realismo mágico, como dije, y celta y anterior al de ese otro Breton.

 

[Elías Moro también me dice que él ha dado cuenta de la obra de Álvaro Cunqueiro en su blog, convertido ya en libro, El juego de la taba, publicado por el sello Calambur.

http://eljuegodelataba.blogspot.com/2011/02/somoza-de-leiva.html...

Allí reproduce este texto.]

 

 

SOMOZA DE LEIVA

Por Álvaro CUNQUEIRO

Ayer entré en una taberna en cuyas paredes colgaban doce estampas, impresas en 1899 en Berlín, en las que se contaba la historia de don Hernán Cortés y los amores del capitán con la lengua Marina. Y me acordé de Somoza de Leiva.

Este Somoza de Leiva -Leiva está en un alto, entre castañares, en Tierra de Miranda- sirviera al rey en el regimiento de Otumba, y desde entonces, porque a cada soldado le habían dado un pliego con la historia de la unidad y lo había leído varias veces- y además era la única historia que había leído en su vida, aparte las coplas del crimen del correo de Andalucía- le había entrado un grande amor por el señor marqués del Valle de Oajaca y sus andanzas mejicanas, y sabía todo lo de la Noche Triste. En Lugo compró esas mismas doce estampas que yo estaba viendo ahora en la taberna, y las tenía colgadas en las escaleras y en el comedor de su casa. Siendo yo mocito, fui allá a la fiesta de San Bartolomé, y Somoza, que ya entonces estaba algo cojo por la mordedura de una nutria en el vado de Siguiero, me leía el texto de cada episodio, y siendo bilingüe la literatura de a pie de estampa, me admiraba, que yo leía la parte francesa.

-¡Mira qué piernas más robustas!

Y guiñándome un ojo me mostraba las piernas de Marina, blancas y redondas. Marina se estaba mirando en un espejo que le regalara el señor capitán.

Somoza era memorialista, perito agrónomo de afición y picapleitos. De una estancia en Baños de Molgas, queriendo sacudirse allí un reuma que él atribuía al diente de la nutria, trajo a Leiva un perro raro, la capa amarilla con manchas negras, bragado en blanco, y que orinaba levantando ambas patas traseras, en raro equilibrio sobre las delanteras. Era un perro triste y callado, que comía las manzanas caídas en el prado, y si escuchaba zumbar las abejas, se ponía a pararlas, agachado, como si fueran perdices.

-¡Ese perro no vale nada!- le dijo mi primo de Trasmontes a Somoza.

-¡Pues es el perro propio para un letrado!- respondió éste.

Y le explicó a mi primo que era el más inteligente de los perros que nunca conociera, y que para un abogado famoso, no tendría precio.

-¡Es un perro que solamente le ladra a la parte contraria!

Si Somoza andaba corriendo con los pleitos de algún vecino, y llegaba alguien de consulta y el perro ladraba, era que el visitante venía, mañoso, suasorio, a enredar en el asunto. El perro daba los testigos favorables, y los contrarios o falsos. Nunca fallaba. Cuando el perro enfermó y cegó, Somoza lo llevó a Lugo al oculista de más fama, el señor Gasalla. Lo llevó metido en una cesta, muy envuelto en una manta zamorana. Iban por la plaza de Santo Domingo, y el perro, desde el cesto, ladró. Somoza se detuvo a ver quién pasaba por allí, y pasaba hacia la calle de San Marcos el guardarríos de Crescente, quien hacía un par de semanas le había puesto una multa.

Se me olvidaba decirles que el perro había sido rebautizado por Somoza con el sonoro nombre de Moctezuma.

Álvaro Cunqueiro (La otra gente)

 

 

[El pasado día 25 de febrero, Juan Manuel Macías publicaba en su blog

-http://diosas-nubes.blogspot.com/-

este poema del poeta, narrador, periodista y soñador de Mondoñedo.]

 

 

SOLEDADES DE MI SEÑORA BLANCA

 

Por Álvaro CUNQUEIRO

¿Me escuchas así, mi señora amada,
cuando de mi pecho la trova arde,
o detrás de ti la sombra de mi sueño
locamente la tuya apresa y besa?

¡Oh dulce el peso de tu cuerpo en mi mente echado!
En este río de mi vagar sin fin,
¿qué incendiado navío no navegas en la noche?

--¿Por qué este corazón tanta flor marchita,
por qué no es mortal de tanto fuego la ceniza,
por qué aún soy yo de tanta palabra la boca?

Mi blanca señora, cuerpo delgado:
este bosque es del tiempo de la más reciente luna,
y ese malvís que tanto aire enflauta
cada día que amanece renace y silba.
Amante, en mi vaso todavía canta la sed.

¡Esa luna nevada, amor, que de tu cuerpo
crece con la noche sobre las cumbres de mis ojos!

Deja que florezca, al abrigo de los cerezos
en las islas de tus ojos el alba rumorosa.
Adormece a mi lado, mientras se quiebra el día
bajo un techo de alabanzas, tímidas cantadoras.

--¡Ese sueño que por dentro se desliza
y poco a poco se asoma a mi rostro!
¿Hace falta, quizás, un caballo rojo
o un ala mortal y fría para saltar afuera de esta lengua de fuego?

(De Dona do corpo delgado, 1950. Traducción de Vicente Araguas)

 

'ÁGORA': CUENTOS PARA MANUEL BENITO

‘Ágora’, del sello Sariñena Editorial, reúne 19 textos redactados por amigos del escritor, historiador y etnógrafo, Manuel Benito, fallecido en enero de 2010, autor de los libros ‘Huesca. Álbum de adioses’ (Sariñena editorial) o ‘Orwell, las tierras de Aragón’ (Trallero Editorial). El título del libro es «un homenaje del mundo de la cultural altoaragonesa a su figura a través de sus mejores armas: la palabra y el conocimiento», según dice, Salvador Trallero. El libro ha sido coordinado por Eugenio Monesma, e incorpora las firmas de Ángel Gari, José Antonio Adell y Celedonio García, Jesús Inglada, Severino Pallaruelo, etc. Reproduzco aquí mi artículo, que narra una anécdota real.

 

UN CUENTO CON APARECIDO EN LOARRE

 

La historia reciente de Huesca no se entendería sin Manuel Benito Moliner. Era uno de esos sabios pegados a un territorio, a una forma de ser, a un manantial de cultura. Amó La Hoya y los Monegros, y fue capaz de armonizar un sinfín de saberes y de relatos menudos. Era médico y escritor, etnógrafo y fotógrafo, un coleccionista de casi todo, un curioso ávido de personajes, de hechos, de misterios. Coincidimos poco, pero siempre supe que en él había un cómplice, ese amigo casi invisible al otro lado del teléfono o del correo electrónico con quien podías hablar. De inmediato, ponía a tu disposición los datos, la iconografía, su sensibilidad inagotable, la camaradería del escritor. Hablábamos de muchas cosas: de la Guerra Civil en Huesca y provincia, de botánica, de ritos. Recuerdo que le presenté en Zaragoza uno de sus libros más bonitos: ‘Huesca. Álbum de adioses’, que le publicó Salvador Trallero, y que hablamos mucho de otro proyecto en el que había puesto el alma: ‘Orwell en las tierras de Aragón’, también editado por Trallero.

Georges Orwell era un personaje que le fascinaba: le gustaba contar que a veces soñaba con que se cumpliera aquel deseo suyo de regresar al Coso y a los porches a tomar un café. Hablar con Manuel Benito suponía recorrer narraciones de aviadores, de combatientes, de personajes entrañables como Durán Gudiol o Rafael Andolz, como Ramón Acín, como León Abadías o los aguadores. Y en nuestras conversaciones siempre aparecían maestros como Eugenio Monesma, que había sido como él un andariego de tradiciones, de imágenes para siempre y de criaturas, como Ángel Gari, que era una referencia para abordar la brujería, las apariciones, las supersticiones y algunos deslumbrantes procesos históricos. Una de las anécdotas más hermosas que conservo de él, o con él, se sitúa en el castillo de Loarre. Yo volvía de un viaje por los Pirineos, con parada en Jaca y en San Juan de la Peña, en concreto; de repente conduje hacia el castillo. Había empezado a anochecer. Hacía mucho tiempo que no estaba en Loarre, que es un lugar que me fascina, y que vinculo siempre con Ramón José Sender y con la película ‘Valentina’ de Antonio José Betancor. Cuando llegamos allí, iba acompañado de algunos amigos que habían venido de Nueva Zelanda, no supe acceder al recinto. Y no se me ocurrió llamar a nadie salvo a él. Marqué su móvil y le pregunté qué tenía que hacer: me contó leyendas, me habló de personajes y del propio Sender, de libros como ‘Solanar y lucernario aragonés’ y, finalmente, me confesó que no podía ayudarme. No sabía a quién debía dirigirme en aquella noche otoñal y romántica. Una luna inmensa y dorada, de una pureza ideal, se desplegó sobre la ladera. No encontrábamos la manera de cortar la conversación: ni él ni yo. A mí me parecía una estampa deliciosa, con Manuel al otro lado del hilo y con su voz apagándose, y a él le gustaba que yo le hablase de la luna que parecía blanquear las paredes de la fortaleza. Me dijo: “Si no te conociera y si no conociera el castillo, pensaría que me estás contando un cuento de Gustavo Adolfo Bécquer”.

Quedamos en vernos pronto. Quedamos en cenar. Tenía esperanza: creía que, más temprano que tarde, volvería a sus libros, a sus poemas secretos, a sus cuentos, y que retornaría al camino. Cada vez que paso por Loarre subo hasta el castillo y me quedo allí mirándolo. Sé que tengo una charleta aplazada con él y que cualquier día, cuando se muera la tarde, aparecerá su fantasma: llevará un cuaderno de campo, la paciencia del paseante y probablemente una cámara de fotos.

07/03/2011 02:00 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

HOY, 'BORRADORES' A LAS 0.45

20110308163325-lauraperezsoria.jpg

 

BORRADORES CELEBRA EL DÍA INTERNACIONAL

DE LA MUJER TRABAJADORA

 

Las profesoras y escritoras Carmen Romeo y Cristina Baselga son dos de las invitadas al plató de Borradores, que esta noche está anunciado a las 0.45 horas. Ambas, coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, hablan del libro ‘Callejero. La Zaragoza de las mujeres’ (Casa de la Mujer), en cuya redacción también han participado Gloria Álvarez y Concha Gaudó. El volumen ofrece un recorrido por las calles con nombre femenino así como un diccionario biográfico de joteras, sopranos, pensadoras, escritoras, reinas o, entre muchas otras, heroínas de Los Sitios: desde Felisa Galé a Pilar Lorengar y Pilar Bayona, desde María Zambrano a Josefa Amar y Borbón, Ana María Navales, Petronila a Casta Álvarez o Agustina de Aragón. La primera parte del programa está dedicada a la mujer, y ofrece dos reportajes: uno sobre la pianista y directora de orquesta Laura Pérez Soria, una zaragozana que dirige la Orquesta de Cámara Femenina de Viena y que es capaz de abordar repertorios de Shostakovich, Schoenberg, Rossini o Mozart, y otro sobre la actriz y cantante Raquel Meller, a través del montaje que realiza el grupo Tribueñe, con dirección de Hugo Pérez e interpretación de Maribel Per.

También acude al estudio el escritor Juan Herranz, que habla de su nueva novela ‘Esperando a los ángeles’ (Brosquil), una historia que mezcla los crímenes en serie y los diagnósticos falsos de un médico perturbado, la desaparición y el thriller, y ‘Los luchadores de Ejea’ (DPZ), un volumen que narra la historia cuatro grandes campeones de lucha libre, que alcanzaron el campeonato del mundo. Además, Borradores visita dos exposiciones: la de Luis Díez, en el Cuarto Espacio, ‘El frío y el Gran Pez’, un homenaje y un diálogo con ‘Moby Dick’ y Herman Melville a través de la pintura, la ilustración y el cómic, y la de José Luis Balagueró, el gran pintor de Romanos que expone su obra del último lustro en el Museo Camón Aznar; Balagueró cuenta distintas experiencias, como el fusilamiento de su padre, su visita a Picasso y su travesía a través del arte en Francia, en Estados Unidos y ahora en El Escorial.

La actuación corre a cargo del joven grupo Almas Mudas, que tocó en los Premios de la Música Aragonesa en el Teatro Principal. Este quinteto de pop rock interpreta dos temas: ‘Estilo Bowie’, una de sus canciones más conocidas, y ‘Boxeo para dos’.

 

*En las fotos, Laura Pérez Soria y el grupo Almas mudas.

FERNANDO TRUEBA, HOY, EN 'LA BUENA ESTRELLA' 100 CON 'CHICO Y RITA'

Fernando Trueba es un cineasta muy especial. Es un cineasta apasionado: se enamora de un texto, de un mundo, de una música, y allá se va. Investiga, busca, redacta el guión (o lo escribe con alguien: con Azcona, con García Sánchez, con Jonás Trueba, con Ignacio Martínez de Pisón…) y dirige. Una de sus obsesiones /devociones desde hace muchos años es el mundo de la música latina o caribeña. La música a secas. De ese fervor ha nacido su última película: ‘Chico y Rita’, una obra de animación sobre el amor, la música, el canto, la sensualidad, Cuba, etc. En ese proyecto han intervenido con mucha intensidad Ignacio Martínez de Pisón, que redactó el primer borrador de guión y lo aquilató luego, Javier Mariscal (que ha dibujado la película, que se entusiasmó con el proyecto, con la música, con el propio Trueba), Bebo Valdés, que es el alma melódica o sonora de la pieza. Y muchos más. Una película es una confluencia de seres y de intenciones: es un mar de trabajo y de complicidad. Hoy, esta tarde, a las 20 horas, Fernando Trueba, recién llegado de Miami, creo, acude al ciclo ‘La buena estrella’ con su gran amigo, con su gran hermañico Luis Alegre. ‘La buena estrella’ alcanza hoy su edición número 100; hasta ahora ha visto pasar a 175 actores, directores, músicos, creadores de cine, teatro, música… Fernando trabaja ahora en varios frentes: una película sobre el músico brasileño Tenorio y otra, inspirada en Arístides Maillol, sobre el artista y su modelo.

 

09/03/2011 09:33 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

LUIS ALEGRE RESPONDE HOY A UN CHAT EN 'HERALDO'

Luis Alegre, que dirige hoy la sesión número 100 de ‘La buena estrella’, responde este mañana a partir de las doce a un chat en ‘Heraldo de Aragón’. Luis es un trabajador indesmayable: dirige el Festival de Cine de Tudela, es guionista del Festival de Cine de Málaga, prepara un nuevo proyecto con David Trueba, ultima un libro para Xordica, prepara un programa de televisión, da clases en la Universidad de Zaragoza, colabora con Miguel Mena y Montserrat Domínguez en la Cadena Ser, escribe en ‘As’, entre otras colaboraciones, y se multiplica como embajador de Aragón y como mensajero constante del cine, del cariño y de la amistad. Es Hijo Adoptivo de Zaragoza y Premio Isabel de Portugal con todo merecimiento. Un hombre que se define por sus amigos: a todos, de aquí y de allá, célebres y no tan célebres, los pone en conexión. No es celoso; no sé si un poquillo por el amor de algunas mujeres. No lo sé: en eso, Luis Alegre es un misterio. Eso sí: es un hijo estupendo de Felicitas y del inolvidable Alberto, que le enseñó a amar el cine, los secretos del campo y de la jota, y las palabras más hermosas de la literatura, los versos de Marcial, entre ellas. Es uno de esos aragoneses necesarios: generoso, lúcido, hiperactivo, bondadoso y un cómplice desvelado de todos los prismas de la cultura.

*Esta foto de Luis Alegre de ’El País’ lo retrata: vivaz, feliz, dulce. Como si fuera a comerse el mundo con un asombro infantil.

09/03/2011 09:46 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

DIÁLOGO CON LOS PIANISTAS MORENO GISTAÍN, EN CONSTANTE GIRA

Los hermanos Juan Fernando y José Enrique Moreno Gistaín, de Barbastro, finalizaron 2010 con una gira por EEUU y Reino Unido. Fue un año intenso para ellos, ya que también fueron invitados a Bruselas dentro de las actividades de la Presidencia Española de la UE, inauguraron el Festival New Talents de Sofía (Bulgaria) y en España presentaron en gira diversos programas como dúo, como solistas y con orquesta. En 2011 han reanudado su actividad internacional con un concierto en Ginebra, y estos días viajan por Estonia para actuar en Tallín, Capital Europea de la Cultura 2011.

¿Cuál es vuestro balance general de la gira internacional 2010?

Juan Fernando. - El sentimiento fundamental es agradecimiento, y además en muchas direcciones; a las instituciones que apoyan nuestra actividad internacional (principalmente el Gobierno de Aragón, Juventudes Musicales de España, Fundación Eutherpe y Asociación DICE), a los festivales, asociaciones y fundaciones que han acogido nuestros conciertos y a los diferentes públicos de los que hemos disfrutado. La medida del interés de las cosas que haces siempre te la dan los demás, así que la confianza es lo más valioso. Por otra parte, la posibilidad de presentarte a públicos muy diversos supone un aprendizaje insustituible.

¿Qué se aprende en una experiencia como esta?

José Enrique. - Aprendes muchas cosas de tus propias respuestas a cada situación, nunca hay dos conciertos iguales, y de esas diferencias entre unos días y otros es de donde sacas muchos estímulos. Por otra parte, es muy interesante ver cómo se organiza la vida en cada país (especialmente la vida musical), cómo vive cada público los conciertos y lo mejor de todo es el vínculo que creas con la gente que encuentras en tu camino.


¿En qué lugares habéis estado exactamente?

JE - Estuvimos en Bruselas, ofreciendo un concierto con motivo de la Presidencia Española de la UE, en el festival Young Musical Talents de Sofía, después estuvimos en la Bahía de San Francisco donde ofrecimos varios conciertos en la zona de Sillicon Valley y de allí viajamos al norte de Inglaterra donde tocamos para varias sociedades de conciertos.

¿Cómo es el público norteamericano?

JF- Lo más estimulante del público norteamericano es su diversidad. Un ingeniero filipino que estudió en Londres escucha en San Francisco un concierto de  unos pianistas españoles que tocan música de compositores rusos, franceses, británicos y españoles en un festival promovido por una fundación japonesa. ¿No es maravilloso?

¿Cuál es la magia o el secreto de este trabajo a cuatro manos?

JF - La magia está ya en la música. Como intérpretes intentamos transmitirla. Más específicamente como dúo, tratamos de aprovechar muchas posibilidades del piano que son inabarcables cuando uno toca sólo. Si hay un secreto en la interpretación musical, hay que buscarlo desde la alegría, la pasión, la curiosidad, y el estudio constante. Con la preparación sucede como con la libertad o el amor, uno siente que nunca es suficiente.

¿Cuáles son vuestros próximos proyectos para este 2011?

JE - Acabamos de regresar de Ginebra y lo siguiente es una gira de conciertos en Estonia, donde tocaremos en Tallín, que este año es Capital de la Cultura Europea. La siguiente parte del año la dedicaremos a proyectos a solo, donde tendrá especial relevancia los conciertos con las Variaciones Diabelli de Beethoven que interpretará Juan Fernando en varios auditorios como el de Barcelona y que tendrá difusión mediante Euroradio. Esta obra es una de las cumbres de la literatura para piano y estos conciertos serán muy especiales. Después volveremos a tocar juntos en varios conciertos en España, destacando la Schubertiada de Vilabertrán, que también se grabará para la radio, o la Fundación March en Madrid y otros proyectos en los que estamos trabajando para República Checa, Suiza, Alemania y Centroamérica.

¿Dirías que esta es una experiencia que cambia la vida, que os puede cambiar la vida?

JE - De alguna manera cada experiencia que tienes te cambia y te enriquece, resulta más difícil medir hacia dónde, cómo o cuánto. Lo que es seguro es que para dar cada paso, por pequeño o grande que sea, necesitas a mucha gente que te ayude a darlo, y cada una de esas personas (sea tu familia, tu pareja, tus amigos o tus compañeros de aventura) está cambiando tu vida.

*En las dos fotos: Juan Fernando y José Enrique Moreno Gistaín, grandes seres humanos, cariñosos y vitalistas, y estupendos pianistas de Barbastro y del mundo. Una versión algo más reducida de la entrevista apareció en 'Heraldo'. 

09/03/2011 12:01 Antón Castro Enlace permanente. Músicos No hay comentarios. Comentar.

TAKO, ESTE SÁBADO EN EL OASIS

 

Tako pone el broche de oro a su gira de presentación de nuevo disco en Zaragoza

 

La banda aragonesa actuará este sábado en la sala Oasis

para presentar su último trabajo “El Taller de los caprichos”

 

La banda ejeana Tako vuelve a Zaragoza para presentar su último trabajo “El Taller de los caprichos” del que llevan vendidas más de tres mil copias. De esta forma, quiere poner el broche de oro a la gira de presentación que le ha llevado durante los tres últimos meses por toda España con su público más fiel. La cita será este sábado, 12 de marzo, en la sala Oasis a las 22 horas. Temas como “Ruedas de ratón”, “Bastos y espadas” o “Buenas intenciones” así como el resto de repertorio resonarán en el mítico club teatro zaragozano.

         Zaragoza va a cerrar la gira española de presentación de “El Taller de los caprichos” que, durante dos meses, les ha llevado por todos los rincones de la geografía nacional como Madrid, Barcelona, Valencia, Murcia, Logroño, Guadalajara, Lérida, entre otras ciudades. Por eso, han escogido un lugar emblemático como es la sala Oasis para que este sábado, 12 de marzo, todos los amantes del rock and roll puedan disfrutar del espectacular directo que ofrecen los ejeanos.

         Además, Tako sigue con los preparativos para cerrar una apretada agenda de conciertos durante este año 2011 que, gracias a la gran acogida de su último trabajo, les va a llevar por muchas localidades aragonesas, españolas e incluso europeas. Para empezar, ha confirmado ya su participación en varios festivales nacionales como el Leyendas del Rock en tierras murcianas con grupos tan reconocidos como Obús, Barón Rojo o  Warcry. También han cerrado el festival Aupa Lumbreiras en la localidad albaceteña de Tobarra en el que compartirán cartel con las bandas más destacadas del panorama nacional junto a muchos más conciertos que llevarán a la banda ejeana por todos los rincones de nuestro país.

 

Primera gira europea

Tako también iniciará aventura musical con su primera gira por Europa tras tres periplos por Sudamérica. Por ello, durante la segunda quincena de mayo, van a ofrecer varios conciertos en países como Polonia,  como cabecera de cartel en uno de los festivales mas importantes del pais, "Juwenalia 2011" en la ciudad de Cracovia el próximo 17 de mayo. Además, visitarán Varsovia  -dia 19-, para seguir sus actuaciones en la ciudad checa de Brno - día 20- y, posiblemente, Alemania en la ciudad de Dresden -día 21-. De nuevo, volverían a Polonia para otra actuación en Wroclaw.

         Por último, les recordamos que la banda ejeana está incluida dentro de la Red Aragonesa de Espacios Escénicos (RAEE) del gobierno de Aragón para poder actuar en las principales localidades de nuestra Comunidad Autónoma con un nuevo y exclusivo formato que ofrecen por primera vez: Un acústico. En ella, pretenden acercar al público un nuevo estilo fresco, diferente y, sobre todo, sorprendente para disfrute de los presentes.

 Les recordamos la cita:

Presentación de “El Taller de los caprichos”

Fecha: Sábado, 12 de marzo.

Hora: 22 horas.

Lugar: Sala Oasis de Zaragoza.

*Pablo Arrufat me envía esta nota.

 

 

10/03/2011 01:12 Antón Castro Enlace permanente. Músicos No hay comentarios. Comentar.

'TORRE DEL ABEJAR', UN POEMA DE MI LIBRO 'EL PASEO EN BICICLETA'

Eduardo Laborda, en un retrato en su estudio de Oliver Duch.

 

El cordobés Fernando Sabido Sánchez es uno de los grandes divulgadores de la poesía en la red. El pasado febrero colgó una colección de mis poemas, dos de ‘Vivir del aire’ (Olifante. La Casa del Poeta: Papeles de Trasmoz, 2010), y tres de ‘El paseo en bicicleta’, con una foto mía tomada por Manuel Arribas. [Muy agradecido, Fernando. Un abrazo]

http://poetassigloveintiuno.blogspot.com/2011/02/3006-anton-castro.html#comment-form

Traigo ahora aquí este poema que él cuelga, ‘Torre del Abejar’, que está inspirado en el padre de Eduardo Laborda, Rosalío, y es un homenaje a su familia y al mundo de las torres de campo y sus torreros. La Zaragoza que se desplegaba hacia la Avenida de Cataluña estaba llena de torres, de quintas o casares de campo, y en la zona de Garrapinillos, donde vive desde hace más de diez años, sucede lo mismo. De ahí este poema, basado como suele de decirse en hechos reales. Expreso aquí mi gratitud al pintor Eduardo Laborda.

‘El paseo en bicicleta’ se presenta el viernes 25 de marzo, a las ocho de la tarde, en el Teatro Principal de Zaragoza, con la presencia de Miguel Mena (el ciclista de la radio firma el prólogo; la solapa es del poeta y narrador Manuel Pereira Valcárcel, que pasó su adolescencia en Zaragoza) y del escritor y poeta y profesor José Luis Rodríguez García, un leonés que pasó algunos veranos en mi segunda ciudad: A Coruña.

 

 

Esta foto de Manuel Ferrol, del padre y su hijo, sobre la emigración, siempre me ha conmovido.

 

 

TORRE DEL ABEJAR

A Eduardo Laborda

Mi padre siempre ha sido una criatura irreductible.
Aparecía y desaparecía como el viento y la lluvia.
Era como si tuviera una segunda vida, o una tercera,
era como si estuviese incomodado consigo mismo
y con todo el mundo. Vivía de arrebato en arrebato:
de maldición en maldición, de fuga en fuga,
de rutinas casi insondables, de silencios, de gritos.
Mi madre, ante nuestra perplejidad, solía decir:
“Antes no era así. Era un hombre normal, suave,
que se contentaba con su suerte y con sus paisajes.
La guerra lo cambió: le destrozó el ánimo y la templanza,
y le volcó un arsenal de pesadillas y tigres en el sueño”.
Así lo dijo: tigres en el sueño. Mi madre, cuando quería,
era un completo misterio: leía, se apasionaba con el arte
y buscaba la belleza en las pequeñas cosas de cada día.
Nos regalaba cuadernos y lápices, nos hablaba del Quijote,
de la luz invisible de Velázquez y del cine de su niñez.
Y era capaz de definir así el estado inestable de su marido.
Ambos procedían de Trasobares: allí habían sido labradores.
Mi padre no dominaba los oficios de la huerta;
en cambio conocía todos los secretos de la fruta.
Yo lo veía injertar con mimo y creía que hacía magia.
Le gustaban los albaricoques, las pavías y los melocotones,
tenía diversas clases de uvas, de higos y de brevas,
y trampeaba entre los surcos con los tomates y los melones.
Nos habían dejado una torre familiar: Torre del Abejar,
y ese era el refugio de mi padre. Cuando llegaba marzo,
se encolerizaba, discutía con todos y se volvía insoportable:
era su forma de anunciar que iba a marcharse a las tierras.
Entonces solo lo veíamos de vez en cuando. Ni nos echaba
en falta ni nosotros teníamos ganas de aguantar su genio.
En noviembre, cuando regresaban el cierzo y el frío
reaparecía como un fantasma, desharrapado y débil.
Si quería, tenía un poderoso instinto de supervivencia.
Durante esos casi seis meses, o más, iba a verlo a la torre.
Era un espacio inquietante y tal vez inconmensurable.
La casa imponía pavor. Como las eras y los cobertizos.
Cerca de allí, años atrás, se había cometido un crimen.
Cerca de allí pasaban los canales de riego y las cascadas.
Mi padre iba y venía a su antojo con la libertad del solitario
que espera el milagro constante de las noches y los días:
brisas, resplandores, cielos encapotados, plenilunios de verano.
Casi a diario, a partir de mayo, llevaba la fruta
al Mercado Central de Zaragoza: colocaba su remolque
en la bicicleta y lo llenaba de fruta. Siempre hacía lo mismo:
lo colmaba con lentitud, colocando las piezas en canastos.
Me conmovía su obstinación de agricultor en paz.
Me miraba y decía: “La fruta no soporta bien el traqueteo”.
Me hacía gracia. Yo lo observaba como a un extraño.
O a un poseído. Me gustaba verlo pedalear por los caminos,
entre los maizales, entre los árboles, levantando polvo,
un polvo pegajoso y dorado que le manchaba las sienes.
Era como si solo allí, en la Torre del Abejar, fuera
auténticamente afable: el padre que había soñado para mí.
Un día me llevó al mercado en su remolque. Tendría seis años.
Era su pasajero, su colaborador, el hijo inesperado.
Insistía: “Recuerda que la fruta no soporta bien el traqueteo”.

Hace años que murió. A menudo pienso en él
y recuerdo lo que siempre nos contaba mi madre:
“La guerra lo cambió: acabó con sus sueños felices”.
Ella lo recibía en casa, en las dos o tres casas que hemos
tenido, con infinita compasión. No le preguntaba nada.
No podía, ni quería, acceder al fondo de sus tinieblas.
No quería excitar el tigre sonámbulo de su dolor antiguo.
A menudo pienso en mi padre y recuerdo aquel viaje,
de ida y vuelta, en bicicleta al Mercado Central.
A veces se giraba para verme. “Agárrate fuerte”, decía.
En aquella mirada me pareció adivinar ternura y miedo,
y creí entender algo de su extraña forma de vida.

De ’El paseo en bicicleta’ de Antón Castro. (Olifante. Ediciones de Poesía. Serie mayor)

Eduardo Laborda visto por Vicente Almazán.

 

TRES POEMAS DE XOÁN ABELEIRA

12/03/2011 10:25 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

LA BITÁCORA DE LUZ CAVIRIA

20110312104621-ofelia1.jpg

Anoche estuve en Huesca en la librería Anónima, donde presenté ‘Familias como la mía’ de Francisco Ferrer Lerín, que estuvo realmente inspirado y simpático,y se fue pronto, temeroso de la tormenta, de la lluvia y de la nieve. Había muchos amigos. Muchos. Y una bonita exposición de ilustración infantil de Vicky de Sus. Entre los asistentes –José Domingo Dueñas, Víctor Pardo, Alicia Rey, Elizabeth Hernández, Luis Lles, Paco Grasa, su hija Estela…, y más, muchos más amigos del autor, de la librería, lectores, jóvenes poetas...- estaba la poeta Luz Rodríguez, que ha abierto un blog hace poco: ‘Los días de Caviria’, donde escribe de todo: impresiones, poemas, recuerdos, miradas sobre el mundo y sobre el arte. Copio aquí uno de sus últimos textos de una bitácora muy cuidada y personal.

http://losdiasdecaviria.blogspot.com/

 

 

ABSTRACTA

Por Luz RODRÍGUEZ (Luz CAVIRIA)

Estas últimas semanas he tendido a verme etérea, volátil, errante. Me miro en el espejo y me pregunto cómo y cuándo me he vuelto semivisible a mis propios ojos. Me pregunto si es por haber estado rehuyendo el mundo buena parte del tiempo y recuerdo lo que dijo Santiago Arranz en Castejón de Sos. Expresó la idea de que los seres se van volviendo abstractos a medida que se retraen del mundo. Era una teoría traída a la pintura y a la escultura. Pero veo la analogía en la dimensión humana. Cada vez me siento más abstracta, menos identificable, como una figura ahumada cuyos contornos no remiten a lo conocido sino al misterio de una identidad localizada en otro plano que requiere códigos de interpretación nuevos que no poseo. Más abstracta, sin capacidad de asertos, dubitativa, esquiva a mi conocimiento, vacilante sobre lo que quiero y necesito.

Pensé que esta casa podía ser mi morada, el espéculo material de mi morada interior. Me asustaba algo el aislamiento, pero menos de lo que me atraía y creí que aquí trabajaría mucho y en paz. Pero demasiados días a la semana el aislamiento es radical, completamente sola en las habitaciones y rellanos, en la balsa de mi cama que flota sobre tempestades nocturnas de las que me despierto sudando y entumecida y, al caer la tarde, toda esa negrura precoz en torno a la casa es la única criatura que fisgonea en mis ventanas. Entonces, hay días que opto por reclinarme y dejarme mecer e ir progresivamente desfigurándome, deshilachándome como una Ofelia lánguida en una mecedora de agua que el fuego de la chimenea entibia. Me rindo a una ensoñación que engañosamente tiñe el dolor inicial en algo amigable. Agotada de intentar dilucidar si ese estado me es propio, si iré acostumbrándome, si lograré trabajar bajo los efectos de ese silencio sólo momentáneamente narcótico, acabo por pasar de la entrega a la extrañeza, de la extrañeza a la sensación de que algo se ha dislocado y no puedo moverme, recolocar los huesos, emprender actos sencillos y concretos, abandonar el embrujo de la soledad, la oscuridad y la contemplación para afilar los gestos que me empujen afuera, a dejar de estar en modo abstracto para pasar al modo figurativo que requiere salir hacia el trato con los otros.

 

Las fotos de 'Ofelia' y del proceso fotográfico son de Andrea Jösch.

 

A LAS DOCE, REDIFUSIÓN DE BORRADORES

20110312104939-raquel-meller-duplex.jpg

BORRADORES CELEBRA EL DÍA INTERNACIONAL

DE LA MUJER TRABAJADORA

 

 Las profesoras y escritoras Carmen Romeo y Cristina Baselga son dos de las invitadas al plató de Borradores, que se redifunde hoy a las doce de la mañana por Aragón Televisión. Ambas, coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer Trabajadora (que fue el pasado martes), hablan del libro ‘Callejero. La Zaragoza de las mujeres’ (Casa de la Mujer), en cuya redacción también han participado Gloria Álvarez y Concha Gaudó. La primera parte del programa está dedicada a la mujer, y ofrece dos reportajes: uno sobre la pianista y directora de orquesta Laura Pérez Soria, una zaragozana que dirige la Orquesta de Cámara Femenina de Viena y otro sobre la actriz y cantante Raquel Meller, a través del montaje que realiza el grupo Tribueñe, con dirección de Hugo Pérez e interpretación de Maribel Per.

También acude al estudio el escritor Juan Herranz, que habla de su nueva novela ‘Esperando a los ángeles’ (Brosquil), y del libro ‘Los luchadores de Ejea’ (DPZ), un volumen que narra la historia cuatro grandes campeones de lucha libre. Además, Borradores visita dos exposiciones: la de Luis Díez, en el Cuarto Espacio, ‘El frío y el Gran Pez’, un homenaje y un diálogo con ‘Moby Dick’ y Herman Melville, y la de José Luis Balagueró: el artista cuenta distintas experiencias, como el fusilamiento de su padre, su visita a Picasso y su travesía a través del arte en Francia, en Estados Unidos y ahora en El Escorial. La actuación corre a cargo del joven grupo Almas Mudas, que tocó en los Premios de la Música Aragonesa en el Teatro Principal. Tocan dos temas: ‘Estilo Bowie’ y ‘Boxeo para dos’.

*Este programa tuvo un 8.3 % de audiencia el pasado martes.

 

12/03/2011 10:49 Antón Castro Enlace permanente. Temas aragoneses No hay comentarios. Comentar.

ÓSCAR SIPÁN: UN CUENTO BREVE

20110312110351-42173.jpg

Esta mañana de lloviznas y de fríos, recibo un correo del escritor y editor Óscar Sipán, un hombre de acción cultural en toda la dimensión del término. Me manda este cuento, estupendo y sorprendente, y esta foto.

 

LOS AMORES POSIBLES

 

Por Óscar SIPÁN

 

 “Cuando se es virgen se piensa que

todos los amores son posibles”

ERRI DE LUCA

 

 

TERMINÓ LA GUERRA y continué enviándoles cartas de amor a los pilotos. Me despertaba con las primeras luces del alba, les sonreía a las fotos colgadas del espejo y me sentaba a escribir. Dorian dejaba demasiada carne en la corteza del melón y se dormía pronunciado mi nombre, con esa respiración de perro trufero sin suerte. A Marcelo nunca podrían derribarlo: tenía el cuerpo musculado de un fauno y había nacido para que yo le contemplase desnudo en una cama del Hotel Tannhäuser. La tristeza de Holden, aleación de cuatro partes de derrota y una de futuro, era el mayor de los animales terrestres. A veces mis caricias o la oscuridad luminosa de un cine conseguían diluir la ausencia de otra mujer. Y el dolor daba paso a algo parecido a la esperanza.

 

Escribía a diario a mis pilotos porque afuera todo era gris. Calentaba el café de puchero, cerraba los sobres, dejando un rastro velado de carmín, me ponía el abrigo que perteneció a mamá y salía al encuentro del buzón de correos agujereado por la metralla.

 Al regresar a casa y cambiar las flores de las tumbas, me sentía en paz.

En el vecindario decían que estaba loca, que no era más que una solterona amargada, pero ahora que ha estallado de nuevo la guerra, la única casa que no han bombardeado, la única que sigue en pie, es la mía.

 

12/03/2011 11:03 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

'MARES DE MAÍZ': UN POEMA PROPIO

El poeta y traductor Juan Manuel Macías coordina una página digital de publicación poética en el sello DVD ediciones, de Sergio Gaspar. Hace unos días me pidió un poema de 'El paseo en bicicleta' (Olifante, 2011), que se presenta en el Teatro Principal el día 25 (amigos, lectores, curiosos, compañeros de viaje, etc., estáis invitados). Esta es la nota afectuosa de Juan Manuel Macías y el poema 'Mares de maíz'.

Antón Castro publica El paseo en bicicleta

 

Acaba de salir publicado en la editorial aragonesa Olifante El paseo en bicicleta, el nuevo libro de poemas del escritor, poeta y periodista Antón Castro, con prólogo de Miguel Mena y solada de Manuel Pereira Valcárcel. El autor define su libro como "una colección de 26 poemas en verso y prosa de alguien que sale en bicicleta todas los días, casi todas las mañanas en realidad, y habla de lo que ve (de un pescador y su hijo a orillas del Canal, de las torres solitarias y de las higueras de Garrapinillos, de los mares de maíz, de la experiencia misma de pedalear…), habla de lo que sueña, de sus obsesiones (por ejemplo, aquel Paco el Pecas que fue siempre, para mí, ‘el ciclista del mar’) y de un montón de personajes vinculados al mundo de la bicicleta: desde Laurent Fignon a Horacio Quiroga, desde la cantante y modelo y actriz Nico hasta el matrimonio Curie, que realizaron su luna de miel en bicicleta paseando por los caminos de Francia. Y hay varios homenajes muy explícitos a Zaragoza. El libro, de hecho, se cierra con el poema ‘La ciudad nueva’."

Reproducimos a continuación un poema de El paseo en bicicleta, por cortesía de Antón Castro y Olifante.

***

MARES DE MAÍZ

El maíz siempre está ahí: absorbe la luz del mundo. Posee una espada filosa y verde en sus hojas que, al batirse en duelo con el aire, enciende una letanía de acordeón, un rasgueo imperceptible de metal finísimo como si el paisaje esgrimiese sus puñales. El maíz, casi altanero, se eleva sobre el resto de las plantas con sus crestas rubias. El maíz, con su tallo bamboleante, agita la espiga que se abre de súbito y muestra sus barbas, frágiles y oscuras. El maíz, a cualquier hora del día, parece un mar y su oleaje: ahora está calmo, se desmaya y se agosta bajo el sol; ahora se estremece violentamente como si se rompieran sus espumas, como si sus corrientes marinas chocasen con un promontorio. Pasas a su lado, tan arriba, con esa panorámica tan definitiva del paseante que pedalea, y el maíz resulta embriagador: por su movimiento, por sus fragancias, por su armazón de bosque que pugna y pugna entre fulgores. ¡Hay tantas fincas de maíz al alcance de la vista! Siempre me pregunto: ¿habrá alguien ahí? ¿Será cierto que, en su interior, entre sus armoniosas hileras, se esconden los niños ociosos, los zorros, una mujer con mochila que huye de su casa y busca un refugio para su desamor? ¿Será verdad que una diosa de antaño, o quizá una amazona, canta a la luna, protegida por siete serpientes? ¡Qué tropel de sensaciones! El maíz se eleva, tiembla, se enrosca sobre sí mismo, se encharca y se copia en las acequias. Evoca otro tiempo, quizá otra vida, una felicidad lejana, la ausencia de prisa: la arcadia sencilla del labrador que desaparece. Yo fui un niño perdido en la soledad del maizal: allí, a recaudo de todo, soñaba, jugaba con las piedras y con las judías, construía laberintos en penumbra. Había un instante en que mi madre pronunciaba mi nombre: gritaba, refunfuñaba, maldecía: “¡Neno, nenooo!”. Jamás hubiera dado conmigo. Era la hora de volver, y al salir fuera tenía la sensación de que abandonaba el océano y su estrépito, sus grutas y sus galerías de agua, la cueva de todos los tesoros y de todos los demonios. Ahora también percibo que es la hora de andar y desandar este incesante mar de maíz: me detengo un instante y me acerco como si quisiera mojarme los pies en una ola, como si quisiera llamar a una puerta misteriosa. ¡Abridme, fantasmas, dioses antiguos, sierpes aztecas, abridme, que quiero apacentar en un claro de fronda todos mis miedos!

(De El paseo en bicicleta, Olifante, 2011)

***

 

Antón Castro (Santa Mariña de Lañas-Arteixo, La Coruña, 1959) es escritor y periodista, y reside en Zaragoza. Ha publicado más de una veintena de libros de narrativa y poesía, de entrevistas, biografías, ensayos, de miscelánea. Uno de sus favoritos es Aragoneses ilustres, ilustrados e iluminados (Gobierno de Aragón, 1992). Es autor de siete libros de relatos: Mitologías. Los pasajeros del estío (Olifante, 1990), El testamento de amor de Patricio Julve (Destino, 1995, 2000), Vida e morte das baleas (Espiral Maior, 1997), Los seres imposibles (Destino 1998), Golpes de mar (Destino, 2006) y Fotografías veladas (Xordica, 2008). Y de una novela: El álbum del solitario (Destino, 1999). En 2010 publicó el libro de poemas Vivir del aire (Olifante). Desde mayo del 2006 dirige y presenta el programa cultural "Borradores", en Aragón Televisión. Coordina el suplemento Artes & Letras, de Heraldo de Aragón.

 

Publicado el 9/3/2011

 

Todas las fotos de aquí son de Virxilio Vieitez, un fotógrafo excepcional.

ÁLVARO CUNQUEIRO Y LAS SIRENAS DEL MAR, SEGÚN FERNANDO VALLS

Fernando Valls, en su espléndido e imprescindible blog ‘La nave de los locos’, rinde un primer homenaje a Álvaro Cunqueiro Mora con ‘Cunqueiriana 1’, dedicada en este caso a las sirenas. Fernando habla de un libro que marcó mi juventud: ‘Fábulas y leyendas de la mar’ (Tusquets. Edición de César Antonio Molina), es uno de los libros que más veces he leído con otros de Cunqueiro como ‘Merlín e familia’, ‘O incerto señor don Hamlet’, etc., algunos de Borges, Dieste o Miguel Torga. Traigo aquí este texto de Fernando, donde también habla de un recuerdo suyo emparentado con las sirenas. Yo siempre he pensado que los besos de sirena no saben ni a pescado ni a lamprea ni a manatí: saben a sueño, que tiene un sabor impreciso y deleitoso. Entre otros textos que he dedicado a las sirenas, hay uno que me gusta especialmente: ‘Jorge y las sirenas’ (Marboré), un álbum ilustrado dibujado por Alberto Aragón, donde ensayaba algo que me enseñó Cunqueiro: la literatura como curación, como placer, la literatura que emerge del mar y de la fantasía, la literatura como extravío y como isla de desembarco. Ese cuento estaba y está dedicado al joven Jorge Sanmartín, que creía fervorosamente en las sirenas y que creía que, algunas noches desapacibles, una sirena puede colarse en la bañera de tu casa…

 

Una de las sirenas de Waterhouse.

 

¿A QUÉ SABEN LOS BESOS DE SIRENA?

Cunqueiriana 1

 

Por Fernando VALLS. Tomado de su blog ‘La nave de los locos’

 

El próximo 22 de diciembre se cumplen 100 años del nacimiento en la lucense Mondoñedo del gran escritor Álvaro Cunqueiro, por lo que ya se anuncian congresos y homenajes en varias ciudades gallegas, pero también en Barcelona y Madrid. Como he tenido la fortuna de ser invitado a los de Santiago de Compostela y Barcelona, me he puesto a releer al gran escritor mindoniense.

.......

Pero no es eso lo que, en realidad, quería contaros. ¿Sabíais que Cunqueiro, como Mariño de Lobeira que era, descendía de sirenas? El caso es que Roldán, muerto en Roncesvalles, dejó preñada a una sirena, que fue a dar a luz a la playa de Arosa. Algunos pescadores, atraídos por su canto, recogieron al niño y le pusieron por nombre Palatinus, como hijo del paladín Roldán. Y sigue contando Cunqueiro que, por corrupción, Palatinus vino a Paadin, Padin. Así, los Padin son la otra familia gallega que también desciende de las sirenas. Lo que nunca se ha sabido es cómo se las arregló don Roldán para dejarla preñada, ni como logró dar a luz la sirena.

......
En un artículo que Cunqueiro publicó en la revista Vida gallega, me he encontrado con una frase que ha logrado captar especialmente mi atención, pues me parece que haría las delicias de mi buen amigo mexicano, Javier Perucho, sirenólogo por vocación. Allí afirma Cunqueiro que a lo que más se parecen los besos de las sirenas es al sabor de la lamprea. Ahora falta saber si en México se conoce la lamprea y si la experiencia de un reputado sirenólogo, como es Javier, coincide con la de Cunqueiro.

........
Lo que tampoco quizá sepáis todos es que las sirenas de estirpe griega son mitad mujer y mitad pájaro, con alas, claro; pero las que provienen de los países nórdicos tienen cola de pez. Eso sí, la parte femenina, la cabeza y el torso, en ambas especies es siempre muy hermosa, con larga caballera y pechos bien formados, turgentes. Respecto a sus cabellos, sabemos que siguen siendo muy apreciados porque impiden que salgan las canas y previenen la calvicie, tras frotar con ellos el pelo de los desdichados humanos. Es sabido, en cambio, que las sirenas encantaban a los marinos con sus siempre ininteligibles cantos, prometiéndoles la eterna juventud. Y Cunqueiro nos cuenta con todo lujo de detalles, en su artículo “Abundancia de sirenas” (Fábulas y leyendas de la mar, Tusquets), al que remito a los curiosos, cómo conquistaban a los marinos.

........
En Almería, la ciudad donde nací, en el Cabo de Gata, existe un lugar llamado el Arrecife de las sirenas, que he visitado en numerosas ocasiones. Cuando éramos jóvenes y disfrutábamos de los primeros amores, solíamos bañarnos cerca, en la playa que hay delante de las salinas. El sol nos achicharraba pero entre los pocos años, que todo lo soportan, la correspondiente sombrilla, y una gran sandía que enterrábamos en la orilla, y que nos comíamos cuando estaba fresquita, lográbamos sobrevivir. Pero, la verdad, es que nunca tuve trato alguno con sirenas; ni carnal, ni de ningún otro tipo, por lo que no sé si tienen ombligo o no, o si su carne es comestible. En estas cuestiones, que tanto inquietaban a Cunqueiro, siento no poder ayudarlo.

Otra sirena de John Williams Waterhouse. 

13/03/2011 19:11 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

YA RUEDA 'EL CICLISTA DE CHERNÓBIL'

Me escribe Javier Sebastián:

Pronto estará mi novela ‘El ciclista de Chernóbil’ (DVD), parece ser que a final de la semana que viene. La presentaremos en la librería Cálamo el 19 de abril, con Manolo Vilas y José Manuel Marraco, abogado de Greenpeace. Te envío el enlace a una página web que hemos hecho sobre la novela. Ahí salen fragmentos, resúmenes, fotos de la ciudad de Pripyat, enlaces a documentos de la AIEA, de la ONU, etc.:

ww.javiersebastian.com
(PD: yo creo que el Real Zaragoza se va a salvar).

*Esta foto es de una de las 350 bicicletas que el artista argentino Fernando Traverso pintó en las calles de Rosario y alrededor del mundo.

ADIÓS AL GRAN CORRESPONSAL DE AMÉRICA LATINA JOAQUIM IBARZ

20110313221943-joaquim-ibarz-durante-su-ultim-54126264937-53389389549-600-396.jpg

Ha sido, sobre todo, Fernando García  Mongay hace más de una década quien me puso tras la pista de Joaquim Ibarz. Y también, una vez, en el Casino de Huesca, Mario Sasot. Luego le oí hablar de él con mucho cariño a Jesús Moncada, a Gervasio Sánchez y a Genoveva Crespo, y se convirtió en una referencia, en ese corresponsal al que había que leer, al que había que acudir. Un profesional que sabía contar. Honesto, intenso, apasionado, de esos que amaban el periodismo de siempre: trabajado, en la calle, con rostro humano, un periodismo que va más allá de la actualización compulsiva y urgente, reiterativa, de internet. Joaquim Ibarz fallecía el pasado sábado en Zaidín a consecuencia de un tumor cerebral. Copio aquí algunos trabajos, cercanos, cariñosos, precisos, que le dedicaron compañeros de oficio como Joaquín Luna, Pablo Ordaz y varios periodistas más… Joaquim se despidió de todos envuelto en una bandera del Barcelona, el club de sus amores.

 

Fallece el corresponsal de ’La Vanguardia’ Joaquim Ibarz

El periodista aragonés ejerció un periodismo crítico, apasionado y ameno durante su estancia en América Latina desde 1982

 

JOAQUÍN LUNA. La Vanguardia

De haber sabido que ayer la sección de Internacional andaba desbordada entre Japón y Libia, la voz entusiasta de Joaquim Ibarz se habría ofrecido desde México para escribir estas líneas dando cuenta de su fallecimiento.

El texto habría llegado a la redacción antes de lo esperado, sin erratas, con los datos justos –nacido en Zaidín (Huesca) hace 67 años, licenciado en la Universidad de Navarra, hombre orquesta en el vespertino Tele/eXpres y acertado fichaje de La Vanguardia en 1982 cuando se le asignó la corresponsalía en América Latina– y, sobre todo, con ese estilo periodístico claro y con brío que no aspira a la literatura sino a informar y contar de forma amena y bien escrita. O sea, sujeto, verbo y predicado.

Joaquim Ibarz se dedicó al periodismo con una entrega absoluta, diría que “religiosa” si no fuera porque eso le parecería una collonada a uno de sus mentores, Manuel Ibáñez Escofet, su director en Tele/eXpres. En correspondencia, el periodismo le dispensó una vida intensa –al alcance de muy pocos– y algo tan infrecuente como el reconocimiento generalizado de la muchachada, o sea la panda que nos dedicamos a contarles lo que pasa en el mundo o incluso lo que nos gustaría que pasara. Era una gozada escuchar los relatos y anécdotas del gran Ibarz cuando aterrizaba por Barcelona y se reunía en torno a una mesa con sus amigos –casi siempre gente de este oficio, que hoy ha perdido a un grande, y no es una coña marinera–.

Fue un corresponsal extraordinario porque comprendió su tiempo y el continente que cubría, donde alcanzó una madurez envidiable que le convirtió en un corresponsal de referencia en América Latina, como reconocieron el Cirilo Rodríguez en el plano nacional y el Moors Cabot de la Universidad neoyorquina de Columbia del 2010 en el ámbito mundial. A veces, como a todos, se le iba la mano con algunas de sus fobias pero rara vez erró en el diagnóstico final. Pronto dejó de reír las gracias a personajes como el general Noriega en Panamá, los sandinistas en Nicaragua –uno de sus grandes desengaños–, el Comandante en Cuba –que le expulsó de la isla en 1989, cuando muchos todavía le disculpaban–, el carismático Chávez y cuantos presidentes provocaban estropicios en su querido México.

Joaquim Ibarz no era un periodista acomodaticio y gentil porque su especialidad era preguntar con toda la intención del mundo al poderoso de turno. Cuando la muerte le dio el primer aviso –en julio del 2010– y estaba ingresado en el Hospital Español de México, Joaquim explicó en la habitación a un amigo y alto funcionario mexicano de la Presidencia que si escribía un libro sobre sus años en aquel país que amaba tanto lo titularía “Esto no tiene remedio” (y apostillaba, en catalán, “No hi ha res a fer”). Lo dicho: Joaquim no se estaba de pamplinas si se trataba de escribir. De ahí expulsiones y situaciones de riesgo que transmitía a la redacción con un distanciamiento que decía mucho de su aversión al protagonismo.

Ya quedó dicho que Joaquim escribía con rapidez, una virtud propia del periodismo deportivo que cultivó en sus años de director, allá por los 70, de la revista Barça, etapa que le permitió tratar de cerca a Rexach –algunas de cuyas frases catalanistas eran invención pactada de Ibarz– y a Cruyff. Si hablo de ellos y no de la gente importante a la que entrevistó es porque Quim fue un apóstol barcelonista.

Era hombre de sueño ligero, cuatro o cinco horas le bastaban, y con fortuna: ha fallecido donde nació, bien cuidado por una familia que entre dejarlo meses en un hospital y atenderlo en la casa pairal optó por lo segundo sin dudarlo. Con su sobrina Mercè al frente, la familia ha tenido para él un cariño y un cuidado que viene de la tierra, de algo muy grande y hermoso.

Ibarz se resistía a morir sin ver inaugurada La Casa de Usted, como así ofrecen su hogar los mexicanos al visitante: un edificio de rosa y azul, en tonos muy centroamericanos, en el centro de Zaidín, donde si las autoridades aragonesas no fallan -y siendo aragonesas cumplirán su palabra– los visitantes podrán ver a modo de pequeño museo las más de 2.000 piezas de artesanía coleccionadas por nuestro hombre. Sólo queda completar la catalogación.

Ha sido un placer, compañero.

 

PABLO ORDAZ. El País

Joaquim Ibarz (Zaidim, Huesca, 1943), fallecido en la tarde del sábado en su pueblo natal a los 68 años, nunca se casó con nadie. ¿Se puede decir algo mejor de un periodista? Durante los últimos 27 años fue el corresponsal de La Vanguardia en América Latina y, aunque su larga lista de amigos también incluye a algunos gobernantes, siempre supo mantener la distancia suficiente para ejercer el periodismo con libertad. Nunca supo callarse ni hablar con eufemismos. Y hasta el final conservó una memoria prodigiosa, una curiosidad infinita y un amor inquebrantable por el periodismo. A los doctores no le preguntaba por el tamaño del cáncer, sino por si creían que aún le daría tiempo de llegar a Venezuela... O a Nicaragua... O a Haití...

Nada más enterarme de su muerte llamé enseguida al periodista de EL PAÍS Juan Jesús Aznárez, que fue su amigo desde que se conocieron en La Habana hace la friolera de 26 años. No tenía ganas de hablar, solo de coger el coche y conducir hasta Zaidín para despedirse del viejo reportero. Pero frase a frase, como puñetazos en la mesa, ha ido haciendo un perfil preciso: "Lo conocí en 1985. Yo era delegado de EFE en Cuba y él venía a la oficina a enviar las crónicas. Nunca olvidaré su lealtad con los amigos, su inquebrantable adhesión al periodismo, y una ilusión y una curiosidad que no mermaron ni un ápice hasta el último día". De eso puedo dar fe también. Estuve muy cerca de él aquellos primeros días de julio en los que el maldito cáncer lo atrapó mientras se ponía un jersey en su casa del DF. Ya en el Hospital Español, a Joaquim solo le interesaba saber cuándo iba a estar a punto para salir corriendo a Venezuela u otra vez a Haití. "Joaquim es", Aznárez sigue utilizando el presente, "el periodista que más sabe de América Latina, pero no por lo que haya leído en los libros, sino porque se la ha pateado de arriba abajo. Cuando partíamos juntos hacia algún lugar, él se ocupaba de todo, de la intendencia, de los hoteles... Ni te hacía falta estar muy atento a la actualidad, porque ya se ocupaba él. Fue el corresponsal de referencia en México. Todos hemos estado con él y hemos aprendido a su lado".

A lo largo de sus viaje fue reuniendo una gran colección de artesanía popular que pretendía reunir en Zaidín -bautizada como "La casa de usted", una expresión de hospitalidad que se usa en México? mediante una fundación que pretendía ser sobre todo un homenaje a América Latina, su segunda gran pasión después del periodismo. A punto estuvo de verla inagurada... Le dieron todos los premios que un corresponsal decente desea recibir -el último, ya enfermo, el María Moors Cabot que otorga la Universidad de Columbia y que nunca había recibido un español-, pero el más importante se lo entregó su periódico de toda la vida, La Vanguardia, renovándole su puesto de corresponsal en América Latina aun más allá de la edad de jubilación. Murió con las botas puestas.

 

VV. AA. ABC

"¿Llegó Joaquim? ¿En qué habitación está?". La pregunta ha sido una suerte de contraseña a lo largo de estos años entre quienes solemos encontrarnos en las capitales latinoamericanas. Saber dónde estaba Quim era obtener una certeza, el punto de referencia adecuado. Saber, en definitiva, dónde estábamos parados. Joaquin ha funcionado muchas veces como referente periodístico y jefe de esas familias improvisadas que se forman en las coberturas, estableciendo lazos de complicidad y solidaridad. "A las siete de la mañana los levanto", avisaba en las vísperas.

Ese era Quim. Un despertador. El que nos espabilaba, en muchos sentidos. El memorioso, el que sabía aconsejar, el que opinaba con vehemencia, haciendo saber de antemano cuáles eran las causas que lo indignaban obsesivamente -siempre con los apellidos de los sátrapas convertidos en adjetivos-, el que funcionaba como guía en las ciudades.

Amaba esta región, y en cada viaje se llevaba un trozo de ella, para atesorarlo y compartir las miradas. Un tesoro que ahora quedará a merced de los visitantes en su última obra, "La casa vostra". Ese proyecto que fue pergeñando en las sobremesas de esa redacción móvil en Bogotá o en Caracas, en Río o en La Paz y que le habíamos bautizado originalmente "la Fundació Ibarz".

Era nuestro jefe de logística, el primero en preguntar en las ruedas de prensa, haciendo valer su derecho de decano orgulloso de los corresponsales. El sibarita y frugal. Ese era Quim. Y era muchos más, pero siempre afloraba el costado humano, aun en los espasmos de rabia.

Tenía amigos en todas las ciudades, y eso quiere decir algo. Quería a sus amigos, y los quería cerca suyo, siempre (¿cómo desobedecerlo?). En abril tendrán lugar las elecciones presidenciales. Alejandro Toledo, cuya figura pública se ha forjado en aquel año 2000 en parte gracias a la pluma de Ibarz, intentará volver al Gobierno. Será una elección excepcional: algo que se aparta de lo ordinario. Y será así porque faltara algo, alguien. En Lima no encontraremos a Joaquin, por primera vez. No preguntaremos por él. Lo recordaremos, sí, exhumaremos anécdotas, nos reiremos, quizá. Pero todos, los que viajemos o han sido sus compañeros de ruta en otras latitudes, nos sentiremos ese día, en el fragor noticioso, un poco más solos que de costumbre. La vida periodística no será lo mismo sin Quim. Y la vida de nosotros, tampoco. Oficio y afecto se han unido en su nombre. Y así queremos evocarlo. Adiós amigo.

Tus compañeros de ruta en América Latina Abel Gilbert, Carmen de Carlos, Manuel M. Cascante, Toni Cano Jacobo García, Lucy Conger, Jose de Cordoba, Jose Vales, Bernardo Gutiérrez , Juan Restrepo, Pablo Biffi, Elisabet Sabartes , Paola Ugaz, Jane Bussy Iruña Urruticoechea…

'TURIA' RECUERDA A JOAQUÍN COSTA, A JOSÉ A. LABORDETA Y A ANDRÉS MARÍN

Por Raúl Carlos MAÍCAS. Director de 'Turia'

La revista cultural TURIA distribuirá su nuevo número este mes de marzo y, como es habitual, entre la amplia variedad temática de los textos que componen el sumario, los lectores que se interesan por los asuntos y protagonistas aragoneses no quedarán defraudados. Les aguardan tres sugestivos artículos: el primero de ellos dedicado a actualizar la figura y la obra de Joaquín Costa con motivo de conmemorarse este 2011 el centenario de su muerte. También la revista dedica una semblanza a la trayectoria como escritor de José Antonio Labordeta y da a conocer dos poemas inéditos. Por último, un artículo redescubre la faceta política del célebre tenor aragonés Andrés Marín como Alcalde de Teruel durante los inicios del siglo XX.

 

CONOCER A COSTA MÁS ALLÁ DE LOS TÓPICOS

 

Transcurridos cien años de la desaparición de Joaquín Costa (1846-1911), la revista TURIA publica un interesante artículo de Juan Carlos Ara Torralba con el objetivo de actualizar el análisis del personaje y su legado intelectual más allá de los tópicos al uso. Se trata de una necesaria nueva mirada al pasado en unos momentos en los que, hacia no pocos de los protagonistas de nuestro ayer, parece vigente una rutinaria remembranza o una progresiva alergia. Como si Costa fuera una ruina arqueológica, alguien irrecuperable y alejado del horizonte actual. 

 

Para Juan Carlos Ara, Costa fue un hombre arquetípico del siglo XIX en cuanto que perennemente albergó el designio de una vida de estudio y trabajo recompensable. Alguien a quien le obsesionaba el método y le acuciaban la reflexión y la escritura continuas: “tuvo siempre horror al vacío, a la pérdida de cualquier impresión, idea y proyecto. Gravitó pues, sobre Costa, y desde joven, la determinación implacable de ser alguien”.

 

De ahí que su vida fuera una obra en marcha, para la que contaba con una portentosa inteligencia y una ilimitada capacidad de trabajo. No obstante, “que anduviera Costa escribiendo y estudiando a casi todas las horas libres evidencia también un carácter solitario y un tanto hosco”.

 

En su artículo, Juan Carlos Ara despliega una valiosa interpretación que actualiza a Costa a partir de los tres escenarios por los que transita la vida del hombre contemporáneo: el de la comunidad/familia (“esa red de relaciones afectivas de donde los individuos extraen su identidad”), el de la privacidad/trabajo (“el orden del ejercicio laboral propiamente dicho”) y el de la civilidad (“el escenario en donde los individuos limitan el abuso que pudiera producirse  en el terreno privado”). El tránsito de Joaquín Costa entre ellos, y su peculiar vivencia, explican bastantes de las claves.

Tras un brillante y pormenorizado análisis de todas ellas, concluye Juan Carlos Ara: “Ya antes de fallecer, pero sobre todo después, su labor quedó reducida al supuesto breviario costista, ese centón de frases escogidas, apócrifas o no, que se vienen repitiendo una vez sí y otra también con ocasión de efemérides como la que se anuncia para 2011. Tras la muerte de Joaquín Costa, el hombre visible y tópico fue irremisiblemente apropiado por todos: anarquistas, fascistas, agraristas, nacionalistas… lo que equivalió a decir que Costa no era de nadie, pues lo que todo significa, significa nada. Y en ésas estamos, en significar, en decir, en restituir cabalmente la determinación de ser alguien de Costa, o lo que es lo mismo, en actualizarlo dignamente”.

 

UN ESCRITOR LLAMADO JOSÉ ANTONIO LABORDETA

 

Aunque José Antonio Labordeta (1935-2010) mantuvo una intensa y polifacética actividad a lo largo de toda su existencia, quizá sea su faceta como escritor la que practicó con mayor tenacidad. Antonio Pérez Lasheras destaca, en el artículo que publica la revista TURIA, que Labordeta fue ante todo un “hombre de papel”: desde sus primeros poemas cuando apenas contaba diez años hasta los últimos libros aparecidos en editoriales de tirada nacional, la literatura marcó marcado su periplo vital. 

Según Pérez Lasheras, “Labordeta ha sido, ante todo, un escritor y un lector, y ha realizado ambos trabajos con entrega y entusiasmo. Y, entre todos los géneros en que ha desarrollado esta actividad literaria, el poético es, desde mi punto de vista, el más representativo y personal: en él nació a la literatura y fue el último que ejercitó”. Además, “es en la poesía donde José Antonio se sentía más libre, más auténtico, más a su aire. La poesía ha sido su más fiel refugio contra la soledad y contra los aconteceres cotidianos. De hecho, siguió escribiendo poesía hasta el momento de su fallecimiento, y dejó varias libretas con poesía inédita, si bien no revisada ni corregida”.  

La poesía de José Antonio Labordeta muestra su compromiso personal con una realidad contradictoria. Temas como la incomunicación, la angustia existencial, la esperanza en la transformación, la ternura ante ciertos paisajes y personajes, la violencia y sus causas, el miedo y la opresión como motor de los comportamientos humanos se reflejan, aunque sea de forma diversa, en todos sus escritos. “Nadie como él –concluye Pérez Lasheras- ha definido el  contraste de esta tierra entre la esperanza y el desasosiego, entre la utopía y la desesperación”.

 

Como complemento al análisis de la obra literaria de Labordeta, TURIA incluye dos poemas inéditos dedicados a dos ciudades aragonesas: “Jaca” y “San Julián (El barrio)”. De éste último, fechado en Teruel en 1969, anticipamos algunos versos: “Aquí yace la yedra / sobre el muro. / Sobre el muro crece / el barro, la arcilla / y el niño entristecido por la tarde. / Aquí crecen las madres / a la puesta del sol / al tiempo que se arañan / desde el monte cercano / unas borrajas raquíticas y pobres / para hacerse entender / por campesinos.”

 

ANDRÉS MARÍN: ALCALDE DE TERUEL Y TENOR

 

En el sumario de esta próxima entrega de TURIA sobresale la segunda parte del trabajo sobre la vida y los afanes de Andrés Marín. En él, Juan Villalba elabora una pormenorizada, necesaria y útil aproximación biográfica que permite valorar como merece a uno de los turolenses más universales en el campo de la música: el tenor Andrés Marín (Teruel, 1843 – Madrid, 1896).

 

El trabajo se ocupa no sólo de explicar su reconocida fama artística sino que da también noticia detallada de su notable labor política en la ciudad de Teruel. Para Villalba esta tarea divulgativa entre sus paisanos es muy recomendable porque “sirve para honrar su memoria y, de algún modo, para mantenerla viva”. Ahora se trata, por tanto, de “reconocerla como lo que fue, “una de las mejores voces del siglo XIX, un buen alcalde y una de las personalidades más destacadas de la historia turolense”.

 

Según afirma Juan Villalba, Andrés Marín fue siempre muy querido por el pueblo de Teruel, siempre acudió a la llamada de sus paisanos cuando se produjo. Buena prueba de ello es que, en 1891 y una vez retirado como tenor, resultó elegido por votación popular primer teniente de alcalde. Dos años más tarde, ya era alcalde por el partido republicano federal. Su mayor logro político fue conseguir la llegada del ferrocarril a Teruel. Además de su perseverancia aragonesa y su fama internacional, Marín diseñó toda una estrategia de presión mediática y popular que finalmente cumplió con el objetivo. Aunque, fatalidades del destino, su artífice murió antes de ver circular las locomotoras por su tierra natal.

 

 

14/03/2011 11:05 Antón Castro Enlace permanente. Temas aragoneses No hay comentarios. Comentar.

PREMIO DE FOTO TAURINA PARA SEVI

20110314112808-premio-20castellon-20buena.jpg

PREMIO INTERNACIONAL DE FOTOGRAFÍA

TAURINA DE CASTELLÓN 2011


La Junta Directiva del XX Concurso Internacional de Fotografía Taurina de Castellón le ha otorgado a Antonio Bascón "Sevi" el premio a su fotografía de título ‘Liarse el capote’.

[Conocí a Antonio Bascón ‘Sevi’ en Albarracín: allí, como operador de cámara de Aragón Televisión, trabajó con intensidad y pasión en un especial de fotografía que hicimos en ‘Borradores’ con motivo del X Seminario de Periodismo y Fotografía que dirige Gervasio Sánchez. Salieron, entre otros, Castro Prieto, Morenatti, Mireia Sentís, Cristina García Rodero, Sandra Balsells; él se lo curró con profesionalidad e imaginación. No soy apasionado a los toros, en realidad me parece un espectáculo trasnochado y cruel, pero me alegro mucho de los éxitos de ‘Sevi’, que sí es un gran aficionado y que pone una especial sensibilidad en su visión de los toros.]

14/03/2011 11:28 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

OLIFANTE YA VENDE POR INTERNET

 Trinidad Ruiz-Marcellán, que nunca duerme, avisa:

 

Os informamos desde Olifante, Ediciones de Poesía, que hemos puesto a vuestra disposición un servicio de venta de libros por internet.

Podéis consultar todo nuestro catálogo, así como el modo de envío, en:

http://www.olifante-catalogo.com/

Entre nuestras publicaciones más recientes, se encuentran ’El paseo en bicicleta’ de Antón Castro, ’Espectral’ de Ángel Guinda, autor galardonado con el Premio de las Letras Aragonesas 2010, ’sintaxis asfalto’ de Julio Espinosa Guerra, último Premio Santa Isabel de Portugal en la modalidad de poesía, o la antología femenina ’Yin. Poetas aragonesas 1960-2010’.


Muchas gracias y un saludo.


www.olifante.com

 

*La primera foto, una evocación muy libre de la poesía, es de Josef Sudek, y la de Ángel Guinda la firmó José Miguel Marco para 'Heraldo de Aragón'.

'TIEMPO DE COCCIÓN': FIESTA DE POESÍA, BAILE Y COMIDA DE PURITANI

Recibo esta carta del poeta, gastrónomo y showman Sergio Ortas, Puritani.

 

Estimados amigos:


Soy Puritani y me complace invitaros este Jueves 17, a las 20’30h en el El Festín de Babel, a la presentación de mi último libro publicado con la editorial Tropo Editores, titulado Tiempos de Cocción. Aquí fundo y confundo literatura y gastronomía, como prueba de ello, me tomo la licencia de enviaros esta pequeña sinopsis sobre lo que estamos preparando...


Primer acto. La presentación

Presentan: Oscar Sipán (Tropo editores), Túa Blesa (Universidad de Zaragoza) y Puritani (autor de los textos del libro).


Además, inauguramos la exposición cuyo título homónimo (Tiempos de cocción)  de las fotografías de Zarzel e Inés Zamora y los collages de Susana Vacas en su formato original. Ambas obras ilustran los poemas y relatos del libro.


Segundo acto  El teatro, la música, la poesía y el baile



Lectura poética y musical mía (con parte de mi grupo Puri y los Tanis), junto a Nacho Estévez el niño (guitarra española y por lo tanto flamenca) y Noelia Gracia (violín muy bien afinado). Contaremos con la colaboración de un invitado muy especial, mucho más que un rapsoda... Luis Felipe Alegre de El Silbo Vulnerado.

 

Después... unos veinte minutos a modo de intermezzo para "Bailes de Salón" con la selección musical de Babel, firma de libros y baile mientras se van filtrando los vapores del desenlace.



Epílogo. El buen yantar

Degustación de vinos por cortesía de Bodegas Aylés y El Festín de Babel acompañada de las siguientes tapas:


Basmati Sangre y Flor. Arroz basmati azafranado, perfumado con frutas pasas, almendras y aire de rosas. (tapa vegana y apta para celíacos, basada en el poema La sangre y la flor)
Mantecado esfera. Albóndiga de cerdo y sepia con gel de maracuyá y cebolla de Fuentes caramelizada crujiente. (tapa inspirada en el relato titulado Mantecado).


Alea jacta est


Saludos cordiales y mi deseo de veros...


Sergio Ortas. Puritani

15/03/2011 08:46 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

ALEX SAHÚN EN ACCIÓN

20110315092047-daniel-sahundsc-2065.jpg

Alex Sahún es fotógrafo y operador de cámara en Aragón Televisión, adscrito a informativos. Allá donde va, foto que tira. Series de fotos. Le interesa todo: posee un ojo alerta, curiosidad, y una especial percepción de la luz. A su padre, el pintor Daniel Sahún le hizo un retrato muy cuidado que se pudo ver en su antológica del palacio de Sástago. Este es el retrato: Daniel Sahún es un pintor de color y de tinieblas, de gesto y de fogonazos de luz que emerge de la noche del alma y de la noche de la posguerra. Trabajó mano a mano, como delineante, con Santiago Lagunas.

15/03/2011 09:20 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

VALENTÍN ESCUDERO ABRE UN BLOG

20110315100023-foto-valen-escudero-jpeg.jpg

Como la vida es el arte de la paradoja permanente y de la contradicción –siempre decimos que no haremos algo que hacemos de inmediato, “porque la vida ya te empuja”-, mi amigo recobrado Valentín Escudero (estudiamos juntos en la Universidad Laboral de A Coruña, él era un líder dulce y anarquista, un pensador, un modelo de buen tipo), personaje de ‘Dos tardes con Beatriz de Sousa’ de ‘Golpes de mar’ (mi libro, ya agotado, de Destino 2006), ha iniciado un blog. Y recoge en él un curioso texto que nace de un diálogo con un paciente.

Su dominio es http://www.literapeutica.net/

 

 

 EL BLOG QUE NUNCA HARÉ

 

Por Valentín ESCUDERO

 

En una ocasión me preguntó enfadada:

     –¿Por qué me has llamado ‘paciente’?

     –!Qué mas da?!, –repliqué disimulando la risa que me produjo su enfado– es una forma de hablar, estás aquí porque este es un centro de terapia... ¿qué palabra debería usar?”

     –Vale. Si lo de ‘paciente’ es por la paciencia que tengo contigo... me vale.

     –¿Cómo te suena ‘cliente’? ¿mejor?

     –!Horroroso!... eso suena a comprar algo... no se, yo no pago nada!

 

    Con solo 13 años, me enseñó mucho; y es verdad que tuvo mucha paciencia, no sólo conmigo sino con todos los adultos que poblaron su vida: madre, padrastros fallidos, educadores, psiquiatras y abogados...gentes que se ocuparon de su “caso”. Así que yo fui también lo más paciente que pude, intenté aprender cómo ayudarla y hubo un momento que sentí que lo estaba consiguiendo. Las historias que me contaba solían comenzar como algo infantil e intrascendente, carente de interés “serio”. Pero había algo que les daba brillo, puede que fuese la sonrisa soñadora que casi siempre marcaba el momento central de su narración. 

 

 Un día me dijo: 

     –Lo que me gusta de esto (la terapia) es que se cuentan cosas, algunas que me pasan a mi y otras que nos inventamos. Sobre todo lo que nos inventamos, eso es lo mejor. Oye, ¡tienes que poner cosas así en internet!

    –No puedo contar nada de lo que la gente me cuanta que le pasa –le contesté en un tono muy ‘profesional’–

    –No hombre!  Lo inventado, eso es lo que más vale; lo inventado es como las historias reales pero con ilusión... cosas que soñamos despiertos, cosas que fantaseamos y nos hacen sentir algo...

    –No creo que lo haga jamás, no me gusta, las historias surgen en un momento y en un lugar, hablando con una persona... y tienen sentido solamente en ese momento.

    –¿Así que nacen para vivir un rato y se van... se mueren tan pronto? - me soltó con su mejor ‘sonrisa-desafío’

    –No sé si se “mueren”, digamos que quedan en nuestro recuerdo, tienen sentido ahí en algún sitio de nuestra memoria.

    – Pues internet también es como una memoria grande en la que alguien puede entrar.

    –A mi eso no me convence, no me gusta. Yo no haré un blog nunca.

    –!Paciencia! -me soltó con una de sus ‘sonrisa-jaque-mate’.

Arriba, Valentín Escudero, profesor en la Universida de A Coruña, y abajo dos fotos de Sergio Larraín.

EL MUNDO VISUAL DE CARLOS BRIBIÁN

20110315102345-62-.jpg

 

Dentro del buen momento que vive el cómic en España, y también en Aragón, destaca la personalidad y el talento de Carlos Bribián, un autor joven y ya de recorrido que ha firmado proyectos tan sugestivos como ‘Pinocho blues’ (Glenat): su particular visión del texto de Carlo Collodi. Ha dicho el autor al ‘Diario del Altoaragón’ (por cierto, acaba de despedirse ese caballero de la prensa que ha sido y será Antonio Angulo): “Con el original solo comparte el inicio, un señor mayor que pierde a su hijo, crea un muñeco y éste cobra vida. El personaje emprende un viaje hacia un bosque para conseguir dinero para su padre, que es pobre. Y allí se enfrenta a un sinfín de enemigos. Me apetecía mucho, y más con este formato de 350 páginas, que te permite desarrollar bastante la trama. Es una historia pensada para todos los públicos, pero dirigida especialmente a un público juvenil. Mezcla diversos estilos como el manga, que transmite más potencia, más velocidad, y el cómic más americano, que es más pausado, con más detalle en el dibujo. Quería que fuera en blanco y negro, entre otros motivos, porque tenía muchas referencias de cómics que me gustan en blanco y negro".

 

15/03/2011 10:23 Antón Castro Enlace permanente. Ilustradores No hay comentarios. Comentar.

ESTA MEDIANOCHE, BORRADORES...

[Actuación musical: Pau Donés presenta ‘Y ahora qué hacemos’. Entrevista en plató: Alfonso Val Ortego, pintor. Reportajes: Manuel Vicent, que analiza a Jesús Aguirre y grandes autores contemporáneos; Marcos Ordóñez, que habla de su nuevo libro y de Ava Gardner; Javier Pérez Andújar, que aborda el mundo de las Misiones Pedagógicas; Eloy Moreno, un fenómeno literario que nace en las redes sociales; y Pilar Eyré, biógrafa de ‘María la Brava’, la madre del Rey Juan Carlos. Exposiciones: Georges Roault, en Ibercaja]

 

El cantante Pau Donés, del grupo Jarabedepalo, interpreta dos temas de su nuevo álbum, más roquero, ‘Y ahora qué hacemos’: el que da título al conjunto y ‘La quiero a morir’, una versión del clásico de Cabrel que canta con Alejandro Sanz. Pau Donés habla de su trayectoria, de su colaboración con músicos como, Carlos Tarque, Antonio Orozco, Sabina o Alejandro Sanz, entre otros, de ‘La Flaca’ y de sus parentescos aragoneses, dado que su padre es de Montanuy. El otro invitado a plató es el pintor Alfonso Val Ortego, que acaba de pintar en la sala de ceremonias del cementerio de Torrero un inmenso cuadro de siete metros de largo; Val Ortego explica su técnica, su mundo, sus fuentes y, entre otros asuntos, qué ha significado para él realizar este proyecto situado en un espacio simbólico donde se despide a los muertos.

Borradores, además, ofrece seis reportajes y entrevistas: con Manuel Vicent, que habla de dos de sus últimos libros: ‘Aguirre, el magnífico’, sobre el Duque de Alba, y ‘Póker de ases’, un conjunto de retratos literarios de grandes escritores contemporáneos. Marcos Ordóñez habla de su último libro, ‘Turismo interior’, formado por tres novelas, y de su biografía de Ava Gardner, que ha llevado al cine Isaki Lacuesta. Javier Pérez Andújar explica las claves de su novela ‘Todo lo que se llevó el diablo’, donde rinde homenaje a las Misiones Pedagógicas, la II República y la pedagogía, en un clima de picaresca y de aventura. Pilar Eyré comenta ‘María la Brava’, la historia más amarga que luminosa de María, la esposa de don Juan de Borbón, a la que acaba de dedicarle una biografía llena de revelaciones. Eloy Moreno ha tenido un gran éxito con su libro ‘El bolígrafo de gel verde’: lo publicó en un volumen de autoedición, de inmediato lo contrató Espasa y ya lleva cuatro ediciones: se trata de una historia cotidiana sobre los desengaños de la vida, la rutina, las equivocaciones y la pérdida de la ilusión.

Borradores se completa con un reportaje sobre la exposición del pintor Georges Roualt, que puede verse en Ibercaja.

 

*En la dos fotos de arriba, Alfonso Val Ortego, en un retrato de Vicente Almazán y una foto de su obra para el cementerio. Abajo, Ava Gardner y Luis Miguel Dominguín, y un retrato de Manuel Vicente, realizado por Fernando Vicente.

EL TEXTO DE PEPE MELERO DE LA PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE GALLETTI

El libro y la maravillosa y sencilla portada de Alfonso Reyes. La edición es de Eclipsados.

José Luis Melero pintado por Pepe Cerdá.

 

PRESENTACIÓN DEL LIBRO GALLETTI. El Hueso hasta la médula, de Javier Hernández y Alfonso Reyes

 

 FUTBOL

Por Pepe MELERO  (José Luis MELERO RIVAS). Zaragocista acérrimo

Uno debería limitarse a presentar libros sobre temas de su interés. Sin embargo, saltándome esa regla no escrita voy a presentar un libro sobre algo que no me gusta: el fútbol. Porque, para ir entrando en materia y calentando motores, debo comenzar diciendo que a mí no me gusta el fútbol: lo que me gusta únicamente, como fanático zaragocista, es que gane el Zaragoza. Que diga que no le gusta el fútbol alguien que es nieto, hijo y padre de zaragocistas, abonado y accionista del club, que lleva 50 años yendo a La Romareda y que ha sido Consejero del Zaragoza durante casi cuatro años, parece un dislate imperdonable. Pero es la verdad: a mí no me gusta el fútbol. Sólo me gusta que gane mi equipo. Decidí reflexionar sobre esto, que más bien parece una boutade, y llegué a la conclusión de que es cierto: los grandes aficionados al fútbol no tenemos afición. Hallé la prueba definitiva al comprobar que cuando viene a jugar, por ejemplo, el Barcelona, yo deseo que venga sin sus estrellas, es decir que Messi, Iniesta, Xavi, Villa… se lesionen la semana previa en un entrenamiento, que tengan disentería, diarreas, blenorragia, fiebres tifoideas, gonorrea, que les haya engañado su mujer la tarde de antes, acaben de enterarse y estén deprimidos y sin ganas de jugar…, cualquier cosa con tal de que no salgan al campo. Porque pienso que será mucho más fácil que les ganemos sin todos esos jugadores que con ellos. Es decir, a mí lo que me gustaría de verdad es que el Barcelona viniera con todos sus reservas o, mejor aún, con el filial. Porque así pienso que será más fácil ganarles. No me interesa por tanto el espectáculo, ni ver buen fútbol, ni nada de eso. No me gusta, por tanto, el fútbol. Sólo quiero ganarles. Como sea: de penalti injusto, en claro fuera de juego, y si puede ser en el último minuto, mejor. Que duele más.

Mi gran amigo, el escritor Ignacio Martínez de Pisón, también zaragocista enfermizo, me puso un mensaje hace un par de domingos, el día que le dimos la vuelta al partido con el Bilbao y nos pusimos 2-1. Era el comienzo de la segunda parte. Su mensaje era: “Que acabe ya”. Otro al que no le gusta el fútbol, pensé. Prefería perderse casi toda la segunda parte pero que ganase su equipo.

Si me gustara el fútbol, si a los forofos de verdad nos gustara el fútbol, querríamos ver siempre a los mejores, querríamos asistir a un gran partido. Pero eso a mí me da igual. Yo quiero ganarles e irme contento a casa para toda la semana. Porque si perdemos, por buenísimo que haya sido el partido, yo me voy cabreado. Prefiero mil veces ganar jugando mal que empatar o perder ofreciendo un gran espectáculo. El espectáculo para el circo y los cabarés. Para el Zaragoza lo que quiero siempre son resultados. Ganar, ganar y ganar. Y lo demás, tontadas. Para los buenos zaragocistas, por tanto, el modo en que juegue el Zaragoza apenas tiene importancia. Yo no voy a La Romareda buscando entretenimiento o deseando ver buen fútbol. Para entretenimiento y búsqueda de la belleza yo me inclino por supuesto por un buen libro, una buena película, una buena exposición… Al fútbol voy para que gane mi equipo.

Por eso digo que esa fue la prueba definitiva. Darme cuenta de que no deseaba ver contra mi equipo a Cristiano Ronaldo, ni a Ozil, ni a Messi, ni a ninguna de esas estrellas, fue clave para comprender que el fútbol es para los auténticos aficionados otra cosa. Un aficionado a la ópera iba a la Scala de Milán a escuchar a María Callas, pero nunca hubiera pagado una entrada rezando para que ésta estuviera ese día afónica y no pudiera cantar. Un amante del teatro hubiera ido hasta Londres para ver un Shakespeare de sir Laurence Olivier, pero nunca sacaría una localidad con la esperanza de que el día anterior el actor se hubiera caído por las escaleras y se hubiera roto una pierna. En cambio eso sí nos sucede con las estrellas del equipo contrario: pagamos la entrada pero no queremos verlas: las queremos a todas lesionadas. Tampoco disfrutamos, no hay ni que decirlo, con los goles que nos marca el rival, por hermosísimos y bellos que sean. Te parecen horribles y eres incapaz de apreciar en ellos el más mínimo atisbo de belleza.

                                               GALLETTI

Por todo eso yo fui a Monjuic el miércoles 17 de marzo de 2004, hace ahora siete años, a ver la final contra el Madrid, con el deseo de ganar y no de ver ningún buen partido. A mí me importaban un rábano Beckham, Roberto Carlos, Raúl, Guti, Figo, Zidane y los demás. Yo solo quería que ganáramos y ser feliz.

Si algún interés tiene el fútbol es porque nos ayuda a ser más felices. El Zaragoza ha tenido siempre grandes jugadores que nos han dado mucha felicidad. Deberíamos recordar en primer lugar a los 6 capitanes que han levantado las 9 copas de los 9 títulos oficiales que tiene nuestro equipo (el 7º de España, por cierto, en número de títulos): Yarza, Lapetra, Señor, Pardeza, Aguado y Cuartero, que son historia viva del equipo aragonés. Pero también a otros muchos que nos han dado tardes de gloria extraordinarias: desde luego todo el equipo de los Magníficos, y Arrúa, Diarte y Pichi Alonso, y Barbas y Rubén Sosa marcándole al Barcelona el gol en la final de Copa del 86, y todo el equipo de la Recopa, desde Cedrún hasta Higuera. Todos estos jugadores nos han dado mucha felicidad. Ninguno tanta como Nayim y Galletti. Y ya entramos con nuestro hombre de hoy. Los goles de Nayim y Galletti fueron épicos y muy parecidos. Ambos en la segunda parte de la prórroga, jugándose un título, y ambos goles dieron el título. Además, en el caso de Galletti el Zaragoza estuvo jugando media hora con diez jugadores, nada menos que frente al Madrid de los galácticos, término que acuñó Alfredo Relaño. Aquello fue la felicidad en estado puro. A mí me han preguntado algunas veces cuáles han sido los días más felices de mi vida. Y siempre digo: el día del gol de Nayim, el 10 de mayo de 1995, y día del gol de Galletti el 17 de marzo de 2004. Así que Galletti va a ser en parte el responsable de mi crisis matrimonial, cuando mi  mujer me diga que cómo tengo la poca vergüenza de decir eso y no digo que el día de nuestra boda o el día del nacimiento de nuestros hijos fueron en verdad los días más felices de mi vida.

Galletti vino a Zaragoza como una gran estrella, se pagó un importante traspaso por él y él siempre respondió a las expectativas de jugador gambeteador, valiente, habilidoso y con gol. Ha dicho muchas veces Gaby Milito que es uno de los mejores delanteros con los que jugó nunca. Para nosotros fue un lujo tenerlo en casa y para él el Zaragoza ha sido el gran equipo de su vida, el equipo con el que triunfó en Europa y con el que ganó dos títulos oficiales en una gran liga como la española. Es el equipo en el que más temporadas ha jugado: 4, frente a sus 3 temporadas en el Estudiantes de la Plata, sus 3 en el Olympiacos, sus 2 temporadas en el Atlético de Madrid y su año en Italia en el Parma y el Nápoles. Además, Galletti en el Zaragoza no se aburrió nunca: vivió un descenso en su primera temporada, un ascenso en la segunda, ganó una Copa del Rey en la tercera y ganó la Supercopa de España en la cuarta, en la que también le metió un gol al Valencia, el segundo, en el partido de vuelta. Cuatro temporadas, pues, pero vividas con gran intensidad.

EL LIBRO

De ahí, la importancia de este libro y la importancia de recuperar la figura de Galletti para el imaginario zaragocista. Muy pocos jugadores del Zaragoza tienen monografías: Wilson, Torres, Canario, Lapetra, Aguado, Nayim… Y también Marcelino, Villa, Reija, Violeta y el mismo Lapetra en aquellas viejas biografías que un diario deportivo publicó en los años sesenta de esos 5 jugadores del equipo de Los Magníficos. Y ahora Galletti, gracias al magnífico libro de Javier Hernández y Alfonso Reyes, entra en el Olimpo del zaragocismo por la puerta grande y con todo merecimiento. Ese gol frente al Madrid le ha hecho acreedor del cariño y la admiración de todos. Y lo que no han conseguido grandes jugadores de la historia del Zaragoza (Seminario, Murillo, Arrúa, García Castany, Javier Planas, Víctor Muñoz, Señor, Esnaider, Belsué y tantos otros), lo ha conseguido Galletti: tener una gran monografía para él solito.

Porque este libro es en verdad una gran monografía en la que se repasa toda la vida deportiva de Luciano Martín Galletti: desde sus comienzos en Argentina, en el Pincharratas, que es como se conoce al Estudiantes de la Plata, hasta su retirada en Grecia, pasando por Italia y sus seis años en España, de los que, naturalmente, su etapa en el Zaragoza es la que ocupa el lugar más importante en el libro.

El libro, extraordinariamente bien escrito y diseñado, es un libro coral, de estructura coral, en el que hay muchas voces, casi un centenar, lo que nos da idea del enorme esfuerzo realizado por los autores. Es el propio Galletti el que va hablando y narrando sus avatares futbolísticos y personales, pero junto a él van apareciendo los testimonios de muchas de las personas que le han acompañado estos años: desde luego Silvia y Horacio, sus padres, su hermano Emiliano, y su mujer Sole, pero junto a ellos Bilardo, Marcelo Bielsa, Pekerman, Cambiasso, Gaby y Diego Milito, Samuel, ese jugadorazo que ganó seis ligas en Italia, una con la Roma y cinco con el Inter, Riquelme, Matuzalem, compañero suyo en el Nápoles, Aimar, que afirma que más que un extremo hubiera sido un gran 9, Hernán Crespo, con el que coincidió en el Parma, Aguado, Laínez, Cani, Movilla, Zapater, Víctor Muñoz, Paco Flores (que asegura que Galletti es uno de los mejores jugadores que ha entrenado en su vida), el propio Alfredo Relaño, que recuerda cómo fue aquella final contra el Madrid, nuestro Javier Aguirre, que lo entrenó en su segundo año en el Atlético de Madrid, Fernando Torres… Todos hablan con cariño no disimulado de Luciano y todos destacan sus grandes cualidades humanas y futbolísticas.

El libro está lleno además de hermosas historias de amor y de ternura y de anécdotas gloriosas: es muy bonita la historia de su abuelo Néstor, que esperó a morirse hasta que Luciano se casó con Sole. Era lo que más ilusión le hacía: ver casado a su nieto como Dios manda. Murió a los tres días de la boda. O conocer cómo lloró su madre cuando Luciano dejó la escuela para dedicarse al fútbol cuando solo le faltaba un año. O comprobar la confianza de la propia Silvia en su hijo, cuando el día de la final de la Copa con el Madrid, y después de que Luciano le dijera por teléfono que no iba a jugar, que iba a ser suplente, su madre le dijo: “Prepárate porque vas a jugar y marcarás el gol que dará el título”. Y así fue.

Algunas de las mejores anécdotas del libro están relacionadas con Gaby Milito. Éste y Galletti, que viajan con la selección argentina y comparten habitación en un hotel de Toulon, pierden la llave de la caja fuerte y, apuradísimos, le piden ayuda al utillero de la selección argentina, que acaba reventándola a golpes con un destornillador. Luego, ya en el autobús, les miente y les dice que el hotel les reclama una enorme indemnización. Ambos, que son todavía apenas unos muchachos, pasan un miedo tremendo hasta que el utillero les confiesa la broma. O cuando en Nigeria Galletti le metió en la bañera una iguana a Gaby mientras se estaba duchando, sabiendo que Milito tenía pánico a esos animales. Es también muy significativa la anécdota que cuenta Cani de cuando lo expulsa el árbitro en la final con el Madrid: “Me llamaba ocho y a Figo, Luis”. No sé ni como ganamos.

Y según declara su mujer, Sole, Luciano fue muy feliz en Zaragoza, quizá donde más. “El día que nos marchamos lloró -dice Sole- y yo he visto muy pocas veces llorar a Luciano”. Quiero que sepas que nosotros también fuimos muy felices contigo. Yo para terminar voy a hacer lo que Fernando Trueba cuando recibió el Óscar en 1994 por Belle Époque. Trueba dijo ese día: “Me gustaría creer en Dios para agradecérselo. Pero sólo creo en Billy Wilder, así que gracias Mr. Wilder”. Muchos zaragocistas, en marzo de 2004, sólo creímos en Galletti. Así que gracias Mr. Galletti.

Galletti, invitado el próximo martes al programa ’Borradores’, fue trece veces inernacional con la selección absoluta de Argentina.

 

15/03/2011 16:01 Antón Castro Enlace permanente. Real Zaragoza No hay comentarios. Comentar.

ALFREDO CASTELLÓN: DOS CUENTOS

Alfredo Castellón Molina (Zaragoza, 1931) es escritor, realizador de cine (autor de ‘Platero y yo’ y ‘Las gallinas de Cervantes’) y de televisión. Actualmente tiene varios libros inéditos. Uno de ellos es ‘El ruido de la memoria’, que contiene relatos y varios microcuentos como estos.

 

DOS MICROCUENTOS DE ALFREDO CASTELLÓN

VIAJES

Espero que sigan existiendo los mosquitos que me mortificaron en la India, Argentina o Brasil, de esa forma los futuros viajeros podrán “gozar” de sus viajes como es debido. También amenizaría mucho el camino la existencia de la compañía marítima francesa “Mesagerie Maritimes” (Marsella-Yokohama) y continuara teniendo esa cuarta clase tan amena en donde las comidas se servían en una mesa de hierro soldada a la cubierta, al lado de aquellas jaulas de monos que se devoraban, unos a otros, en tu presencia.

MENSAJE SAGRADO

Terminados mis estudios en el Centro Sperimentale de Cinematografía de Roma me dispuse a regresar a España, pero antes pasé por la casa de mis amigas Araceli y María Zambrano en la Piazza del Popolo. María me despidió preguntándome si me había aprendido definitivamente el poema de nuestro admirado Unamuno: ‘La oración del ateo’. Yo le contesté que sí y que nunca lo olvidaría. “Eso espero, me dijo, pues es la fe y la esperanza del que está angustiado en la nada y por si mismo sale a flote en silencio”. Y me marché lleno de melancolía repitiendo: “qué grande eres mi Dios. Eres tan grande que no eres sino idea...”

 

*Del libro inédito 'El ruido de la memoria' de Alfredo Castellón.

*Las tres fotos son de Ruth Orkin.

17/03/2011 10:13 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

MARCOS CALLAU EN 'HOY POR HOY'

Me escribe Marcos Callau:

Hola Antón. Te escribo porque esta mañana a las once y media saldré en el "Hoy poy hoy" de la cadena SER hablando de Sinatra y el Rat Pack. Los de la SER contactaron por Facebook conmigo pues parece que les gustó el blog que le dedico a Frank Sinatra (http://francescoalbertosinatra.blogspot.com ). Mañana dedican una sección del programa al Rat Pack y yo estaré ahí. Me hace mucha ilusión pero estoy algo nervioso. Aprovecho para enviarte un poema que dediqué a estos héroes del pasado (Sinatra, Dean Martin, Sammy Davis Jr...).