Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2016.

FERIA DEL LIBRO EN TAUSTE

20160501204150-xaudaro.gif

He pasado buena parte del día en Tauste, que celebraba su Feria del Libro. He ido con David Francisco y Reyes Guillén, editores de Pregunta y distribuidores. A ellos, como siempre, les ha ido bastante bien; suelen decir que se conforman con poco. He firmado tres libros de ‘Los Sitios de la Zaragoza inadvertida’ y uno de ‘El dibujante de relatos’ (Pregunta) en Librería Central donde compartí firma con José Antonio Bernal y con Jose Videgain y con todo el equipo de Casanova senior y junior. Y de Olifante se vendió 'Seducción' (2014).

Andaban por allí algunos de los habituales: Pablo de librería Prólogo, a quien le compré el libro ‘La vaca’ de Augusto Monterroso; la escritora Sandra Araguás, que me firmó dos de sus últimos libros; Fernando Jiménez Ocaña, que llevaba los fondos de Onagro y algunos de los libros de viejo, adquirí un volumen coral de ‘Zaragoza’ de 1967 de la IFC y él me regaló ‘La Segunda Guerra Mundial’ (Círculo de Lectores) de Manu Leguineche y me dijo que está a punto de salir un libro suyo sobre historias asombrosas y sorprendentes del Antiguo Testamento; en Taula compré el nuevo libro que han sacado de Xaudaró, el primer cómic de España: ‘Fantásticas aventuras de Tifo y Tif’, que prologa el especialista Antonio Martín y que cumple 101 años. Al lado estaba Malavica con el activísimo Xcar, entre otros títulos tenía ‘Los guionistas’, la novela gráfica de Roberto Malo y Moratha, muy divertida sobre el mundo del cine porno.

También andaban por allí Pepito y Julia y Eloy, de Librería Antígona, y la ilustradora y Premio Nacional de Ilustración Elisa Arguilé, que dio un taller de dibujo de dos horas con los niños; todos ellos, además, ofrecieron los fondos de sinPretensiones con la nueva edición de ‘Seis leones’ de Daniel Nesquens y Alberto Gamón… Y también había otras librerías de Tauste, la Asociación Boira de Ejea o la Asociación el Tapiaz de Tauste, tan activa siempre con sus publicaciones, actas y revistas. Se ha rendido homenaje a Cervantes y Shakespeare, cuyos espectros han pronunciado el pregón. Mariano Lasheras, que encarnó a Shakespeare, ofreció una sesión de cuentacuentos para los niños… Hubo más cosas, sin duda. Hablé largo y tendido con Trinidad Ruiz-Marcellán con vistas a un libro sobre Marcelo Reyes, que saldrá en vísperas del verano.

Y cuando nos íbamos, llegaban los Titiriteros de Binéfar para preparar su concierto musical y festival para la caída de la tarde. Cerca ya de Garrapinillos, en Torre Medina, hemos parado a tomar un café con David y Reyes y un señor, Félix Ferrer, me pidió si le podía firmar un autógrafo. David Francisco ha salido al coche y ha vuelto con un ejemplar de ‘El paseo en bicicleta’ (Olifante, 2011) y ese ha sido el regalo para Félix del Primero de mayo.

01/05/2016 20:41 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

CALASSO, PREMIO FORMENTOR 2016

20160502123829-foto-jurado.-victoria-cirlot-ramon-andres-ferrer-lerin-basilio-baltasar-y-vicente-verdu.jpg

 

[En la foto del jurado podemos ver a Victoria Cirlot, Ramón Andrés, Francisco Ferrer Lerín, Basilio Baltasar y Vicente Verdú. Están en el espléndido hotel Barceló-Formentor.]

 

Desde hace unos años, se ha recuperado el Premio Formentor de las Letras. Hasta ahora lo habían recibido Juan Goytisolo, Carlos Fuentes, Javier Marías, Enrique Vila-Matas y Ricardo Piglia. Este año se ha ensanchado, además de a las lenguas hispánicas, al portugués, italiano y francés, y el galardón de 2016 ha recaído en el editor, ensayista y novelista italiano Roberto Calasso en reconocimiento al conjunto de su obra, una distinción dotada con 50.000 euros. Se entregará en las próximas Conversaciones Literarias de Formentor que están previstas para el mes de septiembre.

El jurado, presidido por el escritor y editor Basilio Baltasar, ha reconocido la «prosa alumbradora». de Calasso, cuya obra «integra en un ambicioso discurso corrientes filosóficas, estéticas y morales de muy diversa procedencia».

El jurado de la edición 2016 -que completan la catedrática y ensayista Victoria Cirlot, el historiador del arte y de la música Ramón Andrés, el poeta y narrador Francisco Ferrer Lerín, un barcelonés afincado en Jaca desde hace más de treinta años, y el ensayista y sociólogo Vicente Verdú-, ha resaltado de Roberto Calasso que «la amplitud de campos de conocimiento que abarca su mirada constituye el fundamento mismo de la cultura humanista tal y como será rescatada por la posmodernidad».

Algunos libros destacados del intelectual italiano, que en los últimos años ha impartido clases en la universidad de Oxford, son ‘Los cuarenta y nueve escalones’, ‘La literatura y los dioses’, ‘Cien cartas a un desconocido’, ‘Ka’ y ‘Las bodas de Cadmo y Harmonía’, casi todos ellos publicado por el sello Anagrama de Jorge Herralde. Otro de sus libros es ‘K’, un estudio sobre Franz Kafka; con ‘El rosa Tiépolo’ se acercó a la pintura con originalidad. Roberto Calasso nació en Florencia en 1941 y vive en Milán, está casado con la escritora suiza Fleur Jaeggy y es editor del prestigioso sello Adelphi; primero fue editor, luego consejero delegado y actualmente es presidente.

Para los miembros del jurado «el arte del ensayo alcanza en Roberto Calasso una de sus más altas expresiones». El escritor Pieto Citati dice que posee «una cultura inmensa» y el inolvidable Leonardo Sciascia, poco dado a la lisonja, dijo poco antes de su desaparición: «Sus obras están llamadas a no morir. Calasso es uno de los pocos escritores de raza que tenemos».

02/05/2016 12:38 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

'LA ISLA DEL CINE': POEMA DE MI LIBRO 'EL MUSGO EN EL BOSQUE' (PUZ, 2016)

20160504085619-nikola-borissov-9-.jpg

LA ISLA DEL CINE

 

El Cine Real era un paraíso en la oscuridad.

El centro de todas las fantasías, la isla del tesoro,

el campo de pruebas de las primeras pasiones imposibles:

íbamos al cine en los fines de semana a enamorarnos

irremediablemente. Antes de conocer el amor,

y quizá antes de haber saboreado el mar y sus mareas,

en la plenitud de la inocencia a punto de quebrarse,

quisimos a Ava Gardner, Edwige Fenech, Claudia Cardinale, Elsa Martinelli,

amábamos los ojos negros de Concha Velasco

y sus muslos deslumbrantes que no exigían ningún desnudo.

El Cine Real era como un refugio, tierra adentro,

mientras caía la lluvia y se encenagan las calzadas

y los campos de maíz y nuestras arboledas pobladas de caballos.

Todo podía suceder en el cine. En la pantalla, en nuestra

quimérica cabeza, en el temblor inesperado de la entrepierna

o quizá dos butacas más adelante, más atrás o en las de al lado.

O en aquel gallinero sombrío que olía a incertidumbre

y tentación. A veces solo batallaba la asfixia de los besos.

 

Todo podía suceder. Y un día, sábado, tercera y última sesión,

la de las diez, se estremecieron los planetas

y el silencio oscuro y mi corazón, zarandeado de súbito.

De repente, con su faldita breve y sus ojos encendidos,

apareció Isabel, mi prima, la que tenía molino y furgoneta,

la que había perdido un novio en el servicio militar,

allá en las marismas de Cádiz. La llamé y se sentó a mi lado.

Aproveché el NO-DO. Y le dije al oído las triviales confidencias

de quienes llevan algunas semanas sin verse.

Luego le hablé de lo poco que sabía de la película.

Se titulaba El día de la ira y la protagonizaba uno de mis actores favoritos: Giulianno Gemma.

El malo malísimo era Lee Van Cleef. Un pistolero torvo.

 

No tardó en empezar la sesión.

Yo la miraba de reojo sin ser visto, o eso creía,

pero pronto me di cuenta de que ella hacía algo parecido.

Un brillo lateral parecía despertar centellas en su rostro.

O una luna gigante de misterio que irrumpe tras el vendaval.

Ladeó la cabeza hacia mi rostro y percibí su piel suave,

la olorosa textura de su media melena negra y arbolada de leves rizos.

Hubo un instante en que me cogió las manos, quizá fuese

solo la mano izquierda. La memoria me duele y me traiciona.

La llevó a su boca y la acarició con los labios.

Juraría que noté la humedad de su lengua.

El terciopelo de su saliva. La carnal densidad de mi propia lumbre.

La apretó, cedió en su presión, jugueteó con los dedos,

uno a uno, de dos en dos, no sé si recuerdo bien o lo invento.

Y entonces, cuando se levantaba el polvo y retumbaba

en el centro del desierto que avanza con su silbo de sierpe,

condujo mi mano hacia su pierna y allí la dejó, a solas,

con el afán quizá de que llegase hasta el centro inexpugnable.

La mano y mi pánico se quedaron indecisos, perplejos,

como quien teme arrojarse hacia el fondo de un precipicio.

 

Isabel, diez o veinte minutos después, me besó la oreja.

Me digo ahora, me justifico tal vez, tantos años después:

se impacientó de esperar y de mala conciencia.

Me sentí su amante secreto. El galán clandestino de la función

que aún no sabe cómo pecar en la penumbra.

Me puso una moneda en la mano y me la cerró con suavidad.

Era el tesoro inesperado de la isla del cine.

«Tengo que irme –dijo-. No soporto las películas del oeste.

Espero que sepas guardarme el secreto, primo».

 

 

Ha pasado más de media vida. El doble del tiempo del olvido.

A veces en la oscuridad, aún la siento: cercana, temblorosa, con los pies descalzos

y la falda corta de una actriz que desordena y paraliza mi deseo.

 

*La foto es de Nikola Borissov (Sofía, Bulgaria, 1990).

-De 'El musgo del bosque' de Antón Castro. Prensas Universitarias de Zaragoza: La Gruta de las palabras. Zaragoza, 2016. 81 páginas.

 

04/05/2016 08:56 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

CAÑARTE, EL SÁBADO EN LA PUEBLA

20160505080400-formas-de-perder-la-cabeza-bailarina.jpg

[Todos los años, Mario Gros y Concha Breto y un equipo de gente organizan en La Puebla de Híjar (Teruel) unas jornadas artísticas, literarias y creativas en torno a la caña, el poder, la historia y la evocación del cañaveral. Para este sábado, de nuevo han preparado actividades donde se mezcla el paseo, la mirada, la escritura creativa, la lectura, la música y la velada nocturna. He aquí el programa.]

 

¿Qué está pasando?

-16’30h: A cañar, a mirar, a escribir.
Paseo literario y taller de escritura (microrrelatos) con el escritor Daniel Nesquens. Abierto a todas las edades, no es necesaria inscripción. Salida desde el Salón Multiusos “El Charif”.


-19’30h: Regreso a “El Charif” y raspao con chocolate.
-20’00h: Marionetas y pájaros zancudos
Títeres de caña. Compañía “Títeres de la tía Elena”. Para todos los públicos. Salón Multiusos “El Charif”.


-23’00h: Música y literatura con caña
Lectura de los microrrelatos del taller de escritura y otros textos alrededor de la caña, con acompañamiento musical en directo y proyecciones audiovisuales. Salón Multiusos “El Charif”.
Todos los actos son abiertos y gratuitos.

 *Un montaje de Helena Millán, 'Formas de perder la cabeza', que toma de ARES. Actuará el sábado.

05/05/2016 08:04 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ, UN POEMA

20160505103018-pepi-merisioalpe-campascio-valmalenco-1969.jpg

JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ PUBLICA ‘ESTADO DE SITIO’

José Luis Rodríguez (León, 1949) es un estupendo escritor. Y una prueba más es su nuevo poemario: ‘Estado de sitio’, que acaba de publicar en las PUZ (La Gruta de las palabras), editorial que dirigió con éxito durante años, y que tiene algo de homenaje a Albert Camus. Es un libro, sobre la terca vecindad del adiós, un libro que nace de la experiencia, de la enfermedad y de una sensibilidad honda, estremecida, que fluye con variedad y ritmo, con una gran sensibilidad.

Copio aquí uno de sus poemas.

 

****

Se tiene pasión por la autobiografía

y el invierno,

se tiene pasión por la lápida estúpida

y la interesada charla de los otros.

Se siente ternura por el pájaro que está a punto de morir

y por el maniquí que dormirá

en el estercolero hasta el holocausto.

 

Qué orgullo sienten

quienes han venido al mundo sombrío

para intentar comprender el misterio

de la Vía Láctea

y las rutas perplejas de los colores

sabiendo que desaparecerán como las lágrimas

y el barro, como la ola

y el amor

mientras el gato seguirá maullando

y crecerá la sonrisa del bosque.

 

Inútiles e increíblemente dichosos

contemplando la arena y chupando limones

mientras el cáncer avanza.

Qué orgullo sienten los que vienen de la niebla

y se encogen como condenados

sobre su autobiografía, sobre la frialdad del último diciembre.

 

*La foto es de Pepi Merisio.

05/05/2016 10:30 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

'LETRAS LIBRES': MÉXICO Y SU DESALIENTO

20160505131226-desalientoportada-mayo-page-001.jpg

La revista Letras Libres aborda en su número de mayo los tres grandes problemas del México actual: la corrupción, la violencia y la impunidad. Enrique Krauze habla sobre el desánimo generalizado en el país. Jordi Gracia escribe sobre la poesía de Jaime Gil de Biedma. Guadalupe Nettel homenajea al premio nobel húngaro Imre Kertész, fallecido el pasado 31 de marzo. El número incluye también un ensayo de María del Carmen Horno que explica cómo se relacionan las lenguas en nuestro cerebro y los efectos cognitivos del bilingüismo.

El número 176 de la revista Letras Libres examina el estado político y social de México. El ensayista e historiador Enrique Krauzehabla sobre el desánimo y el escepticismo en el país. Analiza la violencia, la corrupción y la impunidad como los tres grandes problemas del país y propone unas bases para recuperar la confianza en las instituciones democráticas, haciendo un llamado a las generaciones jóvenes.

Jordi Gracia analiza el vínculo entre la prosa y la poesía de Jaime Gil de Biedma, y descubre que el escritor agotó su energía lírica en la primera madurez. Guadalupe Nettel recuerda la trayectoria de Imre Kertész, el premio nobel húngaro que narró su experiencia en los campos de concentración: “La tarea que me he impuesto ha sido transformar toda esa negatividad en creatividad”, afirmaba el escritor.

Aproximadamente entre el 60% y el 75% de la población conoce y usa dos o más lenguas. La psicóloga y profesora de lingüísticaMaría del Carmen Horno explica los efectos del bilingüismo en nuestro cerebro y la relación que se establece entre estas lenguas. El escritor Patricio Pron habla de las notas a pie de página: esos “piojos en el cabello de la literatura”, según Alfred Lord Tennyson, son desdeñadas por muchos autores y editores, y a veces exageradamente sacralizadas en la academia, pero también pueden crear un espacio de complicidad entre el creador y el lector.

Jimena Canales y Lee Smolin hablan de la vida privada y la evolución de Albert Einstein. Ioan Grillo escribe sobe el crimen organizado en América Latina. El número también incluye una conversación entre Bernat Hernández y el veterano historiador mexicano Miguel León-Portilla, autor de obras fundamentales sobre la cultura prehispánica y la conquista.

José Antonio Millán reseña Altos estudios eclesiásticos I de Rafael Sánchez Ferlosio y Ricardo Dudda Oona y Salinger, la novela de Frédéric Beigbeder que cuenta el romance brevísimo entre los dos en el Nueva York de los años cuarenta. Mercedes Cebriánescribe sobre El oro blanco de Edmund de Waal. Daniel Capó reseña Las manos de los maestros, de J. M. Coetzee y José Miguel Oviedo lee Cinco esquinas, la novela más reciente de Mario Vargas Llosa.

Vicente Molina Foix escribe sobre Koreeda. Rodrigo Fresán repasa la historia de The Replacements, los pioneros del rock alternativo en los Estados Unidos de los años ochenta. Paula Arantzazu Ruiz recuerda los principales artistas del Divisionismo y del Futurismo: de Moribelli a Luigi Russolo. Mariano Gistaín teoriza sobre un posible nuevo “superyó” aumentado en la era post-Snowden: “Podremos imprimir en 3D en casa a nuestro clon digital y así tendremos a alguien con quien charlar, alguien que por fin nos conozca mejor que nosotros mismos”.

Director: Enrique Krauze

Editor responsable en España: Daniel Gascón

dgascon@letraslibres.com

 

05/05/2016 13:12 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

ARRANCA, CON LAMATA, FESCILA

ARRANCA LA XXI EDICIÓN DE FESCILA,

‘PEQUEÑA GRAN PANTALLA’

 

Esta noche tendrá lugar la primera sesión de cortometrajes de la Sección Oficial que optan al premio del público

 

El director Miguel Ángel Lamata recibirá mañana sábado el premio ‘Villa de La Almunia’ durante la gala de inauguración

  

(Nota de Raquel Viejo y Alejandro Aísa). 6 de abril de 2016. El Festival de Cine de La Almunia (FesciLA) cumple su vigésimo primera edición y veinte años. Fue en 1996 cuando arrancó esta cita cinematográfica, por aquel entonces con el nombre de Jornadas de Cine. Mañana, a las 20:00 horas en el cine Salón Blanco, se celebrará la gala de inauguración en la que se entregará el premio ‘Villa de La Almunia’ al director, productor y guionista zaragozano Miguel Ángel Lamata.

 

El Villa es un reconocimiento que entrega el ayuntamiento almuniense a propuesta de la organización del festival a una personalidad destacada del mundo audiovisual de Aragón. Fue el pasado 19 de abril cuando el consistorio aprobó por unanimidad el conceder el galardón a Lamata.

 

En una edición que lleva por título Pequeña gran pantalla y en la que se abordará la relación entre el cine y la televisión, se quería reconocer el trabajo de este zaragozano curtido en ambas pantallas y que siempre lleva con él el nombre de Aragón. El próximo 3 de junio llegará a las salas su cuarto largometraje, Nuestros amantes, protagonizada por Eduardo Noriega, Michelle Jenner, Amaia Salamanca y Gabino Diego; y que ya la semana pasada ya se presentó en el 19 Festival de Málaga de Cine Español.

 

Como acto previo a esa inauguración oficial de FesciLA 2016, esta noche a las 22:00 horas se proyectarán los primeros 7 trabajos que optan al premio del público. En un total de 5 sesión -sábado 7 a las 22:30 h y lunes, martes y miércoles a las 22:00 h- se pasarán los 34 cortometrajes que conforman este año la Sección Oficial.

 

Programación FesciLA 2016

 

El domingo siguiente a la apertura, ya es una tradición el concierto de cine. En esta ocasión, música y cine viene de la mano con el II Encuentro de escuelas de rondalla de Juanjo Almarza: 45 músicos en el escenario interpretando algunas de las mejores bandas sonoras de la historia del cine. Ese mismo día, a las 17 horas, sesión infantil con la proyección de “Atrapa la bandera” (Enrique Gato, 2015) y a las 19 horas, FesciLA se trasladará a La Muela con el acto comarcal. En la localidad vecina se proyectarán los mejores cortometrajes de la anterior edición.

 

Durante la semana del festival también se proyectará una selección de largometrajes relacionados con el tema monográfico de este año. El lunes 9 se pasará Madregilda (Francisco Regueiro, 1993), filme por el que Echanove ganó el Goya a Mejor actor. El martes, el clásico Historias de la televisión (José Luis Sáenz de Heredia, 1965) y, el miércoles, Lo imposible (J. Bayona, 2012), una superproducción “made in Spain”, que contó con un fuerte apoyo de la televisión y se convirtió en uno de los estrenos más visto de nuestra pequeña pantalla. Las tres proyecciones tendrán lugar a las 19 horas en el cine Salón Blanco.

 

En esta edición, se cuenta con una mesa redonda (jueves 12, 19:30 h Palacio de San Juan) de lujo para abordar la vinculación entre el cine y la televisión. En la charla participarán Virginia Yagüe, guionista, productora, escritora y presidenta de la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA); Belén Macías, directora de las películas El patio de mi cárcel (2008) y Marsella (2014), y series como14 de abril. La República, La princesa de Éboli Historias robadas; la actriz Nieves de Medina, conocida por películas como El Bola (Mañas, 2000), Los lunes al sol(León de Aranoa, 2002) o Un franco, 14 pesetas (Iglesias, 2006), y por participar en las series Cuéntame, Bajo sospecha El ministerio del tiempo.

 

El viernes 13, penúltimo día del festival, comenzará por la mañana con el programa “Un día de cine” del Departamento de Educación del Gobierno de Aragón y la colaboración del IES Piramide de Huesca. Continuará a las 19 h en el colegio Salesiano con la proyección de La novia (Paula Ortiz, 2015) y una charla-coloquio con las actrices Luisa Gavasa, Goya a la Mejor actriz de reparto por su actuación en dicho filme, y Leticia Dolera. Para finalizar, por la noche, otro clásico del festival: la “Cena de Cine” en la que en esta ocasión se degustará la película Cheff(Jon Favreau, 2014) -la inscripción a la cena está abierta hasta el día 11-.

 

Ya el sábado 14 llega la jornada de clausura. A las 16:30 h en el colegio Salesiano, proyección de los cortometrajes ganadores y, a la misma hora y en distintos puntos de la localidad, lectura de los guiones ganadores (este segundo acto, organizado por AICELA). Y a las 19:30 h en el cine Salón Blanco dará comienzo la gala de clausura, un acto presentado por el actor Jorge Usón y en el que se entregarán los premios de los concursos de cortos y guiones, se nombrará Socio de Honor a la fundación Manuel Giménez Abad y el actor Juan Echanove recibirá el premio Florián Rey.

 

 

El programa completo se puede descargar en PDF en el siguiente enlace:

http://www.fescila.com/wp-content/uploads/PROGRAMA_FESCILA_2016.pdf

 

*Tomo la foto de Miguel Ángel Lamata de aquí: http://www.lashorasperdidas.com/wp-content/uploads/2010/03/lamata-picture.jpg

06/05/2016 10:36 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

UN FRAGMENTO DE 'EL APALABRISTA'

20160506143541-apalabrista-imprenta-redes.jpg

José Francisco Mendi dice: "Te paso un pasaje del libro al que le tengo cariño y que guarda relación con la foto de la biografía, el resumen y uno de los temas del contenido más llamativos como es el bombardeo del Pilar de Zaragoza que en agosto cumple 80 años. Te adjunto la portada con dibujo de Dani García Nieto".

 

SINOPSIS

 

El fin de semana más tórrido del año, Zaragoza se encuentra casi desierta. La ciudad ha sido abandonada por la mayoría de sus habitantes que huyen del Ferragosto maño. Es el momento que siempre había esperado Fulgencio para tener sus merecidos minutos de gloria. Este acomplejado político de tercera fila consigue acceder temporalmente al mando de la ciudad en las horas del año en las que nunca pasa nada ni casi nadie. Pero gracias a la habilidad de sus torpezas comienzan a suceder demasiadas cosas. Y no todas buenas.

¿Estamos ante una novela de ficción real o ante un ensayo con episodios novelados? ¿Lo que nos describe el autor va a ocurrir o ya ha pasado? En este libro, con humor más que de humor, tendremos la oportunidad de recorrer algunos retazos de nuestra historia que al fin podrían quedar resueltos gracias a la perspicacia inconsciente del protagonista.

¿Cuáles fueron las verdaderas razones del misterioso bombardeo en agosto de 1936 sobre la basílica del Pilar? ¿De verdad Paco Martínez Soria fue un actor al servicio del régimen franquista? ¿Se firmó un acuerdo secreto en la estación de Canfranc que haría cambiar el rumbo de la historia? ¿Podría sufrir Zaragoza una inundación aún mayor que la que asoló la ciudad en 1961? ¿Qué relación existe entre la estatua de Cesar Augusto junto a las murallas y los escudos esculpidos junto al puente de Santiago de Zaragoza?

El lector tendrá que descubrir todo esto y mucho más. Deberá aprender a discernir entre la historia y la histeria. Pero cuidado. Asegúrese antes de criticar al autor por su exceso de ficción, no vaya a ser realidad. Y no se emocione mucho con las certezas, no vayan a ser ficción.  

 

 

 

www.elapalabrista.com

Editorial 1001 Ediciones

 

Por José Francisco MENDI

 

El padre Ángel Luis no se inmutó ante esas palabras que ya esperaba. El eclesiástico seguía pensando que esa distinción a una persona tan buena como Onésimo tenía toda la lógica. Sabía que siempre iba a quedar en el recuerdo de los cronistas su heroicidad en una madrugada de agosto de 1936, cuando el Pilar de Zaragoza fue bombardeado por los “rojos”. Incluso conservaba, en el archivo de la sacristía, una de las fotos que le hicieron al finalizar la manifestación que, en desagravio, recorrió las calles de la ciudad aquél fatídico 3 de agosto, al inicio de aquella cruzada contra las hordas comunistas. Al finalizar el clamor popular en las calles, la alegría se desbordó entre cánticos y oraciones a la Virgen. En medio de aquél frenesí, Onésimo ascendió a los cielos. Lo hizo manualmente gracias a la energía manteadora de aquella multitud, ebria de éxtasis religioso, tras certificar lo que ya se denominaba como milagro de las bombas incorruptas del Pilar. Tras aquel episodio, y fruto de un abrupto descenso terrenal a manos de sus admiradores, Onésimo arrastró una ligera cojera a consecuencia de la mal curada dislocación que se hizo al caer de la manta tras las embestidas de sus conciudadanos. La alegría de las calles se había desbordado en su honor como héroe del Pilar. Los no creyentes lo habían apodado, con algo de socarronería, “bombésimo”. Aquella historia había dejado poso en la cristiandad en momentos de persecución como los que sufría el clero. El testimonio del difunto, su arrojo en aquel episodio, fueron decisivos para que se elevara el hecho a categoría de milagro, aunque el Vaticano se hubiera negado siempre a su reconocimiento oficial. Esta negativa tuvo como protagonista a un joven historiador, Julián Casanova. Sus estudios sobre la mala calidad de los explosivos que los rusos vendían al gobierno de la República truncaron la carrera milagrosa de este suceso en Roma. A pesar de todo, lo ocurrido aquella madrugada de agosto seguía siendo un capítulo desconocido de la guerra civil, un episodio lleno de incógnitas y misterios, a pesar de las arduas investigaciones desarrolladas por este profesor aragonés.

 Mientras regresaba de sus recuerdos, el clérigo intuyó el regalo en forma de reconocimiento que le haría el Alcalde. Seguro que lo proponía como hijo “predoptivo” (nunca entendió muy bien la diferencia entre hijo predilecto y adoptivo).

 Fulgencio prosiguió con la parte dispositiva, y a la vez concluyente, de su discurso. Se deslizó hacia un tono de energía castrense para dar más realce a su dicción

 -          ¡En correspondencia a los servicios prestados por el difunto y en prueba de eterna gratitud como ilustre ejemplo de dedicación hacia nuestra ciudad, tengo el gusto de anunciarles que Onésimo Martínez Blasco será nombrado Hijo predilecto de Zaragoza! ¡A título pésimo!

 Cuando terminó de escuchar sus propias palabras, Fulgencio fue consciente de que por mucho que el talento de Goya fuera sordo, no lo eran la mayoría de los asistentes. Unos le miraban impávidos. El padre Ángel Luis, que ya adivinaba sin capacidad de sorpresa la propuesta, le miraba aturdido con el bonete negro de su cabeza a punto de levitar. El murmullo se tornaba en risas y algunos de los infanticos del coro comenzaban a ejercer de contorsionistas dominados por un supuesto gas hilarante mientras se tronchaban como soldados romanos escuchando a Poncio Pilatos en La vida de Brian. Todo ese jaleo hizo inaudible la apresurada corrección del alcalde.

 -          Perdón, perdón, a título póstumo quería decir...

 Pero el arrepentimiento no fue capaz de apagar la indisimulada algarabía del público.

 El prelado, presa de un enfado del que tendría que confesarse, decidió tomar el micrófono e intentar reponer una calma y una seriedad que en nada acompañaban a tan lúgubre momento.

 -          ¡Hermanos, hermanos! ¡Por favor, por favor, un poco de silencio! A continuación, nuestro alcalde leerá una carta manuscrita del finado, que en su última voluntad nos ha querido trasladar a los presentes. Les ruego le escuchemos todos respetuosamente como último homenaje a Onésimo antes de proceder al traslado del féretro para su santo entierro.

Los ánimos se calmaron algo. No mucho.

 

-          Cuando quiera Alcalde, puede proceder –continuó el sacerdote mientras atravesaba a Fulgencio con una mirada venenosa que no concordaba con el tono de paz de sus palabras

 

 

 

06/05/2016 14:35 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

LEE MILLER, VISTA POR MAN RAY

Man Ray vivieron una historia de amor que duró tres años. Además, trabajaron juntos en el taller, se suele decir que fue ella quien descubrió azarosamente las solarizaciones. En cualquier caso, fue la gran musa del fotógrafo. La retrató de todas las maneras. 

 

-Retrato realizado en 1930.

-Retrato de Lee Miller de 1932.

 

-Retrato hacia 1932.

 

-Man Ray y Lee Miller. La fuerza del amor.

 

1. foto: http://www.theenglishgroup.co.uk/wp-content/uploads/2013/03/tumblr_mj8d45rPqy1qdy7vgo1_500-460x616.jpg

2.https://news.artnet.com/wp-content/news-upload/2015/03/Man-Ray-Lee-Miller-1930.jpg

3. http://4.bp.blogspot.com/-JfNkaO5FKc4/Vcjq6HGemaI/AAAAAAABtxk/ZIUeqtoGLYg/s1600/Lee%2BMiller%2B-%2BMan%2BRay%2B%25284%2529.jpg

4. http://2.bp.blogspot.com/-068WRFesifc/VcjqvSu1GGI/AAAAAAABtwc/Y4h6vu2mz1o/s1600/Lee%2BMiller%2B-%2BMan%2BRay%2B%25282%2529.jpg

5. http://www.theartpostblog.com/wp-content/uploads/Man-Ray-with-Lee-Miller-e1418726641197.jpg

07/05/2016 20:04 Antón Castro Enlace permanente. Fotógrafos No hay comentarios. Comentar.

LAMATA, PREMIO FESCILA 2016

20160508013430-lamata.-la-almunia.jpg

MIGUEL ÁNGEL LAMATA RECIBE

EL PREMIO ‘VILLA DE LA ALMUNIA’ 2016

 

El director de cine ha recogido el galardón en la gala de inauguración de la XXI edición de FesciLA

 

El periodista Pepe Navarro y la productora de Nuestros amantes Vanessa Montfort le han querido acompañar

6 de abril de 2016. El director, productor y guionista zaragozano Miguel Ángel Lamata ha sido reconocido con el premio ‘Villa de La Almunia’ en la inauguración de la vigésimo primera edición del Festival de Cine de la localidad, que este año se centra en la relación entre el séptimo arte y la televisión.

 

El ‘Villa de La Almunia’ lo otorga el Ayuntamiento a propuesta de la organización del festival a una personalidad destacada del mundo audiovisual en Aragón. El pasado 19 de abril, en pleno, el consistorio aprobó por unanimidad el conceder dicho reconocimiento a Lamata.

 

Aunque el cineasta reconoce cierta “congoja” al recibir el premio por su, dice, corta trayectoria, el que siempre lleve con él el nombre de Aragón, el que se haya curtido tanto en el cine como en la televisión y el especial vínculo que guarda con La Almunia y su festival se consideraron razones más que suficientes.

 Para recoger el galardón, Lamata no ha estado sólo. Cuando a finales de los noventa Miguel Ángel se trasladó a Madrid trabajó con una de las caras y de las voces más conocidas de nuestro país, el periodista Pepe Navarro, que también aparece en dos de sus películas –Una de zombis (2003) y Tensión sexual no resuelta (2009) –. Amigo y compañero, Pepe Navarro ha querido acompañar al cineasta para arroparle y dedicarle unas palabras. Y lo mismo ha hecho Vanessa Montfort, compañera de producción de Lamata en Nuestros Amantes, el cuarto largometraje del zaragozano protagonizado por Eduardo Noriega, Michelle Jenner, Amaia Salamanca y Gabino Diego, y que llega a las carteleras el próximo 3 de junio.

 

El ‘Villa de La Almunia’ ha sido entregado por la alcaldesa de la localidad, Marta Gracia…

 

Durante la gala de inauguración también se han entregado los premios del primer concurso de carteles para elegir la imagen del festival para esta edición, una convocatoria organizada en colaboración con la Escuela Superior de Diseño de Aragón. El jurado formado por miembros del comité de dirección del festival y del claustro de la ESDA concedió dos accésits a los trabajos "Unidos por el cine", de Andreas Ibarra Concha, y "Retrovisor", de Marcos García Calzada. “Una alfombra para las dos”, de Alicia García Arana fue el cartel ganador del primer premio dotado de 250 euros y diploma.

 

Además, antes de la gala de apertura del festival, se ha inaugurado la exposición de FesciLA 2016: La máquina del tiempo del cine aragonés, una muestra que visita La Almunia gracias a la colaboración del Festival de Cine de Zaragoza (FCZ) y que se podrá visitar hasta el 14 de mayo.

 

Declaraciones:

Sobre 'Nuestros amantes'

“Es una película con genuino sabor aragonés, hecha por personas nacidas en Aragón o que ya han sido adoptadas por Aragón. Es una película que existe gracias a Aragón”

Sobre los aragoneses

“A los aragoneses nos gusta especialmente el cine, porque le carácter aragonés es esencialmente soñador”

“A los aragoneses les gusta mucho participar de las películas que hacemos aquí”

“Nos espera un futuro formidable para el cine aragonés, porque tenemos grandes cortometrajistas que van a hacernos pasar días de gloria”

 

*Esta información pertenece a FESCILA. La han redactado Alejandro Aísa y Raquel Viejo y su equipo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

08/05/2016 01:34 Antón Castro Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

BUSUTIL: SIRENAS DE AURORA LUQUE

20160508094822-sirenasthe-lovely-emilia-clarke-in-mermaid-form-.jpg

La traductora de sirenas

Por Guillermo BUSUTIL* [La Opinión de Málaga]

 

La estación del mar acaba de abril. Es mayo el primer azul que cantan sus sirenas invitándonos a encontrar el deseo de su regazo. Un viaje que exige, ante las posibilidades de la muerte y del placer, leer a fondo a Aurora Luque. Cualquiera de sus bitácoras poéticas, Hiperónida, Las dudas de Eros, Carpe mare, Camarada de Ícaro o Personal y Político entre otras, y en especial Los limones absortos: una caracola de sus voces elegidas derramándonos su poesía del mediterráneo. Una antología editada por la Fundación Málaga y que anda orillada en las casetas de la malagueña Feria del Libro venida a menos. Casi hasta el punto de naufragio. Un destino que amenaza curiosamente cuando su enclave es hermoso e idóneo para entablar una buena relación entre libros y lectores. El paseo del Palmeral tan de moda en el trasiego de nativos y turistas, y donde atracan frente a las retinas digitales de los selfies el yate de recreo de Bill Gates, los balandros de la marina griega con su esbeltos Ulises de azul abotonado o un submarino turco que parece huir del desguace. Hay otras tardes en las que las gaviotas levantan al crepúsculo olas envioletadas y destellos anaranjados al costado de los 64 metros de eslora de La Sultana, el elegante barco espía que en los sesenta surcó el mar Negro, consignado hoy en yate de lujo por la agencia Pérez&Cía que oferta travesías de amor a 17 nudos.

Este es el paisaje escénico que alberga las blancas casetas de las librerías, cuyo número mengua como si cada año una enigmática mano las comiese del tablero de una partida económica y en jaque presupuestario entre lo público y lo privado, el oficio de librero y la desgana de la feria. En ese encuadre de cada tarde sureña despeinada en sombras, la literatura es una tristeza a dieta, el compungido rostro de los autores cada vez más locales o auto publicados que firman a lo largo de las horas solas en las que los lectores trabajan o apuran la playa. No tiene sentido, bajo el calor de Málaga, ofertar actos a las cinco y a las seis de la tarde ni echar el cierre a las nueve, cuando la brisa se pone sus zapatos blancos y las conversaciones se van de terrazas. También se echan en falta, al margen de la presencia de escritores de talla, solventada con Vicente Gallego y Ricardo Menéndez Salmón, actividades -más allá de los talleres de encuadernación y de escritura que tan poco dan en una semana- que tomen el pulso a lo que sucede actualmente en la literatura o su diálogo con estos tiempos que desarman a diario el talento, el precio y la necesidad de la palabra. Y tampoco se entiende que a nadie de la administración de esta feria se le haya ocurrido organizar algún evento de las letras en torno al mar que la apaisa al socaire del muelle. Quién sabe si algún cercano mayo, al pie de sus escaleras de embarque, el Palmeral será realmente el oasis del libro y su fiesta.

En esta destemplanza cultural adquieren mayor protagonismo Los limones absortos de Aurora Luque y su poesía emergente de las aguas matriarcales que impregnan la estirpe clásica de su lenguaje y su actualización coloquial, sobre las que habla Chantal Maillard en las primeras páginas de este libro. Igual que si su prólogo fuese la rosa de los vientos del mapa que nos viaja al desencanto de los sueños y del tiempo. Y a un heterodoxo posicionamiento lírico en relación con la cultura de los mitos, la realidad carnal y el intimismo de la batalla en compromiso ético. En el fondo y en la piel, la poesía de Aurora Luque es su diálogo con el oleaje de su propia vida. También con lo que sucede dentro del poema como construcción formal y música de fondo. Siempre lo ha hecho. Poema a libro, en público y en confidencia: celebrar la experiencia vital a través de la poesía. Y en ese propósito (fecundado por sus lecturas de Cernuda, de Sophia de Mello y de Emily Dickinson junto a la helenística impronta clásica) embarca en lo cotidiano la emoción y su misterio, la sensualidad y la reflexión, el conocimiento y la convicción. Al igual que el lenguaje como erótica y como política.

En este bilingüe libro (español y traducido al italiano por Paola Laskaris) balneario de la edad que se renueva, Aurora Luque es más que nunca Ariadna de un mar que ovilla en sus versos, que ata y desata en los poemas con los que lo apresa, lo desnuda, lo ama, lo consume, lo conduele y lo libera. Ariadna de un mar en cuyo laberinto de mitos se adentra de nuevo –imposible le resultaría no hacerlo-, argonauta y maga en busca de las sirenas del deseo que, muchas mareas más tarde, danzan en su naufragio; de las islas sumergidas que emergen cada noche para que sus lectores escuchemos, entre el aire y el silencio, la belleza que estalla en las palabras. Espuma, vino y viento, la vieja ebriedad de los marineros contra la muerte y la amnesia que provocan los disturbios del tiempo y sus pretéritos fugaces entre los dedos. Nos susurra Aurora Luque sobre Platón y las Musas; acerca de Greta y de su metamorfosis al fondo de los espejos; de criaturas abisales y del Minotauro cautivo en su melancolía; de litorales límbicos y de los mares urbanos de Leteo; de otras temperaturas de la soledad en perfecto estado; de los bares en los que se pone la noche; del saldo de los mitos en anuncios por palabras; de los mapas que se dejan sin cruzar a proa y de silencios que nos apagan y deshacen.

No faltan en sus versos acuerdos de paz con los años, hedonismos de invierno y algún que otro masaje de aceite filipino después de mil caricias y de saborear la muerte y sus ecos entre las lenguas y los oídos. No hay tristeza ni renuncias ni despedidas en los versos de este hermoso libro. Su poesía, fiel a su esencia estética y moral, nos seduce y nos baña, nos desintoxica de la realidad y su hydra, drogándonos con Grecia. A la vez que supone el historial de un itinerario sobre la forja de una pasión que madura y sobrevive, que combina el sentido de la ironía, la aceptación de la pérdida y la generosidad de gozar la vida. Sin celos, sin tortura, sin derrotas, con sus ojos metidos dentro de los de ella y mirando siempre hacia delante. Nunca dejará Aurora Luque de navegar la vida a través de la poesía y de hacernos cómplices de ese viaje con conciencia de la incesante metamorfosis que somos y nos explica. Seguirá dejándonos en nuestras manos, como lo hace con Los limones absortos, las sílabas húmedas del mediterráneo que nos narran de memoria de cuerpos como naves, de espejismos y de equipajes, de oráculos y de embarcaderos, de la enfermedad mortal del lenguaje y del amor que juega al azar con el universo. Hasta que se le marchitan los labios y en arena se tornen las palabras. Será entonces cuando la poesía de Aurora Luque la canten las sirenas, y cuando las historias que suceden en sus poemas se bailen de blanco y de noche en las cubiertas de todos los trasatlánticos del mediterráneo.

*Guillermo Busutil es escritor y periodista

www.guillermobusutil.com

 

*La actriz Emilia Clarke, de ’Juego de tronos’, transformada en sirena.

08/05/2016 09:48 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

BUNBURY O EL CAMINO DE LA MÚSICA

20160508144037-bandajosegirl.jpg

Ayer vi el documental ‘El camino más largo’ (2016) de Alexis Morante de una gira por Estados Unidos de Enrique Bunbury que empezó en noviembre de 2009 y concluyó en 2010. Va con su banda Los Santos Inocentes, con su mujer Jose Girl y su gato, y su colección de sombreros y trajes negros, tocados de una flor roja de trébol o de corazones. El grupo viaja en un gran autobús, toca en lugares emblemáticos, para 300 o 400 o para 2000 personas. Bunbury es un hombre lleno de dudas y de certezas. Dice en un momento que “la música es el camino”, que no está en ella haciendo estas giras para ganar dinero, sino porque ambiciona nuevos públicos y emociones, porque intuye que está realizando una aventura vital. Sorprende cómo en muchos lugares, y no solo en México, conocen y tararean sus canciones y lo saludan como un ídolo. En un sitio lo confunden con Joaquín Sabina.

Él es muy profesional. Y un gran director de orquesta, como recuerda su manáger general Nacho Royo. Confía en la gente, es cariñoso y a la vez muy exigente. En la película se ve como antes de concierto se abrazan los músicos, se ve como celebran las fiestas cuando llegan a su casa de Los Ángeles o se perciben sus momentos críticos: cuando se queda sin voz y es atendido en el autobús por un médico o cuando actúa en San Diego, ante 2000 personas, que no está cómodo, anda melancólico y no sabe por qué. Ni lo sabe él del todo ni lo adivinan sus músicos, que lo respetan muchísimo e insisten, una y otra vez, que lo importante para él es la música. Confiesa que desde sus tiempos de Héroes no soporta las discotecas. Se ve cómo se trabaja una canción, cómo dialogan los músicos y cómo despaciosamente se forja el arreglo.

Enrique Bunbury es un tipo reflexivo. Perfeccionista. Obsesivo. Carismático, con madera de estrella de rock, claro, eso es sabido, indaga una y otra vez en sus posibilidades y se arriesga, pero también da la sensación de que es tierno, cercano, muy colega de sus músicos. Jose Girl, su compañera y su fotógrafa favorita, ofrece un contrapunto de serenidad y de ternura, y no reclama ningún protagonismo. Bunbury le da muchas vueltas a las cosas todo el tiempo. Dice que hay momentos claves en su vida: cuando se separó de Héroes y decidió seguir en la música, cuando se deshizo la banda de ‘El Huracán Ambulante’ y en esta gira. El documental, elaborado con mucho gusto, es una ‘road movie’ de diversos ritmos que se cierra con una canción ya legendaria, todo un himno: ‘Apuesta por el rocanrol’.

Aquí puede verse un tráiler y un fragmento.

https://www.youtube.com/watch?v=VItUsM2J7Hk

https://www.youtube.com/watch?v=tWhLOspu-8U

 

*La foto de la banda es de Jose Girl.

08/05/2016 14:40 Antón Castro Enlace permanente. Músicos No hay comentarios. Comentar.

ADIÓS A PILAR VICENTE DE GELLA

20160508180349-nikola-borissov-33.-a-tra-ves-del-cristal.jpg

ADIÓS A LA POETA Y EX BAILARINA

PILAR DE VICENTE-GELLA

 

Pilar de Vicente-Gella acaba de fallecer en Madrid, sentada en un sofá de su casa, de un infarto al corazón. Poeta y narradora, había publicado una larga docena de libros, diez poemarios y tres volúmenes en prosa, el primero de ellos, de narraciones, apareció en Heraldo de Aragón: ‘El trasplante y otras narraciones para casi adultos’ (1981). Esta mujer de mundo, viajera y sensible, que adoraba la música, la poesía y las bellas artes en general, había nacido en Zaragoza en 1942, un día de San Jorge. Pronto despuntó como bailarina de ballet clásico. Estudió en su ciudad, en París, en Cannes y Montecarlo, y en la temporada 1967-1968 integró la compañía del Ballet de la Ópera de Montecarlo. Se casó con el diplomático Fausto Navarro y eso la llevó a vivir en distintos lugares del mundo: París, Liverpool, la India, etc., hasta que se instaló en Madrid.

Si el ballet fue la pasión de su juventud, la literatura iba a ser su auténtica vocación, y en particular la poesía, llena de emoción, de tersura, centrada en los grandes temas: el amor (“Amar es el verbo. El resto, incidencias del paisaje”), el paisaje, la palabra (“La palabra es un arma casi silenciosa”), el recuerdo de la infancia, los sueños, el universo familiar, la pulsión de la belleza, la serenidad de los recuerdos, etc., el paso del tiempo. Por ejemplo, en su libro ‘A contratiempo’, de poesía y aforismos, escribió: “No matéis nunca el tiempo. Ya se toma él la molestia de matarnos”. Algunos de sus colecciones líricas son: ‘La eterna prometida’ (Andrómeda, 1987), ‘Cuarto creciente’ (Andrómeda, 1990), que es su particular homenaje a la poesía árabe y que se presentó en la Biblioteca Nacional, ‘En el frágil costado de la infancia’ (Diputación de Zaragoza, 2000), ‘Réquiem de julio’ (Torremozas, 2006), un libro dedicado casi por completo a su amigo el poeta de los 50  Claudio Rodríguez, que moría demasiado pronto en un hospital de Madrid. “Hoy, catorce de julio. / Y Claudio se nos muere, poco a poco, / entre sábanas tersas”.

       No podemos olvidarnos de su novela ‘Por amor a Wolfgang Amadeus’ (Grupo Libro 88, 1998), centrada en Mozart. En el pasado 2015 publicó dos nuevos libros: ‘Tornaviaje’ y ‘A contratiempo’, este dedicado a sus nietos, ambos en Torremozas. Pilar de Vicente-Gella había participado en numerosas revistas, en diarios como HERALDO (recuerda su gran amigo Alfredo Castellón que mandaba crónicas y reportajes cuando vivía en la India), fue seleccionada por Ángel Guinda para su antología de poetas aragonesas, ‘Yin’, en Olifante y había sido traducida al francés, al portugués y al inglés, entre otras lenguas. Ha sido incinerada y fue despedida en una capilla de San Antonio de la Florida, territorio de su amado Goya. Sirvan sus propios versos de adiós: “No conozco el color de las plegarias. / Pero ruego a los cielos, si aún existen, / que no olvides por siempre / aquel único gramo de locura”. 

 

DOS POEMAS DE PILAR VICENTE GELLA

 

DOS POEMAS DE PILAR VICENTE GELLA

-De ‘La casa abandonada’ (Torremozas, 1995).

 

 

6

 

Tú casa, cauterio de otras horas, hoy caudal

de vacío y de llanto

¿donde irás este dia?

¿Dónde tus blancos muros se asentarán indemines,

ajenos a nosotros?

¿Qué manos, qué quejidos te rozarán la piel?

Eras como el castillo que me conto en mi infância

el verbo de mi madre,

en las anochecidas tan privadas de luna,

cuando el piano en la sala,

rezaba con Beethoven

y una algarabía de pan y chocolate

me manchaba las manos.

Eras urna que, dócil, intentaba el refugio.

Eras almud que, suave, aceptaba mi siembra.

Y hoy han muerto casi todos tus habitantes.

Sólo yo permanezco

si es salvarse de muerte este vivir cegado.

Resta mi voz tan solo.

Esa voz que atenaza

la blancura tan gris

de tus cuatro paredes.

Y te ruega, te grita, te impone: no olvides.

Casa, recuerda siempre a quienes te habitamos.

En ti seremos sombras

que abriguen tus pasillos.

De nuevo otorga voz

a aquello que em ti mueren.

Y yo que vivo aún

— si vivir se pudiera con tanta muerte atrás

atándome los pulsos —

habré de bendecir

para siempre la puerta que fue mía.

 

10

 

iQué lejanas horas

en que pudiera amar a padre y madre!

Habiada de sombra está la casa.

En cada leve quicio

un crisantemo llora su letargo.

¿Y por qué tan altivos corredores

aún protegen mi melancolía?

Tal vez perdura el milagro del verbo

arropado por las blancas paredes.

Tal vez, en mi renuncia,

creo oir el bramido de la casa

protegiendo mis manos de tantas flores muertas.

 

 

-De ‘Réquiem de julio’ (Torremozas, 2006)

 

 

Hoy, catorce de julio. Clínica del Rosario.

Y Claudio se nos muere, poco a poco,

entre sábanas tersas.

Tan blancas, tan lavadas,

más blancas que sus sienes

teñidas de azabache.

Su rostro ya ha adquirido ese gris macilento

que nos aguarda a todos, pues la muerte es cercana.

Me ha reconocido.

Ha dicho algo.

Tal vez fuera importan, o así creo.

Tal vez su despedida.

Mas no logro raptar todo su verbo.

Me quedo sin el último mensaje.

Cojo el cincuenta y uno. Príncipe de Vergara.

Llego a Alcalá. Gran Vía.

Y ni siquiera llueve en esta hora.

Espero mi transporte.

Enciendo mi suicidio en un cigarro.

Y ahora me doy cuenta de que tanta tristeza

humedece mis ojos

como un río pequeño que no tuviera orillas.

 

DESPEDIDA DE CRISTINA VIZCAÍNO: 

Pilar de Vicente-Gella, Piluca para los amigos, fue una mujer extraordinaria, de un  gran corazón inteligente. Valiente para ser siempre ella misma respetando y amando a los demás. Fue rebelde y amable, independiente y generosa. Sabía dar y recibir. Amaba el arte y lo creaba. Nos ha dejado mucho y por eso siempre estará con todos nosotros. Dejó escrito: "Moriré realmente el dia en el que, aquellos que me aman borren mi palabra".

*La foto es de un magnífico fotógrafo búlgaro Nikola Borissov.

MANUEL VILAS: DISCURSO DE RECEPCIÓN DEL P. DE LAS LETRAS ARAGONESAS

[El pasado viernes, en el IAACC Pablo Serrano, Manuel Vilas (Barbastro, Huesca, 1962) recibía el Premio de las Letras Aragonesas de 2015. Pronunció un emocionante discurso que rendía homenaje a su padre, a algunos escritores, a Barbastro, a Aragón, al humor y, por supuesto, a la democracia, a la libertad y a la literatura. Manolo tiene la gentileza, a petición mía, de enviarme el texto. Un rotura de fibras me impidió oírlo en directo. Algunos amigos, Pepe Melero, entre ellos, me habían anunciado que era conmovedor y muy hermoso, y aquí está la constatación. Mil gracias a Manolo y enhorabuena. Aquí vemos una foto suya de Daniel Mordzinski.]

 

Por Manuel VILAS

 

Excmo. Sr. D Javier Lambán, Presidente del Gobierno de Aragón

Ilma Sra Censejera de Educación, Cultura y Deporte, María Teresa Pérez

Autoridades

Señoras y Señores

Amigos todos

 

       Es para mí un honor y una alegría la concesión de este Premio, pues se trata de la máxima distinción que otorga Aragón al mundo de la literatura, y se hace además al conjunto de una trayectoria. Y es un honor también unirme a la nómina de prestigiosos escritores que lo ganaron en anteriores convocatorias y entre los que se encuentran muy buenos amigos míos. Por tanto, vaya mi más sincero agradecimiento a los miembros del Jurado, al Gobierno de Aragón en su conjunto y a todos los que han hecho posible este premio y luchan por la muy necesaria y necesitada dignificación del ejercicio de la literatura en nuestra comunidad.

       Comencé a escribir con quince años. Mi primer libro lo editó la zaragozana Institución Fernando El Católico en 1982, como consecuencia del fallo del Premio San Jorge de Poesía de 1980, en donde mi manuscrito titulado El Sauce mereció una mención honorífica. Fue un libro que escribí cuando tenía diecisiete años.

       En el azar de ese Premio anidó mi vocación futura de escritor. Porque en el azar vive la misteriosa belleza de las cosas. En el jurado de ese premio de 1980 estaban escritores que, muchos años después, serían buenos amigos míos, como Rosendo Tello y Ana María Navales.

       En el verano del 2015 me encontraba trabajando en la edición del volumen de mi Poesía Completa, que se editó este pasado mes de febrero, y revisando este libro adolescente, me acordé de que cuando murió mi padre descubrí en su cartera un recorte de prensa de “Heraldo de Aragón” del mes de marzo de 1980, en donde se daba noticia del fallo del Premio San Jorge y aparecía mi nombre.

       Era la primera vez que mi padre veía el nombre de su hijo escrito en un periódico. En estos últimos meses he pensado mucho en ese día en que mi padre vio por primera vez el nombre de su hijo escrito en un periódico, pues ese día existió y ese pensamiento también existió. Pienso que debió de darse cuenta de que los tiempos estaban cambiando, de que se movían las cosas. Y digo todo esto porque mi padre no pudo estudiar. A los doce años le quitaron del colegio y, como a tantos otros jóvenes de la posguerra, lo pusieron a trabajar. Y digo igualmente todo esto porque estoy íntimamente convencido de que si mi padre hubiera podido estudiar, habría sido escritor. Hace tal vez más de treinta años, descubrí unas cuartillas en un armario con la caligrafía de mi padre: contenían un listado inacabable de palabras que comenzaban por la letra “a”. Mi padre, casi en una tarea borgesiana, se estaba aprendiendo de memoria el diccionario. Me quedé pasmado cuando vi esas cuartillas. Por eso adoro los diccionarios. Con un diccionario en la mano, la mentira se desvanece.

       Si yo he acabado siendo escritor fue por el enorme esfuerzo histórico que hizo gente como mi padre, que ayudó con su sacrificio silencioso a que este país cambiara. En España todo ha costado un enorme esfuerzo, cosa que la gente olvida. Hay que ser agradecido, muy agradecido con los que tuvieron menos suerte que nosotros. Millones de seres humanos tuvieron menos suerte que nosotros. A veces me preguntan los periodistas que si se viven hoy malos tiempos para la lírica. Yo siempre contesto esto: malos tiempos para la lírica, infinitamente malos, los vivieron Federico García Lorca y Antonio Machado.  Si tenemos escritores hoy en España, y en particular en Aragón, se debe a la justicia social y a la extensión de la educación pública y la cultura a todas las clases sociales. Si no fuera así, yo no estaría aquí en este momento.  

       Cuando era joven mi padre se compró con gran esfuerzo las obras completas de Franz Kafka, de Ernest Hemingway, de John Dos Passos, de Lajos Zilahy, de Pearl S. Buck y de Stefan Zweig. El mayor tesoro bibliográfico y sentimental que conservo son las obras completas de Kafka editadas en piel.

       ¿Dónde compró esos libros mi padre?, nunca se lo pregunté. No lo entiendo por qué no le pregunté eso nunca. Creo que la Historia avanza, lentamente pero avanza. O al menos avanzaba hasta el año 2008. Para eso está la literatura, para hacer avanzar la Historia. Mi padre nunca leyó a Kafka, pero lo acabé leyendo yo, de cabo a rabo, en las obras completas en edición de lujo que él compró. Kafka revolucionó mi mundo literario, pero lo hizo por la mano de mi padre, eso quería decir, porque me parece otro hermoso azar y el azar es el dueño de la vida.

       Mi padre me transmitió el amor a esta tierra, a Aragón. Lo he dicho en muchos poemas y en muchas ficciones. A él le gustaban los pueblos de la provincia de Huesca. Le gustaban los Pirineos. Le gustaba mirar las montañas. Le gustaban mucho Jaca y Benasque. Tenía amigos en Teruel y en Alcañiz. Una vez, hace muchos años, me llamó un amigo de mi padre desde Alcañiz para decirme que había leído un artículo mío en el Heraldo de Aragón y que le había gustado mucho. Conocía todos los pueblos de montaña. Conocía a todos los sastres de Teruel. En 1988 se empeñó en que un sastre del pueblo de Alagón me hiciera un traje a medida. Y me acuerdo de ese viaje: mi padre y yo yendo a Alagón, con el extraño cometido de que un sastre de allí me hiciera un traje a medida. No era cualquier traje, tenía que ser un traje de alpaca. Parecía un relato de Franz Kafka. Y le fascinaba Barbastro. No he visto a nadie en mi vida tan fascinado con su ciudad natal. Mi padre conocía muy bien a la gente de Barbastro, seres humanos que ya no están en este mundo, pero que representan el tránsito de la vida sobre la tierra. Mi padre parecía un Marqués sin marquesado, o con el marquesado abolido, como bien pudiera haber dicho el poeta Jaime Gil de Biedma. Todos estos años que han pasado desde su muerte a veces me parecen irreales, y reales solo los años que viví a su lado.

       Cada vez que piso la ciudad de Barbastro es como si mi padre volviera de entre las sombras. Y con él, regresan decenas de otras sombras, y mezclo la vida y la muerte. Mi padre viene con las sombras de sus viejos amigos. Y hay mucha belleza en todo esto.

       He viajado mucho en esto últimos tiempos, he estado en ciudades maravillosas de medio mundo, he estado en las grandes urbes y he escrito sobre ellas, pero mi enigma, el gran enigma de mi existencia está en Barbastro. Todo cuanto aún no sé está escondido en Barbastro. Todo cuanto sé me lo dijo Barbastro.

       He vivido muchos años en Zaragoza. He escrito mucho sobre Zaragoza. La conozco mejor que un taxista. Para conocer bien una ciudad, hay que recorrerla con tu coche, hay que pisarla con cuatro ruedas debajo. Y hay que andarla. Y yo lo hice. He estado en sitios de Zaragoza fantasmagóricos, irreales, teatrales, góticos, inenarrables. Llevé Zaragoza a mi literatura, pero permitidme la inmodestia, lo hice desde planteamientos literarios nuevos o personales. Ni mejores ni peores que los planteamientos literarios que otros escritores han utilizado a la hora de ubicar sus ficciones en Zaragoza, sino distintos. Zaragoza, en mis ficciones, dejaba de ser la Zaragoza histórica, realista, amable, sentimental, entrañable y pequeñoburguesa, para convertirse en una ciudad impersonal, inhumana, hostil, ácida, simbólica, provocativa y posmoderna. Lo hice por amor, para que no la perdiéramos, para que Zaragoza no se quedara varada en el tiempo, como un hermoso reloj decimonónico que ya no da la hora pero que nos gusta contemplar.

       Yo quise que el reloj diera la hora. Ese fue mi intento, tal vez no lo conseguí, probablemente no lo conseguí, pero intentarlo sí valía la pena. Al fin y al cabo, la literatura que a mí me gusta es la literatura que se atreve, aunque pierda la partida. Yo siempre he escrito por amor. Si no, nada tiene sentido. Pensé que había que modernizar la representación literaria de Aragón, y eso hice. Y lo hice por amor a mi vida y al lugar donde mi vida sucedía. Pero en literatura todo suma, y cualquier punto de vista es compatible y enriquecedor. Eso es lo bueno de la literatura y de la cultura: que es un sumatorio de voluntades artísticas que dan la medida de la civilización y de refinamiento de una comunidad. Cuantas más y variadas representaciones literarias haya de Aragón, más compleja y fértil será nuestra literatura.

       Bien sabe Dios que no me gustan los victimismos políticos, pero creo que Aragón es una tierra maltratada históricamente. Una tierra deshabitada, amordazada y olvidada. En Barbastro aun estamos esperando que la Generalitat catalana devuelva los bienes eclesiásticos expoliados. Somos una tierra robada. Aragón es casi un desierto humano, y lo digo con  dolor y con rabia. Veo la despoblación, esos inmensos territorios sin nadie, y veo mucha injustica. Aragón es casi un gran monumento a la injusticia. Hemos sido demasiadas veces la España que no le importa a nadie. Llevamos encima la soledad de los Monegros. Pero es imposible explicar España sin Goya y sin Buñuel. Tal vez la cultura y la literatura puedan ser una forma de reclamar protagonismo y redención histórica. Creo, en ese sentido, que la literatura en Aragón vive, desde hace ya unos cuantos años, un buen momento. Mucha gente me lo pregunta en Madrid, ¿pero qué pasa en Aragón que hay tantos escritores? Siempre contesto lo mismo: pasa que Aragón existe, eso pasa, que no estamos muertos. Creo que en otros momentos nos ha faltado la autoestima y nos han sobrado las zancadillas.

       Cuántas veces en mi vida, cuando estaba por ahí, viajando, me he encomendado a San Luis Buñuel, porque San Luis Buñuel es nuestro protector. No lo he dicho todavía, y ya es hora de decirlo, los aragoneses tenemos un arma de destrucción artística de dimensiones atómicas, y es nuestro sentido del humor. Yo me siento nieto de Luis Buñuel. Y aquí sí quiero ponerme un poco dogmático, solo un poco. El humor aragonés no se basa simplemente en la idea del humor somarda. No es un humor grueso ni tosco ni fácil. El humor aragonés es metafísico, culto, despiadado, y extremadamente inteligente.

       Es muy difícil que nadie iguale a un creador aragonés en  el cultivo de la ironía, la ironía es la forma más saludable de la expresión de la inteligencia.  En literatura no hay nada más serio que el sentido del humor.

       Y en el humor, se empieza siempre por uno mismo. Cuando sabes reírte de ti mismo, pero de una forma inteligente, y si eres aragonés, entonces San Luis Buñuel siempre te auxiliará, nunca te dejará en la estacada.

       Creo en el humor que nos legó Luis Buñuel, y que desde el humor un hombre o una mujer puede alcanzar incluso la libertad. Porque de eso estamos hablando cuando hablamos de literatura, hablamos en última instancia de la libertad.

       He tenido la suerte de poder escribir en una democracia. He escrito en libertad. No puedo dejar de acordarme de los países en donde esto no es posible. Y soy muy consciente de que mi país es libre y sé que esa libertad fue ganada con la sangre de mucha gente. Por respeto a esa sangre, siempre defenderé la libertad y la democracia contra todos aquellos que quieren derribarla con demagogias de todo tipo, de toda procedencia. Si no me han metido nunca en la cárcel por lo que escribo, es gracias a la democracia. Porque en realidad la literatura y la democracia son la misma cosa. Y a la vez que un escritor debe explorar la literatura hasta los límites de la inteligencia humana, también un pueblo debe explorar la democracia, desarrollándola hasta donde sea posible, hasta donde pueda alcanzar la libertad. He ejercido mi libertad en mis libros. He escrito toda clase de libros. He escrito poesía, novela, relatos, ensayo, periodismo. He escrito libros tristes y libros divertidos. Libros de todos los colores. Me gusta escribir. Reinventarme en cada libro. Ahora bien, abras el libro mío que abras, casi seguro que te encuentras con alguna calle de Zaragoza o con alguna montaña de Huesca.

       Y, después del tiempo, me gustará pensar que, en el fondo, solo soy o solo he sido un aragonés más que ha intentado hacer bien su trabajo. Mi trabajo son las palabras, luchar a muerte con las palabras, y domarlas. Mi trabajo es escribir frases perfectas. La vida puede ser imperfecta, pero me dejaría matar antes de escribir una página imperfecta. Prefiero el fuego del infierno a la imperfección de una página salida de mi mano. Ese es el oficio de escritor. Ese es mi trabajo.

 

MUCHAS GRACIAS

LIBRO DE PEDRO ÁLVAREZ DE MIRANDA

Una lectura imprescindible para quienes aman la lengua.

"Tenemos aquí un libro singularísimo que, a través de una serie de animados y refrescantes enfoques sobre rincones de la lengua, nos lleva a reflexionar con provecho sobre lo mucho que puede esconderse detrás de cada palabra, de cada frase que sale de nuestros labios o recogen  nuestros oídos. Eso significa enriquecer nuestra mente. Lo mejor que podemos pedir a un libro"

Prólogo de Más que parabras, por el académico Manuel Seco.

Este libro nace de la pasión por las palabras y por la determinación de asediarlas filológicamente, de escrutar cómo surgen y cómo viven en el único medio en que cabe atraparlas: los textos. Cada capítulo trasciende lo aparentemente anecdótico con el fin de reflexionar sobre asuntos que atañen a la lengua de todos, como por ejemplo: la norma y el uso, la variabilidad y vida de las palabras, el presunto empobrecimiento del léxico...

En los ensayos de Más que palabras se adoptan posturas de tolerancia y de cierto relativismo en materia normativa; mas, aun situándose un poco a contracorriente, no cae el autor en el laxismo del «todo vale». Son mayoría los que están relacionados con el vocabulario, pero también los hay de tema gramatical, y otros se ocupan de problemas ortográficos, discrepando en ocasiones, con denodado afán razonador, de ciertas decisiones de la Academia.

Puedes leer el primer capítulo de Más que palabras en este enlace.

Copia de pedroPedro Álvarez de Miranda (Roma, 1953) es catedrático de Lengua Española de la Universidad Autónoma de Madrid y miembro de número de la Real Academia Española, en la que dirigió la 23ª edición del Diccionario y es actualmente bibliotecario y director de la Escuela de Lexicografía Hispánica. Perteneció durante trece años al Seminario de Lexicografía que en dicha Academia elaboraba, bajo la dirección de don Manuel Seco, el Diccionario histórico de la lengua española. También ha sido presidente de la Sociedad Española de Estudios del Siglo XVIII y en la actulidad es vicepresidente de la Asociación Internacional de Hispanistas. Pertenece al patronato de la Fundación Menéndez Pidal. Ha dado cursos y conferencias en numerosas universidades de España, Francia, Italia, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá.

En su obra abundan los temas lingüísticos, literarios y de historia cultural. Muchos de ellos versan sobre la historia del léxico y los repertorios lexicográficos. Palabras e ideas: el léxico de la Ilustración temprana en España (1680- 1760) obtuvo el Premio Rivadeneira en 1992. Los diccionarios del español moderno (2011) recoge sus trabajos sobre lexicografía española de los siglos XVIII al XX.

09/05/2016 20:52 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

LA POESÍA DE ZAVATTINI, EN BARTLEBY

Selección de poemas de Cesare Zavattini/Cobijarme en una palabra (Bartleby, 2016. Traducción de Juan Vicente Piqueras)

 

MEI TASÉR

Véta véta, cus’èla? Mei tasér.

An vrés mia disturbà chi du là

chi è dré a gusars’ in mès a l’erba.

 

MEGLIO TACERE

Vita vita, cos’è? Meglio tacere.

Non vorrei disturbare quei due là

che si stanno chiavando in mezzo all’erba.

 

MEJOR CALLAR

Ay, la vida, ¿qué es? Mejor callar.

No quisiera molestar a aquellos dos

que están gozando en la hierba.

 

 

DIU

Diu al ghé.

S’a ghé la figa al ghé.

Sul lö al pudeva invantà

na roba acsé

cla pias a töti a töti

in ogni luogo,

ag pansom anca s’an s’ag pensa mia,

apena ca t’la tochi a cambióm facia.

Che mument! long o curt al saióm gnanca.

La fa anc di miracui,

par ciamala

an möt

a ghé turnà la vus.

Ah s’a pudés spiegaram ma

l’è dificil

cme parlà dal nasar e dal murir.

 

DIO.

Dio c’è.

Se c’è la fica c’è.

Solo lui poteva inventare una cosa così,

che piace a tutti a tutti

in ogni luogo,

ci pensiamo anche se non ci pensi,

appena tu la tocchi cambi faccia.

Che momento, lungo o corto non si sa.

Fa anche dei miracoli,

un muto

per chiamarla

gli è tornata la voce.

Ah se potessi spiegarmi ma

è difficile

come parlare del nascere e del morire.

 

DIOS

Dios existe.

Si existe el coño, existe.

Sólo él podía inventar una cosa así,

que les gusta a todos, a todos

en todas partes,

que piensas en él hasta cuando no piensas

y si lo tocas te cambia la cara.

¡Qué momento! Largo, corto, no se sabe.

Hace incluso milagros:

sé de un mudo

que recobró la voz

para nombrarlo.

Ay, si pudiera explicarme,

pero es difícil

como hablar del nacer y del morir.

 

 

LA BASA

O vést an funeral acsé puvrét

c’an ghéra gnanc’al mort

dentr’in dla casa.

La gent adré i sigava.

A sigava anca mé

senza savé al parché

in mes a la fümana.

 

LA BASSA

Ho visto un funerale

così povero

che non c’era neanche

il morto nella cassa.

La gente dietro piangeva,

piangevo anch’io

senza sapere il perché

in mezzo alla nebbia.

 

LA BASSA

Una vez vi un funeral tan pobre

que no había ni muerto en el ataúd.

La gente iba detrás llorando.

Iba llorando yo también

sin saber por qué

a través de la niebla.

 

CHI PASA DAL ME PAES AD NOT

Chi pasa dal me paes ad not al pensa

costi i é fora ad töt, in dn’atar mond.

Nisön inguinarés in stu silensi

che dés chi stava propria in sti ca ché,

tant zuvan ch’i é ancor viv li madr’e i padar,

i ià impicà

pochi dé pröma della pace.

 

CHI PASSA DI NOTTE DAL MIO PAESE

Chi passa di notte dal mio paese pensa

questi sono fuori di tutto, in un altro mondo.

Nessun indovinerebbe

in tanto silenzio

che dieci che stavano proprio in queste case qui,

tanto giovani che sono ancora vivi madri e padri,

li hanno impiccati

pochi giorni prima della pace.

 

SI ALGUIEN PASA DE NOCHE POR MI PUEBLO

Si alguien pasa de noche por mi pueblo

puede pensar éstos viven lejos de todo, en otro mundo.

Nadie imaginaría en medio de este silencio

que a diez de los que habitaban estas casas,

tan jóvenes que aún viven

sus padres y sus madres,

los colgaron

pocos días antes de que llegara la paz.

 

*Tomo la foto de aquí: 

http://gazzettadireggio.gelocal.it/polopoly_fs/1.13020124.1456406607!/httpImage/image.jpg_gen/derivatives/detail_558/image.jpg

10/05/2016 08:56 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

MARIANO ANÓS: TRES POEMAS

20160513104724-anossigue-20la-20tormenta-20ajedrez.jpg

Mariano Anós es actor, director de teatro, pintor y poeta, entre otras cosas. Acaba de publicar un nuevo poemario, 'Sitios Saragosse' en el sello Lastura. Ayer, en el ciclo Parnaso 2.0, leyó varios poemas. Entre ellos, el primero que aparece aquí. Me ha mandado, con su cortesía habitual, tres textos de su nuevo libro. 

 

EL CORO DE LOS HÉROES MUERTOS

 

 

Pero nosotros cánticos y honores: eso recibiremos.

Cánticos y honores, nosotros, los héroes muertos de la muerte

natural de la guerra.

Retumbar de tambores, estridor de trompetas y también:

Rimas, nombres de calles, sesiones académicas, medallas.

Cataratas de frases rimbombantes donde chorrillos era mísera la

sangre.

Hace frío.

Hay ruinas de sudores,

excrementos del miedo,

cascotes de los tímpanos del héroe

donde el cantar, donde el amor, donde la risa había,

donde la tregua del escalofrío

o el trémulo mirarse de los atardeceres a la vera del río del otoño.

Agujeros el héroe, agujeros de piedra sin paisaje,

agujeros el cuerpo, los ojos, la camisa, la muerte de los héroes

 muertos.

Cordilleras de cuerpos como piedra reventada,

atronados de oír no sonidos triunfales ni espantosos: sólo ecos,

remotísimos ecos de tormentas de tiempos imposibles,

memoria desollada de cráneos sin memoria:

que el estruendo del héroe consiste en perder toda memoria

para memoria sólo de los otros no mudos, no sordos, no inventados.

Tiempo sin tiempo alguno,

derribo de la historia,

material de silencio.

Callad pues. Sólo fluyan océanos y ríos y gotitas de niebla sigilosa.

Propáguense agujeros llenando las palabras una a una

y llenando las pausas, el aliento, los músculos del verbo.

Y las admiraciones: ¡por favor, agujeros en las admiraciones!

Hablen los agujeros de la Historia,

la Historia de la Muerte universal, de la Peste universal, del Heroísmo

universal:

la estúpida Maestra de Muerte y de Peste y de Heroísmo.

Por eso se hablará pero no hablará nadie.

El teatro hablará. El teatro que no es nadie.

El teatro que es humo y espectro tembloroso de agujeros de humo.

Hablará la memoria ardiendo sola.

Hablarán cuerpos mudos, sordos, inventados.

Tiempo sin tiempo alguno,

derribo de la Historia,

material de silencio.

 

 

 

GALERÍA DE PERSONAJES: EL EBRO Y EL MAR

  

EBRO.- Galería de personajes: el Ebro.

Si digo yo, ¿quién digo? Si digo río, si digo Ebro,

¿digo sólo fluir de lo que es otro?

¿Digo sólo miradas que me hayan recorrido?

¿Hablo sólo de sueltos chapoteos bulliciosos gozando del rigor de los

agostos

que me han hecho creer en el sueño de la vida como un río?

Dicen Ebro y me cantan soltando a chorro el aire los pulmones,

vibrando enrojecido en gargantas, en lenguas, en encías,

en dientes que dejaran por cantarme de apretarse.

Ah cráneos, cartílagos y músculos de aquellos que, en el río que era

otro,

en hermoso desorden saltaban en batallas de amores ruborosas,

aquellos cuyas pieles relucían al sol de los agostos

recamadas de gotas que no fueron a dar en la mar.

Yo sordo los escucho, yo olvido los recuerdo

cuando ahora me cantan con un aire muy otro, con odio y con pavor,

marchando estupefactos a tareas de matarse.

Y yo ciego contemplo la sangre que me crece

y la arrastro hasta el mar.

 

MAR.- Galería de personajes: el mar.

 

EBRO.- El mar, el mar, el mar, el mar, el mar:

el personaje ausente que es siempre el personaje verdadero,

el que tiene razón, el que vigila, el que calla por nosotros,

el que dice la muerte sin objeto, el peor, el incesante, el que faltaba.

 

MAR.- Sí vigilo, sí callo, sí falto estrepitoso interrogando,

me inmiscuyo, me estrello, me encrespo de romperme como antiguo

oleaje de la muerte.

Remota Zaragoza, tú, personaje ausente.

Tú Ebro que no existes, tú me vienes con cárdena memoria.

Tú deyección de memoria podrida, tú desagüe estentóreo de sangre,

tú diario de espectros como todos los diarios,

tú me quitas el sueño sin tregua en mi tarea de engullir la basura del

mundo,

excremento de industrias de codicia,

cementerio de vida envenenada.

 

EBRO.- Sí, yo te llevo, yo nadie, yo sucia comitiva de la muerte,

yo borbotón de lágrimas de madres antiguas como lágrimas de

mármol.

Tú bálsamo de brea, tú amoroso perfume de salitre.

Yo te alimento sin cesar de los restos del naufragio de la tierra,

naufragio  de los hombres afanados en tareas de tener,

en tareas abyectas de tenerse,

en tareas de un tiempo medido por batallas, por huesos calcinados,

por relojes de lágrimas en punto.

 

MAR.- Sí, yo remoto, yo nadie, yo sacudo, yo arrastro las noticias de la

nada,

yo pálido clemente recojo la furia de la piedra de los días

y vuelvo suave arena, consejera de nadie, minúscula advertencia

que cae entre los dedos de nadie y que cae en los oídos de nadie y

nadie escucha.

Sólo la estridente gaviota se escucha, la más cruel, la del pico

ensangrentado.

Sólo las noticias se escuchan estridentes, las noticias

que son siempre noticias de la guerra.

Nadie lee la música que escribo con arena sobre arena,

la música de arena.

Nadie escucha la música que toco con olas sobre olas,

la música de olas.

Tú, Ebro, tú emisario de la sangre,

tú que vienes y vienes y no vuelves, vuelve por una vez

y llévales que lean mi música de arena y que escuchen mi música de

olas.

 

EBRO.- Yo no leo, no escucho, no vuelvo, no sabe, no contesta, no

existe.

Yo sé lo que no existe y yo sé lo que existe demasiado.

El resto se evapora y se evapora la memoria y Zaragoza se evapora

para siempre.

Yo soy lo que no ha sido y ya se ha ido para siempre.

Soy lo que todo el mundo sabe: soy tú, mar, somos el líquido teatro de

la muerte.

 

PREGUNTAS A LOS MUERTOS

 

 

Vosotros que estáis fuera descansando de este circo de estúpidos horrores,

vosotros que estáis muertos, ¿tenéis sueño?

Vosotros que no andáis a grandes pasos entre ratas hambrientas,

¿sabéis si va a haber siempre emperadores?

¿Oís vosotros, azaroso público,

las pausas que permiten distinguir las heridas de los besos?

Vosotros que no sois, ¿tejéis bufandas?

¿Habéis hecho, vosotros que no tenéis bandera,

recuento de gusanos victoriosos?

¿Sudáis vosotros ciegos si amanece?

¿Podéis desconocer, vosotros sin recuerdo,

la muerte de uno solo de los vivos?

Vosotros sin palabra, ¿tenéis tiempo?

Vosotros que estáis muertos,

¿soñáis como nosotros con la vida?

 

 

*Mariano Anós en 'Sigue la tormenta'.

13/05/2016 10:47 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

ELOY FERNÁNDEZ CLEMENTE LEE 'EL MUSGO DEL BOSQUE' (PUZ)

Siempre es un gran año para Antón Castro

ATT00034

Antón, que acaba de editar un soberbio extra sobre Cervantes de su premiado suplemento literario del Heraldo, A&L, y de sacar un gran libro, Los Sitios, con fotografías de Andrés Ferrer (su densa lectura nos llevará a otra reseña, en breve), ha publicado en las Prensas Universitarias de Zaragoza un primoroso libro,El musgo del bosque, en que mezcla recuerdos y sueños, poemas y ensayos biográficos, rumores de viento y de personas. Muchas cosas nos llaman la atención en este libro de madurez, que recolecta escritos dispersos durante años:

“Un poeta se alimenta de recuerdos”, nos dice. También de alusiones musicales (he buscado de inmediato, mi incultura musical es enorme, y he escuchado a King Crimson y Eyes wide open…). Y he casi visto esa “loca del bosque” que muestra una Rosalía de Castro que perdió la cabeza; y a seguido, Amancio Prada, el trovador de las neblinas y las espigas.

Canta a su primera radio, “un arsenal de sonidos, de músicas del mundo, de voces envolventes”. A un amor inesperado, quizá soñado de tan hermoso. A los álbumes de fotos, el cine y la cercana y temblorosa prima en la penumbra, que “desordena y paraliza el deseo”. A esos fotógrafos, quizá Leopoldo Pomés, “que van más allá de la luz, alquimistas de la imagen, calígrafos del aire”.

Trata de muchas gentes que conoció, leyó, entrevistó, amistó: de García Pavón a Torrente Ballester, en unos deliciosos encuentros; José Hierro que, como Baudelaire, cree en la ebriedad de la poesía; Gabriel Celaya, “paladín de la metáfora” y su musa cotidiana, Amparitxu. Recuerda su viejo gusto por Mercè Rodoreda, devorada en cualquier sitio, a la que homenajearía llamando Aloma a la hija recién llegada, como uno de sus personajes. La “Razón de amor” de Salinas, evocada al encontrar el definitivo, de la compañera para siempre.

Se siente “el hombre más impertinente e inoportuno del mundo”. Y cree en “un mundo de mujeres bonitas y de obreros rebeldes donde todos seríamos irremediablemente libres”. Y hace también alusiones muy cercanas, como la del pintor aragonés Pascual Blanco, “rodeado de tórculos y planchas, entregado a la materia”, o los caminos paralelos de Eduardo Laborda e Iris Lázaro. En fin, comparecen el deslumbramiento ante Rembrandt en el Prado, un Moscú en un viaje inesperado, con toda su enorme carga cultural. O la fascinación de un último concierto en el Maestrazgo, emocionante recuerdo de José Antonio Labordeta.

Un libro para disfrutar, pensar, sentir. Un nuevo paso, en esta gran literatura por entregas que es la obra, ya ingente, de nuestro tan querido y admirado amigo.

 

*En la foto, la actriz Edwige Fenech que aparece en 'La isla del cine'. La tomo de aquí: http://images2.corriereobjects.it/methode_image/2013/12/24/Spettacoli/Foto%20Gallery/07spe10f1-068_MGzoom.jpg?v=20131226163925

14/05/2016 13:01 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

JORGE APARICIO, UN DIÁLOGO

20160514145050-jorge-aparicio-en-hollywood.-archivo-del-cineasta..jpg

ENTREVISTA. Jorge Aparicio. Director de Cine. Estrena ‘El Morico’, que presentó y proyectó hace unos días en el Teatro de las Esquinas. 

 

“La historia más bonita para

contar es la del Morico”

 

 

Antón CASTRO / Zaragoza

¿Quién es el Morico y cómo llegó a Zaragoza?

El Morico, según la leyenda, es un personaje cubano del que se desconoce su verdadero nombre. Tuvo una infancia difícil, amó a su madre, ejerció diversos oficios, entre ellos el de mozo de cuadras para el Conde de la Viñaza, quien lo trajo a Zaragoza. Se cuenta que fue la primera persona de color que se vio en esta ciudad, y como por aquellos entonces se les denominaba “moros” a todos ellos, pues se quedó con el apodo de Morico entre toda las personas que lo conocieron.

 

-¿Cómo pasó a la comparsa de Gigantes y Cabezudos?

Fue un personaje muy conocido y entrañable en la ciudad, por lo que pronto se decidió incorporarlo a la Comparsa, para su recuerdo.

 

-¿Por qué le ha interesado su historia? 

Todo comenzó porque llegaban personajes aragoneses a la pantalla, Ángel Sanz Briz, Segundo de Chomón, Eduardo Ducay, Mariano Orbés, el Bandido Cucaracha, Mosen Bruno, Félix Romeo… Yo quería tener el mío.  Aparte de Labordeta, mi aragonés más ilustre, rebuscando en mi infancia encontré a los Cabezudos. De pequeño me gustaba el Boticario, pero leyendo las breves leyendas de cada uno la más bonita para contar era la del Morico. Y además es uno de los más queridos de todos los zaragozanos.

 

¿Qué le debes a los trabajos de Míchel Suñén e Ignacio Ochoa, en la editorial Delsan?

Casi todo. Michel Suñén e Ignacio Ochoa han contado e ilustrado su visión de los Cabezudos de una manera estupenda. Los han acercado a la ciudadanía, haciendo ver que son parte de nuestro patrimonio. También la empresa Zagazudos lo está consiguiendo: ha creado unos muñecos irrompibles para que los niños puedan jugar y aprender con ellos.

 

¿Cómo se ha planteado el guion?

El cine es ficción, lo que se plantea no tiene porque ser verdad. Si había que contar la leyenda, yo quería que la contara el propio Morico. Se me ocurrió que acudiendo a la consulta de un psiquiatra podría ser la mejor manera. El propio Morico le plantea al doctor la retirada de la comparsa... Ya sabemos que al Morico le gusta todo menos ir a trabajar.

 

¿Por qué ha querido registrar el guion en Los Ángeles? ¿Qué hacía usted por allí?

El registro del guion en Los Ángeles se debió a que estaba allí cursando el primer Campus L. A. en compañía de la guionista montisonense, afincada allí, Marisé Samitier y el presidente de ACA José Ángel Delgado. Allí se encuentran los guiones de las películas históricas de cine, series y programas de televisión, y que este guión esté allí, junto a ellos, es una satisfacción para mí.

 

¿Qué diferencia hay entre el guion de un corto y un largo?

Para mi es básicamente la estructura, lo que quieres contar, pienso que en un corto tienes que ir al grano y en el caso del largo puedes ir haciendo pausas o historias paralelas o subtramas.

 

Recuérdenos el equipo...

El equipo técnico es prácticamente el mismo de años anteriores, porque trabajo siempre con las mismas personas, que seguimos contando con esa confianza mutua, como las maquilladoras Amanda Domingo y Miriam Zapata, la directora de arte Ainhoa Sánchez, el operador de cámara Roberto Torrado, Jesús Marco Murillo como ayudante de dirección. El guion corrió a cargo de mi padre Manuel Aparicio y de los Hermanos Carcoma. Hay más familiares en el proyecto, como Jesús Aparicio (música y sonidos) y Silvia Aparicio (fotografía), por eso ya hay quién nos llaman Los Coppola. La producción ejecutiva corrió a cargo de Impacto Producciones y la asociada de Cosmos Fans. En cuanto a la interpretación está el propio Morico de verdad, Domingo Carrillo, Alfredo Abadía, al que descubrí por su gran papel de ‘Marx en el Soho’, y las actrices aragonesas Ana Pavía y Ana Esteban. Completa el reparto el niño Marcos González. Las localizaciones fueron la consulta real de un psiquiatra amigo y un domicilio particular de otros amigos.

 

¿Qué podría pasar si un día de verdad el Morico se pone malo y abandona su puesto?

Causaría una gran conmoción para Zaragoza y un gran debate, como el de la cigarrera de si lleva el cigarro o no. Es un personaje muy querido, pero como personaje, podría abandonar su puesto. También hay que destacar la labor de Domingo Carrillo que lleva 31 años dentro de él y su trabajo durante tantos años ha hecho que su personaje crezca en vitalidad. Domingo es una persona a descubrir.

 

¿Qué tipo de cine le interesa, quiénes son sus directores favoritos? ¿Puede decirnos también tres películas que le emocionen?

Me gusta el cine de todo tipo. Mis películas favoritas son ‘Cadena Perpetua’, ‘La Naranja Mecánica’ y ‘El Guateque’; y mis directores son Steven Spielberg, Stanley Kubrick y Billy Wilder.

 

 

¿Qué está pasando en el cine aragonés?

Este año pasado ha habido mucha producción, sobre todo en largometrajes, pero creo que tiene que haber más industria como en todo el cine español, darle más difusión a todo lo que se hace. Sin duda, ‘La Novia’ ha sido lo mejor que habido en años junto el corto ‘Os Meninhos do rio’, de Javier Macipe, y los interesantes documentales de ‘La encrucijada de Ángel Sanz Briz’,  ‘El viaje de las Reinas’ o ‘Tras Nazarín’. 

 

¿Cómo sueña su carrera?

Seguir el camino. Me gustaría hacer algo más grande en Los Ángeles, dirigir a algún actor conocido y probar con el documental. Ya tengo alguna cosa pensada.

 

 

14/05/2016 14:50 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

FOTOS DE MAXIM VAKHOVSKIY

Maxim Vakhovskiy es un fotógrafo de retratos nacido en Charlotte, Carolina del Norte. Dice: "Mi trabajo se centra principalmente, pero no en exclusivo, en el retrato de las mujeres de ascendencia africana. Siempre en busca de fotografiar personas interesantes con calma espíritu libre". He aquí una selección de sus impresionantes y cuidados retratos.

Aquí se pueden ver sus fotos: 

https://www.facebook.com/maximvakhovskiy/

 

1

 

1. http://67.media.tumblr.com/607a3456a0a554a81033f07589bfae2d/tumblr_mutgx3fuSb1s5qs0yo4_400.jpg

2.http://66.media.tumblr.com/56b603d7e5c2a3f84076710bfa88b8ec/tumblr_mnq5rlOgom1rs3g5co1_500.jpg

3. http://66.media.tumblr.com/7921ab3c3e3db8c09d8c46ab7fcc3e02/tumblr_mn1vwbqnW11rs3g5co1_500.jpg

4. http://static1.squarespace.com/static/51e81269e4b0837812985d8d/t/52f15133e4b028d7d4c095b0/1391546683014/Maxim+Vakhovskiy.jpg

5. http://41.media.tumblr.com/b5f5a668f1d716af5663c6afd5da6e5e/tumblr_mnrp7mPzsT1rs3g5co1_500.jpg

6. https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/b8/0d/66/b80d6649e8728d03c37305098876d319.jpg

7. http://40.media.tumblr.com/f7ae2d66adfb83177a8a90ae9643b9be/tumblr_nfndw8cLLd1rs3g5co1_500.jpg

15/05/2016 17:51 Antón Castro Enlace permanente. Fotógrafos No hay comentarios. Comentar.

INGRID BERGMAN EN 'STROMBOLI'

20160516001046-gordon-parks-bergman-ingrid-stromboli-nrfpt-01.jpg

Me gusta mucho esta fotografía de Ingrid Bergman. Corresponde al rodaje de 'Stromboli, tierra de Dios' de Roberto Rossellini, que se efectuó en 1949 y se estrenó al año siguiente. El fotógrafo norteamericano Gordon Parks estuvo allí. 

16/05/2016 00:10 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

HISTORIA DE ARTELIBRE. UN DIÁLOGO

20160521010630-jose-enrique-gonzalez-con-antonio-lopez.-archivo-artelibre.jpg

ENTREVISTA. José Enrique González, responsable de la galería virtual Artelibre

 

 

“Artelibre es arte y libertad, aunque

 nos hemos especializado en figuración”

 

 

 

El zaragozano José Enrique González es director de la galería virtual Artelibre que cumple 20 años y expone la tercera edición de ‘ModPortrait’ en Bantierra. La ganadora de este año ha sido la irlandesa Molly Judd con su obra 'Unplugged'.

 

¿Qué es la galería Artelibre? 

 Artelibre es una de las primeras galerías virtuales que existieron en Internet, llevamos ya unos 20 años trabajando por y para el arte.

 

¿Cómo se creó y con qué objetivos?

Artelibre era una idea que llevaba en mente desde hacía años antes de que existiera Internet. Solo hubo que esperar a que llegara el momento y de hecho fuimos de los primeros en subir una galería virtual. El objetivo principal era dar a conocer el mundo del arte en toda su extensión. Antes de este proyecto, o hacías como yo hice viajar mucho y recorrerte los principales museos del mundo, colecciones, etc. o prácticamente te limitabas a ver alguna exposición en concreto en tu ciudad o tu país. Activar una plataforma donde podías incluir toda la información que quisieras y que todo el mundo pudiera verla, abría un abanico muy amplio al arte y al mundo de la cultura.

 

¿Quién está detrás?

Detrás de Artelibre está principalmente una persona apasionada por la cultura, amante del arte y sobre todo del arte figurativo: José Enrique González, que yo soy, y no dejo al margen la cantidad de artistas y amigos que han colaborado y siguen colaborando desinteresadamente en este proyecto.

 

-¿Por qué solo arte figurativo?

No es cierto, Artelibre como su nombre indica es ARTE Y LIBERTAD, nosotros siempre hemos dado cabida a todo tipo de artistas que deseasen participar con nosotros, sean del estilo que sea. Sí es cierto que desde que se inició Artelibre tuvimos una idea muy clara: especializarnos, por eso creamos un apartado especial de arte figurativo y principalmente cuando hace 20 años era el arte más defenestrado que existía. El apostar por un estilo en su época más baja fue muy duro y tuvimos que remar demasiado contra corriente, pero fue nuestra apuesta y aquí estamos. Ahora parece que la figuración esta más en auge y sobre todo la calidad de artistas españoles que hay en este momento es sorprendente a nivel internacional.

 

¿Podría hacernos un breve resumen de dos o tres de sus actividades más importantes?

La actividad principal de Artelibre es promocionar artistas, darlos a conocer y reconocer su trabajo. Editamos desde hace 11 años un anuario de artistas, un libro de gran calidad, ‘Arte y Libertad’. Realizamos anualmente una de las mejores exposiciones de arte figurativo que se realiza en España, todos los años en nuestra ciudad Zaragoza: ‘Algo más que realismo…’ En 2016 cumpliremos nuestra décima edición, hemos traído a nuestra ciudad grandes artistas de la talla de Eduardo Naranjo, Richard Estes, Iman Maleki, Don Eddy, Doug Webb, Carlos Muro, tec. Y somos los organizadores del Concurso de Pintura en la Modalidad de Retrato ‘ModPortrait’.

 

¿Qué vínculo tienen ustedes como el Museo Europeo de Arte Moderno de Barcelona (MEAM)? ¿En qué les apoya? 

El vínculo que tenemos con el MEAM es un vínculo de profunda amistad y colaboración, somos entidades colaboradoras. Recuerdo nuestro primer encuentro donde el director del MEAM, José Manuel Infiesta, hijo de aragoneses, me dijo: “José Enrique llevo años disfrutando de Artelibre en la red. Dos personas que aman la figuración y coinciden en un 90% tenemos que conocernos”. Nos conocimos y, como vulgarmente se dice, no hubo más palabras. Desde ese día nuestro grado de afecto y colaboración es importante, honesto y desinteresado.

 

-¿Qué importancia tiene el premio ModPortrait, que exponen ahora en Bantierra?

ModPortrait, solo con tres ediciones, ha conseguido un reconocimiento internacional muy importante. Si algo hemos tenido siempre muy claro es la calidad. Hemos querido organizar un concurso de calidad que llegue, con una gran difusión y con unos apoyos importantes, es fundamental.
La pena es que como siempre no eres profeta en tu tierra.

 

-¿Cómo definiría ModPortrait?

Es un concurso Internacional de Pintura en la modalidad de retrato. Con unas medidas de 40x40 mínimo y 150x150 máximo, se invitan a los artistas a que realicen un retrato de una o varias figuras, donde se les tiene que ver el rostro tanto de frente o perfil. Se puede utilizar cualquier tipo de técnica y soporte. Las dos primeras ediciones fueron como una primera toma de contacto. Muchos artistas se rezagaron por aquello de mirar quién participaba y qué nivel de calidad podía haber. La calidad desde el primer día fue extraordinaria. En esta tercera edición ha habido más  artistas y más ánimo en la participación. Hay que concretar que al ser un concurso especializado marca mucho la participación. En esta tercera edición hemos tenido artistas de 37 países, por lo que hemos dado un impulso fuerte a la internacionalización.

 

¿Cuál es el tema dominante?

Al ser un concurso de retrato obviamente la figura,.

 

¿Qué relación existe entre la pintura y la fotografía?

En los últimos 10 años ha habido una explosión figurativa, sobre todo en el hiperrealismo, la entrada de la cámara digital ha revolucionado un poco el mundo del arte. Se podría ya hasta empezar a hablar del arte realista tecnológico y del realismo pictórico, como dos corrientes dentro del arte figurativo. Sí que es cierto que la fotografía está apoyando a la composición y realización de obras; de no ser así sería  prácticamente imposible su realización, pero, como todo en esta vida su uso y abuso, no es del todo adecuado. Por supuesto que estoy a favor de la fotografía en el mundo del arte, prácticamente ahora todo el mundo utiliza la fotografía en sus trabajos, hasta los que no lo reconocen la utilizan. Teniendo que los creadores son libres, mi reivindicación actual es: “Más oficio y menos tecnología, una artista tiene que expresar su alma en la obra y eso se consigue con mucho oficio”.

 

¿Qué pretende conseguir con este certamen? 

Pretendemos hacer cultura, promocionar el arte, impulsar el mundo de retrato y, sobre todo, trabajar por un certamen de calidad. Somos aragoneses y nuestro deseo es que el concurso crezca y se quede en nuestra ciudad, nuestro empeño es ese. Veremos si lo conseguimos.

 

¿Cuál es la participación aragonesa?

Todos los años hemos tenido participación aragonesa. En Aragón hay artistas de calidad y todos los años han sido seleccionados para la exposición final de las 30 mejores obras artistas aragoneses, entre ellos Pedro Antonio Perales, Carlos Carnicer, Juan Monzón y el ganador de la pasada edición, que fue Paco Lafarga. Parece anecdótico que un aragonés gane el concurso pero hay que decir que Paco Lafarga fue Mención de Honor en la primera edición y fue justo ganador de la segunda edición. Paco Lafarga está exponiendo su obra en Museo del Dibujo de Larrés y antes, por recordar algunas de sus muestras, expuso en Carolina Rojo y en Impulso Lateral, del Museo Pablo Serrano. Este año la ganadora ha sido la Irlandesa Molly Judd. Quiero destacar que el Jurado de ModPortrait lo componen 11 personas, nueve artistas de reconocido prestigio y los directores del MEAM y de Artelibre.

 

¿De qué artistas está hablando?

Artistas de la talla de Richar Estes (USA), Don Eddy (USA), Max Ferguson (Israel), Leight Behnke (USA), Zhaoming Wu (USA-China), y pintores tan conocidos entre nosotros como Golucho, Carlos Muro, Eduardo Laborda, Iris Lazaro, Luis García Mozos.

 

*En la foto, José Enrique González, fundador de Artelibre, con el pintor Antonio López.

 

 

21/05/2016 01:06 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

MARCHAMALO: UN DIÁLOGO

20160521012444-marchamalo.-almazan.jpg

 

ENTREVISTA. Jesús Marchamalo. Presentaba el pasado jueves en Antígona, ’Tocar los libros’ (Fórcola), en una nueva edición revisada y ampliada.

“¿Manías? Leo mucho al sol”

“Las bibliotecas son cotillas y acaban
cometiendo alguna indiscreción”


Jesús Marchamalo (Madrid, 1960) es periodista cultural y escritor aficionado a los secretos del libro y las bibliotecas. Esta tarde, a las 20.00, en la librería Antígona, acompañado por José Luis Melero, presentará una edición revisada y aumentada de uno de sus textos más elogiados: ’Tocar los los libros’ (Fórcola)

-¿Qué le dice la palabra libro?
La palabra libro me dice muchas cosas; me dice invierno, viaje, insomnio, manta, playa, isla remota, biblioteca, Tolstoi, poesía... No creo que haya otra palabra que tenga tantos significados.

-¿Recuerda cuáles fueron los dos o tres o cuatro primeros que compró o leyó?
No, y lo siento, porque me encantaría saber cuál fue el primer libro que leí o que me regalaron. Siempre he tenido mala memoria, pero sí recuerdo aquella colección de Bruguera, Clásicos selección, creo que se llamaba, que alternaba texto y dibujos y que nos regalaban por Reyes, en los cumpleaños, y cuando estábamos enfermos. Gran parte de mis lecturas infantiles -Verne, Salgari, Stevenson- me traen el recuerdo del sabor agrio de la aspirina y el olor penetrante, mentolado, del Vicks Vaporub.

-¿De qué modo te gustan los libros? ¿Qué le gusta de ellos?
Me gusta que sean bonitos, en el sentido más amplio de la palabra, amables. Me fijo -creo que todos lo hacemos, aunque no sea de una manera consciente- en el papel, el tipo de letra, los márgenes... Creo que la tecnología nos ha hecho cobrar conciencia de esa parte táctil, de relación física que también tiene la lectura y que la enriquece.

-¿Qué quiere decir en ’Tocar los libros’? ¿Cuál es su origen?
El origen es una conferencia que di, hace años, en un congreso de profesores. Y yo diría que es una reflexión, humorística, cómplice, sobre cómo convivimos con los libros. Hablo de cómo ocupan los estantes y cómo se extienden después por el resto de la casa, y sobre las mesillas y los sillones. Hablo de las manías que tenemos al leer. Hablo del orden y del desorden, y de la suerte incomparable de ser lector.

-¿Cuántas estanterías tiene ahora en su casa y cuántos metros lineales? ¿Cuántos exlibris le han hecho ya?
No tengo ni idea, pero las estanterías, como se sabe, son siempre un bien escaso. No sé cómo es posible porque es algo que contraviene las leyes de la física, pero es sabido que en una casa siempre falta un armario, y una estantería. Exlibris tengo seguramente una docena. Desde hace años lo cambio cada navidades. Siempre hay un amigo artista generoso que me lo dibuja, y tengo exlibris de Javier Zabala, Antonio Santos, Damián Flores, José María Merino, Emilio Urberuaga... El de este año me lo ha regalado el aragonés Isidro Ferrer.

-¿Cómo cuida o mima los libros: con amor de
coleccionista, de inversor o de enamorado?
De enamorado, por supuesto. Soy mal coleccionista y, desde luego, un fatal inversor.

-¿En qué medida es fetichista?
Mucho. Creo. Me encanta el mundo de los escritores, de la literatura. Guardo fotos de escritores, dedicatorias, manuscritos originales, cartas... Así que, sí. Sí diría que soy fetichista, modestamente.

-Díganos, con sus razones, cinco libros de su biblioteca que sean decisivos o especiales para usted.
Qué difícil es siempre elegir un libro, una ciudad, una película, o cinco. Tengo un ejemplar de ’Nuevas Canciones’, de Machado, que me regalaron los libreros de Madrid, y que está firmado por él. Es uno de los libros que me gusta ver, y tocar, de vez en cuando y es maravilloso saber que es un libro que Machado tuvo también en sus manos siquiera esos segundos en que lo firmó. Tengo también una vieja edición de ’Cien años de soledad’, de Argos Vergara, ligeramente fea y cochambrosa, que leí con diecisiete años y que me dejó, entonces, deslumbrado. El año pasado mi amigo José Noriega, exquisito editor, me hizo una especie de caja de madera y cartón para que lo guardara. Elegiría también un ejemplar de las ’Poesías Completas’ de Pedro Salinas, en Aguilar, que compré en una librería de viejo, lleno de anotaciones y subrayados. Siempre me gusta encontrar en los libros rastros de otros lectores, otras lecturas. Y otro que he comprado recientemente, en la feria del libro de Recoletos, un ejemplar de ’Canciones’ de Lorca, publicado en ’Revista de Occidente’, donde lees, por ejemplo, estos versos: “¡Ay que trabajo me cuesta / quererte como te quiero! / Por tu amor me duele el aire, / el corazón y el sombrero”. Lorca siempre es una lectura deslumbrante. Este año se cumple el 80 aniversario de su asesinato, y te hace cobrar conciencia de lo que podría haber seguido viviendo, escribiendo, si no hubiera sido asesinado. No sé si he elegido los cinco o me falta alguno. Pero sí le contaré que la semana pasada estuve fuera, y me llevé el libro de Lorca sólo para tenerlo conmigo.

-Si tuviera que decir algunas manías suyas, ¿cuáles serían?
Tengo muchas, y cambiantes. Es lo que tiene visitar bibliotecas ajenas, que siempre hay alguna manía de los demás que te gusta, y que asumes. Y soy muy caprichoso con las manías. Últimamente, por ejemplo, leo mucho al sol. Tengo un banco en una plaza, aquí al lado de casa, que prácticamente he hecho mío, y que utilizo para leer.

-¿Qué manías ajenas, de escritores célebres, le han conmovido?
No sé si es una manía, pero me conmovió la historia de un libro que me contó García Montero. Una vieja edición encuadernada en tela roja, gastada, de ’Las mil mejores poesías’, de Bergua, que era de su padre y que fue donde aprendió a leer. Me contó que es un libro que no saca de casa, nunca, por miedo a que se le pueda perder.

-Me impresiona la foto del poeta cubano Gastón Baquero, exiliado en Madrid y rodeado de libros que casi lo amenazan. ¿Qué nos dice de ella? ¿Qué prefiere, el orden minucioso o el desorden tan vital?
Es una foto fantástica; los libros como un ejército invasor, amontonados en torres, muchas de ellas inestables, ocupando las mesas y los sofás, tapando las contraventanas... Es, desde luego, muy literaria. No sé si algo angustiosa también. Yo, puestos a elegir entre el orden minucioso y ese desorden un poco desnortado, no sé qué haría. Pero lo cierto es que mis libros son de esa segunda opción, del desorden vital.

-¿Qué novedades ha incorporado en esta nueva edición?
Alguna historia nueva que he ido recopilando estos años. Hablo, por ejemplo, de las cajas de libros dedicados que extravió Vila-Matas en una mudanza, de los libros, ordenados por orden cronológico de Azúa, y de aquella historia que me contaron de Guillermo Cabrera Infante: un día llegó a su casa su amigo Andy García, el actor, y viendo sus estantes atiborrados le preguntó ¿Y esto, lo has leído todo?, que es algo que nos preguntan de vez en cuando, a lo que Cabrera Infante, muy serio, fumando, le contestó: “Sí, pero tranquilo, sólo una vez”.

-Si repasara toda su biblioteca, ¿qué me diría de Jesús Marchamalo?
No tengo ni idea. Las bibliotecas, ya sabes, son muy cotillas, les encanta hablar de sus propietarios, y más tarde o más temprano acaban cometiendo alguna indiscreción.

-¿Cómo se lleva con los libros digitales?
No me llevo ni bien ni mal. Me gusta leer en papel, pero no creo que eso signifique nada. Tengo móvil (inteligente), soy de Facebook, tengo Twitter, Instagram, tablet... Y me gusta también montar en bicicleta, tirar con arco, escribir con pluma y leer libros. Creo que todo es compatible, afortunadamente, felizmente.

 

21/05/2016 01:24 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

HA MUERTO LUIS GARCÍA-ABRINES

20160521075217-luis-garcia-abrines-calvo.jpg

HA MUERTO EL SURREALISTA LUIS GARCÍA-ABRINES

 

Ha muerto en Estados Unidos Luis García-Abrines (1923-2016), uno de los personajes más legendarios de la Peña Niké. Era profesor, poeta, artista especializado en el collage, musicólogo (editó y comentó al guitarristas Gaspar Sanz), etc. Nació en Zaragoza en 1923, estudió en los Jesuitas, residió en Madrid y en Estados Unidos, aunque siempre retornaba a Zaragoza.

Se casó con Margaret Jounakos, con quien tuvo un hijo, David, y luego con Marie Ellen Branchini, con quien fue padre de dos gemelas, Alicia y Linda, a las que trajo a Teruel a aquellas Jornadas de Surrealismo que se celebraron a finales de los 80 y principios de los años 90. Estuve en varias de ellas y él, simpático y surrealista, les mostraba a sus hijas, con inmenso orgullo, a sus amigos, entre ellos Eugenio Fernández Granell. Eran realmente guapas.

Es autor de libros muy curiosos de poesía y collage como ’Ciudadado del mundo’, ’Así sueña el profeta en sus palabras’ o ’Crisicollages’, entre otros, que le publicó su gran amigo Pepe Alcrudo. Tenía una gran amistad con Pilar Bayona y fundó con Manuel Derqui, y otros, aquella sociedad musical llamada Sansueña. Estuvo muy enamorado de la pianista (se llevaban un cuarto de siglo; se ocultaba detrás de una cortina del estudio de la calle Almagro para oírla) y con ella y con Alfonso Buñuel realizaron un viaje por Sevilla en 1943, se dieron circunstancias simpáticas: Luis amaba a Pilar; Pilar quizá amase a Alfonso y este a su vez se sentía atraído a Luis, que era más joven. O eso sugería un poco Pilar. El poeta y profesor Ildefonso-Manuel Gil era muy amigo suyo (como lo fue Luis Buñuel: ambos lloraron la muerte de Pilar Bayona, arrollada por un turismo, en el actual Paseo de la Constitución en diciembre de 1979) y, tras su regreso de Estados Unidos, se escribían a menudo; fruto de esa amistad fue la publicación en la Institución Fernando el Católico de ’Variaciones sobre La Donna è Mobile. Solo -de gaita- para hombres’ (Institución «Fernando el Católico», Zaragoza, 1988), que al poeta de ’Las colinas’ le hizo muy feliz. En 1982. Luis García-Abrines Calvo recibió la medalla de Zaragoza y en 2000 el Premio Isabel de Portugal, aunque entonces ya no vino a recogerlo.

 

*https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/b/b4/Luis-Garc%C3%ADa-Abrines-Calvo.jpg/300px-Luis-Garc%C3%ADa-Abrines-Calvo.jpg

21/05/2016 07:52 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

RETRATO DE LUIS GARCÍA-ABRINES

20160521101107-gabrines1.jpg

 

[Hoy, en herado.es, se publica este artículo mío sobre Luis García-Abrines Calvo (Zaragoza, 1923-Conneticutt, 2016), a quien conocí en Teruel con sus hijas Linda y Alicia.]

http://www.heraldo.es/noticias/heraldo-premium/cultura-ocio/2016/05/20/muere-los-anos-luis-garcia-abrines-creador-fecundo-inabarcable-heterodoxo-870959-2091033.html#!kalooga-14969/~arte%20~vanguardias%5E0.75%20~surrealismo%5E0.56%20~Zaragoza%5E0.42%20~literatura%5E0.32

 

Adiós al ciudadano del mundo y surrealista

aragonés Luis García-Abrines

 

Antón CASTRO

Ha muerto en Estados Unidos Luis García-Abrines Calvo (Zaragoza, 1923- Conneticutt, 2016) a los 92 años de edad. Era un espíritu inquieto y transgresor, uno de los últimos surrealistas aragoneses clásicos, vinculado a los hermanos Luis y Alfonso Buñuel, este fue su maestro en el arte del collage. Era escritor, ante todo poeta, musicólogo (editó a Gaspar Sanz y a Juan del Valle y Caviedes) e intérprete de piano, profesor de literatura y amaba el teatro. Vinculado a la Peña Niké, practicó el ‘happening’ y se convertía en un actor improvisado y contador de historias que sorprendía a los compañeros de aquella tertulia.

Estudió en los Jesuitas, en el Miguel Servet y el Instituto Goya y en 1948, tras probar suerte con el piano, se licenció en Filología Románica en Madrid. Por esos años empezó a frecuentar a Alfonso Buñuel, arquitecto y artista del collage, y al grupo de Pilar Bayona (que fue su amor platónico algunos años), entre ellos el narrador de ‘Meterra’ Manuel Derqui, con quien fundaría la sociedad musical Sansueña, vinculada a la Sociedad Filarmónica de Zaragoza. Acerca del vínculo de Pilar Bayona y Luis García-Abrines, cuentan Antonio Bayona y Julián Ruiz: “De cosas de Luis García-Abrines estaba llena la casa de Pilar  Bayona. Desaparecieron el hueso de oliva tallado, la sombrerera con el interior dividido en cuadrantes, y en cada uno de ellos una escena de La boîte à joujoux’ (Debussyana), con sus muñecos, pero queda una pequeña maqueta del rincón de los pianos de la casa del Paseo de la Independencia, con una espléndida caricatura de Pilar, que hace de retrato en la pared, sus sorprendentes y provocadoras cartas, un cuadro, y más cosas”. A la vez también tendía sus lazos hacia los hermanos Miguel y José Antonio Labordeta y a los poetas del Niké, y a esa época pertenecen algunas de sus mejores y más inverosímiles anécdotas. El joven Labordeta le publicaría en el sello Orejudín su libro ‘Así sueña el poeta en sus palabras’ (1960), que sería reeditado en el año 2000 por el Gobierno de Aragón.

Acerca de Luis García-Abrines se comentaban muchas historias. Podía aparecer, se decía, en el mítico café de la calle Requeté Aragonés (hoy Cinco de marzo) con un niño extraviado y lloriqueando que había encontrado en la calle. Ildefonso-Manuel Gil, con el que coincidió en Estados Unidos, contaba que un día, en su casa, recibió a una joven –“debidamente alertada por sus dos hijas gemelas”- en un sarcófago como si fuese la reencarnación de un Drácula aragonés. “Ahora duerme con esa caja de muerto debajo de la cama”, agregaba Gil entre risas, como quien revela una travesura libresca de un buen amigo.

Luis García-Abrines, que se nacionalizó norteamericano en 1959 y llegó a ser juez de paz de New Haven, era un hombre ingenioso y libre, que cultivaba la ironía, una amable idea del sacrilegio, la escatología, el humor, la poesía y la paradoja. Madrugaba mucho para oír el canto del ruiseñor y redactas versos como este: "Una buena palabra es un poema". No podemos olvidarnos de un viaje que hizo a París entre 1951 y 1952, que le permitió saludar a algunos de los aragoneses que vivían en la ciudad como el escultor Honorio García Condoy y el pintor Fermín Aguayo, y a otros surrealistas y grandes figuras de la creación como Picasso, Pierre Boulez y Óscar Domínguez. En aquella estancia conocería a su primera mujer Margaret Jounakos, con quien se casó en 1954 y con quien tendría un hijo, David. Años después, en 1967, se casó con Marie Elle Branchini, la madre de las gemelas Linda y Alicia.

   
Profundamente culto y amante de las lenguas, escribió en inglés, francés, italiano. Quizá sea ‘Ciudadano del mundo’ (1980) el libro que mejor le define. Hay poemas, teatro, poesía visual, fogonazos eróticos, bromas y la somardería aragonesa (José Luis Cano publica ahora una monografía en la Institución Fernando el Católico sobre el humor aragonés); dedica composiciones a sus amigos: Pérez Páramo, Camilo José Cela, Jorge Guillén, Joan Miró, Luis Buñuel, al actor Vincent Price (que encarnó a Drácula y muchas obras de Edgar Allan Poe en el cine) o al gramático Fernando Lázaro Carreter. Hallamos esta perla en una composición para Alfonso Buñuel: "La poesía es una ciencia exacta // puesto que la integral de Marilyn es ella misma // y no hay poema más perfecto que una mujer cojonuda // como, por ejemplo, Gina Lollobrigida".

      A finales de los años 50 se marchó a Estados Unidos, a Yale, donde fue profesor de Literatura Española hasta su jubilación. Otro de sus libros capitales es ‘Crisicollages para Luis Buñuel(1980), que le editó con todo lujo su gran amigo el librero y editor José Alcrudo. Luis García-Abrines despliega un homenaje al realizador calandino, al surrealismo más o menos delirante y al propio collage como técnica fragmentaria que casi todo lo permite, hasta la irreverencia, la provocación, el disparate o el puro juego. García-Abrines pintó algunos cuadros, hacía muchos dibujos en sus personales cartas, como puede verse en su correspondencia con Pilar Bayona, pero el grueso de su producción es el collage, como se verá, de nuevo, en 1988 en su libro ‘Variaciones sobre la donna e mobile. Solo --de gaita-- para hombre’, que le publicó Ildefonso-Manuel Gil en un volumen de gran formato. García-Abrines elaboraba con humor y provocación una mirada sobre la misoginia a lo largo de la historia.

En la Zaragoza de la transición, en 1982, en los tiempos de Ramón Sáinz de Varanda, fue nombrado Hijo Predilecto de Zaragoza en 1982 y en el año 2000 la Diputación Provincial de Zaragoza le otorgó (no pudo venir a recogerla) la distinción Isabel de Portugal, precisamente en el año en que se celebraba el centenario de Luis Buñuel (1900-1981). Con él había recordado a Pilar Bayona (1797-1979) con inmensa ternura, como se puede leer en el disco póstumo que Plácido Serrano recuperó de la intérprete en 1980 y en los documentos del Archivo Pilar Bayona, que Antonio Bayona y Julián Gómez han cedido al Gobierno de Aragón. “Me llamó usted por teléfono. Le oía mal pero imaginé que el objeto de su llamada obedecía a comunicarme la muerte de nuestra queridísima amiga Pilar Bayona. Como buen zaragozano estuve enamorado de ella cuando tenía catorce años, y ello duró hasta los dieciocho. Después tuve una sincera amistad y admiración por su maravilloso arte. Sé que aproximadamente los mismos sentimientos ha tenido usted por ella. Que no descanse en paz en nuestro recuerdo, que siga siempre vivo”.

Que siga vivo también el recuerdo de Luis García-Abrines, el provocador, el surrealista, el artista, el profesor, el enamorado incesante de las lenguas y la música. El poeta que se sentía ciudadano del mundo.

 

*Esta foto de un joven Luis García-Abrines pertenece al Archivo Pilar Bayona que dirigen Antonio Bayona y Julián Gómez, y que acaban de ceder al Gobierno de Aragón.

21/05/2016 10:11 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

JESÚS MARCO, PRESIDENTE DE LA ACADEMIA DE CINE ARAGONÉS

20160521135126-jesus-marco..jpg

La Academia del Cine Aragonés renueva su Junta Directiva 

Este viernes, en una Asamblea General, se formalizó por unanimidad la nueva configuración tras la baja de cuatro miembros

 

Zaragoza, 21 de mayo de 2016. Tras los nuevos cambios, y manteniendo a dos personas que integraban el equipo anterior, la nueva Junta Directiva de la Academia del Cine Aragonés ha quedado formada por Jesús Marco Murillo como presidente, José Ángel Guimera, vicepresidente, Leonor Bruna, secretaria, Manuel Aparicio como Tesorero, y Jaime García Machín, Patricia Roda, Toño L’Hotellerie, Ana Bruned y Jacobo Atienza como vocales.

 

Seguir trabajando en el mantenimiento de los Premios Simón, conseguir una sede para la Academia, aumentar el número de socios y realizar un mayor número de actividades formativas y culturales en distintos puntos de la Comunidad Autónoma son algunas de las novedades propuestas por el nuevo equipo.

 

De esta manera y tras la salida de José Angel Delgado y Antonio Tausiet de la presidencia y vicepresidencia respectivamente, así como de los otros miembros Ana Esteban (ex tesorera) y Ángel Martínez (ex vocal), se mantiene la representación de un miembro del Sindicato de Actores y Actrices de Aragón y se logra la representación de las tres provincias aragonesas gracias a la incorporación de Ana Bruned (Huesca) y J.A. Guimera (Teruel. Esta nueva junta tendrá validez hasta diciembre de 2017, manteniendo el periodo de dos años de mandato iniciados con la composición de junta anterior.

 

El pasado 29 de abril, el anterior presidente de la Academia–quién ha representado a la ACA durante los últimos 5 años, José Ángel Delgado y el ahora ex vicepresidente, Tausiet, anunciaban su baja voluntaria por motivos personales. “Ha llegado el momento de ceder los mandos a nuevos conductores”, aseguraban. Por su parte, la Junta saliente ha querido expresar su agradecimiento a todos los académicos por su participación y colaboración durante este tiempo, así como a quienes han conformado esta propuesta.

 

Como primer acto oficial de la nueva Junta Directiva, Jesús Marco Murillo visitará este martes 24 de mayo la capital oscense, con motivo de la presentación de una nueva edición del Festival de Cine de Huesca. 

*Esta información pertenece a Camino Ivars.
21/05/2016 13:51 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

POEMAS DE MANUEL VIOLA, EL MIÉRCOLES, SALA DE MÚSICA

20160522085323-viola-1946.jpg

Este miércoles 25, en el contexto de la celebración del centenario de José Viola Gamón, Manuel Viola (1916-1987) y de la exposición ‘Esperando el porvenir’ (que ha comisariado Javier Lacruz, biógrafo y coleccionista del artista) daré una pequeña charla su condición de escritor y muy especialmente de poeta. Viola, antes que artista, fue crítico de arte y sobre todo poeta, influenciado por Federico García Lorca. La charla, que incluirá la lectura de algunos textos del autor, es la tercera de un ciclo organizado por la Diputación de Zaragoza, en la sala de música; las dos primeras fueron a cargo de Jesús Navarro y de Javier Lacruz. Será a partir de las 19.30.

 

BRÚJULAS DEL SILENCIO

 

Las brújulas ocultas del silencio

conducen a las plazas desiertas

conducen a las calles cubiertas de ceniza

conducen hasta el secreto de la Esfinge

con ojos de andén solitario

con labios de arena incandescente

con cabellos de mineral soterrado

de diamante ardiendo

en la palma de mi mano de yeso

 

*Este texto, que no llevaba puntuación en el original, se lo mandó Manuel Viola desde Barcelona a su amigo Leandre Cristófol.

 

LOS POROS DEL VIENTO

 

Los pechos se sueldan en las barricadas del alba

en medio del aire

que pasa las páginas de ventanas ciegas

 

Atrás

las lámparas se alumbran por dentro

 

Urna óvalo de las fermentaciones rigurosas

 

Los labios de corcho han agotado las fuentes de los errantes

que olvidan sus rostros en el parapeto de los puentes

Las piedras que lastran sus corazones

son más ligeras que el aire caliente

de vuestras bocas palideciendo como un yugo

enganchado a la moldura de abismos anudándose en cámara lenta

 

Aquí las lágrimas se estiran como raíles de plomo

sobre la palma de los desiertos

Aquí los latidos del cielo caen sobre el techo de la mesa

Aquí las ruinas instantáneas

los ojos incultos labran la realidad invisible

a la manera de arados de oro

Aquí la llanura ondea como una bandera negra

Aquí el horizonte vertical mástil del silencio

Aquí la rueda distraída cava sus carriles

en todas direcciones

Aquí el cielo deshuesado.

 

*Poema ‘Les pores du verre’, de 1943, que tradujo Lorenza Viola, su primera esposa.

 

**Estos dos textos figuran en el libro ‘Escritos surrealistas’ (1933-1944) de Manuel Viola, que publicó el Museo de Teruel en 1996 con edición e introducción de Emmanuel Guigon. Retrato de 1946.

22/05/2016 08:53 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

JAVIER LACRUZ: UN DIÁLOGO EN TORNO A LA VIDA Y OBRA DE VIOLA

20160522091738-lacruz-311db54b.jpg

Javier Lacruz (Zaragoza, 1956) es psiquiatra y coleccionista de arte, especialista en Manuel Viola (Zaragoza, 1916- Madrid, 1987) y comisario de la muestra ’En recuerdo del porvenir’ del artista aragonés en el Palacio de Sástago. El pasado miércoles, en la sala de música, ofreció una charla sobre el artista dentro de un ciclo de tres conferencias dedicadas al artista.


-¿Si tuviéramos que hacer un retrato inicial de Manuel Viola de presentación, casi un señuelo para el lector, cuál sería? ¿Cómo lo definiría?

-El mejor retrato de Viola lo dibujó el gran artista Francis Picabia: “Si un día Viola tiene a la vez una cita con la vida y con un cuadro, se irá siempre con la vida”. El crítico de arte Aguilera Cerni apuntó: “Viola: un hombre, un artista y una leyenda”. Y el poeta Juan Eduardo Cirlot dijo que el gesto de su pintura era “afilado como garfio de carnicero”. Yo añadiría que se llamaba José, no Manuel; que quiso ser poeta, no pintor; que se situó en la confluencia entre lo vivido y lo soñado, y entre lo abstracto y lo figurativo. 

-¿Qué le dio su infancia zaragozana, qué aprendió aquí a orillas del Ebro? 

-A su madre, Pilar Gamón, una mujer tierna, simpática y muy atractiva. Y una afonía jugando a orillas del Ebro, un día de fuerte cierzo, que le dejó la voz de cazalla, lo que tiempo después sus paisanos interpretaron de forma maledicente como por exceso de tragos. Con todo, aprendió a ser fuerte, a superar la adversidad: el cierzo, la ventolera, el Moncayo, son recurrentes en sus cuadros.

-Lérida parece clave en su vida. ¿Por qué? ¿A qué es debido que le atrajeran tanto los gitanos?

-Viola es tan zaragozano como ’lleidatan’. A los seis años lo acogieron su abuela y sus tías paternas, lo cuidaron y lo formaron escolar e intelectualmente. Los gitanos de la calle fueron sus amigos: eran “las vacaciones del espíritu”, gente no normativa. Se hizo ’lorquista’, tras leer el “Romancero gitano”. Luego, cuando volvió a España, en la posguerra, los únicos que lo acogieron fueron los gitanos. El cante y el baile flamenco fueron su vida. Su hija Encarna, es de la familia de los Heredia… 


-¿Qué supusieron en su vida García Lamolla y Leandre Cristòfol? ¿Y Crous?

-Dos amigos íntimos, uno pintor y otro escultor, ambos claves en su formación artística. Con Crous –¡con 17 años!– hizo la revista ART (en puridad, Anti-Art), en el año 1933, una revista radical y rupturista de cuidado diseño, surrealista. Allí escribió como poeta, crítico de arte; también escribió textos para sus amigos artistas. Como poeta y dibujante estuvo en la estela de Lorca y Dalí.

Viola, Remedio Varo y Esteban Frances.

-¿Cómo le marcó su estancia en Barcelona, quiénes fueron sus amigos, cómo se integró en el arte del momento?
-En el 36 marchó a Barcelona a estudiar Filosofía y Letras y fue el benjamín del grupo ADLAN. Con Cassanyes escribió en el catálogo de la exposición Logicofobista (fobia a la lógica) de las Galeries Catàlonia. Fue el puente entre los surrealistas leridanos, los ADLAN y la dupla Esteban Francés y Remedios Varo. Solo por esto ya está en la Historia del Arte.


-Se alista en el POUM. Cuéntenos cómo fue esa militancia y dónde combatió en la Guerra Civil.

-Fue un surrealista y un revolucionario de izquierdas. “Queridas tías: no me busquéis, me voy a defender la República”, dejó escrito sobre su mesa. Estuvo en Mallorca, Lérida y en el frente del Ebro. Intimó con el poeta Benjamin Péret. ¡Al que salvó de los anarquistas, que lo querían fusilar porque tenía cara de cura! En el exilio estuvo en dos campos de concentración: Argelès-sur-Mer y Valbone. De uno escapó, del otro salió vestido de legionario y estuvo en Dunkerque, donde pasó a llamarse Manuel. Y luego en el maquis. Estuvo perseguido por Franco, por el gobierno de Vichy y por los alemanes: diez años pegando tiros. Para que luego, los rojos de salón, le nieguen el pan y la sal.


-¿Cuál es la importancia de Picasso en su vida? ¿Qué relación real tuvieron?

-Al llegar a París de manera clandestina, estuvo refugiado por la Resistencia. Entró en el grupo surrealista ‘La Main à Plume’ y escribió en su revistas. El único español del grupo. Trabajó de mozo en el taller de Picasso y le ayudó la maîtresse en titre del malagueño, Dora Maar. Viola reprodujo por primera vez la cabeza de toro de Picasso en una de sus revistas. Lo admiró como artista, pero no le influyó en su pintura. Y nunca falsificó “picassos”.


-Francia fue el escenario de dos de sus grandes pasiones: Edita y Lorenza Iché. ¿Qué nos puedes contar de ellas?

-En París tuvo una novia judía, Tita (Edita Hirschová), con la que se iba a casar, que era muy bella y sordomuda. En una redada fue detenida y deportada a Auschwitz, donde murió. Laurence Iché, estaba casada con el poeta Robert Rius, que fue fusilado con otros miembros del grupo. Tras perder a sus parejas se juntaron Manuel e Iché.

-De manera breve y sencilla, ¿cabría decir que el artista Viola nació en Francia, tras ver la obra de Cézanne y entrar en contacto con Picabia y otros?

-El primer Viola, como pintor, es francés. Desde sus inicios cézannianos hasta su etapa tachista en la ’abstraction lyrique’, cuando expuso en Claude Bernard de París, en el 57. De Picabia fue íntimo, le influyó su gran personalidad y su apuesta por un “arte sin jerarquías”. Viola le hacía las paellas los domingos…

-¿Es cierto que hacia 1949 regresó a Zaragoza y visitó a Lagunas, el líder de Pórtico? ¿Barajó quedarse aquí?

-Del exilio vino a Zaragoza a reencontrarse con su madre y casarse con Lorenza. Como hombre inquieto duró poco tiempo en la cuidad. Conoció a los Pórtico, pero vio en ellos un poscubismo muy francés, muy ‘déjà vu’, que no le interesó demasiado.


-Después de Torremolinos, Madrid. ¿Cómo construyó su carrera?
-Estuvo en la playa de La Carihuela, con sus amigos gitanos, haciendo cestos y tocando palmas. Y luego en Madrid, donde deslumbró a los del café Gijón. Apoyado por Cela, d’Ors y Ruano expuso en la galería Estilo y cimentó su éxito. Luego se fue a vivir a San Lorenzo de El Escorial con su vecino Felipe II.

-¿Le aportó algo El Paso a él, o viceversa?
-El Paso fue decisivo para su despegue, gracias al cuadro ’La saeta’ (1958), que pintó tras visitar el Museo del Prado y a su paisano Goya. Se hizo un pintor español. El blanco y negro eran los colores de El Paso, y los de Viola. Aportó su vena ácrata. Canogar me dijo que era llegar Viola y desbarajustar todo. Saura se irritaba, pero lo quería y lo respetaba mucho. Sabía que Tàpies, Millares y él mismo pintaron de manera surrealista, pero que Viola era surrealista. A Viola el Paso le dio un lugar en la pintura, fama y prestigio. Pero no se lo creyó mucho, él venía de muchos grupos, de muchas historias…

-Estuvo en varias ocasiones en Latinoamérica… Explíquenos un poco la aventura.

-En dos ocasiones. En el 67 y en el 69. Primero en Perú y Ecuador, y luego Chile y Argentina. Fue a buscar la luz del nuevo continente. El “continente de la esperanza” que dijera Malraux. Para iluminar sus cuadros. Antes de ir pintó el homenaje al Che Guevara.

-¿Qué te atrae del Viola de los 50 y 60, el de sus grandes cuadros, cuál es la clave, su verdadera aportación?

-La vida de Viola supera a mucha ficción, es un gran relato, una gran novela. Su espíritu combativo, su aventura, su nomadismo, sus amistades… Su humanidad y camaradería. En pintura, además de ser un pionero de la abstracción en España, es uno de los informalistas fundamentales. Maneja el color, tiene discurso propio, identidad. Es un “poeta plástico”. No quiso hacer carrera artística. Pero es uno de los grandes, sin duda.


-¿Estamos valorando adecuadamente la exposición ’Esperando el porvenir’ del palacio de Sástago? ¿Está contento, es la más ambiciosa? ¿Puede decirse ya que el pintor ha vencido al personaje?

-Lo interesante es que el visitante entra con una idea de Viola y sale con otra. Luego, misión cumplida. En el palacio de Sástago se pueden ver muchas novedades: los cuadros que nunca quiso vender, su etapa literaria en ’La Main à Plume’, la ’femme bandée’ del mural del psiquiátrico de Saint-Anne de París, documentos, fotografías, cuadros inéditos, todas sus etapas representadas… Ya van 25.000 visitantes. Viola es uno de los nuestros y, sin embargo, en ninguna institución aragonesa había un cuadro decente para exponer en esta muestra, y muchos aragoneses siguen despreciando al artista que, como suelo decir, sigue pintando “violines” aún después de muerto. La derechona actual lo boicoteó. Dalí dijo que, aún siendo ateo, Viola era un pintor de iglesias. Por eterno.

 

*Esta entrevista apareció en heraldo.es

http://www.heraldo.es/noticias/ocio-cultura/2016/05/17/vida-viola-una-gran-novela-861415-1361024.html

 

*La foto de Javier Lacruz es de José Miguel marco.

22/05/2016 09:17 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

DOS POEMAS DE ANTONIO LUCAS

20160522202109-antonio-lucas-begona-rivas.jpg

 

[Antonio Lucas acaba de publicar su poesía en un volumen en Visor: ‘Fuera de sitio’. El periodista del diario ‘El mundo’, editor de Francisco Umbral para Círculo de tiza, me envía dos poemas: ‘Hombre a oscuras’, que pertenece al capítulo final de inéditos, y ‘Fuera de sitio’, que pertenece a su libro ‘Los desengaños’ y que da título al conjunto de cinco libros y 360 páginas.]

  

                      HOMBRE A OSCURAS

 

 

                                                        [A Vera y Jesús Ruiz Mantilla]

 

                            De la noche recuerda lo que no ha sido el sueño.

                            Tu cuerpo y su cuerpo, el cataclismo de abrazos.

                            Las voces de afuera.

                            La vida creciendo con su infernal abalorio

                            y su ruido en nosotros.

 

                            Va para un año que estamos aquí

                            sin avistar aún naufragios,

                            y somos despacio la fundación de otra selva,

                            el caldero que acoge lo que dos se descubren,

                            las palabras rehenes,

                            el contigo que avanza de mi noche a tu lumbre.

 

                            Te he visto a mi lado, rumbo ciego a deshoras,

                            enmudecer como un pecho.

                            En redonda unidad

                            dibujar una infancia

                            para amarme otra vez

                            o hasta odiarme despacio.

 

                            Este íntimo hambre de saber que aún no duermes,

                            pero estás a mi lado.

                            Esta arteria de sombra.

                            El sanar en lo oscuro la herida del día

                            con secreta herramienta de voces,

                            con cruda progenie de manos.

 

                            Qué falta de ti en lo callado del cuarto.

                            Cómo insiste el idioma en lo que nunca se ha escrito.

 

                            Hay certezas que calman sin ocupar el espacio,

                            y calientan los vientres,

                            y retardan la nieve en la provincia del daño.

                            Hay una esbelta piedad en la nunca aprendido,

                            mundos de sol donde ya no amanece.

 

                            No muy lejos de ti un hombre respira con casera intemperie.                     

                            Su insomnio es amor,

                            lento oficio y remedio.

                            Aceptar la pendiente de una luz que se apaga

                            es su sólo ademán de estar quizá solo.

                            Y pregunta a su sangre.

                            Y responde a sus ecos.

                            Y es un árbol vibrando.

                            Y al callar se rebela.

                            Y se sabe memoria

                            de otras noches en vilo

                            extrañando en lo hondo (con ojos abiertos)

                            un contorno templado,

                            un nocturno calor o lingote de cuerpo.

 

                            Y es el más alto don ese estado de alerta,

                            ese tiempo tan quieto.                                                

                            Pues quien no conoció la tristeza

                            ignora que amar no hace ruido.

 

                            (Inédito)

 

 

 

 

                                        FUERA DE SITIO

 

 

                            Imagina que el tiempo sólo es lo que amas:

                            unas pocas palabras, unos seres exactos,

                            unas horas muy lisas, una playa (quizá)

                            donde el daño no acecha.

 

                            Imagina la vida como no lo es ahora,

                            no quiero decir como algo perfecto,

                            sino un resplandor, cierto abril de muy lejos,

                            un tributo al azar sin otro destino

                            que el confín fugitivo de un eco sin rostro.                       

                            Y después cualquier cosa. 

 

                            Con qué precisión va la edad hilvanando el espino.

                            Y qué extraña la urgencia de ir en pie hasta la ola,

                            celebrar lentamente que aniquile mi huella,

                            mi escritura de hombre, mi certeza de surco,

                            ser la alta misión de lo que nunca concluye

                            como no cierra el mar su recado en la orilla.

 

                            Pero no es estar quieto la razón ni la meta,

                            sino un querer más pequeño, una conquista más clara:

                            ver la vida llegar de su noche a tu noche

                            en un cuerpo ajeno,

                            pronunciar su silencio,

                            abrazar su alambrada,

                            desear su vacío,

                            delirar sin camino, sin mapa, sin fuego,

                            hasta el tiempo sin tiempo

                            del país que no haremos.

 

                             (De Los desengaños)

 

*La foto es de Begoña Rivas.

ÁNGELES MORA: CUATRO POEMAS

20160522210312-willy-ronis.-desnudo-de-espaldas....jpg

[Ángeles Mora, la poeta de Rute, Córdoba, 1952, pero afincada en Granada, ha sido galardonada días atrás con el Premio de la Crítica por su libro ‘Ficciones para una autobiografía’, que ha publicado el sello Bartleby, de Pepo Paz Saz, con portada de Xoan Abeleira. Copio aquí cuatro poemas breves que prolongar el sentido del título y la experiencia que late en todo el poemario, la experiencia y la hondura expresiva, y quizá cierto pesimismo o temor a la fatalidad o a la derrota.]

 

INSOMNIO

 

Quise seguir durmiendo,

prolongar la línea

de mi sueño

roto.

Pero una sombra

enemiga

me arrastraba al abismo

de mis propias

voces.

 

DINERO DE BOLSILLO

 

Se aconseja no cotizar en bolsa.

Una mujer no aprende

el ínfimo valor de su moneda

hasta que no circula

en el devaluado

mercado de las letras

de cambio.

 

EL AYER

 

El ayer que me hizo

no sé dónde está.

El que me deshizo, sí:

está aquí, conmigo,

presente todos los días.

 

MEDIODÍA

 

Dejándose mecer sobre las olas,

en el papel del aire

escribía una carta al cielo,

o tal vez a la muerte,

esa nube viajera que guarda

el último mañana,

el instante final.

 

*Este desnudo es de Willy Ronis.

 

 

22/05/2016 21:03 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

PALABRAS PARA EDUARDO SALAVERA

20160524002548-salaveraautorretrato-2010.jpg

[Ayer, por la mañana a consecuencia de un infarto, fallecía un pintor y un ciudadano entrañable como Eduardo Salavera, ese amigo que siempre mejoraba el lugar y el ambiente donde estaba. Recupero este texto para su catálogo de la exposición en la Lonja de su retrospectiva ’Eduardo Salavera. Segunda mirada’, que se pudo ver de octubre de 2015 a enero de 2016. El texto nació de una larga conversación y la contemplación de su obra en su estudio Jusepe Martínez. Abrazos a Nieves, su mujer, y a su familia. ]

 

DIEZ PALABRAS PARA UN RETRATO

DE EDUARDO SALAVERA (ZARAGOZA 1944-2016)

 

Por Antón CASTRO

Se cumplen ahora 30 años de la muerte de uno de los personajes más fascinantes de la literatura del siglo XX: Italo Calvino (1923-1985). Lo fue casi todo: lector, corrector y editor, soñador de territorios, cronista de los ecos de la II Guerra Mundial, narrador realista y prosista de la fantasía. Y a la vez un aprendiz de profeta que se atrevió a formular, en el último año de su existencia, Seis propuestas para el próximo milenio. No se aspira en este texto a nada semejante, pero sí he buscado algunos términos que nos sirvan para ingresar –bajo las guirnaldas voraginosas, al abrigo de sus ramajes y extravíos de sombra- en el universo de Eduardo Salavera, un caballero del arte, el amanuense de la luz, el pintor exquisito, en el sentido más amplio de la palabra. Las palabras elegidas son: Ámbito, Armonía, Color, Denuncia, Desnudo, Mar, Orilla, Paisaje, Sutileza y Zaragoza; diez palabras sin voluntad de exhaustividad que intentan bosquejar un retrato impresionista.

 

Ámbito. La vida de un artista puede resumirse o redondearse de formas muy diferentes. Eduardo Salavera ha sido siempre un pintor de su tiempo: informado, inconformista dentro de su aparente lentitud o sus ademanes de suavidad, crítico, lúdico y reflexivo. Se ha pasado alrededor de medio siglo buscándose: en los otros, en la calle, en la naturaleza y, sobre todo, en sí mismo. Pensando y paseando, ante el cuadro, en mitad de la música que suena y extiende su arboleda en el silencio del estudio. A nadie le pasará inadvertido su diálogo con el jazz o la música clásica en ‘Quinteto de viento’, ‘Acorde de preludio’ y ‘Adagio’. La forja de su obra ha sido pertinaz: como la gota que horada la roca con el impacto de todos los segundos. Cuando se repasa su trayectoria se ve como ha creado un ámbito de belleza, de espiritualidad, de tensión expresiva, a veces con ecos del edén o de la arcadia, un ámbito ético y estético, vinculado a diversas tradiciones artísticas. Ha construido un territorio y un magma donde se ha sentido cómodo, con sus accidentes, con sus incidencias y con sus personajes: el bosque o las diversas formas de fronda, el río, el mar, el horizonte, la mujer ofrecida en claridad o esos espacios de convivencia donde las palabras van y vienen como pájaros sorprendidos, como conjuros que alumbran la vida. Su modo imbatible de felicidad es la contemplación. Eduardo Salavera es el pintor de la calma. Y de la mirada paciente. Absorbe una idea de conjunto, le confiere sustancia y equilibrio, funda un laberinto mental, un escenario físico, una orografía de emociones y de ensoñación. Pintar es elaborar un mundo, acotarlo en libertad, darle carta de naturaleza y fe de existencia en la mancha y el cromatismo (el suyo busca el incendio suave), y habitarlo como se habita una casa, una amistad o una pasión.

 

Armonía. Para Eduardo Salavera, la pintura es un goce para la vista. Una forma de placer inmediato, antes que un concepto, un pensamiento o un tratado de intenciones. Es un ejercicio luminoso de abstracción que surge de la búsqueda, de la experiencia y de la intuición. El cuadro nace de la luz y se conforma, con coherencia y estilo, a través de la armonía cromática: el uso de los tonos, la extensión de las manchas, la sutileza, la melancolía sin abatimiento. Para Eduardo Salavera el cuadro es una aventura del conocimiento, una travesía repleta de tránsitos y exploraciones, cuyo desembarco es la ordenación de la belleza, la conquista de un ritmo soñado y la plasticidad. Así trabaja, así se perfila, así resuelve la ecuación química de un estado de ánimo que aquilata con el oficio, con el sueño y con la emoción puramente pictórica. El lienzo entonces es, sería, tal como escribió la poeta Luisa Castro, ese lugar del bosque donde el amor hizo su hoguera. Pienso por un instante en un cuadro como ‘Oliveras’: ceñido a su asunto, preciso en su caligrafía y amoroso en su indisimulado homenaje a la madre. Y en esa maternidad, resuelta en naranjas y añoranzas, que es ‘Su hijo-entraña es poesía’. Pienso en el ya citado ‘Quinteto de viento’: suena la melodía en una metódica y feliz distribución de la partitura visual.

 

Color. Hay artistas de línea, de atmósfera, del arabesco; pintores del estupor, de la brutalidad, de la transgresión. Hay pintores de la rabia y de la dentellada. Cronistas del laberinto sombrío. Eduardo Salavera es un pintor del color y de color. En sus dibujos, en sus lienzos al óleo o al acrílico, en sus minuciosas acuarelas. El color, tamizado, centelleante o mordido por la elocuencia de la composición, es su mejor autorretrato: el fuego imprescindible. Del arsenal de los colores, la lumbre del observador, el deseo de todos los fuegos.   

 

Denuncia. En alguna ocasión, Eduardo Salavera dijo que el camino del pintor es un camino solitario. De aislamiento, entrega y meditación. La búsqueda de una coherencia. No hay en él precipitación ni vértigo. Al sosiego también se llega tras sortear emboscadas, desoír voces de sirena, rechazar llamadas en vano, desterrar la obviedad y lo fácil. Pero no siempre fue así: en esta muestra vemos que Salavera protestó, se encorajinó, abominó (como aún abomina) de los tópicos, de las formas de educación totalitaria. Si algo le duele es el fanatismo religioso, la hipocresía, las medias verdades que van más allá de las grandilocuentes mentiras. Hay un puñado de piezas que revelan su furia de ayer, su enojo, sus manos de combatiente y un acento corrosivo que ahora casi se nos antoja extraño, como de otro Eduardo Salavera, que sabía protestar con la vehemencia necesaria o de manera oblicua, a través del símbolo. A mucho de todo ello responden cuadros como ‘Concentración de tocas aladas’, ‘Grupo conciliar’, ‘Henos aquí’ o ‘Vescovo assente’. A veces la denuncia no tiene virulencia: es pura confesión de las raíces, revelación de la memoria, acumulación de instantes. Sucede, en buena parte, en cuadros como ‘Alfocea’ (que remite a la infancia y adolescencia del pintor, en una pieza constructivista), ‘Baturro en puros cueros’ o ‘Idealistas’.

 

Desnudo. No hay nada más desafiante para un artista que el desnudo de su musa, de su amada, de la modelo ocasional de una tarde infinita. Salavera tiene musas o ese objeto del deseo y de la complicidad que es la mujer: un continente de hermosura, un latifundio de enigmas, la piel del escalofrío. Hay muchos desnudos en la exposición y en su obra: siempre rezuman finura, sofisticación, serenidad. Antes que el desafuero carnal, se percibe la búsqueda extrema de las sensaciones, la identificación, la huella mitológica y la ebriedad del embeleso. El título de una obra, ‘Cálida voluptuosidad’, tiene algo de manifiesto general. En dos obras como ‘En el Spa’ o ‘Esperando el terapéutico masaje’ aún depura mucho más su trazo, la carne entrevista, nunca renuncia al asombro ante el cuerpo amado. Especial atención merecen dos desnudos de la serie ‘Haciendo tiempo’. ¿Quién hace tiempo, quién espera: la joven sentada, cerca del perro oscuro, o el artista que la contempla y la sueña en pleno arrebato? Aunque parezca extraño, hay otro lienzo muy particular: ‘Elegía a la chica de la bicicleta’. A pesar del título, que revela algún dramatismo inconfeso, la joven avanza con los senos al aire, confiada, por un paisaje tan agreste como onírico. El desnudo en Eduardo Salavera ni es un tema lateral ni una coartada: es la conciencia del éxtasis de quien mira y mira hasta perder la cabeza. Es un viaje exultante hasta la posesión de la luz.

 

Mar. No deja de ser curioso que un pintor de tierra adentro tenga la obstinación del mar. El mar se lo da todo: infinitos abiertos, oleaje, horizontes matizados y el desafío continuo del color. El atrevimiento de las masas y las manchas, el brillo denso de los pinceles. El espectador sale a navegar con la imaginación del artista; a veces, desde el acantilado, el monte o la montaña, Salavera abre una ventana y entran el salitre, el trallazo de la espuma, el berrido de las gaviotas y la mansedumbre del crepúsculo. Salavera se ha bañado en la poesía de todas las mareas. De ahí que haya podido pintar ‘El legado de las nubes’ o ‘El agua viene de Poniente’, que habrían hecho feliz a Goethe.

 

Orilla. Salavera, como su admirado Francisco Marín Bagüés en ‘Los placeres del Ebro’ (1934-1938)’, es un pintor de la ribera, un pintor del Ebro, un rastreador de espacios donde la vibración de la claridad exalta lo puramente pictórico. Es un pintor del Huerva y del Gállego, del soto de Cantalobos, de humedales y arboledas, de los galachos. Le ha dedicado a los ríos de Zaragoza muchos cuadros y paseos, apuntes, acuarelas, las confidencias de un artista solitario y solidario. Una de sus exposiciones más importantes se tituló ‘Encuentro con la mejana’, en la Casa de los Morlanes, en 2008. La mejana es una isla en la mitad del río. O una tierra inundada por el agua que luego es propicia para la agricultura. El ‘Padre Ebro’ –que da título a un cuadro- también está asociado a su infancia, a la que definió una vez, en diálogo con Mariano García, periodista cultural de Heraldo, como “una luz que nos ilumina toda la vida”. Añadía: “Se habla mucho del Mediterráneo, pero en un día despejado la luz convierte las huertas de Zaragoza en un espectáculo inolvidable”.

 

Paisaje. La pintura tiene grandes pintores de paisaje. Existe toda una escuela y una saga, si puede decirse así, que aún no ha finalizado. A él le han llamado la atención los impresionistas, que se atrevieron a salir lejos del centro urbano para enfrentarse a la soledad metafísica de las afueras. Eduardo es un observador de nubes, de árboles, de la espesura tumultuosa. Luego, con su pincel y su afán, interioriza el caos, lo gobierna sobre el lienzo y nos lo devuelve trascendido en óleos como ‘Junto al atajo’ o ‘Luz del bosque’. En ese proceso casi alquímico nos ha enseñado a ver. Salavera tiene una certeza: “Todo está en la naturaleza”. Incluso esa mitológica ‘Plática de náyades’.

 

Sutileza. Cada pintor tiene sus rasgos. A menudo exacerbados, a veces inadvertidos. Eduardo posee la aristocracia del soñador, el sosiego del paseante que desprecia el  vértigo y la prisa, la hondura del pensador a la intemperie. Quizá su atributo más perceptible, e insondable a la vez, sea el de la sutileza. En todo cuanto pinta hay un refinamiento esencial y una manufactura del alma que es una afirmación de la inteligencia y una apología de la sensibilidad. Fíjense en cualquier cuadro: respira la bondad intrínseca, vocacional y misteriosa, de un creador que tiene claro que el arte, la obra, es la mejor metáfora de su propia vida. La sutileza es un gesto, una virtud, una atmósfera, una forma de resistencia contra la belleza blanda y, sin duda, un emblema de intemporalidad.

 

Zaragoza. Eduardo Salavera es, como diría el maestro serígrafo Pepe Bofarull, un ciudadano. Vean su autorretrato real e idealizado con la precisión cristalina de Morandi y la libertad de Giacometti. Es un ciudadano que se siente feliz y realizado en Zaragoza: tanto en su taller en Jusepe Martínez, en pleno Casco Histórico, como en su barrio de las Fuentes. Lo cual no quiere decir que no haya viajado y que no siga viajando. Ahí está, con algo de ironía (al pintor le gustan los juegos de palabras, la paradoja y la ironía) en el título, ‘Supuesto paseo por Menfis’. Zaragoza es la ciudad de los tres ríos. Y de un puñado de museos, de calles con sabor, de escenarios para esos músicos que atacan un adagio o un preludio, de amigos imprescindibles. La ciudad, bimilenaria y volcada hacia el futuro, más acogedora y habitable de lo que suele decirse, es su casa. Su paraíso. Su refugio. El núcleo de un mundo posible. Zaragoza habita en los cuadros de Eduardo Salavera y desde allí se expande con todas sus riquezas, con sus arbustos de ribera. Uno de los cuadros más emocionantes de la muestra, tan zaragozano y tan universal, es sin duda ‘En memoria de mi padre’. Él, con su bastón y sus recuerdos borrosos, avanza por Zaragoza contra las puñaladas del tiempo y del cierzo. Quizá haya salido a encontrarse, en las esquinas del cierzo, con su hijo, el pintor Eduardo Salavera.

EL POETA VIOLA, EN SÁSTAGO

20160525092017-banner-viola.jpg

[Esta tarde, a las 19.30, en la sala de Música del Palacio de Sástago, en el contexto de un ciclo sobre Manuel Viola (Zaragoza, 1916-San Lorenzo, 1987) y de su exposición antológica que comisaria Javier Lacruz, hablaré de la condición de escritor, teórico de arte y de poeta del pintor aragonés. Entre otros textos leeremos (habrá algún invitado) alguna composición de Viola. La entrada es libro y estáis invitados en un día, de nuevo, donde hay mucha mucha actividad cultural en Zaragoza.]

Quizá sea este el primer poema que escribió bajo el influjo de Lorca y tal vez Rimbaud, a quien admiró mucho:

 

-EN LA ESCUPIDERA DEL SOL

 

En la escupidera del sol,

donde baila la Muerte

con cintas de color,

Y risas de persianas y tacones de charol.

El vino tinto del aire se riza

en un desnudo esqueleto de caballo.

Las cerezas estallan angustiadas

y los naranjos se abalanzan en el mar.

Entre níquel y cristal

tres gritos brotan de un clavel.

En la luna fría

derrama sangre un hocico.

 

*Este texto se publicó en ‘Art’ de Lérida en 1933. Tenía el autor 16-17 años.

 

Último poema, 1987

 

Sueño quieto, helado, vacío: muerte

Sandalias de hierro, bóveda, cráneo,

 

Granito negro

 

El silencio pone tensa la piel de la noche

Una sábana inmensa

Cubre toda la tierra

 

Espantapájaros que azotáis el horizonte

Coged el  arco iris como látigo

 

On meurt plusieurs fois dans la vie, mais on

Me sait jamais quand c’est la derniere

 

[se muere varias veces en la vida, pero

No se sabe cuál es la última]

 

**Este texto lo recoge Javier Lacruz en su libro imprescindible sobre Manuel Viola de 2014.

 

25/05/2016 09:20 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

4 POEMAS DE DANIEL RABANAQUE

20160526011726-acordeon.-scianna.jpg

Hace unos días, durante el recital de Parnaso 2.0, el poeta (y diseñador y publicista Daniel Rabanaque, que continúa la tradición de su padre Julián) me regaló una de sus últimas plaquettes poéticas: ‘Sal para nuestra sed’ (2016). Copio algunos poemas breves.

 

4 POEMAS DE DANIEL RABANAQUE

 

1

el secreto de tu cuerpo

frente a todos los demás cuerpos

una de esas apoteosis

que cada tanto regalaba el sol

 

2

 

tanto amor nos escapaba entre los dedos

a nosotros que esquivábamos porqués

 

entre gatos y desechos

de ese mar que te bebías por la piel

Leías mis manos que no podía entender

Y llorabas al saber que estabas sola

 

3

ya nada te pertenecía

ni siquiera tu huella en la arena

 

4

el amor era sal para nuestra sed

y es ahora estas algas en tu rostro

 

*La foto es de Ferdinando Scianna. 

26/05/2016 01:17 Antón Castro Enlace permanente. Escritores No hay comentarios. Comentar.

SERGIO ARAGÓN: UN DIÁLOGO EN TORNO AL GRABADO Y LA DANZA MACABRA

20160527013708-sergio-01-2-.jpg

ARTE. Sergio Aragón (Zaragoza, 1976). Primer Premio de Grabado del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte a proyectos educativos por ‘Una danza macabra’. [Dentro de dos o tres semana, Sergio ocupará la portada de 'Artes & Letras' de Heraldo de Aragón.] 

 

“El grabado me apasiona, es un arte en 

el que hay que ser paciente y delicado”

 

Antón CASTRO

-Antes que artista dedicado al grabado, poseía una discográfica. Recuérdenos un poco esa historia…

El sello se llamaba Alter Ego Records. Junto a mi socio Dr. Loncho editamos discos de hip hop de artistas de la escena local de Zaragoza, de 2003 a 2010. La infraestructura del sello nos permitió diversificarnos y comenzamos a funcionar como productora de conciertos, trayendo artistas nacionales y norteamericanos como Sugar Hill Gang, Jeru the Damaja o MOP a Aragón… Comenzamos con un recopilatorio titulado ‘Zaragoza Realidad’, en el que apareció la casi totalidad de la escena de rap de Zaragoza en aquel momento y que tuvo una gran repercusión nacional.

¿Qué ha significado para usted ser editor y productor de discos?

Al ser dj y coleccionista, admiro el trabajo completo que hay detrás de un disco. En él convergen muchas personas además de los músicos, como diseñadores, fotógrafos, ilustradores, profesionales de la mezcla y masterización. Poder participar en el proceso de elaboración de un disco es algo muy especial, aunque también ha servido como aprendizaje de todo lo que rodea a la música. No todo es lírica, como en casi todo hay sobre todo negocio.

-¿Por qué dio el paso hacia un arte nuevo?

Dibujar ha sido una constante durante toda mi vida, he andado siempre con un cuaderno para dibujar en la mochila. En su momento la vida me llevo por otros derroteros y se me quedo la espina de pasar por una Escuela de Arte, así que con 36 años me matriculé. 

-¿Qué tiene de particular el grabado para usted?

El grabado me apasiona, es un arte en el que hay que ser paciente y delicado. Cada técnica tiene un encanto particular pero lo que es común a todas es la belleza alquímica de los procesos para crear una matriz. Me parece magnético el momento en el que levantas el papel de la matriz entintada después de haberlo pasado por el tórculo.

-¿Con quién se ha formado?

Con el dibujo he ido más bien por libre, aunque pasé una temporada en el espacio de Angel Laín y un verano en la Escuela Josso. Creo que mis maestros en este sentido han sido los gráficos que aparecían en las tablas de ‘skate’ y los comics que no paraba de leer. Respecto al grabado me he formado en la Escuela de Artes de Zaragoza, he realizado prácticas en el taller Manera Negra de Barcelona y mi proyecto de final de ciclo lo he realizado en Lab 43 de Venecia. El paso por cada taller te lleva a conocer nuevos maestros y te enseña cosas nuevas.

-¿Quiénes son sus referentes?

Bill Sienkiewicz, Joan Ponç, Otto Dix, Frans Masereel, Lynd Ward o Käthe kollwitz

-¿Ha seguido los trabajos de grabado en Aragón, le interesa alguien en particular?

Hasta que no he estado inmerso en este arte he podido apreciar como espectador los trabajos de Natalio Bayo, Pascual Blanco, Mariano Castillo…, aunque he empezado a valorarlos conociendo el proceso de trabajo que hay detrás de un grabado. Me interesa Nemesio Mata por su conocimiento del grabado no tóxico y su maestría en la estampación, y Noelia Marín por sus potentes imágenes y su afán investigador.

-Explíquenos qué era ‘Puzzle’, premiado con un accésit por la Calcografía Nacional en 2015, y sus trabajos que ganaron en Aragón.

‘Puzzle’ es una linografía con la que me concedieron el año pasado una Mención de Honor en el Certamen de jóvenes creadores de la Calcografía Nacional, además de la lógica alegría me empujó a seguir trabajando. Después ha venido el Premio Extraordinario de las Enseñanzas de Artes Plásticas y Diseño de Aragón, en la especialidad de Grabado y Técnicas de Estampación, que me ha permitido optar al Premio Nacional de Grabado.

-¿Qué le atrajo de la danza macabra?

El hecho de ser un género que ha acompañado al hombre desde el medievo en momentos convulsos como la epidemia de peste negra, diferentes crisis o guerras mundiales, y del cual se han servido los artistas para reflejar de manera incisiva la realidad de la humanidad, las diferencias entre estratos sociales o lo efímero de la existencia humana.

-La ha abordado desde el pintor Holbein hasta nuestros días…

Para mí Holbein supone el cenit del género, la primera vez que ves sus estampas quedas impactado, ya que siguen siendo actuales, tanto en su grafismo como en la sátira que esconden.

-¿En qué consiste exactamente el proyecto ganador, ‘Una danza macabra’?

Este proyecto trata de revisar un tema que ha sido recurrente dentro de la historia del grabado. Las nueve estampas son el resultado de la búsqueda de una expresión gráfica que mostrara una mirada al mundo que nos rodea actualmente, bajo el prisma de las danzas de la muerte.

  -¿Qué querría hacer y a dónde aspira a llegar en el grabado?

No miro demasiado al futuro e intento disfrutar de las buenas experiencias, aprovechando todas las oportunidades que el grabado me está brindando. Este verano tengo una residencia artística en Alfara Gráfica en Salamanca para realizar un proyecto conjunto con la artista María Urra y por otro lado Samuel Hereza está poniendo texto a las imágenes de ‘Una danza macabra’, con el que editaremos un libro. La música me ha enseñado que las claves son el esfuerzo y la constancia, así que los frutos que lleguen de ello serán bienvenidos, mientras tanto hay que seguir trabajando sin desánimo y con pasión.

 

*Esta entrevista aparecía el pasado domingo en Heraldo de Aragón.

 

27/05/2016 01:37 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

GUILLERMO BUSUTIL: 'DALTON'

20160529121037-trumbo.jpg

El escritor fantasma

guillermo busutil* 29.05.2016 | 01:31

Artículo publicado hoy en 'La Opinión de Málaga'.

Un negro en una bañera de espuma. Insomne con tabaco y bourbon para cazar y picotear 93 ppm frente a la pantalla en blanco de un guión y convertirse en un héroe de cine. Un escritor con un loro sobre el hombro, trece nombres falsos y uno solo prohibido. Dalton Trumbo, el hombre que se enfrentó a la Caza de Brujas de Hollywood y a la Comisión de Actividades Antiamericanas, al defender la libertad de las palabras amenazadas por el fanatismo ideológico. La misma batalla de siempre. No aprende el hombre que no se puede amordazar la conciencia ni acallar la libertad con el miedo o la fuerza. Ni siquiera el dinero las convierte en cenizas en la boca de quienes están convencidos de que la vida es su corazón y sus ideas. No saben lo mismo el champagne ni los besos sin ninguna de ellas. Y a pesar de la Historia y sus revoluciones, de la memoria de la sangre cicatrizada y de las mazmorras morales de casi todos los sistemas, el poder de la política y la ambición de riqueza nos siguen convirtiendo en lobos depredadores del prójimo. En víctimas de las ideologías que sólo piensan alrededor de sí mismas, y de paso de dos de los peores pecados del ser humano: la denuncia y la traición. Los dos golpes bajos que derribaron al guionista de más éxito del cine norteamericano de la década de los años cuarenta. Su gran enemigo fue el odio fomentado, al terminar la Segunda Guerra Mundial, contra la URRS, China, Corea y todos aquellos países con gobiernos socialistas acusados de conspirar contra Estados Unidos a través de los sindicatos, de los trabajadores y de la gente de la cultura.

Su historia es un antiguo mito de la resistencia de la dignidad. La de un hombre al que su hija Mitzi recuerda como un pensador independiente, honesto y que sabía qué tenía que decidir y hacer. Escribir era su pasión y su mejor manera de luchar por el principio de la democracia, la justicia y los derechos civiles. Nos lo muestra Trumbo: la lista negra de Hollywood de Jay Roach, la película en cartelera que cuenta su pelea desde su escritorio y su bañera, con el apoyo de su familia gestionada como empresa anónima y mensajería secreta, contra la intolerancia política y profesional que le impedían pisar un estudio, una fiesta o un rodaje, y lo empujaron a trabajar a destajo, sin derecho a recoger su Óscar por Vacaciones en Roma ni por , firmado con el seudónimo de Robert Rich. Dos éxitos cuya autoría le reconocieron un año antes de su muerte y diecisiete después.

Se lo dije antes. El pasado es un fantasma que sólo cambia de traje y de presidente. Nada inquieta más a los que manejan el poder o lo anhelan que los ciudadanos que construyen a sudor y a pie la economía. Y aquellos que desde el pensamiento reflexionan y comunican. A estos últimos se les intenta domesticar con una chequera o manchándolos con una culpa que los condene. Le sucedió a Trumbo que, sin miedo a perder un sueldo de 4.000 dólares a la semana y fiel a sus principios, se negó a delatar a ningún actor, guionista o director sospechoso de ser comunista. El delito que el senador McCarthy persiguió entre 1947 y 1956 desencadenando un vergonzoso proceso de denuncias, interrogatorios, juicios irregulares y listas negras. Un episodio aleccionador de cómo el extremismo del poder, con el apoyo de cierta prensa amarillista (Hedda Hopper señalando sin piedad desde su columna a los inculpados o a los que les daban trabajo) y el de la masa manipulada, puede destrozar carreras profesionales y vidas como la de Carl Foreman, el guionista de Solo ante el peligro, expulsado de la industria del cine y abandonado por su mujer por negarse a declarar. Una víctima más entre los célebres Diez de Hollywood como Alvah Bessie (guionista de Objetivo Birmania) Albert Maltz (responsable de Flecha rota y La ciudad prohibida) y Dalton Trumbo (autor de Qué bello es vivir, Treinta segundos sobre Tokio o El demonio de las armas), traicionados por compañeros y amigos como Elia Kazan, Edward G. Robinson o Walt Disney quienes eligieron, como años más tarde diría Orson Welles, su piscina antes que su honor.

La odisea del escritor, cuyo abuelo fue uno de los últimos sheriffs de un Oeste que se moría irremisiblemente acosado por las explotaciones petrolíferas y el desarrollo industrial (Gigante de George Stevens), pueden admirarla en la excelente película protagonizada por un perfecto y camaleónico Bryan Craston, por la siempre extraordinariamente atractiva Diane Lane, el inconmensurable John Gooddman –uno de los mejores secundarios del cine- y la siempre shakesperiana Helen Mirren. Cada uno y todos transmiten credibilidad a la sensación humana de no encontrar salida cuando se padece la tragedia de ser perseguidos y vilipendiados por sus ideas, gustos y personalidad. Y también la importancia de luchar contra la adversidad y de ser solidario. Igual que hizo él con sus amigos proscritos a los que les consiguió trabajos. Lo mismo que mi amigo Javier Álvarez que ha unido, junto con Cruz Roja, a Pilates Center y a otros centros de Málaga en un maratón recaudatorio el próximo sábado en favor de los refugiados, con una cuenta corriente en las redes. A él también le gusta Espartaco. La película con la que Kirk Douglas rescató a Trumbo porque encontró, en su talento y en su defensa de la dignidad, el espíritu de su personaje. Su guión llevó a Otto Preminger a contratarle también para Éxodo. Ambos directores hicieron público que su crédito se llamaba Dalton Trumbo, y su maldición se deshizo.

Al cine le pasa hoy lo mismo que a la literatura. La gente prefiere evadirse. Los niños y los jóvenes ya no buscan en los libros ni en las películas un héroe con el que soñarse adultos. Los futbolistas, los ironman de gimnasio y los youtubers han desplazado a los mitos y al pensamiento Los jóvenes son indiferentes ante aquel Espartaco y frente al arquitecto Howard Roark de El Manantial de King Vidor, ejemplo del talento independiente y del valor de los principios contra la mediocridad y las modas del dinero. Actitudes que admirar y en las que mirarse. Personajes que en otra piel real existieron como Dalton Trumbo, conciliador con su drama cuando al recibir en 1970 el Laurel de oro del sindicato de guionistas dijo que en la Caza de Brujas sólo hubo víctimas y, aunque unas sufrieron más que otras, cada una de ellas se vio obligada a decir cosas que no quería decir, a hacer cosas que no quería hacer. No creo que se pueda catalogar igualmente como víctimas a los que continuaron con sus vidas y sus triunfos, y a las que aquellas denuncias a la ruina y al suicidio. Menos aún cuando continúa sucediendo. A diario se delata a los otros, al amigo, al compañero, por dinero, por envidia, por política, por un papel inmerecido. La traición nunca deja de besar una mejilla.

Si no conocen la historia de Trumbo descubran su ética y su romanticismo, presentes en sus películas citadas, sin olvidarme de Johnny cogió su fusil ni de Papillon. Lo descubrí muy joven, y le deberé siempre la lección del hombre que se reivindicó como un hombre al que le importa la libertad de lo que hace. La certeza de que Los valientes andan solos.

*Guillermo Busutil es escritor y periodista
www.guillermobusutil.com

 

*Bryan Cranston, como Dalton Trumbo / Foto: Hilary Bronwyn Gail/Bleecker Street.

29/05/2016 12:10 Antón Castro Enlace permanente. Artistas No hay comentarios. Comentar.

ADOLFO AYUSO COORDINA 'MAESTROS DEL SIGLO XX. TÍTERES EN ESPAÑA'

20160531074402-pepe-otal.jpg

Dentro del marco de Donostia / San Sebastián 2016 Capital Cultural Europea, este lunes 30 de mayo se ha inaugurado oficialmente la exposición Maestros del siglo XX. Títeres en España, que ha comisariado el escritor y especialista en marionetas Adolfo Ayuso Roy.

Coincide con la celebración del XXII Congreso Mundial de la UNIMA (Unión Internacional de la Marioneta) y del World Puppet Festival que estos días se celebran en San Sebastián. 

En el diseño de la exposición ha intervenido el pintor aragonés Ignacio Fortún. La exposición estará abierta hasta el día 27 de junio en el Centro Cultural Okendo, en el barrio de Gros.

 

 

MAESTROS DEL SIGLO XX

 

Por Adolfo AYUSO ROY

 

Maestro no es solo aquel que construye algo bello, maestro es también quien difunde, explora, investiga y enseña.

 

Se pretende mostrar una porción de la historia social y artística de los títeres en el estado español durante el siglo XX. Está dedicada no tanto a los títeres construidos, sino a los titiriteros que los fabricaron y animaron.

 

Entre los años 1902 y 1939 España vivió una Edad de Plata de la Cultura que también afectó al arte de los títeres. Poetas, músicos, dramaturgos, pintores, escultores y filósofos, encontraron en las marionetas nuevas formas de expresión. Aquel renacimiento, fue aplastado por la Guerra Civil y la instauración del Régimen franquista.

 

Por ello no quedan marionetas de algunos de estos maestros. Simplemente desaparecieron por la acción de las bombas o de la ignominia. Pero sí nos queda su recuerdo.

 

Sobre las décadas de 1960-1970, surgieron nuevos marionetistas que supieron desprenderse de las telarañas de una larga dictadura y recuperar, quizá con pasos vacilantes, el camino perdido.

 

Su obra ha resultado fundamental para rescatar al títere de su función doctrinaria y alienante y volverlo a integrar en el planeta del arte, de la sensibilidad y de la cultura.

 

 

 

Los maestros seleccionados han sido:

 

JULI PI (1851 – 1920)

Y LOS TITELLAIRES DE GUANTE CATALÁN

 

Juli Pi fue el maestro reconocido de una técnica de la marioneta de guante única en el mundo: el guante catalán.

 

Alcanza la fama durante sus actuaciones en la cervecería Els Quatre Gats de Barcelona (1897-1903), centro de la modernidad catalana: pintores como Picasso, músicos como Enrique Granados, escritores y directores teatrales que abrían nuevos caminos a la cultura y al arte.

 

Desde mediados del XIX hasta 1936 los titellaires actuaron principalmente para adultos en cafés, ferias y centros sociales. Tras la Guerra Civil, se redujo notablemente su número y lo hicieron casi exclusivamente para niños. La importancia del actual movimiento catalán de teatro de títeres se basa en el arraigo de aquellos maestros.

 

 

HERMENEGILDO LANZ (1893 – 1949)

 

Siendo profesor de dibujo en Granada fue el constructor de marionetas y decorados para la primera sesión de títeres de Federico García Lorca.

 

Manuel de Falla le encargó las cabezas de las marionetas de guante y las figuras planas en cartón, así como el decorado del segundo cuadro, para el estreno mundial de su Retablo de maese Pedro en París (1923).

 

Tras un largo silencio ocasionado por la represión cultural durante el franquismo hoy se le considera un precursor europeo de las técnicas de teatro de papel, así como de un sistema de marionetas portables que ideó para la gira por España del Retablo de maese Pedro en 1925.

 

 

SALVADOR BARTOLOZZI (1882 – 1950)

 

De familia humilde se convirtió en dibujante de las principales revistas españolas no para ganarse un lugar en el arte sino para vivir sin agobios económicas. En 1912 entró en la tertulia literaria más importante de Madrid, fundada por su amigo y mentor, Ramón Gómez de la Serna.

 

Fue el dibujante español de la figura de Pinocho, creando posteriormente una serie de cuentos ilustrados que inundaban de un nuevo humor la vieja y rancia literatura infantil.

 

Su inicio en el mundo del teatro fue como brillante escenógrafo de Jacinto Grau y Valle-Inclán. En 1929 fundó el Teatro Pinocho, una compañía de marionetas de guante con más de diez manipuladores, provocando un radical cambio estético y argumental en los títeres españoles. Murió en el exilio, en México D.F.

 

 

MIGUEL PRIETO (1907 – 1956) con un recuerdo a RAFAEL DIESTE (1899-1901)

 

Dibujante y pintor, a partir de 1932 formó parte del teatro guiñol de la revista revolucionaria Octubre, fundada por Rafael Alberti, y del teatro guiñol de las Misiones Padagógicas, nueva experiencia republicana que intentaba llevar la cultura al retrasado medio rural, dirigida por el escritor Rafael Dieste.

 

En 1935, por impulso de Federico García Lorca y Pablo Neruda, funda el grupo La Tarumba con el que durante la Guerra Civil lleva los títeres a los frentes de batalla. En 1937 participa en la Exposición Internacional de París donde Picasso presenta su cuadro del Guernica. Fue miembro del Consejo Central del Teatro junto a Benavente y Antonio Machado.

 

Se exilió a México, donde se le considera uno de los padres del nuevo diseño gráfico de ese país. Murió sin poder regresar a España.

 

 

 

HARRY V. TOZER (1902 – 1999)

 

Desde 1925 vivió en Barcelona este inglés, trabajador de la principal empresa eléctrica de la ciudad, enamorado del Punch and Judy. En 1932 publicó en la norteamericana Puppetry Yearbook un sensacional artículo donde dio a conocer al mundo la técnica especial de la marioneta de guante catalana.

 

En los años siguientes y hasta el final de su vida se dedicó a la marioneta de hilos, diseñando y publicando en revistas británicas y estadounidenses sus fundamentales aportaciones al mando o control de la marioneta: el “mando vertical Tozer”.

 

Desde 1973 se dedicó a la enseñanza oficial del arte de la marioneta de hilos en el Instituto del Teatro de Barcelona, creando una escuela catalana de marionetistas de hilo de proyección internacional.

 

 

FRANCISCO PORRAS (1931 – 1998)

 

Vivió en su propia carne el costoso camino de la recuperación de los títeres para el arte y la cultura españoles ocasionado por el franquismo.

 

Su carácter difícil y vehemente le cerraron muchas puertas. Solo algunos reconocieron los miles de horas que dedicó a la investigación de la historia de los títeres españoles para rescatarlos del olvido cultural que padecieron.

 

Fundó asociaciones profesionales, creó la más fecunda de las revistas españolas del títere, batalló porque las marionetas se integraran en la Escuela. Se ganó el título de titiritero del Parque del Retiro de Madrid. Cuando unos años después intentaron sacar su teatrito a subasta pública amenazó con quemarse a lo bonzo.

 

PEPE OTAL (1946 – 2007)

 

No solo fue un marionetista. Pepe Otal fue un modo de ver y vivir la vida. Aprendió los rudimentos de la marioneta con el inglés Harry V. Tozer pero al conocer a Peter Schumann del Bread and Puppet supo que el camino que había emprendido era el acertado.

 

Construía sus marionetas con materiales que encontraba en la calle. Participó en la eclosión de una Barcelona abierta y libertaria que ya no volveremos a ver. Sus obras, de técnicas muy variadas, siempre planteaban una estética rompedora y unos argumentos que hacían temblar las estructuras comerciales. Amaba la ópera y la cerveza. Tuvo muchas amantes. Viajó por toda Europa, murió en Cerdeña mientras interpretaba La divina comedia. Sus alumnos han conseguido que su Taller siga abierto a todo el mundo.

 

 

 

 

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris